Se encuentra usted aquí

Andrés Manuel confirma que es Cicatero... ¡La Fórmula Uno!

Miércoles, 27 de Febrero 2019 - 14:25

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

andres-manuel-confirma-que-es-cicatero_1.png

El sexenio pasado hubo, sin duda, empresarios “muy privilegiados”. Es probable que casi todos los “servidores públicos” de cierto nivel y con poder de asignación tenían algún amigo guardado en un cajón, por lo que se pudiera ofrecer y hacer algún negocito. Impunidad y corrupción fue el lema del sexenio y por ello el pueblo se volcó para elegir a Andrés Manuel López Obrador.

Del exfuncionario que más se sospecha, es del que fue titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el ingeniero Gerardo Ruiz Esparza. De acuerdo con un colega ingeniero, contratista, la condición para poder participar en un concurso era dando un 10% del monto estimado del contrato, aunque no fuera favorecido. ¡Un auténtico atraco…!

De Enrique Peña Nieto, no es secreto que su mero favorito fue el mero mero de la constructora Higa y todas sus filiales: Juan Armando Hinojosa Cantú. ¡Cómo olvidar el asunto de la Casa Blanca y otros tantos!

Otro empresario —agazapado—, es el actual accionista mayoritario del Grupo CIE y de todas sus filiales: Alejandro Soberón Kuri— rankeado entre las 50 personas más ricas de nuestro país— y que, entre sus empresas, figura la que opera la llamada Fórmula Uno y que gracias a la generosidad del gobierno anterior y el cobijo del ingeniero Carlos Slim, con este negocio le permitieron sacar del hoyo a su empresa —pues tenía grandes problemas financieros—. Organizar el evento de la Fórmula Uno se lo permitió. Claro, el gobierno le daba un subsidio de más de 400 millones de pesos al año. ¡Otro auténtico atraco…!

Por cierto, otra de las empresas del grupo CIE tiene otras virtudes:  jugar al prestidigitador y me refiero a ser culpable —junto con el grupo CODERE— de desaparecer la crianza del caballo Pura Sangre en el país, lo cual es una pena.

Sorprende también que por influencia de este empresario favorito, quince días antes de que terminara el sexenio de Peña Nieto, la Secretaría de Gobernación le extendió una prórroga de 15 años a su permiso, con el pretexto de que van a construir un hotel…  ¡El colmo del cinismo! En fin…

De acuerdo con la serie de estupendos reportajes de Mauricio Romero que escribió en www.contralinea.com.mx  se puede constatar cómo se hizo un negocio privado realizado con recursos públicos.

Y lo fue para la empresa: El informe entregado a la Bolsa Mexicana de Valores, dice:

  • “Los ingresos netos en el año fueron 8 mil 893 millones 780 mil pesos; 2 mil 532.9 millones, un 40 por ciento, más que en 2014. En el último trimestre de 2015, aumentaron un 93 por ciento en comparación al mismo periodo del año anterior”.
  • Las utilidades netas se septuplicaron: los 102.7 millones de 2014 se convirtieron en 718.3 millones de pesos, de los cuales más de la mitad (416.8 millones) llegaron a las cuentas en el mismo trimestre automovilístico”.
  • “Sus activos totales pasaron de 7 mil 923.7 millones de pesos a 10 mil 82 millones, y su capital contable cerró el año en 3 mil 754 millones”.

Y claro, el pretexto para hacer tan jugoso negocio fue por la promoción turística de la ciudad de México que se iba a lograr. Las cifras proporcionadas por CIE indican que la carrera generó un impacto económico para México de 1,300 millones de dólares o 12.2 veces la inversión original, y creó 31,600 empleos en los primeros tres años, cifras que habría que verificar. Se crearon, dicen, casi 32 mil empleos ¿por cuánto tiempo? ¿No serán solo temporales durante la preparación del evento? Para mi es una exageración.

andres-manuel-confirma-que-es-cicatero-2_1.png

Ahora, el gobierno federal ha anunciado que ya no apoyará el evento de la Formula Uno. ¡Nada más faltaba!

El presidente López Obrador dijo que si el dinero viene de la iniciativa privada no existirá problema. “Si no implica dinero yo avalo, estoy de acuerdo, el asunto es si tenemos que aportar, soy un poco cicatero en estos casos”. ¡Y tiene toda la razón!

El Gran Premio de México tiene un contrato firmado por cinco años, mismo que terminará en la edición 2019.

El documento, del que Contralínea tiene una copia en virtud de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información (folio 2135500000715), enlista el dinero público que cada año recibirá CIE –siempre por adelantado– por gracia del gobierno:

“—40 millones 987 mil dólares para la carrera de 2016, que serán pagados aún antes del Gran Premio de 2015 y así, para todos los años, los que Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) ha recibido tan campante. Así los empresarios favoritos disfrutan de sus utilidades, a costa de los impuestos que pagan todos los mexicanos”.

Tener este evento es importante, para nuestra capital y para el país entero, pero no con recursos públicos. La solución es sencilla: que se concurse la concesión, seguro habrá empresas que lo puedan hacer con recursos y patrocinadores propios y hasta los precios para asistir pueden ser mucho más accesibles.


Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis