Se encuentra usted aquí

obligaciones

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Presidente Municipal

El Presidente Municipal es el encargado de dirigir y representar la política, legal y la administración del Municipio; como el ejecutivo del Ayuntamiento, debe cumplir con las disposiciones y los acuerdos.

Pero, ¿Cuáles son los requisitos para ser presidente municipal?

Los requisitos primordiales son: ser ciudadano mexicano, ser nativo del estado o bien haber vivido un tiempo determinado en el municipio, haber cumplido veintiún años, no pertenecer a ningún estado eclesiástico y no ser ministro de culto religioso. En varios estados piden como necesidad, haber terminado el nivel básico de educación (primaria).

¿Cuáles son las atribuciones y sobre todo las obligaciones de un Presidente Municipal?

  • Presidir y hacer las convocatorias para las sesiones del cabildo.
  • Hacer saber al municipio y ejecutar los acuerdos del cabildo Municipal.
  • Cumplir y hacer cumplir las leyes de orden estatal, federal y municipal en el Municipio.
  • Vigilar la correcta administración del patrimonio del Ayuntamiento.
  • Vigilar la buena y honesta recaudación de los ingresos de la Hacienda Municipal.
  • Llevar a cabo y cuidar que se aplique bien el presupuesto Municipal.
  • Promulgar y publicar las disposiciones de los reglamentos administrativos del Ayuntamiento.
  • Otorgar la expedición de certificados de uso de suelo urbano, licencias y permisos de construcción.
  • Tendrá bajo su mando a la policía Municipal.
  • Coordinar las acciones del registro civil Municipal.
  • Vigilar y estar al pendiente de que se lleve acabo y de la mejor manera la prestación de los servicios públicos tales como: agua, alumbrado publico, limpia, entre otros servicios y que la administración de los mismos se lleven con honradez y eficacia.
  • Autorizar las órdenes de pago a la tesorería Municipal.
  • Proponer al Ayuntamiento el nombramiento de los servidores públicos tales como: el secretario del Ayuntamiento, tesorero, oficial mayor, jefe de la policía, encargado de desarrollo urbano y ecología, encargado de protección civil, entre otros.
  • Proponer al Ayuntamiento la integración de las diferentes comisiones, vigilando que cumplan con una buena función.
  • Rendir anualmente un informe de sus actividades sobre el Ayuntamiento.
  • Hacer planes, programas, presupuestos, coordinaciones y evaluar el desempeño de todas las unidades de la administración pública Municipal.
  • Promover la participación ciudadana en los Programas del Municipio.
  • Formular, evaluar y llevar acabo el Plan Municipal de Desarrollo, así como los demás planes municipales.
  • Hacer visitas constantes a todas las comunidades del Municipio para saber y escuchar las necesidades de la población. Y darles respuestas prontas y expeditas.

Como pueden ver, son diversas las actividades que debe llevar acabo el Presidente Municipal. Por lo tanto, tiene que ser una persona que tenga una preparación, tanto académica, como del servicio público con experiencia, pero normalmente esto no sucede.

En consecuencia, el presidente municipal debe de rodearse de personas que tengan la capacidad para asesorarlo y tener experiencia sobre los cargos que les designe el propio Presidente Municipal.

¿Qué tenemos que hacer nosotros como ciudadanos para elegir a la persona que vaya a ser nuestro Presidente Municipal?

Conocer sus propuestas, conocer la plantilla que lo acompañaría en su gestión, conocer su historia como persona y de su experiencia en el servicio público.

Después de saber todo esto, debemos evaluar con conciencia y determinar cual es la mejor opción para nosotros y muestra comunidad.

Saludos a todos y nos vemos en la próxima.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 27 de Mayo 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Lo cábula del dinero

En todas las épocas se ha visto como algo fascinante -pero también amedrentador-, el riesgo de subir o bajar en el tiovivo de las finanzas, que en realidad es algo así como las extremidades, porque la sensación de estar atados de pies y manos es insidiosa y a veces insoportable cuando no hay suficiente dinero para la realización de un proyecto o para evitar (solucionar) algún problema o sencillamente para sobrevivir. Por algo dicen que a dinero en mano, el monte se hace llano.

También se ha dicho que tiene más un rico cuando se empobrece que un pobre cuando se enriquece. Esto es verdad. El rico venido a menos cuenta con una información que el pobre quizá nunca llegue a tener. En muchas casas el dinero aún es tema tabú, al grado de que a algunos miembros de la familia –generalmente mujeres- no los enseñan a manejarlo. Muchos aprenden a pesar de ello, pero es a punta de mandarriazos.

En mi forma de autoempleo, dependo de lo que la gente me da a cambio de la rutina que ejecuto con el muñeco de ventrílocuo y he descubierto que hay una liga entre la energía, el tiempo y el dinero. Y que tan importante es el esfuerzo que debe hacerse para ganar el dinero del pago de la renta o el teléfono o la colegiatura de un hijo, como el esfuerzo que se tiene que hacer para comprarse una golosina; ambas cosas son igualmente merecedoras de atención. La mayoría de las dificultades que encaramos respecto a la economía se deben a que no nos hemos pagado a nosotros mismos.

Cuando encontramos oneroso ganar el dinero para las obligaciones, lo encontramos igualmente oneroso para darnos un gusto. El hecho de tenerlo o no disponer de él en absoluto depende de qué tanto hemos estado dispuestos a atendernos a nosotros mismos.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 30 de Abril 2015 - 13:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Manual de Manuel: Para saber un poco más

Nuevamente con ustedes y sigo aquí.

En esta ocasión toca hablar sobre el síndico municipal.

Quiero destacar el significado de la palabra Síndico. Esto es importante para poder entender mejor la función que tiene que llevar a cabo la persona que obtenga este puesto.

SÍNDICO. Esta palabra viene del latín SYNDICU, que a su vez viene del griego SYNDIKÁS, que significa abogado o representante de la ciudad. El síndico municipal es un funcionario que tiene que responder a asuntos jurídicos y de control de la hacienda pública municipal. Por tradición histórica de México, ha llegado a ser una gran figura.

El síndico municipal tiene que ser elegido por elección popular. O sea que tiene que ser votado, y ésto se lleva acabo al mismo tiempo cuando se elige al presidente municipal y regidores. Su periodo sería el mismo que de los ya mencionados, teniendo también la posibilidad de su reelección.

¿Cuáles son los requisitos para ser síndico?

Hay una gran diversidad de criterios que se pueden encontrar en los diferentes municipios, entre los cuales podemos encontrar que va desde ser mexicano por nacimiento, ser originario del estado o del municipio, tener residencia mínima de seis meses en la localidad, y hasta, en algunos municipios, las leyes señalan que el requisito básico sólo es saber leer y escribir.

El síndico debe de procurar y defender todos los intereses del municipio que estén relacionados sobre los manejos de la hacienda municipal y formar parte de la comisión de esta misma.

Vigilar la correcta aplicación del presupuesto, como también de la cuenta pública, para que se presente con oportunidad al congreso del estado al que pertenezca su municipio. El de revisar y firmar las cuentas, cortes de caja, órdenes de pago y todos los demás documentos que tienen que ver con la tesorería del ayuntamiento. Llevar el inventario y tenerlo actualizado sobre los bienes muebles e inmuebles del ayuntamiento. Llevar a cabo las funciones de agente del ministerio público, en los casos en que la ley lo estipule y lo establezca. Ésto se llega a dar más en zonas rurales.

Asistir sin falta a todas las sesiones que lleve a cabo el cabildo, teniendo la facultad de voz y voto. En actos del ayuntamiento, procure y vigile los derechos humanos y observar que se lleven a cabo las leyes y demás ordenamientos vigentes.

El síndico es el defensor de todos y cada uno de los derechos del ciudadano del municipio, porque él es una especie de procurador de justicia, como abogado del pueblo; También representa legalmente al ayuntamiento en los pleitos jurídicos y en su papel de vigilancia y auxilio en la hacienda municipal.

Por tal motivo, el síndico tiene una gran responsabilidad, ya que a diario se le presentan varios casos tan delicados como: mujeres maltratadas, riñas familiares, maltrato infantil, alteración del orden público, riñas entre vecinos, entre otros.

En concreto. La población tiene que ver al síndico como el vigilante y defensor de sus derechos ante el ayuntamiento.

Por lo tanto, ahora ustedes saben un poco más sobre este encargo municipal, y sobre todo, ya saben en qué momentos y para qué asuntos, el síndico los puede ayudar y representar ante el ayuntamiento.

Espero sus comentarios o sus dudas en mi twitter.

Autor:

Fecha: 
Martes, 28 de Abril 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Obligación de Proteger

¿Dónde están las voces de los que tanto se agitan sobre la cuestión de Gaza y que no han hecho otra cosa que mantener un silencio de piedra sobre la suerte de los palestinos de Yarmuk, de los cristianos de Siria, Nigeria y de Etiopía, de los Yazidíes de Irak, victimas del reino del terror del Daech (“Estado Islámico”)?

Morelia, Mich, 22 de Abril 2015.- La situación de las poblaciones civiles bajo poder del Daech (Estado Islámico) y de los refugiados es insoportable, el exterminio sistemático de las minorías, el genocidio, ya empezó, y el silencio de la opinión pública occidental es criminal.

De nuevo hay que hablar de la invisibilidad “relativa”, de los costes en sangre y vidas de las poblaciones no-occidentales, en los diversos teatros de guerra, en otros continentes. O sea, en la discrepancia entre una lectura “occidental” de los costes de la guerra y la lectura “periférica” de los mismos.

Una muerte de un soldado de las tropas de la coalición siempre es un titular de primera plana y del noticiero primetime, bajo el paradigma de la lectura ”occidental” de las pérdidas en hombres y en sangre . Y un punto de enfrentamiento seguro en los debates electorales de las campañas políticas en EE.UU. y en los países de la Unión Europea. La muerte de millares de civiles iraquíes, palestinos, kenianos, afganos, nunca sale de la pequeña nota enterrada en las entrañas de la noticia.

Además del elemento periférico, este silencio aumenta cuando el victimador es también musulmán. O sea, estas muertes de las víctimas del terror yadhista son prácticamente invisibles porque son parte de la “visión” periférica de los conflictos y porque son leídas bajo la miopía ideológica de lo que, un día, el gran pensador palestino Edward Said llamó de "orientalismo".

En su momento, lo que pasó con las pérdidas y las muertes iraquíes durante la invasión norteamericana, fue básicamente ignorado no sólo por los medios de comunicación “main stream”, pero también por las clases políticas de los diversos países que enviaron contingentes para la invasión y posterior ocupación.

Hoy, el silencio cómplice cae como una piedra sepulcral sobre los palestinos de Yarmuk, sobre los universitarios de Kenia, sobre las victimas de Boko Haram en Nigeria, sobre los cristianos degollados en Siria, Sudán y Etiopía.

Silencio de piedra (o silencio de los lobos) que contrasta con la(s) urgencia(s) humanitaria(s) de las poblaciones civiles en los diversos teatros de esta guerra atípica. La urgencia de hoy es llevar ayuda humanitaria y militarmente romper el control del Daech sobre el campo de refugiados palestinos de Yarmuk. La urgencia de hoy, es encontrar una política comunitaria que impida otras tragedias humanas de inmigrantes, otros naufragios en el Mediterráneo. 

Mañana, es bien verdad, tendremos otras emergencias y otros conflictos. La comunidad internacional tiene la obligación de proteger, bajo los paradigmas del derecho internacional humanitario. Nosotros, tenemos la obligación de exigir esa intervención en base al derecho internacional humanitario.

Hoy, es el día de responder colectivamente "Presente" a la hora de presionar para que los gobiernos democráticos y la ONU, en nuestro nombre, pongan un "ya basta" al terror al cual están sometidas las poblaciones civiles, en particular las minorías étnicas y/o religiosas, en los conflictos periféricos.

Es el momento para la comunidad Internacional, a través del Consejo de Seguridad, de cerrar filas contra el régimen medieval y contra la ideología del terror del Estado Islámico y de implementar el principio de la “Obligación de Proteger” inscrita en la nueva doctrina del Derecho Internacional.

La “Obligación de Proteger” es un Principio esencial de las normas aceptadas por los Estados a través del Derecho internacional y de su evolución en el marco de las Resoluciones de la ONU.

Estas normas no son solamente jurídicas: son parte importante del universo moral. La Nueva Doctrina de la intervención internacional y el concepto jurídico de la “Obligación de Proteger” colocan un caso interesante del diálogo continuo y fructuoso entre la Filosofía moral, la Filosofía Política y la Justicia global, a partir del cual argumentamos en este artículo que las normas aceptadas por los Estados a través del Derecho Internacional son parte importante del universo moral y de la civilización en el siglo XXI y, deben ser la base de la argumentación a favor del combate internacional contra el “Estado Islámico”.

Coloquemos entonces, en el centro del debate público, la cuestión de la actualidad de la nueva doctrina de la intervención internacional introducida por el concepto jurídico de la “Obligación de proteger” definido en los artículos 138 y 139 del documento final de la 60.a Cumbre de las Naciones Unidas, reforzada por la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad sobre Libia y por la Resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de 18 de agosto de 2014 sobre el Daech (EI),  en un momento y contexto situacional  en que : 1.-en Siria, Bashar al-Assad continua por una represión militar brutal de la oposición civil a su régimen; 2.-en Nigeria, el grupo Boko Haram ataca sistemáticamente a las comunidades cristianas y, 3.- en que la emergencia del Estado Islámico (ISIS o Daesh) ha llevado la barbarie (véanse las decapitaciones, la venta de niñas como esclavas sexuales , la ejecución por la hoguera del piloto jordano, las decapitaciones de cristianos etiopes) al estatuto de “ideología”, al convertirla en estrategia propagandística de un movimiento islamista radical, cuya amenaza va más allá del esporádico atentado terrorista ya que cuenta con la agravante de, efectivamente, controlar un vasto territorio geoestratégico y disponer de recursos financieros substanciales para mantener un ejército y crear estructuras burocráticas administrativas.

Es evidente, en los  casos arriba citados (y con mayor acuidad en el caso del EI o Daech) que una intervención internacional o regional fundamentada en el Derecho Internacional es urgente y que debe ir más allá de la actual campaña de ataques aéreos quirúrgicos, operaciones especiales y ayuda financiera a los kurdos, liderada por Estados Unidos.

Como muestra, el examen crítico de las posiciones opuestas a la existencia de la “obligación de proteger” y a la urgente necesidad de aplicar este principio en la protección de las poblaciones bajo la bota del “Estado Islámico”, incluso cuando se acepten las diferentes orientaciones del Derecho internacional y la Ética, en la medida en que ambos se ocupan de cuestiones de justicia global, sus enfoques son pobres en el sentido en que ignoran o descartan las ideas de la otra esfera o ámbito de análisis.

Los abogados y juristas internacionales tienen que cuidar el riesgo de la deriva teórica, a partir de un conjunto de argumentos, principios y normas para evaluar el estado actual de la norma internacional, la promoción de cambios a la misma y la creación de instituciones para su ejecución.

Más allá de los académicos y especialistas en Derecho Internacional, debemos recorrer a la investigación ética, considerando que esta, también beneficia a los profesionales del Derecho y observar que la acción del EI, determinada por un discurso ideológico basado en el desmantelamiento, no sólo de los principios internacionales del bloque de los derechos humanos, sino también en una deformación, inclusive en un desconocimiento, del derecho consuetudinario de la guerra en el Islam, conlleva una lógica de terror totalitario que instala un proceso de genocidio contra las minorías y de represión barbárica contra los opositores que coloca un presente y claro peligro contra nuestro conjunto civilizacional.

Así que el Principio de la “obligación de proteger” no puede ser, ni debe ser, solamente un principio teórico. Tiene que ser un principio activo, tiene que ser un principio de defensa de la civilización. Recordemos que uno de los avances más significativos en nuestra comprensión de las obligaciones de los Estados de protección de los Derechos Humanos tuvo lugar cuando el Comité de la ONU sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales aprobó la doctrina desarrollada por Henry Shue de “respetar, proteger y promover”.

Pero no podemos quedar solamente por una intervención militar. Debemos reclamar la tolerancia cero para los gobiernos, individuos, asociaciones y entidades bancarias que participan en las estructuras de financiación del terror. Tolerancia cero para los mercaderes de armas que alimentan la demanda de los grupos terroristas. Tolerancia cero para aquellos que compran las materias-primas de las zonas controladas por el Daech.

Tolerancia cero para con nuestros compatriotas que parten para luchar en las filas del Daech. Debemos exigir la organización de un tribunal especial, en el ámbito de las competencias de la CPI para juzgar los crímenes de guerra y de lesa humanidad de los líderes y combatientes del Daech.

Debemos abrir las fronteras y dar apoyo a los países limítrofes para que los refugiados sean recibidos, acompañados y tratados en los territorios de acogida e impedir que el “Mare nostrum” se transforme en un inmenso cementerio de personas que huyen las zonas de conflicto y buscan la salvación en Europa. El Mediterráneo nos debe unir en el esfuerzo de proteger a aquellos que ya han perdido todo.

Salgamos a la calle, en cada una de las capitales, en cada una de las ciudades, en cada uno de los medios de comunicación. 

Hoy ‪#‎TodosSomosRefugiados

 

Foto: Samuel Aranda “The Muslim Pietà”

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Me comprometo de manera pública!

En tono enérgico el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, instruye a los servidores públicos de su administración para que a la brevedad hagan pública su declaración patrimonial, y en caso contrario, afirmó quien no quiera hacerlo “ya sabe cuál será la decisión del Jefe de Gobierno”.

Su instrucción fue hoy, durante la presentación del Sistema de Transparencia, Rendición de Cuentas, Fiscalización, Prevención y Combate a la Corrupción. Además, se dice que los servidores públicos tendrán que presentarse a realizar exámenes de evaluación, sicométricos, socioeconómicos y poligráficos. 

La legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad, eficiencia, son los principios con los que se comprometen a respetar y que acepta el servidor público cuando firma, la “Carta de obligaciones de los servidores públicos del Gobierno del DF”. 

Por tanto, ante las instrucciones de su Jefe de Gobierno, los servidores públicos están obligados a presentar su declaración patrimonial de manera pública.

Les guste o no les guste, tendrán que hacerlo por instrucción jerárquica y por la “Carta de obligaciones”, compromiso número 13 de la fracción II en el rubro de nombre: “Manifiesto que mis principales Obligaciones como servidor público son: …13. Reportar a la Contraloría General del Distrito Federal, periódica y verazmente los bienes de mi patrimonio, mediante una declaración de situación patrimonial”.

Estimado lector, los servidores públicos están obligados a declarar todos sus bienes inmuebles (terrenos, casas,  departamentos, etc.) y bienes muebles (menaje de casa, joyas, pinturas, autos, créditos bancarios –tarjetas de crédito-, etc.). Y, de igual forma, los bienes inmuebles y muebles de su cónyuge y dependientes económicos (hijos, hijas y/o padres).

Así que, querido lector, les guste o no, a los servidores públicos del DF, tendrán que dar a conocer de manera pública sus bienes muebles e inmuebles, por instrucción de su jefe superior y por ley, máxime, porque aceptaron y firman su compromiso en la “Carta de Obligaciones”, que al final del documento dice a la letra: “Me comprometo a cumplir bajo mi más estricta responsabilidad con las obligaciones encomendadas en términos del artículo 47 de la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos."

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Martes, 09 de Diciembre 2014 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿A usted le preocupa el cambio climático?

El tema del cambio climático es un problema que une a todos los países. En estos días en Nueva York, se comenta que en la reunión de secretarios de relaciones exteriores durante el Foro de las Mayores Economías, el  Secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, manifestó que en nuestro país cuenta con una Ley General del Cambio Climático; en otras palabras es una ley modelo para que otros países adopten el ejemplo.   

Los mexicanos tenemos la obligación de combatir los efectos del cambio climático que se originan por la misma actividad del ser humano. Para combatir  los  efectos nocivos del cambio climático en la naturaleza donde residimos, resulta trascendental, por lo menos, la creación y aplicación de leyes que reglamenten de manera ordenada las acciones gubernamentales, esto es, a través de políticas públicas eficientes. 

Si bien es cierto que el artículo 4 de la Constitución establece que toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar,  también es cierto que el artículo 25 de la Constitución determina que corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que éste sea integral y sustentable, llevando a cabo la regulación y fomento de actividades que demande el interés general. 

El derecho y la obligación de la persona y de las instituciones para gozar de un medio ambiente sano y combatir los efectos del cambio climático se comparte con responsabilidad de la población y de las autoridades.

El derecho entendido como el conjunto de normas jurídicas que contribuyen a regular las conductas de todas la personas e instituciones en materia de cambio climático, es el derecho que se establece con la reciente Ley General del Cambio Climático, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de junio de 2012, y el reciente  ACUERDO por el que se expide la Estrategia Nacional de Cambio Climático, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 3 de junio de 2013. Así como el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 publicado en el Diario Oficial de la Federación el 20 de mayo de 2013 incluye, el tema de fortalecimiento de la política nacional de cambio climático y cuidado al medio ambiente para transitar hacia una economía competitiva, sustentable, y de bajo carbono.

La ley y los programas públicos están vigentes, pero cuando se incumplen, también es cierto la aplicación de otra ley denominada Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 7 de junio de 2013 (con vigencia el 7 del julio de 2013),  cuyo objeto es la protección, la preservación y restauración del ambiente y el equilibrio ecológico, para garantizar los derechos humanos a un medio ambiente sano para el desarrollo y bienestar de toda persona, y a la responsabilidad generada por el daño y el deterioro ambiental.

Así qué, estimado lector, como mexicanos ¿cómo luchamos contra los efectos  del cambio climático? En otras palabras, nuestra responsabilidad ¿cuál es contra los efectos del cambio climático? 

Los efectos del cambio climático son graves, mire usted lector, entre otros se mencionan: el aumento de temperaturas; el deshielo; la subida del mar; las sequías; los fenómenos meteorológicos extremos; las pérdidas económicas; la extinción de especies; las enfermedades; la emigración (aumento de la erosión y las inundaciones); y la pérdida de recursos. 

Así, qué, querido lector los efectos del cambio climático nos afecta a todos los seres humanos, especies y ecosistemas. 

Al tiempo, tiempo…

Por último, estimado lector, en mi columna del viernes pasado me expresaba en relación a los países que integran el Reunido a  “Irlanda”  y  debe decir “Irlanda del Norte”. Por tanto, le manifiesto una atenta disculpa… 

Fecha: 
Lunes, 22 de Septiembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1