Se encuentra usted aquí

Capos y Presidentes, dinero mal gastado

Jueves, 17 de Enero 2019 - 14:20

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

capos-y-presidentes_1.png

El Chapo Guzmán y los hermanos Beltrán Leyva ni siquiera pudieron acudir a la Procuraduría del Consumidor para reclamar el servicio que pagaron a los expresidentes mexicanos Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón Hinojosa. Millones de dólares tristemente desperdiciados en políticos malagradecidos.

En efecto, los jefes del llamado Cártel de los Beltrán Leyva fueron los hermanos de esos apellidos e Iván Beltrán Villarreal. Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo, fue capturado en enero de 2008. Posteriormente, se le extraditó a los Estados Unidos donde purga cadena perpetua. Su hermano Carlos fue capturado dos años más tarde y ahora vacaciona en Almoloya, tal vez esperando el perdón. Arturo Beltrán Leyva murió en una refriega con la Marina a finales de 2009, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos. Todo esto sucedió durante el gobierno de Felipe Calderón, así que, si le pagaron, fueron mal servidos.  Con estas bajas tan importantes, esa organización criminal nunca volvió a ser la misma, sufrió divisiones y acosos por parte de las fuerzas armadas y los grupos delictivos enemigos.

Héctor el “H”, el único hermano sobreviviente, fue arrestado en el sexenio de Peña Nieto y murió de un infarto en la cárcel el año pasado.  Iván Beltrán Villarreal también está muerto. El golpe de gracia contra este grupo le fue dado en febrero de 2017 cuando las fuerzas federales abatieron desde un helicóptero a Juan Francisco Patrón Sánchez.

En el caso del supuesto dinero pagado a Peña Nieto por el Chapo sólo hay que señalar que durante su gobierno se le capturó y luego se le recapturó y extraditó a New York, donde está siendo juzgado. Así que o la comadre “María” se quedó con la lana o simplemente hay que reclamar en la Procuraduría del Consumidor, ya que se pagó un servicio que no se cumplió.

Más allá de bromas, la mayoría de estos datos han salido de un testigo que fue integrante de grupos mafiosos colombianos, Alex Cifuentes Villa, tan confiable como se puede esperar de alguien que quiere hacer un trato. En el sainete ya salió a relucir también el nombre del consultor político J.J. Rendón, tan odiado por algunas huestes mexicanas.

Por cierto, Cifuentes es un testigo de la defensa, que trata de probar que Guzmán es algo así como una víctima de las circunstancias y que en todo caso su vida fue modelada por la corrupción de los políticos y la violencia circundante. ¿Es creíble el testimonio del delincuente colombiano? Tal vez el debate no está ahí, sino en los hechos: Calderón prácticamente destruyó al grupo de los Beltrán Leyva y Peña Nieto dañó seriamente a todos los grupos. Por supuesto, capturar jefes criminales es una cosa y otra es terminar con el narcotráfico y la violencia, como es evidente.

Siendo poco creíbles los dichos allá en New York, de cualquier manera las autoridades mexicanas están obligadas a pedir más elementos a los tribunales norteamericanos, incluso manejar la posibilidad de interrogar a algunos de los testigos. Sin embargo, tal vez se optará por algo menos engorroso que ya se ha perfilado: hacer una de las célebres consultas presidenciales para decidir si se juzga a los expresidentes. Como ya se sabe la respuesta, habrá que esperar que los encierren y den al pueblo bueno esa satisfacción.

Por cierto, difícilmente el PRI saldrá a defender a su exlíder, muchos lo culpan de la situación actual del partido. Peña y Calderón dependen de la generosidad de ya saben quien.


Leer también


Número 28 - Abril 2019
portada-revista-28.png
Descargar gratis