Se encuentra usted aquí

2019: el debilitamiento de la democracia

Martes, 28 de Enero 2020 - 00:00

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

vote-3569999_640.jpg

La Unidad de Inteligencia del semanario británico The Economist presentó la semana pasada su edición 2019 del Democracy Index, que viene publicándose desde 2006. Dicho reporte mide el estado de la democracia en 165 países y dos territorios (Hong Kong y Taiwán), por medio del análisis de 5 variables: 

 

  • pluralismo y proceso electoral, 
  • funcionamiento del gobierno, 
  • participación política, 
  • cultura política, y 
  • libertades civiles

 

El aspecto principal a destacar de este último reporte es que 2019 registró el peor promedio global respecto del estado de la democracia, siendo una calificación de 5.44 sobre 10. En ese sentido, las regiones de Latinoamérica y África Subsahariana son las que mostraron el mayor retroceso en sus indicadores de democracia.

 

Tipos de régimen

 

En el estudio se distinguen cuatro tipos de régimen:

 

  • Democracia plena. Hay un respeto pleno por los derechos y libertades civiles, pero también existe una cultura política que sirve de apoyo a la democracia. Los medios son diversos e independientes. El poder judicial es independiente y sus resoluciones son acatadas. El gobierno funciona satisfactoriamente (Calificaciones 8.01-10).
  • Democracia defectuosa. Hay un cierto respeto a los derechos y libertades civiles y hay elecciones libres y regulares, pero existen problemas como una cultura política poco desarrollada, hay baja participación política y una gobernanza deficiente. (Calificaciones 6.01-8.00)
  • Régimen híbrido. Hay irregularidades sustanciales en las elecciones. Es común que el gobierno ejerza presión sobre la oposición, así como un acoso hacia el periodismo. La corrupción es extendida y hay debilidad en el estado de derecho y la sociedad civil. (Calificaciones 4.01-6.00)
  • Régimen autoritario. El pluralismo político no existe o está muy limitado. La mayoría de países en esta categoría son abiertamente dictatoriales, por lo que, aunque puedan existir instituciones formales de una democracia, no tienen peso político. Es común que se infrinjan las libertades civiles. El poder judicial no es independiente y todos los medios de comunicación pertenecen al Estado o a grupos. (Calificaciones 0-4.00)

 

¿Por qué el retroceso? 

 

Entre las causas de lo que el estudio considera como un signo de regresión antidemocrática se señala lo siguiente: hay un énfasis creciente para que la gobernanza sea administrada por una élite de expertos, por encima de los mecanismos de democracia participativa; influencia cada vez mayor de cuerpos integrados por expertos, pero que no son electos ni sujetos a rendición de cuentas; la exclusión de temas de importancia general de la arena pública y su toma de decisiones a puertas cerradas por políticos, expertos u órganos supranacionales; y el declive en las libertades civiles, principalmente la libertad de expresión y la libertad e independencia de los medios de comunicación.

 

No obstante, algo que se debe resaltar es que el Democracy Index registra a 2019 como uno de los años más activos en cuanto a participación política, toda vez que hubo un incremento en el nivel de protestas políticas y la agitación social a nivel global, si bien, a diferencia de 2014, en que también se registró un aumento en ese rubro debido a las consecuencias de la crisis económica global, en 2019 las razones del aumento de las protestas y el malestar social variaron de acuerdo a cada región. 

 

Además, y dentro de este aumento de la participación política global, The Economist señala que 2019 mantuvo la tendencia registrada en diversas regiones, como América Latina, y Europa Oriental, pero especialmente en las democracias consolidadas de Europa Occidental, del ascenso de movimientos y dirigentes de corte populista, siendo su principal demanda, la generación de un nuevo contrato político entre la sociedad y sus representantes, para lo cual, es necesario el repudio a las instituciones y partidos políticos vigentes.

 

¿Cómo va México?

 

México obtuvo una puntuación de 6.09, apenas suficiente para estar considerado dentro del grupo de democracias defectuosas. Si bien, México se ha mantenido siempre dentro de ese sector, es de destacarse que, al igual que en los promedios globales y en el de la región de Latinoamérica, este año fue en el que México obtuvo su mínimo histórico.

 

Al analizar la calificación por variables, la principal debilidad que tiene México es en la parte de cultura política, en tanto que otras variables como el funcionamiento del gobierno y las libertades civiles también están apenas por encima de lo considerado suficiente como para una democracia defectuosa, a lo que el estudio de The Economist atribuye a la persistencia de la corrupción, los altos índices de violencia, así como a la insatisfacción con el gobierno y la creciente desconfianza hacia las instituciones políticas. En ese sentido, México se ubicó en la posición número 73 a nivel global, y 16 dentro de América Latina.




 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER