Se encuentra usted aquí

“Al que obra mal se le pudre…”

Jueves, 31 de Agosto 2017 - 16:30

Autor

manuel_de_j._ruiz_nettel.jpg
Manuel de Jesús Ruiz Nettel

Compartir

andres-manuel-lopez-obrador.jpg

Los días pasan y la efervescencia política está en un tono ríspido, lo que solamente augura para el día de la elección una confrontación nacional con muchos focos rojos y de pronóstico reservado.

Los problemas están saltando donde menos se les esperaba. Hasta los más “dizque” controlados exigen sus derechos. En este caso el teatrito de MORENA sobre sus “coordinadores” se le vino abajo por las implosiones de las que les hablaba en la pasada edición de De Frontera a Frontera el pasado 17 de julio. Esta implosión vino desde la mano de Ricardo Monreal Ávila que no aceptó los resultados de la “encuesta” de MORENA, porque simplemente no le pareció el resultado.

Y tiene toda la razón. Mire usted, la política es como el amor. Hay que identificar quien es el “Oráculo” que tenga la información más cercana al objeto de nuestro amor, para así poder agradarle al objeto de nuestro amor y congraciarnos con él. Así pues, Ricardo Monreal ya sabía quién iba a ganar la supuesta encuesta y que los dados estaban cargados hacia Claudia Sheinbaum Pardo.

Imagínense cómo está la porquería de la encuesta de MORENA, que desde tres días antes de la supuesta elección, mi Oráculo me reveló que Claudia Sheinbaum sería la ungida por el dedo elector de Andrés Manuel López Obrador. Al principio no le creí, porque Ricardo Monreal Ávila fue el operador en cuestiones de compra de votos en las pasadas elecciones de MORENA en todo el país, inclusive aquí en Tapachula y en todo Chiapas.

Pero mi Oráculo no falló, y éste me realizó otras revelaciones con respecto a Tapachula y a Chiapas que en días próximos les comentaré...

Volviendo a Ricardo Monreal Ávila, la traición que le infringió Andrés Manuel López Obrador fue dura, lo desencajó. En su cabeza han de haber pasado todos los “trabajos electorales” y el dinero invertido en las diferentes elecciones pasadas, por su mente de seguro pasaron las emociones por haber “jugado el todo por el todo” por Andrés Manuel López Obrador.

Difícil, muy difícil la tiene Ricardo Monreal Ávila, porque su dios, Andrés Manuel López Obrador, no va a dar su dedo a torcer, ya que si lo hace, se le vienen abajo todas sus elecciones disfrazadas en todo el país. Escenarios que ya se le están dando por todo el país. En Chiapas, la situación está que arde. Las protestas por todo el estado vienen desde la designación de “delegados dedeados” por Óscar Gurría Penagos, dirigente y precandidato de MORENA Chiapas, ya que él puso a sus incondicionales por todo el estado, dejando a un lado a la militancia fundadora de este partido colgada en sus aspiraciones de tener un partido del pueblo.

La elección del candidato a la gubernatura de Chiapas por MORENA se encuentra en un punto crítico, donde las facciones de los precandidatos Zoé Robledo Aburto, Plácido Morales Vázquez, Rutilio Escandón Cadenas y Óscar GurrÍa Penagos están haciendo acciones de protesta con acusaciones fuertes de malos manejos en las preliminares de la elección del candidato, disfrazada con una encuesta.

El escenario Chiapaneco está muy complicado hasta para Andrés Manuel López Obrador, porque detrás de él están las nuevas adiciones de la Mafia del Poder con los que ha vendido su alma política. Esta Mafia del Poder es una facción económica con raíces en el Panismo que gobernó por 12 años a nuestro país. Ellos son los dueños de Chiapas y fueron expulsados en el sexenio del Sr. Gobernador Manuel Velasco Coello, por lo que quieren retomar el control económico de todo lo que se está explotando a Chiapas.

No les voy a revelar lo que me dijo el Oráculo, de hacerlo me tomarían a loco, pero las cosas en MORENA no serán como ustedes se imaginan, pues un externo será ungido por la magnanimidad del dedo de Andrés Manuel López Obrador y que es el representante de ese poder económico que regresará a Chiapas con nuevos fueros y con miras a tomar posesión de minas, mini hidroeléctricas y la totalidad de la Zona Económica Especial. Este poder económico viene con mucho dinero y le meterá mucho dinero a la elección para asegurar sus inversiones futuras, por lo que necesitan a alguien de su confianza gobernando el estado de Chiapas y al menos uno de los precandidatos de MORENA tiene ese perfil, aunque no completo, por lo que se contemplaría a un candidato externo que no viene a pedir ningún voto o a otro que se mantiene como buen cazador, esperando agazapado a que sean los tiempos para comenzar a sembrar.

Andrés Manuel López Obrador está obrando mal y el tamal se le comienza a pudrir por todo el país. De solucionar todo esto depende su triunfo en las elecciones presidenciales del 2018.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER