Se encuentra usted aquí

operativos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Peña Nieto, a la caza del Mencho

Cuatro días después que ocurriera el ataque del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a varios municipios de Jalisco y estados vecinos, se reunió en Guadalajara el Gabinete de Seguridad del gobierno federal, encabezado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval. Como es costumbre, a la reunión acudieron los titulares de la Procuraduría General de la República, Arely Gómez González; de la Secretarías de la Defensa Nacional y Marina, Salvador Cienfuegos Zepeda y Vidal Francisco Soberón, respectivamente; de la Comisión Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido; y del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Eugenio Ímaz Gispert.

De la reunión destacaron dos compromisos: primero, que el objetivo principal de la Operación Jalisco es el desmantelamiento completo del Cártel Jalisco Nueva Generación y la captura de Nemesio Oseguera (el Mencho), líder del mismo. Segundo, que al frente de dicha Operación estará el general de división diplomado de Estado Mayor, Miguel Gustavo González Cruz, un militar que estuvo al frente de la comandancia en Reynosa, Tamaulipas, que frenó la embestida de Los Zetas en la zona.

Finalmente, el gobierno federal está haciendo lo que le corresponde en materia de seguridad pública al enfrentar el reto que representa el CJNG. En los hechos, se refuta la idea de que el gobierno federal tiene la intención de “invisibilizar” el problema del narco. Sin embargo, hay cuatro puntos importantes en los que el gobierno federal debe cuidar su estrategia:

1) Evitar la filtración de información sobre los operativos en preparación. Hay elementos para suponer que el pasado primero de mayo una filtración permitió al cártel tomar la iniciativa contra las fuerzas federales.

2) Lograr una mayor coordinación con el gobierno estatal. El gobernador Aristóteles Sandoval parece tener otra percepción de lo ocurrido el pasado primero de mayo. Según el mandatario estatal, los actos de violencia fueron a consecuencia de una exitosa estrategia que está mermando a dicho Cártel.

3) Mejorar la prevención a las respuestas del crimen organizado. En Tamaulipas cada vez que capturan a un jefe de plaza criminal, hay un contragolpe que vuelve caótica a las ciudades y siembra el pánico en la población. 

4) Mejorar los sistemas de inteligencia para reducir al mínimo los enfrentamientos y no basar la estrategia sólo en enviar más efectivos a la zona de conflicto.

Antes de la reunión, el presidente Enrique Peña Nieto lanzó como advertencia que “los actos violentos del crimen organizado, lejos de frenar la acción del gobierno federal, fortalecen la determinación del Estado mexicano para hacer valer la ley.” Parece que el presidente Peña Nieto se ha tomado como cosa personal la captura del Mencho.

Fecha: 
Miércoles, 06 de Mayo 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Primero de mayo: Jalisco y Guerrero

Lo sucedido en Jalisco y Guerrero el primero de mayo ha significado el peor golpe que en el sexenio ha recibido la política de seguridad del presidente Peña Nieto. Toda la prensa nacional y buena parte de la de Estados Unidos y Europa informaron sobre los sucesos en Jalisco y otros estados.

Oficialmente, lo ocurrido en Jalisco fue la respuesta violenta de los narcotraficantes ante el despliegue de las fuerzas federales en Jalisco y Colima para desarticular al grupo criminal que actúa en la región, lo que derivó en enfrentamientos, bloqueos, incendios a vehículos y establecimientos, así como el ataque a un helicóptero militar.   

Las acciones que afectaron a 25 municipios jaliscienses dejaron un saldo de siete muertos —tres de ellos militares y un agente estatal—, 19 detenidos y daños materiales sin cuantificar. También resultaron afectados poblados y ciudades de Colima, Nayarit, Michoacán y Guanajuato. Por si fuera poco, al otro día, el 2 de mayo, se dieron bloqueos y quemas de vehículos, ahora en la zona de Puerto Vallarta.

El gobierno federal, a través del Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, fue el que aseguró que la violencia fue una reacción de los narcotraficantes al lanzamiento este viernes de la “Operación Jalisco”, en la que militares y policías federales se desplegaron para desarticular al cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Si la intención de que fuera el comisionado Rubido, y no el secretario de Gobernación, quien diera el parte oficial de lo sucedido era darle menos importancia a los hechos, esto no se logró. 

Por otro lado, lo dicho por Rubido no se sostiene. Los criminales no “reaccionaron”, se adelantaron al operativo, lo que significa que puede haber fugas en el manejo de la información de los operativos. Al final, el supuesto operativo no logró grandes cosas y el costo en vidas y económico fue muy alto. El mayor problema es que con los sucesos –y en gran parte por todo el material que circuló en medios y redes sociales–, daba la impresión de que el Estado estaba rebasado y la ciudadanía en una situación de total indefensión.  

MATAN A CANDIDATO: un comando ejecutó a balazos a Ulises Fabián Quiroz, candidato de la alianza PRI-PVEM a la alcaldía de Chilapa, ubicado en la Montaña baja de Guerrero. Según la información, Fabián Quiroz se encontraba en un acto de proselitismo político en el poblado de Atzacoaloya cuando llegó el grupo armado y lo asesinó a balazos. Chilapa es un municipio que se disputan los grupos delictivos Los Rojos y Los Ardillos. Un par de días antes, en esta misma zona, habían amenazado a Luis Walton. Sobre advertencia, no hay engaño; así se las gastan los criminales. 

Fecha: 
Lunes, 04 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1