Se encuentra usted aquí

Bienestar subjetivo en México

Lunes, 14 de Septiembre 2015 - 17:00

Autor

jose_luis_romero_hicks.png
José Luis Romero Hicks

Compartir

mexicanos-bienestar.jpg

El estudio del bienestar es un aspecto que ha sido estudiado durante décadas por los economistas, y tradicionalmente se ha asociado con el progreso material de las sociedades. Este enfoque se conoce como bienestar objetivo, puesto que se basa en cosas muy tangibles, básicamente los bienes y servicios a los que pueden tener acceso los ciudadanos.

Sin embargo, esta manera de medir el progreso no alcanza a presentar el panorama completo en cuanto al bienestar que sienten las personas.

Un ejemplo de esto es que en algunos países desarrollados las tasas de suicidio son mucho más elevadas que el promedio mundial, lo cual es reflejo de que a nivel general, el bienestar material muchas veces no es suficiente para que todos los individuos se sientan más felices y más plenos con sus vidas.

Por supuesto que el incremento en el bienestar objetivo (material) es muy importante y debe ser promovido, con mucho mayor razón en países con bajas tasas de crecimiento económico como es el nuestro.

Pero más allá de la esfera material, que se mide en aspectos muy concretos como la producción y el empleo, está la esfera personal y allí nos adentramos por completo en el terreno de la subjetividad.

Bienestar subjetivo

Con el paso de los años surgió un consenso internacional para contar con mediciones más específicas sobre el bienestar, debido a las limitaciones de las estadísticas convencionales.

Este consenso surgió en la Comisión Sobre la Medición del Desempeño Económico y el Progreso Social (mejor conocida como la Comisión Stiglitz-Sen-Fitoussi), y de allí tuvo eco también en el conglomerado de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD).

Este nuevo enfoque para medir el bienestar consiste en aplicar una encuesta a las personas sobre su propia percepción. A este enfoque se le conoce como bienestar subjetivo. En México, el bienestar subjetivo tiene un nombre más preciso: “bienestar autorreportado”.

El INEGI es el organismo que se encarga de medir cada tres meses el bienestar subjetivo o autorreportado en nuestro país. A través de una encuesta que se aplica en todo el territorio nacional, se recogen las impresiones de los ciudadanos sobre los siguientes aspectos:

captura_de_pantalla_2015-09-14_14.08.56.png

Las personas encuestadas tienen qué responder en una escala del 1 al 10 y todos los aspectos se miden por sexo y de acuerdo con los siguientes grupos de edad:

  • 18 a 29 años
  • 30 a 44 años
  • 45 a 59 años
  • 60 a 74 años
  • 75 años y más

Ya se encuentran los resultados de la encuesta levantada en el mes de julio y llaman la atención las calificaciones que nos arroja este ejercicio.

Los resultados que a continuación se presentan son una selección de los aspectos que consideré más interesantes. La intención de presentar algunos resultados es motivar el debate y la reflexión sobre cómo percibimos los ciudadanos nuestro bienestar y cuáles serían las áreas donde es urgente mejorar nuestra satisfacción.

Satisfacción con la vida

En general, los mexicanos nos damos una calificación de 8 en cuanto a qué tan satisfechos nos sentimos con la vida que tenemos. Los hombres son ligeramente más satisfechos que las mujeres, pues su calificación es de 8.1 y 7.9, respectivamente.

Llaman la atención dos cosas:

1. En retrospectiva, los mexicanos estamos más satisfechos con nuestras vidas que hace un año. La calificación general en julio de 2014 fue de 7.8.
2. A medida que envejecen las personas, su satisfacción con la vida es menor tanto en hombres como en mujeres, llegando a alcanzar calificaciones de 7.4 y 7.3 respectivamente.

Grado de identificación con aspectos buenos de la vida

A nivel general, los mexicanos se dan una calificación por encima de 8 en todos los aspectos buenos de la vida que considera la encuesta, excepto cuando se trata de recuperar la ecuanimidad después de un suceso desafortunado, donde la calificación general es 4.8.

Resultados destacables:

  • Las mujeres se sienten ligeramente más afortunadas que los hombres (8.9 vs 8.8), pero para ellas la religión es mucho más importante que para los hombres, con una calificación de 8.6 y 7.9, respectivamente.
  • Los mexicanos sienten que lo que hacen en su vida vale la pena, pues tanto hombres como mujeres se identifican con este aspecto con una calificacón de 8.9.
  • Tanto hombres como mujeres sienten que el que les vaya bien o mal depende fundamentalmente de ellos y no de las demás personas. La calificación de este aspecto es 8.5, igual en hombres que en mujeres.
  • ¿Soy libre para decidir mi propia vida? Hombres y mujeres por igual califican con 8.8.

Balance afectivo y emocional

Cuando se les pregunta a los mexicanos ¿Qué tanta parte del día de ayer se sintieron,

a) de buen humor, (5.8)
b) tranquilo o calmado; (5.3)
c) con energía y vitalidad; (5.1)
d) concentrado o enfocado en lo que estaba haciendo (6.4)
e) emocionado o alegre (6.1).

Algo que llama la atención es que las calificaciones de los hombres se encuentran por encima de las mujeres en todos los aspectos anteriores. Donde existe la mayor brecha es en la energía o vitalidad: hombres 5.3 y mujeres 4.8 de calificación.

Los estados anímicos negativos también son evaluados y representan lo opuesto a los incisos a) al e). Las mujeres otorgan calificaciones que acentúan ligeramente más los estados anímicos negativos:

a) De mal humor; (mujeres, 1.8; hombres 1.6)
b) Preocupado, ansioso, con estrés; (mujeres, 2.1; hombres 1.9)
c) Cansado, sin vitalidad; (mujeres, 2.3; hombres 2.0)
d) Aburrido o sin interés; (mujeres, 1.5; hombres 1.3)
e) Triste o deprimido; (mujeres, 1.4; hombres 1.2)

Nivel de vida, salud, tiempo libre, seguridad, ocupación y vivienda

La satisfacción en cuanto al nivel de vida obtiene una calificación general de 7.9 (8.0 hombres y 7.9 las mujeres).

En cuanto a qué tan satisfechos están con su estado de salud, parece que los resultados confirman la mayor vulnerabilidad de las mujeres (lo que se sabe por otras fuentes), aunque en la percepción de los encuestados la brecha entre géneros no es tan amplia. Las mujeres dan una calificación de 8.1 y los hombres 8.3.

Los hombres están ligeramente más satisfechos con el tiempo libre que tienen; 7.7 de calificación contra 7.6. En este aspecto las calificaciones alcanzadas son congruentes con los resultados de la OECD de 2014, que muestran que medido en número de horas por semana, México es el país en el que se trabaja más.

La satisfacción con respecto a la seguridad está muy mal; la calificación general es de 5.4, y las mujeres perciben ligeramente menos satisfacción en este aspecto de la vida que los hombres: 5.3 y 5.6 son sus respectivas calificaciones. Como era de esperarse, el talón de Aquiles de los mexicanos es la inseguridad. Este es el aspecto quizá más preocupante de toda la encuesta, dado que las calificaciones de satisfacción son bastante bajas.

En cuanto a la satisfacción con respecto a la ocupación que tienen, los mexicanos reportan una calificación de 8.4, igual en hombres que en mujeres.

Finalmente, la satisfacción de la vivienda es muy parecida a la ocupación, con una calificación general de 8.3, lo mismo para hombres que para mujeres.

En resumen, de los aspectos mencionados de esta parte de la encuesta, en nivel de vida, salud, ocupación y vivienda resultamos aprobados con una calificación de 8. En la satisfacción del tiempo libre que disponemos pasamos “de panzazo” y en cuanto a la seguridad, definitivamente reprobamos.

Conclusiones

El bienestar subjetivo es una herramienta muy importante para la historia de la humanidad y se debe considerar para el diseño y evaluación de la política pública. Es importante resaltar que el INEGI lo mide con base en metodologías acordes con los consensos internacionales en esta materia.

Igual de importante es que los mexicanos conozcamos estos resultados, los cuales muestran cómo nos sentimos en aspectos que forman parte de nuestra vida cotidiana y que definitivamente inciden en las decisiones personales y colectivas que tomamos en el transcurso de nuestras vidas. Pero no solo eso, inciden en el ambiente que generamos a nuestros conciudadanos.

En general, los mexicanos nos sentimos bastante satisfechos con muchos aspectos de la vida. Este es un motivo para celebrar y al mismo tiempo, para mejorar en aquello que puede limitar nuestro potencial.

_____________________________________________________________________

Fuentes:

http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/investigacion/experimentales/bi...

http://www.oecd.org/

http://www.oecd.org/employment/


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER