Se encuentra usted aquí

obispo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El viaje del Papa a Latinoamérica y el extraño crucifijo que le obsequió Evo Morales

Interesante viaje del Papa Francisco a tres países de América Latina. No sólo por el derroche de carisma y diplomacia, sino porque atendió problemas candentes de la región más allá de lo estrictamente eclesial.

En Ecuador, el primer punto del itinerario, el Papa encontró un país en tregua después de un periodo altamente convulso por las series de reformas emprendidas por el presidente Rafael Correa. Los obispos hicieron lo mejor que pudieron para apaciguar las inquinas y el gobierno y la sociedad civil pusieron su parte. De la etapa ecuatoriana del viaje papal, el balance es altamente positivo, pues los católicos ecuatorianos -así como algunos venezolanos peruanos y colombianos-  se volcaron para recibir a este argentino carismático, que no llegó a pontificar sino a compartir su experiencia y llevarles un mensaje de aliento ante las tribulaciones. Incluso, tuvo la ventaja de poner de mayor relieve la encíclica Laudato si.

La segunda etapa, la boliviana, fue una cosa totalmente distinta. Bolivia hasta hace dos décadas había una mayoría católica y se dispensaba un trato especial a la Iglesia. Sin embargo, con la nueva constitución impulsada por Evo Morales, se dejó atrás el régimen concordatario y se garantizó la libertad de creencias. Pero más que nada, desde el gobierno de Morales se ha impulsado el retorno a las creencias tradicionales prehispánicas, con lo que el número de católicos ha descendido al 67% de la totalidad de la población, aunque en lo restante predominen los cultos sincréticos.

Por lo anterior, entre otras cosas, aunque es lo principal, la Conferencia episcopal boliviana ha tenido reiterados choques con Morales, aunque parece que entre el presidente Boliviano y el Papa hay una relación cordial; tienen puntos de contacto en lo que concierne a la visión de la sociedad y de la búsqueda de la equidad como precondición del desarrollo sustentable, lo que hace más fácil el entendimiento.

Pero esa cierta empatía pareció resquebrajarse con el obsequio de un extraño crucifijo que le hizo Evo Morales al Papa. El asunto ha sido comentado desde el minuto mismo en que ocurrió el hecho. Los conservadores se escandalizaron y lo juzgaron como una provocación y cuestionaron la falta de cuidado por la parte de los funcionarios de protocolo del Vaticano, pues nada se podía esperar de la contraparte boliviana. El caso es que Evo Morales creyó que sería un buen detalle darle al Papa un crucifijo según el diseño del jesuita español Luis Espinal, asesinado en Bolivia por su vinculación a la teología de la liberación en 1980, y el Papa así lo tomó, aunque antes de marcharse de Bolivia dejó el crucifijo -si así puede llamarse- a los pies de la Virgen de Copacabana, patrona de Bolivia, junto con dos condecoraciones que Morales le entregó. No le gustó el gesto, pero la mano izquierda de Bergoglio es verdaderamente magistral…

Pero quizá lo más importante fue la alusión que el Papa hizo a la cuestión de la salida al mar para Bolivia, litigio que mantiene con Chile y que desde 2013 se encuentra en la Corte Internacional de La Haya. La posición del Vaticano es, si así se requiere, intervenir en la mediación como facilitadores, exactamente el mismo papel que jugó en el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos. En todo caso, lo que el Papa recomendó a la clase política boliviana fue profundizar el diálogo con su contraparte chilena.

Por lo que toca al tema propiamente eclesial/profético, por tratar de darle una categorización, después de la misa en Santa Cruz de la Sierra -donde el detalle chusco fue un Burger King convertido en una inesperada sacristía pontificia- , fue la participación del Papa en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares, donde pronunció un mensaje en materia social, que redondeó todo la ya esbozado al respecto en mensajes, homilías y, por supuesto, en la última encíclica, en las que ha enfatizado en la inadecuación del sistema económico ante las necesidades de las mayorías y la necesidad de una profunda transformación del paradigma para garantizar el acceso universal a la tierra, al trabajo y al techo para todas las personas. Acabar con el sistema idolátrico del dinero fue una de las principales premisas que enarboló frente a los miembros de movimientos populares y lo que le valió ser considerado por la revista inglesa The Economist como un Papa peronista. ¿Y qué esperaban si Jorge Mario Bergoglio creció bajo la peculiar concepción del estado de bienestar desarrollada por el peronismo? Obviamente, tales conceptos inquietaron a la clase política norteamericana que vieron con alarma las tres propuestas concretas del Papa: lograr que la economía esté al servicio de los pueblos, unir a los pueblos de la tierra en el contexto de una tercera guerra mundial multifocal, y la defensa de la Madre Tierra como casa común.

La etapa paraguaya fue menos densa; podría decirse que menos estridente, más cercana a sus raíces religiosas y geográficas y al contacto directo con la gente. El cuestionamiento más intenso fue la razón de que no hubiese habido un cardenal paraguayo, pero a cambio elevó a basílica pontificia el santuario de Nuestra Señora de Caacupé. Otra vez, se reunió con los jesuitas, incluido uno que fue salvado por Bergoglio y con otro, que fue su maestro. El Papa visitó prisiones, hospitales de enfermos terminales, y en Asunción, estuvo en un hospital pediátrico oncológico, al cual no hubo acceso para la prensa, como debe de ser. También estuvo con jóvenes, con trabajadores, con sacerdotes y obispos, religiosos, religiosas, indigentes, en fin, cubrió todo el espectro.

Mientras tanto en México ….

Muy mal cabeceada la nota sobre las declaraciones de Mons. Vera con respecto a una hipotética estatua del Chapo Guzmán. Lo que el obispo de Saltillo debió haber dicho, es que el caso de Guzmán evidencia la corrupción imperante. Lo del monumento sobraba ...

Autor:

Fecha: 
Lunes, 13 de Julio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las crisis en Grecia y en Puerto Rico. Relaciones comerciales entre España y México. Arzobispos y obispos que solaparon a pederastas

El presidente municipal electo de Huixquilucan, México, Enrique Vargas (PAN), explica sus planes para combatir la inseguridad y mejorar la vialidad en ese municipio. En el estudio me acompañan José Luis Romero Hicks y Armando Chacón y comentamos las crisis de la deuda de Grecia y Puerto Rico y sus repercusiones; las relaciones comerciales entre México y España. Tere Vale también discute la crisis griega. Mónica Uribe informa sobre una lista que se difundirá esta semana en la cual aparecerán los nombres de arzobispos y obispos que solaparon a pederastas. Hugo González nos dice cuales giros de negocios desaparecerán en los próximos 10 años.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 29 de Junio 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo: Los cambios en la Iglesia

Tras la tormenta generada por la “mexicanización de Argentina” y que las cosas en México “están de terror”, las disculpas y el encuentro del canciller Meade con el nuncio Christophe Pierre y el secretario general del Episcopado, Eugenio Lira  - todo lo cual ocurrió mientras el Papa Francisco y buena parte de la Curia Romana se hallaban fuera de El Vaticano en los ejercicios espirituales de Cuaresma -, hay otros temas importantes que atañen a la Iglesia en México, como la designación de obispos a las sedes vacantes.

Hoy lunes se dio a conocer el nombramiento del nuevo obispo de San Andrés Tuxtla el hasta ahora presbítero Fidencio López Plaza, procedente de la diócesis de Querétaro, donde ha sido párroco y se desempeña como vicario de pastoral de la mencionada diócesis.

López Plaza, nacido en 1950 y ordenado en 1982, fue coordinador del equipo de base para la misión continental permanente en México y miembro del consejo permanente de la Conferencia Episcopal Mexicana entre 2010 y 2012.

Este nombramiento nos lleva a las estadísticas actuales de la Iglesia en México: hay 18 arquidiócesis, 65 diócesis y dos eparquías, por lo tanto hay 92 sedes con obispos territoriales, 90 del rito latino y dos de ritos orientales. La cuestión es que la media de edad del Episcopado traspone el umbral de los 65 y obliga, según el derecho canónico a pensar quiénes son los presbíteros más aptos para desempeñar las tareas episcopales

En 2014 tuvieron que renunciar, por razones de edad, los siguientes prelados:

Emilio Berlié, arzobispo de Yucatán; Héctor González, arzobispo de Durango; Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia, Ramón Calderón, obispo de Linares, José Luis Castro, obispo de Tacámbaro; Miguel Patiño, obispo de Apatzingán y Renato Ascencio, obispo de Ciudad Juárez.

Salvo, Suárez Inda y Berlié, el resto ha sido sustituido. El arzobispo de Morelia recién fue creado cardenal, así que se espera que renuncie en 2019; no se tiene noticia de que la renuncia de Berlié haya sido aceptada, a pesar de que su línea pastoral nada tiene que ver con el estilo de Francisco.

En este año, deberán renunciar los siguientes obispos: Ulises Macías Salcedo, arzobispo de Hermosillo; Rafael Romo Muñoz, arzobispo de Tijuana; Felipe Salazar, obispo de San Juan de los Lagos; Felipe Arizmendi, obispo de San Cristóbal de las Casas. Por el momento se hallan vacantes las siguientes diócesis: Tuxtepec y Gómez Palacio; esto significa que tres arzobispados  - Yucatán, Hermosillo y Tijuana -  tendrán un nuevo arzobispo y que se necesitara designar cuatro obispos para sedes vacantes durante los siguientes diez meses. Lo normal es que los tres nuevos arzobispos ya sean obispos residenciales y que los nuevos obispos sean auxiliares, aunque no extrañaría nada que el Papa prefiriera nombrar obispo a un presbítero para ocupar las sedes. En el caso de San Cristóbal de las Casas, hay un obispo coadjutor, así que la sucesión está solucionada, salvo que ocurra lo mismo que en 1998, cuando a Mons. Raúl Vera, siendo coadjutor con derecho a sucesión, lo nombraron Obispo de Saltillo para evitar que siguiera los pasos de Samuel Ruiz. Nunca se imaginaron que en Saltillo habría de desatar aún más polémica.

En 2016, renunciarán: José Luis Chávez Botello, arzobispo de Oaxaca; Alejo Zavala, obispo de Chilpancingo-Chilapa; Héctor Guerrero, obispo-prelado de Mixes; Luis Felipe Gallardo, obispo de Veracruz; José de Jesús Martínez, obispo de Irapuato; José Guadalupe Galván, obispo de Torreón y, nada menos que el cardenal Norberto Rivera.

Con todo, para 2017, los obispos nombrados por Juan Pablo II serán aún la mayoría, pero pocos, apenas trece, serán los promovidos por el primer Nuncio, Girolamo Prigione y que aún estén en funciones. Esto significa que habrá un profundo cambio generacional en el que los obispos más viejos habrán nacido a fines de la década de los cuarenta y principios de los cincuenta, mientras que los más jóvenes rondarán los cincuenta años. En estos momentos, el obispo mexicano más joven nació en 1970, y es Mons. Juan Armando Pérez Talamantes, auxiliar de Monterrey. El obispo de más edad, obviamente emérito, es Mons. Carlos Quintero Arce, ex arzobispo de Hermosillo y uno de los prelados políticamente más activos en la década de los ochenta del siglo pasado.

Si consideramos a la totalidad de los obispos  - residenciales, auxiliares, eméritos y eparcas -  la media de edad está en 70 años, pero la mediana ronda los 60 años, lo que significa que el alto clero mexicano está envejecido en un país con una población joven. Ese es un factor, entre muchos otros, que explica la distancia entre la jerarquía y los feligreses.

Habrá que ver que los nuevos obispos sean los mejores y que estén en consonancia con la línea pastoral del Papa Francisco. Por lo pronto, el año pasado, dos de los obispos más jóvenes, Emigdio Duarte, obispo auxiliar de Culiacán, y Miguel Romano, obispo auxiliar de Guadalajara, fueron suspendidos por habérseles comprobado encubrimiento de pederastas y malos manejos económicos, aunque se dice que Duarte, en realidad es víctima del obispo de Culiacán, Benjamín Castillo. Ambos casos fueron manejados con suma discreción y no trascendieron a nivel nacional; sin embargo, son precedente para que el nuncio y los obispos, así como los encargados de palomear las ternas en la Santa Sede, sean sumamente escrupulosos a la hora de promover sacerdotes, designar obispos o preconizar arzobispos, a fin de evitar escándalos de cualquier índole y, sobre todo, elevar la calidad de los miembros de la jerarquía en términos pastorales, intelectuales y humanos. Se requieren pastores eficientes, cercanos al pueblo, “con olor a oveja” diría el Papa y muy decentes, si en realidad se pretende consistencia entre el decir y el hacer.

Queda por saberse si en las ternas de promoción al episcopado se incluirá a algún jesuita, pues desde hace más de veinte años no hay un solo miembro de la Compañía de Jesús que sea miembro de la Conferencia del Episcopado Mexicano, lo que resulta bastante poco natural en un país cuya idea de nación fue originalmente pensada por jesuitas como los padres José Clavijero y Rafael Landívar en la segunda mitad del siglo XVIII.

Autor:

Fecha: 
Martes, 03 de Marzo 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo: ¿Por qué no viene el Papa a México?

Muchas personas en el país quedaron desilusionadas porque Francisco no vendrá México en 2015, a pesar de que viajará a Estados Unidos y a otros países de América Latina en los próximos meses.

Las razones para no visitar México son varias, algunas de índole logística, otras de racionalidad eclesial, y otras, naturalmente, políticas. Empecemos por las logísticas.

La visita a Estados Unidos el próximo comprende tres etapas: asistir al octavo Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia, una alocución ante la Asamblea general de la ONU en Nueva York y una visita oficial al presidente Obama y al Congreso en Washington, D.C.. Con ese itinerario, se llenan los ocho días que se destinan a una gira internacional. La gira a Sri Lanka y Filipinas duró una semana, desde la salida de Roma el lunes 12 de enero por la tarde, hasta el regreso exactamente al siguiente lunes, 19 de enero. La semana siguiente, las actividades del Papa se redujeron al mínimo indispensable. Obvio, el Papa Francisco es un hombre de 78 años, sin un pulmón y que si bien goza de una salud aceptable para su edad, está consciente de que no debe extralimitarse si quiere cumplir con todos sus objetivos de reforma.

En el caso de la visita pastoral a Ecuador, Bolivia y Paraguay, programada para fines de año, no hay modo de incluir a México, simplemente por distancia.

Vamos al segundo aspecto, al eclesial. Una parte de la jerarquía católica mexicana parece ser el modelo de lo que Francisco critica y que quedó magistralmente resumido en la alocución a la Curia del 22 de diciembre pasado, cuando habló de las quince enfermedades que “debilitan el servicio de Cristo”. No es porque en México no existan agentes pastorales positivos y con gran vocación, sino porque la parte más visible deja qué desear. Para muestra, el expediente de los Legionarios de Cristo y su relación con los poderes fácticos locales, independientemente de las atrocidades cometidas por su fundador; o personajes como el obispo emérito Onésimo Cepeda que se refirió al tema de Ayotzinapa en términos poco delicados por decirlo de una manera suave…

Un aspecto que resulta poco conocido son las diferencias entre el clero diocesano y el regular en México, en especial, la distancia que hay entre los obispos y los jesuitas. En el particular caso mexicano, la Compañía de Jesús desde la guerra cristera (1927-1934) ha asumido una posición crítica al gobierno frente a la posición más colaboracionista de los obispos a partir de 1938. Y justamente en las negociaciones para los cambios constitucionales de 1992, la jerarquía impidió que los religiosos participaran del diálogo con el gobierno, lo que derivó en que éstos cuestionaran cómo y para qué los cambios. Los obispos atribuyeron a los jesuitas haber promovido los cuestionamientos internos y desde entonces, puede hablarse de una especie de veto sistemático a los jesuitas, de forma en que no ha habido en México un obispo jesuita desde el fallecimiento del último obispo prelado de la Tarahumara, Mons. José Llaguno, en 1992. A ello hay que añadirle la animadversión que Juan Pablo II tenía en contra de la Compañía… y que Jorge Mario Bergoglio es jesuita y se le nota…

Lo de que sería grosero no visitar a la Virgen de Guadalupe, tiene algo de verdad y algo de retórica …. Benedicto XVI no estuvo en la Villa y no pasó nada, pero fue una forma elegante de Francisco para excusarse frente a tanta invitación gubernamental y eclesiástica.

El Papa Francisco conoce México, ha estado tres veces en el país, y lógicamente tiene una buena idea del sistema político mexicano no sólo como parte de la cultura general de América Latina, sino porque su secretario de Estado, el cardenal Parolin, conoce al dedillo la lógica de la clase política y de la Iglesia en México, pues le tocó ser testigo presencial de los intríngulis de las negociaciones de los cambios constitucionales en materia eclesiástica.

En las actuales condiciones de México, la necesidad de legitimación es muy fuerte, provenga de dónde provenga. Por eso, el Papa Francisco claramente dijo que no es el momento de hacer una visita pastoral a México: primero, precisamente porque no quiere que su imagen sea utilizada para convalidar un gobierno que él percibe fuera de la lógica de la doctrina social de la Iglesia, cuyos postulados son semejantes a los keynesianos en lo económico, pero con una agenda moralizante en lo político y lo social. Segundo, un elemento que pudo haber influido en la decisión del Papa es la percepción internacional del gobierno peñista. En ese sentido, diferentes publicaciones de alto impacto entre las élites mundiales -The Wall Street Journal, The Economist, The Guardian, The Washington Post, entre otras-  han dado cuenta no sólo de los casos relacionados con la violencia y el narcotráfico (Ayotzinapa y Tlatlaya) sino también de la corrupción, uno de los temas que más preocupan al Papa y al cual se ha referido en varias ocasiones, diciendo que es normal ser pecador, pero corrupto, no.

Un tercer aspecto son los informes que recibe de la Conferencia del Episcopado Mexicano y de la Nunciatura Apostólica, los cuales, a juzgar por lo expresado en la visita ad limina de mayo de 2014, no deben ser particularmente halagüeños con respecto a la gestión gubernamental, máxime si tomamos en cuenta el número de sacerdotes asesinados -nueve- por el crimen organizado de 2013 a la fecha, así como la crítica situación económica en la que destaca la alta concentración de la riqueza.

Un cuarto aspecto es que el Papa ha expresado su interés por acompañar a los migrantes y claramente dijo que le gustaría cruzar la frontera de México a Estados Unidos, al igual que los migrantes. Sin embargo, ese un tema de la agenda bilateral de los gobiernos de Obama y de Peña Nieto, cuya negociación es bastante espinosa y una acción pontificia, como la antes señalada, podría entorpecer la negociación política entre republicanos y demócratas en el Congreso Norteamericano, en detrimento de los migrantes mexicanos y centroamericanos. Como lo ha demostrado en distintas ocasiones, Jorge Mario Bergoglio es políticamente sensible y si no puede ayudar, tampoco estorba…

En suma, la prudencia política, tanto en términos civiles como eclesiales, indican que no es el momento apropiado para que el Papa argentino visite México. Tal vez en 2016, si las condiciones son favorables.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 26 de Enero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

Como acostumbra, el papa Francisco nos dio una sorpresa el domingo 4 de enero con la publicación de la lista de los futuros cardenales, justo antes de la fiesta de la Epifanía del Señor, es decir la fiesta de los Reyes Magos.

Los veinte nuevos cardenales serán creados -así se dice en la jerga eclesial- el próximo 15 de febrero en una misa concelebrada y desde el día 12 se reunirán con el Papa, junto con el resto de los cardenales, para reflexionar sobre las orientaciones y las propuestas para la reforma de la Curia romana.

De la primera lista, es decir, de los quince cardenales que el Papa Bergoglio ha creado para que participen como electores en el siguiente cónclave, hay uno que era obligado por el cargo que ocupa: Mons. Dominique Mamberti, arzobispo titular de Sagona, Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, lo que equivale a una suprema corte de justicia. Otro más también resultaba obligado: el patriarca de Lisboa, Manuel José Macário do Nascimento Clemente. Otras sedes, como Montevideo, Hanoi en Vietnam, Addis Abeba en Etiopía y Ancona –Osimo en Italia y Wellington en Nueva Zelanda, tienen antecedentes cardenalicios. Pero diócesis como Cabo Verde, Tonga o Myanmar jamás habían tenido un cardenal. Cinco de los nuevos cardenales provienen de Europa, tres de Asia, tres de América Latina, dos de Asia y dos de Oceanía. En total, son 14 los países representados. Curiosamente, no por cuestión numérica, ninguno de los afortunados proviene de América del Norte ….

Como dijo el padre Lombardi, vocero de la Santa Sede, el principal criterio del Papa para crear nuevos cardenales fue la universalidad, y con base en él procedió a llenar las doce sillas cardenalicias vacantes, con tres más para que el quórum electoral no se vea comprometido en caso de cónclave, y cinco nombramientos por el puro gusto de recompensar los servicios a la Iglesia; entre ellos hay un caso muy especial, el ex pro Penitenciero Luigi de Magistris, quien tuvo el valor de enfrentar abiertamente algunas decisiones de Juan Pablo II. Algo vería de Magistris que a pesar de ser el encargado de dictaminar los casos de conciencia y de conceder indulgencias, prefirió no quedarse callado. Su castigo fue no ser creado cardenal en 2003, pero Francisco puso remedio al asunto.

Como en el pasado consistorio, el Papa procedió a su aire y dio sorpresas. No tomó demasiado en cuenta el criterio tradicional de otorgar el cardenalato a los ocupantes de sedes tradicionalmente cardenalicias, salvo en un par de casos. Lo que sí, es que procuró, como él mismo lo ha reiterado, atender las periferias geográficos y sociales. Tonga y Myanmar son dos remotas islas en el Pacífico, pero ya tendrán cardenal. Santiago de Cabo Verde está en África y fue una zona de misión jesuita. Valladolid es una importante sede en España, pero no es Toledo, que es la arquidiócesis primada y tradicionalmente sede cardenalicia desde la edad media. Y así sucesivamente.

Pero en el caso de Morelia, la concesión del birrete para Mons. Alberto Suárez Inda no sólo tiene que ver con que la arquidiócesis -originalmente todo el territorio purépecha, es decir, poco más que el territorio actual de Michoacán-  vive una situación aciaga en términos de seguridad, sino con un detalle que poca gente conoce: el primer cardenal de América de iure fue el obispo de Morelia, don Cayetano Gómez de Portugal, quien además fue diputado, senador y convencido federalista.

Resulta que Pío IX decidió conceder el cardenalato al entonces obispo de Morelia en 1850 y la noticia llegó dos semanas después del fallecimiento de Gómez de Portugal. Ahora, la noticia llegó en tiempo real y fue sorpresivo no sólo porque se esperaba que Monterrey fuera nuevamente la arquidiócesis privilegiada. Pero el Papa Francisco tiene otros criterios, acordes con la lógica eclesial que pretende imponer.

Pero hay más, Mons. Alberto Suárez Inda es un obispo atípico. Poco afecto a las camarillas, se ha mantenido al margen de las grillas internas y se ha concentrado en el aspecto pastoral. A pesar de ser doctrinalmente ortodoxo, no tiene empacho en establecer vínculos con personajes ajenos a la Iglesia. Incluso, la presencia de las monjas brígidas -orden monástica fundada por santa Brígida de Suecia- en Cuba se debe a los buenos oficios de Mons. Suárez Inda que intercedió ante Fidel Castro. Además, tiene ciertas inclinaciones intelectuales y por ello coordinó la parte eclesiástica del festejo de los centenarios en 1910.

Sin duda, una buena noticia para Michoacán. Pero también hay un mensaje oculto para la Iglesia en México: las promociones se relacionarán con la eficiencia pastoral más que con aspectos de política interna. Para el gobierno mexicano fue una advertencia: la Santa Sede apoyará a los pastores que acompañen al pueblo de manera profética, sin importar cuáles son los intereses de la clase política.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 05 de Enero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

A pesar de que se esperaba, no hubo anuncio de una visita papal. El pasado viernes 12 se efectuó la misa en honor a la virgen de Guadalupe en la Basílica del Vaticano. Una celebración realmente especial en la que participó el cardenal Norberto Rivera, custodio de la imagen, como sucesor de fray Juan de Zumárraga. Concelebraron 750 sacerdotes y, además del cardenal-arzobispo de México, cuatro cardenales americanos el brasileño Raymundo Damasceno Assis, el canadiense Marc Ouellet, el chileno Francisco Javier Errázuriz y el estadunidense Sean O’Malley.

Pero más que mexicana, fue una celebración latinoamericana: se cantó la Misa Criolla del argentino Ariel Ramírez y se enfatizó el carácter de la Guadalupana como patrona de América.

Además del cardenal Rivera, el canciller José Antonio Meade y la subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos, María del Carmen Guillén Vicente se encontraban en Roma. Meade sostuvo una reunión de trabajo con el secretario de Estado, Pietro Parolin, de lo cual trascendió que fue muy cordial y que los temas tratados fueron derechos humanos y migración, principalmente. Pero no hubo anuncio.

Meade hasta publicó un artículo en L’Osservatore Romano: “Brújulas y trayectos: Senderos de la diplomacia entre México y la Santa Sede”, publicado en la edición de este domingo 14 de diciembre. En el texto, Meade hace un repaso de las coincidencias de México y la Santa Sede en el ámbito internacional, los temas de interés conjunto y subraya la creciente y activa relación entre ambos estados. Agradeció la buena acogida que las autoridades vaticanas han dispensado a lo que se denomina la “diplomacia local”, gracias a la cual algunas entidades de la República han podido estar presentes en El Vaticano a través de sus artesanías -básicamente nacimientos- y con ello se ha dado impulso a las industrias locales del Estado de México, Veracruz, Hidalgo, Jalisco, etcétera ….

Al final, el canciller mexicano hizo votos por que el Papa Francisco visite México, seguramente sabedor de que el Pontífice no haría ningún pronunciamiento al respecto, por lo menos en lo que resta del año, pero quiso dejar constancia -y una muy especial, por cierto, ya que no se tiene noticia de que con anterioridad un canciller mexicano hubiese publicado un artículo en el diario “oficioso” de la Santa Sede- de que la invitación del gobierno mexicano sigue en pie.

Pero, ¿cuáles serán las razones para que el Papa no haya anunciado su visita a México? ¿Habrá todavía posibilidad de que venga en septiembre de 2015? ¿En verdad aceptará la invitación formulada por el presidente Peña en mayo pasado?

Empecemos por el principio. La agenda del Papa Bergoglio para 2015 está relativamente saturada: en enero, viajará a Sri Lanka y Filipinas; en febrero habrá consistorio -en el que se espera que Mons. Carlos Aguiar, arzobispo de Tlalnepantla y presidente de la CELAM, sea creado cardenal entre los diez que se prevén- ;marzo y principios de abril las actividades estarán centradas en la Cuaresma. Por lo demás, se tiene programado un viaje a Bolivia, Paraguay y Ecuador, otro más a África, pero aun no hay fecha concreta. Luego está la gira a Estados Unidos en septiembre y viajará a Polonia en julio a la Jornada Mundial de la Juventud.

Es muy probable que en la Santa Sede estén valorando varios elementos para la visita papal y no estén del todo convencidos de que sea prudente en 2015. También puede ser que el itinerario en Estados Unidos sea considerado exhaustivo para un hombre de 78 años y que una visita a México, aunque sea a la frontera, sería demasiado para él.

Puede ser, pero quizá la clave esté en algo distinto: el Papa Francisco dijo que no recibiría a ningún político argentino sino hasta pasadas las elecciones del 25 de octubre de 2015 ni tampoco acudiría al Congreso Eucarístico Nacional que se celebrará en julio próximo en Tucumán. ¿La razón? No interferir en los asuntos políticos de su país de origen, pero además, no quiere ser utilizado políticamente. Por ello, no puede descartarse que en el Palacio Apostólico estén sopesando el desarrollo ulterior de los acontecimientos políticos, económicos y sociales, para decidir cuándo sería conveniente que el Papa Francisco visitase México, lo que podría ser en 2016… y en función de los intereses vaticanos, exclusivamente.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 15 de Diciembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

Tras meses de expectativa después de la salida de cardenal Cañizares al arzobispado de Valencia, el Papa nombró al nuevo Prefecto de la Congregación para el Culto Divino al cardenal Robert Sarah, actual Presidente del Pontificio Consejo Cor Unum, uno de los entes curiales que cambiarán en la futura reforma de la Curia. Nacido en Guinea en 1945, fue ordenado sacerdote en 1969, diez años después, con sólo 34 años, Sarah fue nombrado obispo de Conakry por Juan Pablo II; en 1985 fue electo presidente del a Conferencia Episcopal de Guinea En 2001, Juan Pablo II lo nombró secretario de Propaganda Fide. En 2010, Benedicto XVI le encomendó la presidencia del Pontificio Consejo Cor Unum y lo creó cardenal. Otro africano, el cardenal Francis Arinze ocupó el mismo cargo de 2002 a 2008.

El cardenal Sarah tiene un perfil muy espiritual y es proclive a la misa antigua, por lo que no se esperan experimentos en materia de liturgia. En otros aspectos Sarah ha denunciado en múltiples ocasiones la explotación en África y las presiones de algunos grupos internacionales que condicionan la ayuda económica en África a la asimilación de las teorías de género.

Siguiendo con la reforma de la Curia, hoy se reunieron por tres horas los cardenales miembros del C9 para presentar las propuestas de reestructuración de los dicasterios. Trascendió que se pretende crear un dicasterio destinado a la atención de los laicos, que agruparía las funciones de los actuales Pontificios Consejos para los Laicos y para la Familia, y la Academia para la Vida; además de otro dicasterio que integraría las actividades de caridad, correspondientes a los Pontificios Consejos Justicia y Paz, Cor Unum, Pastoral para la Salud, Pastoral para los Migrantes y Cáritas

El Papa Francisco canonizó el domingo, fiesta de Cristo Rey, a seis nuevos santos. En la homilía, el Papa hizo hincapié en que  “los que en la Iglesia estamos llamados a ser pastores no podemos desviarnos de este modelo si no queremos convertirnos en mercenarios”, porque “el pueblo de Dios tiene un olfato infalible con el que reconoce a los buenos pastores y los distingue de los mercenarios”. Esto vino a cuento porque el sábado 21, en la misa en la casa Santa Martha, el Papa aludió al tema de las tarifas por los servicios religiosos, señalando que la redención no tiene precio y que hay dos cosas que el pueblo no perdona: un sacerdote que sea apegado al dinero o que maltrate a la gente.

El Pontificio Consejo para los Operarios Sanitarios organizó un congreso internacional sobre autismo. La mañana del mismo sábado, el Papa recibió en el Aula Pablo VI a cerca de 800 personas, entre pacientes, familiares y terapeutas de ese trastorno que participaron en el congreso. Este evento ha sido calificado como el más emotivo encuentro del Papa con personas con discapacidad.

Después de visitar Filadelfia, donde participará en el Encuentro Mundial de las Familias, el Papa Francisco irá a Nueva York, en septiembre de 2015. Ahí celebrará una misa de reinaguración en la Catedral de San Patricio, se reunirá con Barack Obama y pronunciará un discurso ante el pleno de la ONU. Esta información extraoficial fue dada a conocer por el orfebre argentino Adrián Pallarols, quien está preparando un cáliz especial para esa ocasión. Todavía se mantiene la incógnita sobre la posibilidad de una visita a México. El obispo de El Paso, Mark Joseph Seitz, aseguró públicamente que junto con sus colegas de Ciudad Juárez y Las Cruces enviaron una carta de invitación al Papa pidiéndole que considere visitar la zona.

El Gobierno israelí aprobó un proyecto de ley para declarar a Israel un "Estado judío" pese a la opinión de juristas -entre ellos el fiscal general del Estado, Yehuda Weinstein y la ministra de Justicia, Tzipi Livnin-, que advierten que socava los principios democráticos y amenaza los derechos de las minorías.

Esta propuesta del primer ministro Benjamín Netanyahu, elimina del texto constitucional “la igualdad total social y política sin importar su raza, religión y género" y la sustituye por derechos individuales para todos los ciudadanos. Con ello, se eliminan los derechos colectivos a la lengua y a la cultura. Al parecer, esta medida pretende presionar a los gobiernos de la Unión Europea para que no reconozcan al gobierno palestino, pero en términos prácticos afecta a todas las comunidades no judías de Israel.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 24 de Noviembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

La semana pasada terminó la primera parte del Sínodo para la Familia, en medio de las críticas proferidas por los grupos conservadores, que consideraron una victoria haber, al menos, demorado, la aprobación de los párrafos concernientes a los homosexuales y los sacramentos para los divorciados vueltos a casar.

Pero el Papa ha respondido con su habitual tranquilidad y sencillez, características de una personalidad equilibrada y conectada con la realidad. Por lo pronto, dijo que necesario limitar la tendencia al clericalismo dentro de la Iglesia y señaló al “método de la parresía”, es decir la expresión franca y sin temores reverenciales, combinada con la actitud humilde al escuchar, como la única forma de diálogo en la Iglesia. Por supuesto, esta forma de diálogo no es habitual entre la jerarquía católica.

De todos modos, la correlación de fuerzas interna quedó evidenciada en el Sínodo. Por una parte, los conservadores poco receptivos a la apertura del actual Pontífice: los cardenales Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; Raymond Burke, aún Prefecto de la Signatura Apostólica; el canadiense Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación de los Obispos; y el australiano George Pell, “ministro de la Economía”.

Sorprende que los líderes del conservadurismo provengan del mundo anglosajón, con algunos tintes germánicos. Los obispos africanos se alinearon con los conservadores, especialmente en materia del trato a los homosexuales.

Por la otra, los aperturistas: Reinhard Marx, cardenal-arzobispo de Munich (en nombre de los obispos alemanes) y Christoph Schönborn, cardenal-arzobispo de Viena y el arzobispo y teólogo italiano Bruno Forte. Quizá estos tienen más seguidores, pero hacen mucho menos ruido.

Como dice el teólogo Hans Küng, tan denostado por Juan Pablo II: “Ahí donde el Papa piensa en las personas en concreto, el prefecto de la Doctrina de la Fe, piensa en la doctrina católica tradicional …”

La pelea apenas comienza; y aunque voces internas claman que no es posible estudiar a la Iglesia con categorías de análisis político, la verdad es que la Iglesia es una arena política donde se dirimen intereses, posturas y posiciones, y donde se echa mano de toda clase de tácticas y estrategias, con la única diferencia en que la Iglesia se define a sí misma como una sociedad perfecta y con un fin sobrenatural.

Pese a la andanada conservadora, Benedicto XVI mostró de qué lado está. Ante la invitación a una misa en latín que sería celebrada por el cardenal Raymond Burke, el papa emérito declinó asistir, aduciendo su estado de “monje de clausura”, aunque elogiando la utilización del rito antiguo. Más elegante, no se pudo.

Curioso resulta que la visita del Papa a América del Sur en 2016, ya esté confirmada, mientras que la visita a México, supuestamente programada para septiembre de 2015, sigue en stand by. El arzobispo de Tucumán Alfredo Horacio Zecca anunció en un canal local que el papa estará en Chile, Argentina y Uruguay en julio-agosto de 2016. Parece que la jerarquía mexicana no ha logrado convencer al Papa Bergoglio de venir a México …. ¿o habrá otras razones?

Durante un discurso pronunciado hoy lunes con motivo de la inauguración de un busto de Benedicto XVI en la Pontificia Academia de las Ciencias en el Vaticano, el Papa Francisco aludió al problema de fe y ciencia, criticando a quienes conciben a Dios como un demiurgo con varita mágica. El Papa afirmó que la teoría del "Big Bang" sobre el origen del universo "no se contradice con la intervención de Dios, sino que la exige" y que "el principio del mundo no es obra del caos, sino que deriva directamente de un poder supremo creador del amor". Pero lo mejor es que con su habitual pragmatismo, señaló que la tarea actual de los científicos es preguntarse por el porvenir de la humanidad y del mundo" para ayudar así a "preparar, preservar y eliminar los riesgos que puedan existir, tanto naturales como por acción del ser humano.”

Nuevamente, el Papa mostró su interés y compromiso con aspectos sociales, científicos y culturales desde una perspectiva muy distinta a la de sus predecesores, pero sin perder por ello la congruencia con el cuerpo dogmático de la Iglesia católica.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 27 de Octubre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Por qué el PRD apoya a Aguirre, el Plan Nacional Anticorrupción y los pronósticos económicos para 2015

El presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, nos explica por qué su partido apoya al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y como el caso de Iguala afecta la imagen de su partido. También denuncia que AMLO apoyó al prófugo presidente municipal de Iguala. El diputado Fernando Rodriguez Doval (PAN-DF), secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados nos explica en qué consiste el Plan Nacional Anticorrupción presentado por su bancada. En el estudio me acompañan Antonio Castro Quiroz y José Luis Romero Hicks y comentamos sobre los 12 municipios de Guerrero y uno del DF en donde el Ejército y la PF se encargaron de la seguridad pública; analizamos los pronósticos económicos para 2015 del FMI y la OCDE. La discusión con Tere Vale. Los obispos se rebelan con Mónica Uribe. La red de telecomunicaciones del gobierno que podría competir contra las empresas privadas con Hugo González.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 20 de Octubre 2014 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo: Sínodo de la familia y la rebelión de la polilla

La publicación de las conclusiones, si así puede llamarse a un documento inacabado, de las sesiones del Sínodo de la Familia levantó ámpula entre los grupos conservadores.

Resulta evidente que los conservadores dentro de la Iglesia, que para más señas pretenden seguir adheridos a las enseñanzas de Juan Pablo II y a las de Benedicto XVI por no decir que a las del Concilio de Trento, van a dar la batalla por no ceder ante lo que ellos consideran una dicotomía irreconciliable: las verdades de la fe y los cambios sociales. No quieren entender que se trata de la dialéctica entre verdad y caridad cuyo resultado debería ser un aggiornamiento...

El cardenal norteamericano Raymond Burke, una de las figuras más representativas de los conservadores, no ha escatimado críticas al Sínodo. En una entrevista publicada un día antes de la conclusión del mismo, Burke estableció que el Papa "no es libre para cambiar las enseñanzas de la iglesia con respecto a la inmoralidad de los actos homosexuales o la insolubilidad [sic] del matrimonio o cualquier otra doctrina de la fe".

Lo que a Burke indigna es que el Papa Francisco pretenda ampliar el debate para definir aspectos más de magisterio que de doctrina. Es decir, de cara al signo de los tiempos, concepto asociado a la visión de una Iglesia semper reformanda, el actual Pontífice con toda la potestad del cargo, ha decidido extender los espacios de deliberación para que todos los miembros de la Iglesia puedan opinar sobre las costumbres, no de la doctrina, tal y como se hizo en tiempos apostólicos.

Más papistas que el Papa, Burke y muchos otros más han podido poner en tela de juicio la intención de apertura de la Iglesia gracias a la idea de colegialidad que el Papa está retomando de los orígenes de la Iglesia. Lo malo es que no los mueve la caridad cristiana sino el interés de mantener el status quo que los coloca por encima de los fieles de un modo casi inalcanzable y no parecen querer entender lo que Bergoglio ya entendió: el futuro de la Iglesia católica depende de que acoja en su seno a todos los que quieren estar dentro de ella, independientemente de sus orientaciones sexuales o que por razones muy comprensibles, se hayan separado de su primera pareja y ahora viven, legalmente o no, con otra persona.

Otros conservadores que abiertamente han cuestionado al Papa fueron el cardenal Velasio de Paolis -primer auditor de los Legionarios de Cristo, bastante fallido por cierto- y el presidente de la conferencia del Episcopado Polaco, Mons. Stanislaw Gadecki, quienes, palabras más, palabras menos, dijeron que la misericordia tiene sentido si es consistente con la verdad doctrinal…

Los conservadores ya están armados ideológicamente -no doctrinalmente- hasta los dientes y han hecho un uso sustancial de las redes sociales para avanzar su posición… con la consecuente confusión de los fieles.

Sin embargo, el Papa Francisco no se arredra. Ayer, en la misa de beatificación de Paulo VI, contó con la presencia, apoyo y testimonio de su antecesor, Benedicto XVI. Se sabe que muchos de los inconformes han ido a pedir la bendición de Ratzinger para impedir los cambios; pero el Papa emérito no se ha movido de su posición: el Papa es Francisco y punto.

Aprovechando el momento, el Papa Bergoglio respondió suave, pero categóricamente a sus detractores: “Dios no tiene miedo a las novedades” y con ello atajó muy elegantemente a los críticos.

Por lo que toca al Sínodo, nada está resuelto. Los participantes se llevaron un documento de trabajo a su casa y el próximo año se verá en que concluye el Sínodo. El documento está prácticamente aprobado; sólo tres de los 62 párrafos se mantienen en reserva, referentes al posible regreso a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar y a la actitud de la Iglesia hacia los homosexuales.

Pero la efervescencia y la confusión están ahí, gracias a un grupo de obispos y fieles que no quieren entender el signo de los tiempos... y les gusta la polilla.

Y aquí, el padre Alejandro Solalinde, conocido defensor de los derechos humanos, estará declarando este lunes ante el Ministerio Público sobre lo que sabe de “oídas” acerca de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Su dicho es relevante para abrir otras líneas de investigación en el caso, pero resultaría más provechoso que declararon los testigos directos de los hechos

Autor:

Fecha: 
Lunes, 20 de Octubre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1