Se encuentra usted aquí

niños

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De padres de familia a Reyes Magos

¿Quién no recuerda aquéllas mañanas del seis de enero cuando la combinación de curiosidad y emoción nos impulsaba a madrugar para descubrir los regalos que los Reyes Magos nos habían dejado durante la madrugada? Sin duda, todos pasamos por esa experiencia al menos una vez en la vida y la recordamos con singular alegría y cierta nostalgia. En México, la tradición de los Reyes Magos como una celebración enmarcada por juguetes y Rosca de Reyes tiene su origen durante los primeros años de evangelización en el Nuevo Mundo y sigue vigente en la actualidad.

El Santo Evangelio según San Mateo Capítulo 2, Versículos 1 al 12 nos dice: “Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle.»… Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra.”

Más allá de los juguetes que reciben los niños cada seis de enero ¿realmente reciben lo necesario para disfrutar de una vida digna cuyos derechos fundamentales sean respetados? De acuerdo con datos de la UNICEF en México, se estima que “el 62% de los niños y niñas han sufrido maltrato en algún momento de su vida, 10.1% de los estudiantes han padecido algún tipo de agresión física en la escuela, 5.5% ha sido víctima de violencia de sexual y un 16.6% de violencia emocional.”  Y de acuerdo a su último informe anual, aunque México ha logrado mejorar sus índices en el acceso a la educación básica, existen otros problemas a los cuales se enfrentan los niños y adolescentes en nuestro país como pobreza extrema, mortalidad infantil y materna en comunidades marginadas, inequidad por ingreso, origen étnico y género sin ignorar que en el mundo “existen 275 millones de niños que son maltratados con golpes, insultos, humillaciones y abandonos” (según datos de la ONU) además de los casos de prostitución, pornografía, tráfico humano, explotación laboral y reclutamiento como soldados en las filas del ejército en el caso de países en guerra y que da lugar a otro problema que empieza a trascender fronteras: los niños migrantes.

María Cristina Rosas, Profesora e Investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, escribe en la revista Etcétera: “La tragedia de los niños migrantes tiene muchas aristas. Muchos países han optado por ofrecer paliativos –generalmente para estar a tono con la presunta “solidaridad internacional” de cara al desastre humanitario imperante en Siria-, como la aceptación de algunos cientos de refugiados sirios.”

Nos encontramos ante una crisis que debemos considerar como una oportunidad para sensibilizarnos ante la población infantil y poner manos a la obra con lo que está a nuestro alcance resolver: nuestros hijos y su entorno. Los niños aprenden jugando y durante algún tiempo los juguetes son la forma en que socializan y se divierten con otros niños pero también requieren atención de nuestra parte, respeto, amor, tranquilidad, tiempo y acceso a otros universos más allá del entorno familiar y escolar como visitas al zoológico, al parque, mecerse en los columpios, jugar en la arena, escalar, brincar, reírse, leer, nadar y hasta donde la imaginación los lleve y nos lleve con ellos porque serán niños una sola vez en su vida y de nosotros depende que el recuerdo de su infancia esté colmado de momentos gratos y felices para que se conviertan en adultos seguros de sí mismos, sanos emocional y físicamente y sensibles a las necesidades de la sociedad en la que viven.

Al estilo de los cuentos de hadas en que una calabaza se convierte en carroza y una humilde doncella en princesa, que el amor a nuestros hijos nos convierta en Reyes Magos para brindarles lo mejor que está a nuestro alcance para que disfruten de una vida bella y no tengan que padecer el horror que los adultos les estamos heredando en un mundo injusto y violento. Démosles razones para celebrar y no para llorar.

_________________________________________________________

Fuentes

http://www.mexicodesconocido.com.mx/los-reyes-magos.html

http://es.catholic.net/op/articulos/12382/-fiesta-de-la-epifana-o-da-de-reyes.html

http://www.forbes.com.mx/violencia-infantil-la-otra-cara-de-mexico/

Rosas, María Cristina en Revista Etcétera, Octubre 2015, pp. 37 – 40.

Fecha: 
Martes, 05 de Enero 2016 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Bebés: Mercancía al mejor postor

Llegamos al DIF (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia). Parecía vacío, lo cual era ilógico puesto que dentro de las instalaciones había niñas viviendo. Todo estaba confuso. Volví a tocar, esta vez con más fuerza… “Ya vámonos, parece que no hay nadie”, dijo Carlos, mi esposo. “No es posible, teníamos una cita confirmada”,  respondí.

Me negaba a aceptar que la ilusión tan pronto se había acabado. Un día antes mi amiga me había llamado para decirme que todo estaba en orden y nos recibirían. Era un programa especial: estaban colocando a las niñas por las vacaciones de Navidad con familias conocidas. Yo quería probar y cuidar a una niña, sería fabuloso.

Sin embargo, nadie nos atendía… Justo cuando nos estábamos alejando se acercó el vigilante y nos dijo que nadie nos podía atender… Estaba decepcionada y  molesta. ¿Y la cita concertada?... Me había hecho la ilusión de tener a una bebé en casa, “aunque fuera por unos días”.

Al final nos marchamos ¿Qué otra cosa podíamos hacer? Desde la noche anterior soñé con la pequeñita… Ufff… Por lo menos no fuimos a comprar juguetitos y biberones… “¡Quisiera, agarrarlos a patadas!”, pensé. “Y Carlos, mi esposo, no quería venir, aunque yo sé que sería un papá excelente…”.

Las parejas infértiles tienen frente a sí un largo camino por recorrer. Primero, buscando concebir mediante tratamientos y cuando no funciona podrían empezar un proceso complicado, largo y tortuoso en busca de una adopción, invirtiendo varios años de su vida.

Nos retiramos, íbamos enojados porque ni siquiera nos abrieron la puerta… Nunca supe a qué se debió esa situación… Lo peor fue que me dije “Bueno, parece que mi camino no es por ahí. Nunca más intentaré adoptar a un pequeño”.

Las parejas infértiles pueden ser presas de extorsionadores y traficantes. Su necesidad de tener un niño en casa puede nublarles la razón y verse involucrados en actos ilícitos. El fin puede ser noble pero los mecanismos inadecuados, exponiéndose, tanto ellos como al propio bebé, a vivir una tortura de niveles insospechados.

Ya en otras ocasiones algunas personas conocidas me habían “ofrecido” a un bebé. Me negué a aceptar ese tipo de tratos. Se me figuraba que me encariñaría con el niño/niña y después vendrían a tratar de recuperarlo, aun cuando todo se hiciera en estricto apego a la ley.

En una ocasión, la abuelita de unas niñas me las quiso “obsequiar”. La mamá era drogadicta así que las pequeñas estaban bajo su cuidado. La abuelita sentía que no las podría cuidar… Yo volví a decir: “NO”. Mi temor a caer en ilícitos siempre ha estado presente.

Aceptar a un pequeñito en situaciones poco claras puede involucrar a la pareja en un DELITO. Se pone en riesgo a TODOS los involucrados: la pareja, el bebé y se está promoviendo un ilícito. Mientras existan parejas dispuestas a comprar pequeños bajo cualquier circunstancia, el mercado negro seguirá creciendo y muchas madres biológicas vivirán el INFIERNO de que les arrebaten de las manos a su chiquito y no vuelvan a saber de él.

Cabría preguntarse cuáles son los derechos humanos de estas parejas y de los bebés, maltratados emocionalmente con requisitos, requisitos y más requisitos. Registrados en una lista que se antoja interminable y por años deberán mantener su FE en un sistema poco interesado en ellos y en esos pequeños que, con el transcurso del tiempo, van perdiendo la oportunidad de ser adoptados y tener a quién decirle papá y mamá.

Al irme alejando de la institución recordé que de niña muchas veces dije: “Voy a tener dos hijos y adoptaré a uno más”. Si todas las parejas adoptaran a un bebé ni siquiera habría necesidad de lugares donde no sabemos cómo tratan a estas personitas.

Ciertamente el control y lo requisitos son necesarios, sin embargo, queda claro con los hechos recién descubiertos -la venta de niños por personal del DIF Sonora, por ejemplo- que este sistema funciona inadecuadamente: Pequeños en manos de personas sin escrúpulos…

Padres sin hijos e hijos sin padres, cuando unos y otros tienen la GRAN NECESIDAD de PRODIGARSE MUTUAMENTE AMOR.

____________________________________________________________

http://bebepichon.com/wp-content/uploads/2014/03/BABY_001020-1.jpg   ...

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/estados/2015/08/27/consignan-16-p...

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 02 de Septiembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ahí viene la plaga

Este nuevo ciclo escolar su hijos llegarán a casa con la cabeza llena no solo de ideas.

Contrario en lo que Albert Camus insinúa en la novela La Plaga (La Peste), las infestaciones de insectos como las pulgas o piojos sí tienen explicación: los piojos han mutado.

Las mutaciones son cambios en el orden de las sustancias que forman el material hereditario, por lo común ADN. Esos cambios pueden generar cambios en la producción de la proteína asociada directamente a ese pedazo de ADN, pero también a mayor escala. El individuo que tiene estos cambios en su ADN es un mutante. Olvídese de los hombres X con alas o branquias. Los cambios están acotados a las características del organismo. A las plantas de fresas nunca les saldrán alas aunque las riegue con Red Bull, pero si pueden producir más azúcar y ser más dulces o fabricar una sustancia contra un parásito de las raíces. Y lo más importante, usted y yo somos mutantes

… Aghhh!

Cada individuo tiene ligeras diferencias físicas y genéticas muchas de las cuales se originaron por mutación. Tome al azar un jardín de niños. Aunque todos esos parvulitos se parecen, en realidad cada uno tiene ligeras diferencias. Incluso para resistir infecciones. Nos pasa a todos. Hace unos años se descubrió en un grupo de mujeres de África occidental, mutaciones que las hacían inmunes al virus del SIDA, el VIH.

Sus hijos no son los únicos mutantes del kínder. Lo mismo ocurre con los piojos que invaden el mismo jardín de niños donde desde el lunes su pequeño angelito socaba la psique de su maestra. Desde hace unos años se ha venido reportando la existencia de poblaciones de piojos resistentes a las sustancias que se aplican para eliminarlos. El año anterior un estudio publicado en el Journal of Medical Entomology daba cuenta que las poblaciones de piojos gringos, europeos y australianos eran cada vez más menos susceptibles a los medicamentos y champús para eliminarlos. Los piojos mutantes aguantan más, se mueren menos y heredan esa característica a la siguiente generación. En cada generación hay más piojos resistentes. Y mientras más se aplique el champú menos efecto tiene. Esa es la famosa selección natural. Pasa igual con las cucarachas y los insecticidas.

Las cucarachas mutantes siempre han sido un dolor de cabeza para los fabricantes de insecticidas y fuente de inspiración de la ciencia ficción. Poco valorada hasta por  Gillermo Del Toro, Mimic es una interesante y poco precisa alegoría de los efectos de la selección natural. Sobre todo si la compara con Bug de 1975 una divertida y maravillosa muestra de la basura que somos capaces de crear cuando tenemos dinero y una cámara de cine.

En realidad nuestra relación con los piojos ha sido larga y conflictiva como toda buena relación. La especie de piojo más cercana a nuestro piojo del cuerpo, Pedunculos humanus, es la especie Pedunculos schaeffi, feliz habitante de nuestro pariente más próximo, los chimpancés. De acuerdo con David Reed, de la Universidad de Florida, en un artículo de 2004, nuestra relación con estos piojos data al menos de hace seis millones de años. Si se extiende el estudio a todos los primates, alrededor de 25 millones de años. Hemos estado juntos siempre. La verdad es que somos la casa y el alimento de estos insectos. Y de sus microbios. El piojo del cuerpo es un trasmisor del tifus, una enfermedad de la cual, le aseguro, no quiere saber. Sin embargo el piojo de la cabeza más allá de la molesta comezón no da muchos problemas de salud. Eso sí, se disemina fácilmente en especial en las escuelas.

Hace unos meses el director de Vigilancia e Inteligencia Epidemiológica del DF, Noé Calderón, explicó a varios medios lo que estaba ocurriendo luego de que en 2014 fue notorio el auge de los piojos en las escuelas primarias de la capital. Hubo al menos 200 brotes de piojos, más del 80% en escuelas públicas. En ninguna de las declaraciones del funcionario del DF que se encuentran por internet se hace mención a la resistencia a los medicamentos. Pero está ocurriendo y buena velocidad.

Kyong Sup Yoon de la Universidad del Sur de Illinois y uno de los líderes de la investigación sobre resistencia actualizó la información durante un congreso de la American Chemical Society, el jueves de la semana pasada. Colectaron piojos en 30 estados de los Estados Unidos y en 25 de ellos había piojos mutantes resistentes. En el caso de los piojos colectados en Florida, todos eran resistentes. Quizá por eso esta semana una mujer de Florida intentó asesinar a su yerno por estar lleno de piojos de acuerdo con el Miami Herald. Por favor no llegue a estos extremos, pero manténgase alerta y saque el peinecito de la abuela. Lo va a necesitar.

Fecha: 
Jueves, 27 de Agosto 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Trump es una estrella fugaz. Mal diseñados y enfocados programas sociales del gobierno. Devaluación de la moneda china y sus consecuencias

Me acompañan Viridiana Ríos y Luis Miguel González y comentamos: Trump es una estrella fugaz; mal diseñados y enfocados los programas sociales del gobierno; la devaluación de la moneda china y sus consecuencias. Alejandra Ruiz explica por qué los niños necesitan tener límites durante vacaciones. Adriana Páramo explica qué hace cuando se existen ciertas conductas atípicas.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Agosto 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las Vacaciones

Terminó el periodo escolar 2014-2015 y millones de niños salen de vacaciones. Ahora podrán descansar, levantarse tarde, jugar, andar en bicicleta, disfrutar la calle, salir de viaje atascarse de dulces y ser libres durante prácticamente un mes antes de que inicie el siguiente curso. ¡Pequeños ingenuos!

Quien al parecer también salió de vacaciones es el niño Joaquincito. Estaba castigado por portarse mal y no tenía permiso, pero él se aburrió y de todas maneras se fue. Dicen sus maestros que se salió de la escuela mientras estaban distraídos y que ni cuenta se dieron. “Sería imperdonable que se nos vaya” dijo el director, pero de todas maneras se peló. Pa' mí que lo dejaron salir y nos dicen cuentos chinos.  

Lo que la gran mayoría de los niños no sabe es que sus padres se dedican a algo extrañamente denominado trabajo, el cual es necesario para poder recibir a cambio el sueldo que después es absorbido por las escuelas de los infantes y que estos reclusorios no llevan el mismo calendario marcado por la SEP, ¡Oh decepción!

Es natural que los niños que han sobrevivido a las desmañanadas diarias, exámenes extenuantes, maestros insufribles, compañeros crueles, tareas sin sentido y demás atrocidades escolares, quieran olvidarse de todo ello (y mejor aún de todo lo aprendido) por unas semanas para disfrutar la vida fuera de los salones de clase. Desde que ponen un pie en la escuela tras el descanso de Semana Santa ya están pensando en las vacaciones de verano; las buenas, las grandes, las verdaderas. Los niños saben que es el periodo largo, y más larga aún la espera, pero bien vale la pena.

Existen dos especies de criaturas entre el alumnado mexicano y, aunque uno está destinado a evolucionar y convertirse con el tiempo en el segundo, son muy distantes el uno del otro. Por un lado encontramos a los adolescentes que salen de secundaria y preparatoria. Estos no tienen mayor problema ni representan tanto peligro. Los podemos encontrar invadiendo todas las plazas, cines y centros comerciales, patinando por las calles o destruyendo alguna playa. En todo caso, a los que mejor les va son enviados a campamentos de verano en el extranjero. Los padres se libran de ellos sin tanto trabajo.

El segundo grupo es el más peligroso y el que ha dominado la tierra durante años: los infantes de primaria. Esta voraz e incansable especie requiere atención en todo momento y tienen una característica especial, una vez que empiezan a subir sus niveles de azúcar ya no tiene cómo parar. El pequeño humano empieza con actividad constante e ininterrumpida, corre, sube, baja, entra, sale, brinca, llora, rompe, cava túneles (…) demanda el tiempo, atención y vigilancia de la madre en un cien por ciento. Creo que a este grupo pertenece el niño Joaquín.

Las vacaciones empiezan, decía, y con ellas las semanas más largas y temidas por los padres. Pero con el paso del tiempo las madres han evolucionado y descubierto diferentes técnicas para controlar a las crías, el método más utilizado y efectivo: los cursos de verano. 

Sin la menor intención de democracia o consulta alguna, los niños son inscritos en alguna de estas actividades donde aprenderán las cosas más variadas (mismas que olvidarán al final del periodo vacacional). Las clases bien pueden ser de natación, pintura, música, ciencia o literatura para niños, recorridos especiales a museos, yoga, artes marciales, fútbol o manualidades. Los más afortunados son enviados a casa de algún primo, vecino o amigo que cuenta con un jardín enorme donde los mocosos pasan el día entero jugando con los perros, enlodándose y rodando por el pasto. No importa, el verdadero objetivo es alejarlos del hogar el mayor tiempo posible.

Para cuando las temibles criaturas regresan al hogar, las madres ya tuvieron tiempo para ellas. Los niños regresan bañados en sudor y mocos, mohosos, agotados, sin fuerzas para reclamar ni un abrazo y con una sonrisa de oreja a oreja dispuestos a comer y si acaso a aplastarse frente a la televisión el resto de la tarde. La técnica ha funcionado.

Ya para el final de las vacaciones muchos padres logran tomar una o dos semanas en el trabajo y se disponen a llevar a la familia a algún destino turístico y los más solicitados son las playas. Es uno de los más grandes errores. El caos vuelve y ahí no hay cursos a donde enviar a los niños, la mejor solución es enviarlos a la alberca donde pasan todo el día. Después de desembolsar una buena cantidad de dinero entre cursos de verano y vacaciones en la playa, los niños regresarán a tan temido día. El reinicio de clases. Pero gracias a las técnicas y conocimientos adquiridos por los padres a lo largo de los años ellos dirán que han pasado las mejores vacaciones de sus vidas. Misión cumplida.

A todos los padres, mis mejores deseos, los acompaño en su dolor. Yo por mi parte, a disfrutar de la calma y la tranquilidad de vivir frente a una escuela vacía.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 17 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡No pasa nada!

 

Se dice, con distintos matices y propósitos, casi todos de manera crítica, que “en México, no pasa nada, hasta que pasa”. La expresión con todos comprendida es desafortunada desde su literalidad, pues en México cotidianamente pasan cosas de trascendencia para todos, y no obstante ello, la expresión primera se podría complementar con una segunda parte: “En México no pasa nada hasta que pasa; y cuando pasa, no pasa nada”.

En nuestro país, solemos estirar la liga hasta reventarla y hay sectores o actores políticos que practican, como deporte, el estiramiento de liga: el Partido Verde con un desacato continuado a la ley; López Obrador con un discurso engañoso, usufructuado por él mismo; la CNTE con acciones desbordadas de todo orden constitucional y legal.

Como ciudadanos nos debe indignar la agresión física a la que llegaron algunos maestros de la Coordinadora, al rapar a colegas, aunque de otra corriente magisterial, que buscan una posibilidad de ascender a través de la evaluación docente que se establece en la mal llamada “Reforma Educativa”.

Lo grave del asunto es que lo ocurrido en Chiapas no es un evento aislado, sino una práctica continuada que va escalando en animosidad y agresividad: en Michoacán, hace unos días, se tomó por asalto la sede de la Secretaría de Educación en el Estado, destruyendo cuanto a su paso se atravesaba; en Julio de 2012, maestros de la CNTE agredieron a alumnos que estaban haciendo la Prueba Enlace, en la secundaria 128 de Morelia, además de otras acciones agresiva diseminadas en el territorio nacional.

Cada día los actores sociales y laborales (sindicatos), transformados en actores políticos, amenazan con “tomar acciones radicales” si no se consiguen o se les conceden soluciones a demandas, muchas de ellas injustificadas.

Cuando se escarba un poco, sólo un poco, afloran las verdaderas motivaciones de las “protestas”, paros, bloqueos, etc. La organización Mexicanos Primero denunció el lunes pasado en la PGR, con demanda de investigación, al líder de la Sección 22 de la CNTE, en Oaxaca, Rubén Núñez Gines, demandando que se le investigue por cobrar, de manera ilegal, un sueldo no devengado en el aula, con dos plazas.

Se ha tratado de desvirtuar la verdadera naturaleza del conflicto, bajo la premisa de que es solamente un acto de libertad de expresión y manifestación, sin embargo, parte de sus acciones en muchos casos han trasgredido esa barrera y pasan a constituirse en delitos como daño en las cosas y agresiones físicas a personas, éste último, delito que se persigue de oficio.

Aunque es trascendente saber el origen de estas prácticas que dañan el estado de derecho y, en el caso de la CNTE, el proceso educativo de miles de infantes (sin olvidar las acciones que puedan constituir delitos del orden penal), es más valioso que la sociedad vea que hay reacciones apegadas a derecho que tengan como finalidad terminar con los abusos de los integrantes de la CNTE y de otros actores.

Es necesario, insisto, que veamos que hay una respuesta clara y contundente de la autoridad, no sólo educativa, sino de la procuración de justicia y de la de gobernación. Sí pasan cosas en México. Los hechos generalmente afloran y la demanda es que haya consecuencias apegadas a derecho, cuando sean hechos constitutivos de delitos.

Fecha: 
Sábado, 11 de Julio 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mamá, Papá: no me abandonen

Pasadas las celebraciones, compras compulsivas, tráfico de mensajes y frases emotivas en las redes sociales para celebrar el día de la mamá y el papá, en un día más común que corriente, les comparto las siguientes historias cuyos nombres originales de sus protagonistas omití dado que más de uno pude identificarse con ellas.

Sofía es profesionista; concluida la universidad consiguió un buen empleo y se mantuvo trabajando durante los siguientes catorce años. Sabía que algún día tendría hijos y que formaría una familia, aunque no era su prioridad. Los avatares de la vida la llevaron a tener constantes problemas hormonales que le impedían embarazarse hasta que un buen día, cuando decidió alejarse de los médicos y tratamientos, el embarazo llegó como de la nada. Pasada la cuarentena tomó la decisión de quedarse en casa con su hijo para amamantarlo, cuidarlo y estar cerca sin perderse ni un momento en su crecimiento. Cada día que pasa se convence más de que no erró su elección, decidió con el corazón por el bien de su crío y las satisfacciones son innumerables.

Lucy es una joven de apenas veintidós años, concluyó la secundaria y no siguió los estudios, presa de la transición de la adolescencia a la juventud, se perdió en las confusiones de su mente y se embarazó por primera vez a los dieciséis años; el padre de su hijo, joven, sin estudios e irresponsable, la abandonó. Tiempo después Lucy conoció a otro muchacho por Internet y en una visita a casa de su familia, se embarazó y no regresó con su familia hasta avanzado el embarazo, cuando las paupérrimas condiciones en que vivía y los malestares propios de la gestación la hicieron pedir ayuda a su madre y abuelos. Su hijo nació en buenas condiciones, a pesar de sus problemas cardíacos y de vesícula. Pasadas dos semanas ya estaba en pie, decidió regresar a su último trabajo y dejó a su bebé bajo el cuidado de su madre y abuela.

Pablo es un hombre que pasa los cuarenta, dedicado a su trabajo, a su madre y hermanos, seguro estaba de que no tendría hijos y lo que es más, que no haría vida familiar con mujer alguna a pesar de tener varias relaciones free. Las vueltas del destino hicieron que una de sus tantas novias quedara embarazada; en atención a su sentido de responsabilidad, se hizo cargo del bebé y decidió vivir con ellos. Aún no tiene claro el tipo de familia que desea formar, pero sabe que ama a su hijo y está aprendiendo a amar a la madre de éste, cada día se esfuerza por ser un mejor padre y un mejor compañero de vida.

Adán tiene más de treinta, soltero, vive aún en casa materna un poco atormentado por no haber formalizado con alguna de las tantas amigas que tiene, es un joven de buenas costumbres de esos que “ya no hay”, un amante a la antigua como canta Roberto Carlos. Ama a sus dos sobrinas y al pequeño casi recién nacido de su hermana, es un tío magnífico que sueña con ser el mejor padre, algún día.

¿Será que la maternidad y la paternidad son algo así como un chip con el que nacemos y que nos impulsa a elegir entre ser padres o no? ¿Será que es una cuestión de destino o suerte o metida de pata? ¿Es verdad que podemos planificar y decidir cuándo, cómo y cuántos hijos tener? ¿Cómo se juegan los roles de padre y madre en una sociedad consumista y con una cultura de lo fast? ¿Cómo se construyen hoy las familias, bajo qué principios, valores y acuerdos?

A partir de mi propia experiencia como mamá primeriza, me di a la tarea de buscar información al respecto; para mi sorpresa y pese a existir en el mercado buenos ejemplares de revistas y alguno que otro libro, la realidad es que el asunto de la maternidad y la paternidad sigue siendo un área de oportunidad tanto para estudiosos en la materia como para las mismas madres y padres, dado que teorías van y vienen de acuerdo al contexto histórico, geográfico, económico, cultural y social. Cierto es que existe bibliografía con un enfoque psicológico y pedagógico principalmente, pero el lado natural y esencial me sigue pareciendo que no está del todo observado ni estudiado pero además, mi percepción es que aunque existiera la mejor publicación que considerara todas las aristas que implica el rol de madre y padre, no sería del todo exacta pues como reza el dicho: nadie nace sabiendo ser padres y es así, pues cada bebé es una experiencia única desde la gestación hasta lo largo de su desarrollo y maduración, por lo tanto, lo más a lo que podemos aspirar es a obtener una guía que nos oriente en el camino pero el resto del trabajo es nuestro y se necesita tiempo, dedicación, observación, intuición y sobretodo mucho amor para apenas decir que lo hemos hecho bien.

Recientemente se ha puesto particular empeño en abordar el tema de la maternidad desde sus diferentes ángulos y para nuestra sorpresa, empieza a incluirse la paternidad como parte de un proceso importante no sólo para los pequeños sino para la sociedad en general pues aunque suene trillado, nuestros hijos serán los líderes del futuro por lo que de la educación que les demos dependerá lo que aportarán a esta sociedad y del mundo que les dejemos dependerá su calidad de vida.

No es posible juzgar las vidas ni las elecciones de aquellos que deciden o no ser padres; sin embargo, resulta difícil ignorar las diferencias, las carencias, los vacíos emocionales, los problemas a posteriori y las consecuencias que enfrenta quien crece con una madre o un padre ausentes o sin ambos, y quienes tienen la posibilidad de crecer en un núcleo familiar sano y amoroso. La misma naturaleza nos muestra de forma magistral la forma en que las madres dan a luz a sus crías, cómo los protegen y alimentan durante los primeros días o semanas hasta que son suficientemente fuertes para salir y buscar por sí mismos el alimento y protegerse de los peligros externos. Es el ciclo de la vida que muchas veces dejamos pasar de largo por las exigencias propias de las circunstancias que nos toca vivir.

Hace algunas semanas escuchaba a una conferencista decir: “ser madre implica hacer una pausa en nuestras vidas que nos exige la misma naturaleza”, nada más cierto que eso. En la búsqueda de información para el presente artículo encontré el artículo de Juan H. Rodríguez, colaborador de este mismo espacio, en el que aporta su propio concepto de paternidad y que me pareció magnífico, mismo que pueden revisar en el siguiente link http://ruizhealytimes.com/cultura-para-todos/padres-e-hijos y elegí uno más que me parece oportuno en esta nueva disposición de madres y padres para tomarse de la mano y juntos compartir la responsabilidad y formidable experiencia de ser padres http://www.albertosoler.es/yo-no-ayudo-mujer-los-ninos-tareas-casa/

Le di particular espacio al tema de la paternidad porque pocos se atreven a escribir al respecto pero cierta estoy de que esta será la primera de muchas colaboraciones encausadas a la reflexión sobre mamá y papá, porque duele ver niños abandonados o que crecen en situación de calle, niños maltratados, violentados y explotados, niños que no tienen otra opción que irse a la guardería con los riegos que ello implica si no se cuenta con el recurso económico suficiente para pagar un cuidado de excelencia que permita la cercanía y monitoreo de padres e hijos. Duele que la taza de madres solteras vaya en aumento, duele que las jóvenes se embaracen a tan corta edad, que los jóvenes no se hagan responsables, que los hombres adultos lleven doble vida y tengan hijos con más de una mujer, o los abandonen. Duele que del otro lado de las celebraciones con bombos y platillos, regalos con envolturas brillantes y comidas familiares con risas y baile, en la opacidad y a la sombra exista una realidad tan cruda, duele más la indiferencia al respecto. ¿Cómo podemos ayudar? Haciendo lo mejor posible por nuestros hijos, creando conciencia de que un recién nacido es un ser humano con necesidades y que ser padres es una oportunidad maravillosa que nos regala la vida para hacer de este mundo algo mejor.

¡Se los dejo de tarea!

Imagen tomada de Google

Secciones:

Fecha: 
Martes, 30 de Junio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La sociedad que margina y el narco que los cobija

"Un niño es el comienzo de la vida, antes de la pre adolescencia es donde se forma el carácter, personalidad, miedos; decía Freud muy bien “infancia es destino”.
Mtra. Lorena González Boscó, Scouts de México

Para la Real Academia la sociedad es un término que describe a un grupo de individuos marcados por una cultura en común, un cierto folclor y criterios compartidos que condicionan sus costumbres y estilo de vida y que se relacionan entre sí en el marco de una comunidad.

En muchas ocasiones la sociedad, lejos de ayudar a mejorar su entorno, contribuye a la destrucción del mismo, afectando a los niños principalmente, a quienes se les está formando un carácter y un futuro dentro de la misma colectividad.

En entrevista con la maestra Lorena González Boscó, quién además de ser comunicóloga es parte del movimiento Scouts de México, afirma que “el entorno donde creces define donde vas a acabar aunque hay casos en los que hay una rebelión en el entorno y terminas en uno totalmente distinto al que te formaste, pero generalmente te quedas en el entorno ‘malo’”.

Lo dicho por Lorena González es muy cierto y se puede comprobar con ejemplos que hay en el hogar, pues los niños tienden a repetir los modelos que ven en casa, que no siempre son los mejores para su desarrollo; es por eso que los adultos y toda la sociedad en general debe reproducir los “buenos ejemplos” si deseamos formar a unos mejores ciudadanos

Desde un punto de vista psicológico y como lo mencionó la maestra en Psicopedagogía, Ma. Teresa Viazcán, “un niño es una especie de ‘masa’ a la que se le puede moldear desde muy temprana edad y el entorno social en el que se desarrolla el niño va a influir en su carácter y sin duda en su futuro”.

Al cuestionar a Lorena González sobre los factores que pueden llevar a un niño a sumarse a las filas del narcotráfico, comentó que:

Lo que se ve hoy es que los propios padres llevan a los hijos a formar parte del tráfico de estupefacientes, entregan a los hijos de forma voluntaria o involuntaria; una es porque los padres están dentro, la involuntaria es cuando los narcotraficantes llegan y despojan a los ciudadanos de sus hijos porque viven dentro de un entorno de inseguridad; pero no es lo mismo un niño que una niña, al niño se lo llevan de sicario, a una niña se la van a llevar de tratante de blancas.

Para la psicopedagoga un entorno violento impacta negativamente al sujeto, de acuerdo con los modelos sociales ‘aceptados’, aquí entramos en cuestiones éticas de lo bueno y lo malo, pero definitivamente el entorno violento generará un niño violento, pues el niño aprende modelos de agresión y defensa, simplemente para su supervivencia, la cual es una conducta instintiva. Por ende, las probabilidades de que sea un adulto violento, que reproduzca las mismas conductas negativas, son altas, de seguir en ese entorno.

Los entrevistados coinciden en que la formación de la niñez es la misma familia, pues como se mencionó anteriormente es el núcleo familiar el primer contacto que tiene el niño o niña con la sociedad y es el primer entorno de aprendizaje del menor, la que lo orienta y determina su actuar para siempre. La familia es donde se transmite a los niños los valores y es importante ver cuáles son los valores que maneja la familia para poder entender el comportamiento y las aspiraciones de los menores.

Actualmente una familia no es como el clásico modelo de años atrás en el que existía padre, madre y hermanos. El concepto de familia se ha transformado en los últimos años, hay familias “disfuncionales” y familias que están formadas por madre o padre y hermanos, lo que también va a incidir en la formación del pequeño; y como dice Lorena González, a partir de su experiencia con niños vulnerables “la falta de una figura en casa hace niños muy solos, lo que añade un factor más.” Esto dificulta el trabajo con los niños para poder sacarlos de ese mundo.

Otro factor importante es la economía, pues y es aquí en la que entra la responsabilidad del gobierno. Como menciona Lorena González “la mala distribución de la riqueza dificulta que las familias sean prósperas; otra cosa es el valor que le hemos dado al dinero, pues estamos dispuestos a sacrificar las relaciones personales con los hijos con tal de obtener dinero”.

Para la psicopedagoga Viazcán la falta de oportunidades, la seducción de la vida fácil, la adrenalina, la imitación de sus nuevos héroes, la maldad, baja autoestima, ambición, cinismo, deseos de ser respetado, un gran desamor, abandono, asfixia de vivir en familias disfuncionales, miseria; son algunos porqués de la inserción de niños en el narco. La profunda desesperación de tener algunos lujos, por algún tiempo, sin importar el costo de los ultrajes que les dejará el narco… futuros delincuentes, asesinos y desechos de la sociedad.

Partiendo de lo citado, podemos decir que es el valor que se le ha dado al dinero y a los bienes materiales, otro de los factores que acercan a los niños a la vida fácil, la vida de lujos a costa del precio que sea, la finalidad es tener dinero; que en la actual sociedad el dinero refleja el poder de los individuos. Hay problema de valores en algunos casos que anteponen el valor de la riqueza a cualquier integrante de la familia.

Lo anterior se refleja en uno de los capítulos del libro “Los morros del narco” de Javier Valdez Cárdenas, esta es la extracción de El niño:

El niño era amiguero. En todos lados lo conocían porque no se arredraba. Debía varias vidas, ‘pero ninguna de ellas por su cuenta, todas eran autorizadas, encargos de los jefes’. En el barrio decía que le gustaba cómo se llevaban los integrantes de tal familia, que convivían, se reunían. Veía en ellos lo que le hubiera gustado tener para sí, pero quería más: tener mucho dinero, vehículos, propiedades, dejar de ser el pobre aquel. Y lo logró, quizá para llenar sus soledades y esa mirada baldía, sufrida, esos pleitos que peleó y siempre perdió. Ahora quería ganar. Convertirse en un triunfador. Tenía mucho valor, era decidido.

“Cuando los hijos con abandonados emocionalmente es muy fácil que caigan en esta vulnerabilidad ante el narcotráfico” menciona la maestra Lorena Boscó en la entrevista realizada.

El ser humano por naturaleza siempre va a buscar un entorno al que pertenezca, y es parte del crecimiento buscar un grupo con el que sea compatible y aceptado, éste se da en el cambio de niño a joven, lo que vuelve a poner a los menores en ese estado de vulnerabilidad, pues si el menor ha crecido en un entorno violento, de carencia, sin mucho afecto, con penuria emocional o con falta de una imagen de cualquiera de los padres, va a estar en esa búsqueda y es probable que encuentre “falsamente” lo que busca dentro de los grupos delincuenciales.

Cuando los menores están en el mundo del narcotráfico, este se vuelve su familia, su entorno y los valores por los que se rigen estas mafias serán los mismos por los que se van regir.

Si bien en una familia como la conocemos, hay una edad en la que los padres se vuelven nuestro modelo a seguir, nuestros héroes, nuestros protectores, los niños que han sido adoptados por la delincuencia organizada encuentran en estas mafias su modelo a seguir, sus héroes y esa protección que ya no tienen en casa.

Otro de los deseos del ser humano es tener acceso a una “buena vida”, que no se traduce más que a la posesión de dinero, lujos, comer bien, vestir bien; al sinónimo de esa buena vida dentro del núcleo delincuencial sólo se le suma una enorme vivienda, una casa, una camioneta de lujo, una pistola y cuando están en la cúspide de la carrera delincuencial se debe inmortalizar en un corrido para que la gente se entere de las hazañas protagonizadas. El menor que está dentro de ese entorno, también se verá atraído por los lujos, lo que lo hace entrar en una competencia con los demás para poder llegar a estar en la cúspide y obtener el premio que será el poder del dinero.

Lo anterior se ve reflejado en la sociedad infantil. Dentro de estas organizaciones y como comenta Lorena en su experiencia con niños vulnerables, uno de ellos le dijo “Prefiero vivir un año muy bien y después me muero”.

Al cuestionar a Ma. Teresa Viazcán del por qué  para los narcos es fácil atraer a los niños a su mundo, menciona que “en el narco se manejan valores interesantísimos como la lealtad, el respeto a superiores, obediencia y admiración a héroes de barro. El niño por naturaleza, es inocente, nace sin malicia, sin maldad, presa fácil para cualquier objetivo: bueno o malo. Puedes con un niño, el adulto que tú desees”.

Si bien es cierto que en la guerra emprendida por Felipe Calderón desató la violencia en el país, entonces también aumentó el número de niños en estado de vulnerabilidad ante los grupos delincuenciales, pues, a pesar de que en la guerra murieron niños, también murieron padres, lo que se traduce en la muerte de la imagen de padre o madre, el héroe, el ejemplo, pero también se perdió a un proveedor de bienes para las familias, la fuente de las buenas costumbres y el orientador, dejando a los hijos desprotegidos y en estado de indefensión ante la malicia de la sociedad que los va a marginar, pero a las expensas de esa delincuencia que los va a recoger para convertirlos en uno más de los suyos.

Lo más visible públicamente sobre la violencia a temprana edad y coerción en nombre de disciplina, es la agresión activa que comienza a formar el carácter y conducta en la niñez y continúa en muchas circunstancias a través de la vida en aquellas personas que sufrieron más en su infancia o primeros años de vida.

Foto: Mtra. Lorena González Boscó, octubre 2013

Autor:

Fecha: 
Martes, 30 de Junio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1284 - En Hamelín (Alemania) suceden los hechos de la leyenda del flautista de Hamelín

El flautista de Hamelín es una fábula o leyenda, documentada por los Hermanos Grimm (cuyo título originalalemán es Der Rattenfänger von Hameln, que se traduciría como El cazador de ratas de Hamelín), que cuenta la historia de una misteriosa desgracia acaecida en la ciudad de Hamelín (Hameln en alemán), Alemania, el 26 de junio de 1284. Además existe un famoso poema en inglés sobre este tema escrito por Robert Browning.

En 1284 la ciudad de Hamelín estaba infestada de ratas. Un buen día apareció un desconocido que ofreció sus servicios a los habitantes del pueblo. A cambio de una recompensa, él les libraría de todas las ratas, a lo que los aldeanos se comprometieron. Entonces el desconocido flautista empezó a tocar su flauta, y todas las ratas salieron de sus cubiles y agujeros y empezaron a caminar hacia donde la música sonaba. Una vez que todas las ratas estuvieron reunidas en torno al flautista, éste empezó a caminar y todas las ratas le siguieron al sonido de la música. El flautista se dirigió hacia el río Weser y las ratas, que iban tras él, perecieron ahogadas.

Cumplida su misión, el hombre volvió al pueblo a reclamar su recompensa, pero los aldeanos se negaron a pagarle. El cazador de ratas, muy enfadado, abandonaría el pueblo para volver poco después, el 26 de junio (fiesta de los santos Juan y Pablo), en busca de venganza.

Mientras los habitantes del pueblo estaban en la iglesia, el hombre volvió a tocar con la flauta su extraña música. Esta vez fueron los niños, ciento treinta niños y niñas, los que le siguieron al compás de la música, y abandonando el pueblo los llevó hasta una cueva. Nunca más se les volvió a ver. Según algunas versiones, algunos de los niños se quedan atrás, un niño cojo que no los pudo seguir por no poder caminar bien, uno sordo, que solo los siguió por curiosidad, y otro ciego, que no podía ver hacia donde los llevaban y se perdió, y estos les informan a los aldeanos.

En otras versiones, el flautista retorna a los niños una vez que los aldeanos le pagan lo que le prometieron, o en ocasiones hasta más.

Y se dice que en la versión original, los niños fueron tirados y ahogados al río Weser .Y que la cueva eterna podría significar el infierno.

El origen de la leyenda del flautista está poco claro. Se acepta con bastante seguridad que la sección sobre los niños es el núcleo original de la historia, a la que se añadió como complemento la relativa a la expulsión de las ratas a finales del siglo XVI.

Sobre el rapto de los niños se han ofrecido varias interpretaciones. Una de las más plausibles menciona la expansión hacia el este (Ostsiedlung) de los habitantes de la Baja Alemania entre los siglos XII y XV. Los niños de Hamelín serían los jóvenes de la ciudad que fueron reclutados para tal empresa.

Las primeras menciones de esta historia parecen remontarse a un vitral que existió en la iglesia de Hamelín alrededor del año 1300. Este vitral está descrito en diferentes documentos entre los siglos XVI y XVII y al parecer fue destruido alrededor del siglo XV.

Inspirado por dichas descripciones, Hans Dobbertin creó en época moderna un vitral, el mismo que hoy puede admirarse en la iglesia de Hamelín. Esta obra recrea una imagen de la leyenda en donde vemos al flautista vestido coloridamente, guiando a los niños vestidos de blanco, fuera del pueblo.

Se piensa que el vitral original fue hecho a la memoria de algún suceso trágico que acaeció en el pueblo. Sin embargo, a pesar de numerosas investigaciones, no se ha podido encontrar ningún documento histórico que dé fe de algún hecho que pueda ligarse con esta leyenda.

Las teorías que se atribuyen cierta credibilidad pueden ser agrupadas en cuatro categorías:

• Los niños fueron víctimas de algún tipo de accidente por el cual se ahogaron en el río Weser (que pasa por Hamelín) o fueron enterrados por algún deslizamiento de tierra.

• Algunos niños fueron víctimas de alguna enfermedad que los habitantes consideraron peligrosa y contagiosa, por lo que los niños fueron conducidos fuera del pueblo para proteger a los demás habitantes. Se ha sugerido alguna forma de la peste.

• Los niños (o jóvenes) dejaron el pueblo para tomar parte en alguna peregrinación o una campaña militar, pero nunca regresaron con sus padres. Estas teorías presentan al flautista como un líder o reclutador.

• Los niños, que en este caso serían jóvenes, abandonaron voluntariamente Hamelín para colonizar partes de Europa Oriental. Efectivamente, numerosos poblados fueron fundados en esta época en el este de Europa por colonos de origen alemán. De igual manera, el flautista en este caso sería su jefe. Esta teoría es la más aceptada, ya que es la que cuenta con una documentación más sólida. Hay que considerar que la palabra alemana Kinder haría referencia no sólo a los niños, sino de manera más genérica a “los hijos del pueblo”.

Un individuo llamado Decan Lude, originario de Hamelín, informó hacia 1384 de que poseía un libro coral que contenía una estrofa que aportaba el testimonio de alguien que había visto con sus propios ojos el suceso. Lude aseguraba que esta estrofa era obra de su abuela. Este libro se considera perdido desde fines del siglo XVII. El nombre “Decan Lude” puede indicar una posición clerical, es decir, la de diácono (latín: decanus, alemán moderno: Dekan o Dechant) y Lude una forma antigua o dialectal de Ludwig, pero esto no ha sido probado.

Por otro lado, existe una ley-costumbre largamente establecida en Hamelín, que prohíbe cantar o tocar música en una calle particular de la ciudad, por respeto a las víctimas del legendario acontecimiento: la llamada Bungelosenstrasse, adyacente a la “Casa del Flautista”. Durante desfiles públicos con música, incluidas las procesiones matrimoniales, la banda musical deja de tocar al llegar a esta calle y continúa con la música una vez que la ha atravesado.

Fecha: 
Lunes, 26 de Junio 2017 - 10:00

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Del balero al cuerno de chivo

¿Ante un gobierno corrompido y mentiroso que le vale madre el bienestar y la felicidad de su pueblo, únicamente es culpable el que por hambre y orgullo de hombre viola la ley? … Veámoslo con honestidad e imparcialidad: ¿No tiene ninguna responsabilidad una sociedad egoísta cuya única ideología es el dinero? ¿No tiene nada de culpa un gobierno que traiciona los intereses del pueblo y origina extrema riqueza en unos y en otros, extrema pobreza?

Nazario Moreno González, iniciador de la Familia Michoacana.

Se supone que los niños son el futuro del país y a los que se les debería educar bajo buenos principios, dando educación, salud y bienestar, pero eso es solo una idea, ya que hay algunas zonas marginadas en las que a los infantes se les vende la idea que deben ayudar a trabajar a sus padres para poder colaborar con la casa y las ilusiones que éstos puedan tener se ven corrompidas por el entorno en el que viven, se vuelven vulnerables a la malicia de la sociedad, esa misma sociedad que los margina y los condena a vivir en la pobreza y con una falsa imagen de lo que es el bienestar.

Infancia, los primeros pasos hacia el infierno

Para poder empezar a hacer un recorrido por el tema, es necesario establecer como principio las distintas definiciones que se tienen de “Niño”.

Según la UNICEF, la infancia es la época en la que los niños y niñas tienen que estar en la escuela y en los lugares de recreo, crecer fuertes y seguros de sí mismos y recibir el amor y el estímulo de sus familias y de una comunidad amplia de adultos. Es una época valiosa en la que los niños y las niñas deben vivir sin miedo, seguros frente a la violencia, protegidos contra los malos tratos y la explotación. Como tal, la infancia significa mucho más que el tiempo que transcurre entre el nacimiento y la edad adulta. Se refiere al estado y la condición de la vida de un niño, a la calidad de esos años.

Desde un punto de vista jurídico, un niño es todo individuo menor de 18 años. No hay una distinción de niñez como tal y es así, teniendo este rango de edad, como se debe juzgar ante la ley, pues no se debe reputar de la misma manera a un menor de edad, que a una persona adulta.

Los derechos básicos de los niños son, entre otros, el derecho a la vida, la salud, descanso, el esparcimiento, el juego, la creatividad y las actividades recreativas. A la libertad de expresión y a compartir sus puntos de vista con otros. Tienen derecho a un nombre y una nacionalidad, una familia, la protección durante los conflictos armados, la libertad de pensamiento, conciencia y religión; a la protección contra el descuido o trato negligente, la protección contra el trabajo infantil y contra la explotación económica en general; a la educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales, la protección contra toda clase de explotación y/o abuso sexual.

En entrevista, el maestro en Derecho, Enrique Díaz Contreras, comenta que todo gobierno en los tres órdenes tiene la obligación de salvaguardar los derechos de los niños. Es por ello que existen instituciones en el municipio, en los estados y el propio gobierno federal, donde no sólo protegen la integridad misma, sino las actividades a nivel familiar, teniendo como concepto que la familia es la base fundamental de toda sociedad.

Entendiendo que la familia es la base fundamental de la sociedad y es ésta la que otorga y enseña a los pequeños los valores fundamentales, así como la forma de comportarse, el estilo de vida y las aspiraciones correctas, se comprende que la familia es otro de los grandes factores que pueden orillar a los niños a las filas del narcotráfico.

Para Enrique Díaz, los niños son el blanco de los narcotraficantes porque “al ser sujetos inimputables, es decir, que no es responsable ante un delito, con ello los sujetos menores de edad y en este caso los niños son presa fácil ante la delincuencia para poder ser utilizados, al pasar por desapercibidos por las autoridades y al cometer un delito, no poder ser castigados como sucede con una persona imputable.”

Autor:

Fecha: 
Martes, 16 de Junio 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1