Se encuentra usted aquí

música

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Beatles online

Desde hace un par de semanas, los usuarios de servicios de música vía streaming tienen la fortuna de contar entre las bibliotecas con el material de los Beatles, cosa que no es poca y evidentemente nos llena de gusto.

Tal vez muchos no lo sepan, pero hasta antes del 24 de diciembre del 2015 sólo se podía encontrar la música del Cuarteto de Liverpool de manera tradicional y, por supuesto, los videos en plataformas como Youtube, pero si queríamos escucharlo desde alguno de nuestros dispositivos móviles de manera legal no era posible debido a que la disquera Universal Music y la compañía Apple Corps, fundada por el cuarteto, no habían otorgado los permisos para la reproducción de la música, hasta hace cinco años cuando vendieron los derechos de transmisión a Itunes Music cerrando los derechos a esta empresa. Las razones: no consideraban al streaming como un servicio serio apto para el catálogo del grupo (…).

Anteriormente si uno intentaba escuchar a la banda en servicios como, por ejemplo Spotify, tenía que soportar muchos malos covers, pero esto nunca más volverá a ser así. A mi juicio probablemente se habían tardado en soltar los derechos, pero afortunadamente y como gran regalo navideño dieron a los fans trece discos remasterizados, además de cuatro recopilatorios de la mejor banda del mundo. Un total de doscientas veinticuatro canciones originales que se pueden escuchar online sin la necesidad de cargarla en la memoria del dispositivo. Esto por supuesto ha sido un fenómeno interesante. Muchos pensaban que tal vez no podrían medir fuerzas con “cantantes” actuales enormemente posicionados como Justin Bieber, sin embargo, la inclusión del grupo en servicios como Google Play o Deezer ha logrado resultados por encima de los esperados arrasando con las listas de reproducción a lo largo y ancho del mundo y posicionándose como los más escuchados en los últimos quince días.

Incluso hay usuarios que por esta sola acción han decidido darle una oportunidad a alguno de los servicios online (fui uno de ellos, pero me arrepentí al segundo día). Sin embargo para los grandes fanáticos que siempre buscan algo más, cabe mencionar algunos detalles: Si lo que buscan es material especial, por ejemplo, el streaming no es la opción, debido a que discos como Live at the BBC (1994 con canciones nunca antes editadas) o la trilogía de Anthology (1995-1996, que abarca toda la historia y versiones no grabadas e inéditas) no fueron incluidos en esta sesión de derechos, así como tampoco lo fueron las versiones mono de ninguno de los álbumes.

Por otro lado hay quienes aseguran que es parte de una estrategia de empresas como Spotify para seguir teniendo beneficios con el tráfico de datos ¿será?

En fin, que mientras artistas como Adele o Taylor Swift se bajan del barco, the Beatles se sube y con gran éxito.

En mi opinión, para los que no son grandes fanáticos y que no cuentan con la discografía en sus haberes, escuchar a The Fab Four vía streaming es una gran opción para acercarse al material de los londinenses, pero para quienes si lo somos, estoy seguro, lo mejor seguirá siendo siempre nuestra colección personal.

55 años y sigue la mata dando.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 08 de Enero 2016 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Nostalgia del pasado

Suelo titular mi columna Nostalgia del Porvenir pero he decidido dirigir mi nostalgia al pasado hoy, que comienza un nuevo año bajo los auspicios de la última triada de la mercadotecnia invernal: Malhechor, Gastar y Vaasaltar a 18 meses sin intereses.

Cuando comienza el porvenir rememoro un gran pasado que viví, al que en retrospectiva se me ha ocurrido llamar (por darle un nombre) mi Decena Fantástica, aprox. 1965-1975.

En ese tiempo cercanísimo y muy lejano despertaba yo a la vida adulta junto con millones y millones más. Comenzó el año de mi nacimiento (1946) el famoso baby boom en Estados Unidos y en los países victoriosos de la II Guerra. Nacimos a partir de ese año millones de baby boomers, uno de los fenómenos más interesantes de la historia poblacional. En la agotada Europa, ayudaron al fenómeno millones y millones de desplazados de países satélites, sobrevivientes judíos, y alemanes de raza o recientemente desinstalados de tierras liberadas de los nazis. Cuando estalló la paz, empezaron a reproducirse como conejos.

Ese baby boom marcó un peculiar capítulo demográfico cuando millones de niños pasamos al mismo tiempo a la adolescencia y la juventud. (Luego a la madurez y ser más o menos productivos y reproductivos, formar familias, para después esperar la pensión por retiro; eventualmente algunos formarán cola para tratarse el Alzheimer, y finalmente, a los panteones. Demasiados compañeros míos han pasado a ellos.)

Para nada pensábamos en eso cuando lo vigente era una explosión juvenil como nunca se había dado. Si bien los vecinos del norte tuvieron enorme importancia y la mejor música se cantaba en inglés, el Reino Unido marcaba el compás: Hail Britannia! Britannia rules the sound waves! Por primera vez en la historia Inglaterra no sólo fue central en música sino que tomó la vanguardia en composición. Viví a tope una época en que mi vida recibió la bendición que hace poco recibí de André Rieu: que tu vida esté rodeada de música.

Fueron años estupendos que no rememoro por los dudosos estudios en la universidad a la que entré en el 65 sino por lo aprendido fuera de las aulas, los amigos que hice allí, y la música. Al comenzar 1965 ya se habían ido mis abuelos, a uno de los cuales quise con tanta entraña como se puede querer a alguien; y comenzó la fase gruesa de los que desde entonces llamé alegres sesentas, prolongados hasta media década siguiente. Época de envidiable estabilidad económica, con moneda aún ligada al oro; apertura artística y musical, esotérica y floral, psicodélica y espiritual. Tiempos post Concilio Ecuménico con su explosión de renovación litúrgica, y un aggiornamento de las prácticas religiosas, que por circunstancias particulares, viví a tope.

En el 1967 hizo época Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, epítome de novedad e innovación, talento y variedad en un solo disco. Ringo con With a Little Help from My Friends y las mafufadas de John. Lucy in the Sky with Diamonds, con una guitarra estupenda y ecos que alguien asoció con el entonces popular alucinógeno LSD. Ecos de Schubert en She's Leaving Home, y el místico George, manifestando cuánto había aprendido de su amigo y maestro Ravi Shankar en Within You Without You. Y entre las juguetonas del ligerito Paul, When I’m sixty-four, que canté nostálgico hace 5 años ya.

El 2000 parecía imposible, inconmensurablemente lejano, inalcanzable. Todo mi tiempo era futuro, cuando hoy una parte grande de mi vida es pasado. Es irremediable mirar para atrás, a pesar de que yo siempre estoy empezando. Y sigo mirando p’atrás.

En la cumbre de esa década, 1968, tuve el privilegio de vivir solo en Roma dos meses; viajé a Suiza, Francia, Bélgica y al swinging London donde compré recién fresquito de las prensas de acetato el disco blanco de los Beatles. En ese año toda ciudad que se respetara estaba decorada con la bandera indispensable de la capital de esos años: Gran Bretaña. Y no se diga aquél inolvidable Londres donde, aún sin terrorismo ni demasiados árabes, las mujeres no se cubrían la cabeza sino que enseñaban generosamente las piernas en un despliegue de alegría y juventud inconcebible para quien visite hoy cualquier ciudad europea y las vea vistiendo el uniforme de la mediocridad, los asquerosos jeans.

Una querida amiga gringa muy querida me regaló en 1967 The sound of silence de sus compatriotas Simon & Garfunkel, indispensable hasta hoy. Al año siguiente apareció otro cuyo tema me hacía soñar: Are you going to Scarborough Fair? / Parsley, sage, rosemary and thyme / Remember me to one you lives there / She once was a true love of mine.

La navidad de 1968 llegó con un disco insólito que compré en la benemérita, hoy desaparecida Sala Margolín: Switched-on Bach, donde Walter Carlos recreó brillantemente en sintetizador Moog piezas de Juan Sebastián. (En 1972 traté en un barco a Wendy Carlos sin saber que ella había sido él, recientemente operada/o de cambio de sexo. Me enteré años después, pero al atracar el barco en NY, lo primero que hice fue ver A clockwork orange, de Stanley Kubrick, con música de ella/él.) Por aquél entonces empezaba Elton John con una canción espléndida, Rocket man. Y claro que era indispensable Serrat, compositor de lo bueno suyo en esos tiempos, sin nada recordable desde entonces.

Y hablando de Kubrick, en 1968 salió 2001. A space odyssey, película germinal evocadora de que todo era posible. Nació allí mi gusto por la ficción científica y por las grandiosas obras de Arthur C. Clarke e Isaac Asimov.

En cuanto a literatura, por esas épocas me aficioné también a las grandes obras de Teilhard de Chardin, autor estupendo para una época de avanzadas intelectuales, con su místico evolucionismo católico (recogido en una notable serie católica reciente, producida por el Opus Dei, donde demuestra la razonabilidad científica del evolucionismo a la luz de la fe católica y de su doctrina; nada que ver con los delirios creacionistas del Bible belt gringo y su visión literal de la Biblia). También me aficioné a la excelente literatura francesa (comencé por Saint-Exupéry, seguí con Camus) y la canción francesa con el grandioso belga Jacques Brel, Jean Ferrat, Edith Piaf, Juliette Gréco, el irreverente Georges Brassens, el excelente Charles Aznavour. Y qué decir del jazzista bachiano Jacques Loussier. Ah, y en esos años me aficioné por primera vez a lo que más hago hoy: escribir.

Seguí poco a los Rolling Stones, Jefferson Airplane, The Mamas and the Papas o los Bee Gees, aunque tuve motivos para rememorar su bellísima Massachusetts. Aún no había conocido al gran Jaime Almeida, con quien pude haber vivido mucho más de nuestra afición principal, la música. Y me quedé pendiente con Bob Dylan, pero recordaba A hard rain’s gonna fall y Something’s happening here but you don’t know what it is… do you Mr Jones?

Y es que eran épocas insólitas, en que todo (lo bueno) podía pasar. Había una consciencia social de causas mayores que nosotros, que no veo por ninguna parte en nuestro devastado y degenerado ambiente político. Se respiraba en Europa, EEUU y México una generosidad histórica que ya no existe. No había la angustia de pensar en un futuro terrible, y casi todos creíamos en ideales, aunque fueran tan espurios como el socialista, expresados en el espejismo hueco de la criminal dictadura cubana. El guapo y fotogénico Ché (psicópata, asesino, secuestrador) fue producto 100% de los 60, cuya foto de Alberto Korda en 1960 ha pervivido como nostalgia de épocas en que había más de esa consciencia hoy perdida en el estercolero de la peor política.

Aquella contracultura daba espacio a las drogas (que nunca probé) y a la cultura oriental, al Zen y a la meditación trascendental, que sí me interesaron vivamente; aprendí ésta años después y nunca he dudado de su eficacia. Homenajeo aquí a mi amigo y socio, el finado Agustín Lira, con quien hice genialidades audiovisuales con poquísimos recursos.

Los años cumbre de esta mi nostalgia fueron 1968, 1970, 1972, y desde luego 1975, año de la fundación de mi familia (hoy somos 21) con una notable mujer que había conocido desde 1969 en mi universidad, la célebre Totina, quien llegó a ser madrina de la estudiantina en la que hice música durante todos esos años.

Eran tiempos de flores y perfume, sueños realizables y visión hacia delante, de poco resentimiento y mucha echarse p’adelante. Nostalgia quiere decir dolor por la casa (nostos casa, algos dolor). Lo que yo empecé a ser se fundó en esos años estupendos. Ya no regresarán porque lo pasado ya pasó pero parte de ese algos es saber que las generaciones contemporáneas —mis hijos— no habrán conocido lo que se vivía entonces, con ese empuje tremendo hacia el futuro, con ese apetito por cosas mayores que nosotros y que inspiró desde entonces mi interés por la cosa pública. Carole King cantaba por el 72 you know wherever I am, I'll come running, to see you again… Aparece la carne femenina de la nostalgia: to see you again…

Soy hechura de esa época, pero no dejé de aprender entonces. Nunca he dejado de aprender, sobre todo en mi estilo preferido: el autodidáctico. Y como he decidido no morirme todavía, lo diré de nuevo en el idioma de esos años musicales: I’m beginning.

Autor:

Fecha: 
Jueves, 07 de Enero 2016 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Rey Lagarto

Esta semana me adelanto un poco, pero bien vale la pena ¿Por qué? Porque pocas veces se juntan dos acontecimientos dignos de recordar como el próximo 8 de diciembre. Por un lado se cumplen treinta y cinco años del asesinato del más grande, John Lennon, que será conmemorado por Yoko Ono de manera especial en la Torre Imagine, junto a los acostumbrados homenajes en Central Park y Abbey Road.

Pero apenas hace dos meses le dediqué una columna en su cumpleaños. No es que no quiera volver a escribir sobre él, pero a pesar de mi enfermo fanatismo por los Beatles, como dije antes, hay otro acontecimiento que se celebra en esa fecha y debo mencionarlo porque suele pasar desapercibido ante la muerte de Lennon, el cumpleaños 72 de Jim Morrison, El Rey Lagarto.

Jim nació en Estados Unidos  en 1943 y desde muy joven se convirtió en un símbolo de la cultura popular y en una de las figuras más emblemáticas del rock.

Pero su acercamiento a la música y convertirse en el vocalista de una de las más grandes agrupaciones de la historia fue mera casualidad. Estudió en la Universidad Estatal de Florida y en la UCLA junto al cineasta Francis Ford Coppola y sus verdaderas pasiones eran la poesía y la literatura, de hecho para 1969 ya había publicado dos libros que años más tarde se reeditaron como uno solo en los que aborda temas sobre teatro y cine, además de escribir un gran número de poemas que en ocasiones recitaba durante sus conciertos.

Fue precisamente queriendo dar a conocer su poesía que se acercó a Ray Manzarek para enseñarle su trabajo con la intención de que los musicalizara. Cantó algunos versos y fue el inicio de todo, al poco tiempo habían formado un grupo junto a John Densmore (batería) y Robby Krieger (guitarra) para convertirse en The Doors. Pero Jim no estaba tan interesado en ello, en realidad lo hizo sólo por ganar unos dólares. Si bien era poseedor de una gran voz, él estaba más interesado en su obra y perdido en drogas y alcohol.

Pero cuando alguien está destinado a ser una leyenda no importa lo que haga, simple y sencillamente llega al lugar que le corresponde.

Sus actuaciones fueron famosas y censuradas por la altísima carga sexual y de crítica política y al sistema. Muchos asociaron erróneamente la frase de uno de sus poemas “Soy el rey lagarto, puedo hacer lo que sea” con su personalidad, y tomaron de ahí el apodo con el que pasó a la historia aún a pesar de su gusto, pues años más tarde, cansado del personaje en el que se había convertido, se alejó a vivir a París para olvidarse de la fama, la música y los escenarios.

Figura emblemática y hasta cliché de un personaje de rock, siempre estuvo envuelto en escándalos, drogas, mujeres y alcohol. La gran mayoría de sus actuaciones las hacía casi inconsciente y aún así eran espectaculares. Olvidaba las letras de las canciones o improvisaba alguna poesía con las melodías.

La personalidad misteriosa y escandalosa del Rey Lagarto (completamente opuesta a la del verdadero Morrison) y la impecable calidad de la música han pasado a la historia y los han hecho inconfundibles. Basta escuchar las primeras notas en los teclados de Manzarek para saber que los estamos escuchando, nadie suena a los Doors y ellos nunca sonaron a nadie.

Jim Morrison sigue siendo una de las personalidades más influyentes en la historia del rock. “Gloria”, “Raiders on the Storm”, “Light my Fire”, “Touch Me”, “Hello, I love You”, “Love me Two Times” son sólo algunos de los himnos que nos dejan como legado. Guionista, escritor, productor y actor. La potencia de su voz dio presencia a una de las bandas más grandes, y la única en Estados Unidos capaz de competir contra lo que hacían en Inglaterra The Beatles o Rolling Stones.

Hasta que el 3 de julio de 1971, a los 27 años (otro miembro del club de los 27), murió en su departamento de París.

Pero esto sólo es una teoría, porque como es de esperarse en una figura como él, su muerte está rodeada de leyendas. Hay quienes afirman que lo vieron subir a un avión el mismo día en que murió. En 1973 los empleados de un banco dijeron que lo vieron y estuvieron hablando con él. Se dice que fingió su muerte para escapar de la vida pública, el propio Manzarek dijo siempre que si había alguien capaz de escenificar su propia muerte, era él. Las leyendas son alimentadas por las inconsistencias en las declaraciones, se ha dicho que murió por una sobredosis de heroína, pero tenía diagnosticada fobia a las agujas. Nunca se realizó una autopsia, sólo su esposa Pamela y el médico (del que nunca se supo el nombre) vieron el cadáver del cantante, el certificado de defunción era ilegible. La embajada de Estados Unidos no recibió el certificado hasta el 7 de julio y la noticia fue oficial hasta el 9.

Incluso se ha especulado sobre suicidio o asesinato.

Los mitos seguirán y nunca se sabrá la verdad. Lo único cierto es que tuvimos la fortuna de que pasara por este mundo y nos dejara su obra como legado.

Gracias Jim y feliz cumpleaños, Rey Lagarto.

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Diciembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Monsieur Periné: de Colombia para el mundo

Los oídos del mundo están atentos a la propuesta musical de Monsieur Periné, la banda colombiana que ganó el Grammy Latino 2015 en la categoría “Mejor nuevo artista”.

El mundo entero está repleto de propuestas musicales novedosas, sin embargo los ojos y los oídos del globo terráqueo solamente fijan su fina atención en aquellos sonidos que logran cautivar al corazón, oxigenar el cerebro, embelesar al alma y sobrepasar la razón con su derroche de talento a través de las notas musicales. Tal es el caso de Monsieur Periné, la banda colombiana que está cautivando a millones de personas, de todas las nacionalidades, con su música llena de colores y sabores sudamericanos.

Monsieur Periné es una banda conformada por la excelente cantante Catalina García -como la voz principal- y los talentosísimos Santiago Sarabia, Nicolás Junca, Adinda Meertins, Miguel Guerra, Darwin Páez, Jairo Alfonso y Abstin Caviedes en la instrumentación que da vida a este proyecto musical que involucra géneros como el jazz, pop y swing, todo en uno solo, dando como resultado el folk más sui generis y juvenil de todos los escuchados, aunque este sea alimentado por los reconocidos ritmos clásicos.

La banda que hoy llena las plazas donde se presenta, ya sea en Estados Unidos, México, Sudamérica o Europa, nació gracias a la casualidad. Una buena tarde Catalina se encontró con Camilo, Santiago y Nicolás en un parque y en medio de la conversación ellos comenzaron a tocar sus instrumentos al tiempo que Catalina quiso cantar; luego de este evento se formó la banda que el pasado mes de noviembre ganó el primer Grammy latino de su carrera artística, en la categoría “Mejor nuevo artista”, premio que guardan -orgullosamente- en uno de los libreros de la casa de Catalina en Bogotá.

El éxito del grupo va cada día en aumento. Los sonidos frescos que ofrecen son maravillosos musicalmente y la interpretación vocal, sensacional. Catalina tiene una voz muy dulce, muy suave, que hace volar por los aires a cualquiera que escuche alguna de sus canciones. Para muestra de ello basta oír el fabuloso tema “Nuestra canción”, incluido en su último disco “Caja de música” (2015) y que fue grabado a dúo con Vicente García otro excelente artista, de Republica Dominicana, que ha probado las mieles del éxito desde que inició su proyecto como solista en 2010; o el tema “Cempasúchil” compuesto en una de las visitas de la banda a México y que la simpática Catalina interpreta feat nuestro querido tacubo Rubén Albarrán. Además de estos temas, sobresalen en el disco “La muerte”, “Tu m'as promis”, “Suin romanticón” y la instrumental “Outro: caja de música”.

El camino que estos jóvenes soñadores han recorrido es largo pero aún falta mucho por crear, mucho por hacer, muchas batallas que ganar. Su “Caja de música” les está abriendo caminos nuevos, inexplorados, largos y coloridos por los que pasarán con pie firme porque por sus hechos, habla la música.

Por favor, como consejo, escuchen la música de esta banda y aconséjenles, a la primera oportunidad, que compren un librero más grande y exclusivo para colocar los grammys que ganarán a lo largo de su carrera y que -seguramente- serán muchos.

Larga vida musical, muchachos.

Autor:

Fecha: 
Jueves, 03 de Diciembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En notas musicales 30/11/15

Día Nacional de Barbados

  • Anthony Kellman - "Barbados"


Un día como hoy en 1966, Barbados se independizó de Reino Unido. La isla se convirtió en la cuarta nación de habla inglesa en las Antillas, la cual obtiene su soberanía tras estar bajo el mandato de Reino Unido. El reconocimiento de esta separación también trajo la inmediata validación de la constitución redactada por la Orden de Independencia de Barbados. Anthony Kellman es un músico de folk que ha hecho una carrera con canciones que demuestran su orgullo por pertenecer a esta joven nación.

  • The Silverstones of Barbados - "Winning Side"


El gospel es uno de los estilos musicales que influyeron más en el legado musical de Barbados. La base de su música folclórica es el calypso, el folk y el world music, pero en cuestión temática son los himnos anglicanos los que congregan a las familias. Uno de los grupos que mejor ejemplifica a este país musicalmente en términos de folclor religioso son los Silverstones of Barbados, un grupo que ha sido reconocido en el planeta por su trabajo en el género.

  • Seaman and his Tuk Band


Las bandas de Tuk son la muestra callejera tradicional en la música de Barbados que sobresalta las percusiones. Consiste en un triángulo, una tarola, un flautín y un bombo, instrumentos no tan pesados pues estas acostumbran a desplazarse de un lugar a otro para llevar la música. La música que tocan asemeja al sonido del régimen militar británico y en ocasiones lleva personajes como los "shaggy bears", "mother sally", "the steel donkeys" y los "green monkeys".

  • The Mighty Gabby - "Emmerton"


Antes de 1930, el calypso de Barbados se conocía como "banja" y era tocado por trabajadores de las villas. Su tradición musical era humorística, emocional y a veces tenía letras cargadas de puntos de vista que se musicalizaban con la guitarra o el banjo. En los ochentas, el estilo evolucionó y se importó a Trinidad para convertirse en "kaiso". Entre sus máximos representantes están Mighty Gabby y Red Plastic Bag, pero del primero la canción "Emmerton" se convirtió en un clásico de la música popular en la isla.

  • Draytons Two

En los años sesentas, Jackie Opel creó un estilo musical en Barbados conocido como 'spouge'. Se distingue por hacer fusión del calypso trinitario y el ska de Jamaica, así como estilos de las islas británicas y Estados Unidos. La instrumentación que utiliza principalmente es el cencerro, el bajo y otros instrumentos de percusión electrónica, así como alientos estilo trombón, saxofón y trompetas. Los Draytons Two son de los actos que más promueven el 'spouge' y argumentan que debe incentivarse su desarrollo, pues es un estilo local y que de fomentarse puede traer un orgullo nacional que alcance latitudes importantes en el planeta.
Fecha: 
Lunes, 30 de Noviembre 2015 - 14:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En el mundo de la música

  • Chris Smither - "Origin of the Species"


"La teoría de evolución" que mantiene a Charles Darwin como uno de los científicos con una de los ideologías más probables en torno al origen de la humanidad, fue publicada un 24 de noviembre de 1859. Aunque esta creencia ha sido cuestionada, se mantiene como la teoría más acertada sobre el origen de la humanidad. La teoría de la selección natural -o la supervivencia de las especies sobre otras-, a partir de la evolución. En 2006, el músico folk Chris Smither hizo una canción en torno a esta teoría en la que cuenta de una manera sureña cómo Dios formó la vida y Darwin descubrió su plan. Este músico ha estado en activo desde 1970, pero su actividad fue muy limitada durante los primeros 20 años. A partir de los noventa, tuvo mayor actividad y recibió mayor aceptación. A la fecha y a sus 70 años, escribe, compone y genera música americana con gran calidad.

  • Rufus Wainwright - "La complainte de la butte"


El 24 de noviembre de 1864 nació en Albi, Tarn, Francia, Henri de Toulouse-Lautrec. Este hombre se convirtió en uno de los referentes en el arte gráfico en el siglo XIX. Su estilo distintivo mostraba el estilo de vida emocionante, elegante y provocativo de una vida -en ocasiones decadente- durante aquel período post-impresionista. Entre sus obras, destacan los pósters que le encomendaron para el famoso Moulin-Rouge, que le han valido más de tres reencarnaciones a través de la actuación en el universo fílmico comercial. En la cinta de principios de milenioMoulin Rouge!. realizada por Baz Luhrmann e interpretada por Ewan McGregor y Nicole Kidman, generaron una interesante banda sonora. Esta tenía artistas de la talla de David Bowie, Bono, Massive Attack y el famoso cover a "Lady Marmalade" por Mya. Pink, Christina Aguilera y Lil' Kim. La canción presentada es del músico canadiense Rufus Wainwright "Complainte de la Butte", originalmente interpretada por Jean Renoir y Jean Van Parys.

  • Emir Kusturica & The Non-Smoking Orchestra - "Unza Unza Time"


El músico y director cinematográfico Emir Kusturica nació el 24 de noviembre de 1959 en Serbia. Su trabajo ha sido dos veces acreedor de la Palma de Oro en Cannes, por 'Underground' y 'When Dad Was Away on Business' y fue nombrado "Comandante" por la Orden de Artes y Letras en Francia. Su trayectoria como actor es de 43 años y como director ya tiene 37, además de una respetable labor como músico desde 1986. Uno de sus más representativos trabajos es el gitano "Unza Unza Time", de 1999 y editado por Universal Music.

  • Freddie Mercury - "The Great Pretender"



Farrokh Bulsara murió el 24 de noviembre de 1991. Su alter ego, Freddie Mercury, fue célebre en vida por su extraordinaria facultad vocal como cantante de la banda británica Queen. Su fallecimiento trajo mayor conciencia sobre el VIH al padecer una bronconeumonía que acabó con su existencia. Su labor con el grupo le dio renombre y ocupación irrefutable como una de las figuras esenciales en la historia de la música pop a nivel mundial. "The great pretender" es un cover a The Platters fue su séptimo sencillo como solista en 1987.

  • Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolivar de Venezuela - "Trópico de la Suite Caballos de Vapor (Tercer Movimiento)" de Carlos Chávez.


- El 24 de noviembre de 1957 murió el célebre muralista, Diego Rivera. El pintor y renombrado artista fue un personaje activo en cuestiones políticas y siempre con un destacado rol en las artes a nivel mundial. Él fue compañero del músico Carlos Chávez, con quien trabajó para "Caballos de Vapor", un ballet para el que Chávez hizo la música y Rivera creó los disfraces, entre 1929 y 1932. 
- Fue integrante del Partido Comunista de 1922 a 1929, cuando fue expulsado. Su trabajo "En el Arsenal", fue considerado como evidencia del asesinato de Julio Antonio Mella por Vittorio Vidali -quien era considerado como 'Stalinista'-. Aunque se cree que Rivera formó parte activa en la lucha de la Revolución, esta idea no es cierta. Los artistas que formaron una parte activa fueron los también muralistas José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.
- Aunque su padre estaba en contra de su formación musical, Rivera estudió por las noches en la Academia de San Carlos. En 1905, Justo Sierra le otorgó una pensión que le permitió continuar con sus estudios artísticos en España y Francia. De ahí, alterno su residencia en países como Ecuador, Bolivia, Argentina, los dos países europeos mencionados y por supuesto, México. 
- A 58 años de la muerte de Rivera, se le considera uno de los más grandes artistas mexicanos, con exposición a escala mundial. En 1930 fue un personaje polémico en Estados Unidos al desatar fricciones con empresarios, gobierno y prensa norteamericana gracias a sus imágenes comunistas; sin embargo, esto no quita que haya realizado trabajo muy laureado en el Instituto de Arte en Detroit, la Escuela de Arte de San Francisco y el edificio Rockefeller de Nueva York.

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 14:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En el mundo de la música

  • David Garrett & la Filarmónica de Monte Carlo - "Balada Pentru Vioara si orchestra"

 

El 19 de noviembre se celebra en Mónaco "La Fête du Prince" o "Día Nacional de Mónaco". Esta celebración la determinaba el Príncipe reinante y recibía el nombre del santo por el que fueron nombrados. Dicha tradición concluyó cuando el actual reinante, el Príncipe Alberto, eligió la misma fecha que su padre y no permitió que se conociera la celebración como el día que celebrara a "San Alberto". Él asumió el poder el mismo día que era conocido como "San Rainiero", día que su padre celebraba su "fiesta del príncipe". El tema que escuchamos se llama "Balada Pentru Vioara si orchestra", original del compositor rumano Ciprian Porumbescu y que es ejecutada por el violinista alemán David Garrett -de nombre David Christian Bongartz- y la representativa y reconocida Filarmónica de Monte Carlo.

  • Stepan Rudenko & Sheena Gutiérrez - "Serenade (Franz Schubert)"

 

Un día como hoy de 1828 murió Franz Schubert. El compositor austriaco perdió la vida a los 31 años por fiebre tifoidea, aunque los rumores apuntan a que estaba en una ya avanzada etapa de sífilis. Su legado dejó más de 1,500 obras repartidas entre trabajos vocales, siete sinfonías completas, música sacra, óperas, música incidental y de cámara, así como numerosas obras para piano. El epitafio de su tumba tiene la frase: "Aquí la música ha enterrado un tesoro, pero aún más esperanzas justas". La interpretación de su "Serenata" es un trabajo de los músicos Stepan Rudenko & Sheena Gutiérrez.

  • Béatrice Mayo Felip, Reinoud Van Mechelen & Alice Foccroule - "Ich Will Schweigen"



El compositor alemán Johann Hermann Schein fue uno de los músicos pre-barrocos más importantes al traer innovaciones del estilo italiano a la melodía alemana. Se cuenta que mientras él debía complacer las encomiendas de la iglesia Luterana, su verdadera pasión la encontraba en el mencionado estilo innovador que se hacía en Italia. Es considerado uno de los autores que más influyeron en el trabacho de J.S. Bach y es mejor conocido por sus "Banquetes Musicales", obra de 1617 que fue separada en suites. Él murió un 19 de noviembre en Leipzig.

  • Blood, Sweat & Tears - "I'll love you more than you'll ever know"



Fred Lipsius es un saxofonista y arreglista que colaboró con la agrupación Blood, Sweat & Tears en sus primeros años. Su aportación con el grupo inició en su primer álbum -lanzado en 1968- y concluyó en 1971, pero antes de la banda trabajó con la orquesta de Ronn Metcalfe. Su trabajo musical le valió colaborar con Simon & Garfunkel y Janis Joplin, así como grandes del jazz como Cannonball Aderley y Thelonious Monk. Actualmente, es profesor de música en Berklee.

  • Billy Bragg - "The Man in The Iron Mask"



"El Hombre de la Máscara de Hierro", cuyo nombre fue Eustache Dauger- fue un prisionero al que arrestaron cerca de 1670 y que murió un 19 de noviembre de 1703. Dicho personaje se conviritó en un mito cuya identidad a la fecha se discute. El escritorVoltaire presumía que dicho preso era el hermano no reconocido del Rey Luis XIV. Alejandro Dumas completó su saga "Los Tres Mosqueteros", en la que señalaba que dicho personaje era el gemelo idéntico del monarca y por lo mismo debía permanecer cautivo. La única comunicación auténtica respecto a dicha figura es la correspondencia que sostenía con su carcelero y superiores en París. En 1983, el músico británico Billy Bragg incluyó en su trabajo Life's a Riot with Spy vs. Spy un track nombrado como dicho ser, llamada "The Man in The Iron Mask".

Fecha: 
Jueves, 19 de Noviembre 2015 - 14:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En el mundo de la música

  • Teiksma - "Jūrā gāju naudas gūt" 



La República de Latvia logró su independencia de Rusia un 18 de noviembre de 1918, originalmente. Aunque fueron nuevamente ocupados por Rusia en 1940, un año después tomados por la ocupación Nazi y recuperados por los soviéticos en 1944, fue hasta 1991 cuando lograron la independencia definitiva. La cultura en dicho país se ha mezclado con influencias rusas y se distinguen en artes escénicas como el teatro o la escenografía. En cuestiones musicales, son más orientados a la música coral y la clásica. Dicho sonido se percibe en su música folclórica, la cual suele contar con un instrumento de cuerdas llamado "kokle". La canción que escuchamos por parte de Teiksma se llama "Jūrā gāju naudas gūt", la cual trata del mar y la gente que se ha perdido en él.

  • Dúo Leroy-Moubarak - "Romance"



El 18 de noviembre se conmemora la muerte del novelista y ensayista francés, Marcel Proust, autor de "En Busca del Tiempo Perdido". Considerado como uno de los autores más importantes en su época, Proust desarrolló su talento desde una temprana edad y murió en 1922, antes de poder revisar los últimos volúmenes en su obra clave. La pareja de Anthony Leroy y Sandra Moubarak son un dúo de músicos clásicos que decidieron honrar a Proust en la producción Proust, Le Musicien, describen el trabajo como "una lectura sonora de "En Busca del Tiempo Perdido"", pero es una composición subjetiva de una banda sonora ficticia.

  • Compay Segundo - "Chan Chan" 



Un día como hoy pero de 1907, el brillante compositor y músico cubano, Compay Segundo, nace en Siboney, Cuba. Nacido bajo el nombre Máximo Francisco Repilado Muñoz, su aportación musical logró reconocimiento mundial hasta 1997, cuando el cineasta alemán, Wim Wenders, hizo el documental Buenavista Social Club. Compay murió en 2003, pero a la fecha uno de sus sencillos -"Chan Chan"- es reconocida como su composición más sencilla y fácil de ubicar. Esta misma la llegó a tocar frente a Fidel Castro y el Papa Juan Pablo II.

  • Pedro Infante - "No Volveré" 



Una de las figuras más importantes en la historia del entretenimiento nacional, Pedro Infante, cumpliría 98 años el día de hoy. El legado en la cultura, la música y hasta las artes gráficas que el gran ídolo de México dejó en películas y canciones aún tienen enorme peso en el concepto popular del país a nivel mundial. Esta interpretación de "No Volveré" -compuesta porManuel Esperón-, fue interpretada por Infante en la película El Inocente, la cual protagonizó Pedro Infante al lado de Silvia Pinal en 1955.

  • Duncan Sheik - "Barely Breathing"



18 de noviembre de 1969 y en durante el recién adquirido gobierno de Richard Nixon, nace en Montclair, Nueva Jersey, Duncan Sheik. Este músico norteamericano ha sido ganador de múltiples premios como el Grammy y el Tony, principalmente por el musical Spring Awakening. Su debut homónimo de 1996 contaba con el single "Barely Breathing", que se convirtió en una especie de 'One Hit Wonder', aunque su trabajo se ha mantenido relevante. Actualmente, ha estado muy activo con el musical Noir y la composición del álbum Legerdemain y ya prepara la adaptación fílmica del musical que le ganó mayor reconocimiento.

Fecha: 
Miércoles, 18 de Noviembre 2015 - 14:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cancionero

Esta vez, en nuestra cápsula del tiempo de cada cinco semanas recordaremos la forma en que la música era un sano pasatiempo para los jóvenes a través de los cancioneros y las serenatas.

Existió un momento en la historia de México en el que tocar la guitarra era un pasatiempo común entre los jóvenes de la época y para ello, utilizaban un cuadernillo que contenía los acordes y letras de las canciones llamado: cancionero. En ese mismo tiempo, el bolero (canción de ritmo lento, bailable y originaria de Cuba con un compás de dos por cuatro y letras melancólicas) llegó a México a través de la Península de Yucatán y de la mano de Guty Cárdenas cuando aproximadamente en 1913 compusiera el primer bolero llamado “Presentimiento” mismo que grabó en Nueva York; sin duda, fue la influencia de la radio y principalmente, de la XEW (estación radiofónica) lo que ayudó a consolidar al bolero durante casi treinta años en el gusto popular hasta mediados de los años sesenta cuando empezó su decadencia.

Con el bolero llegaron también los dúos, tríos o cuartetos musicales y con ellos, se extendió la costumbre de llevar serenata a las damas con ánimos de conquista, reconciliación o simplemente de expresar sentimientos a través del romance de las canciones. Con el tiempo, la serenata tradicional emigró a las estaciones de radio para dedicar por esta vía las canciones a la persona celebrada o amada o como broma entre amigos.

La costumbre de tocar la guitarra como pasatiempo dio lugar a serenatas con motivo del día de las madres, para celebrar el día de la amistad o simplemente para reunirse y pasar un buen rato cantando. Seguramente en algún rincón de la casa, nuestras abuelitas guardan algún disco de boleros o un cancionero.

De entre los compositores e intérpretes más destacados, hemos heredado hermosas letras y melodías:

Solamente una vez se entrega el alma / con la dulce y total renunciación / y cuando ese milagro realiza el prodigio de amarse / hay campanas de fiesta que cantan en el corazón (Solamente una vez, Agustín Lara)

Tú me acostumbraste a todas esas cosas / y tú me enseñaste que son maravillosas / sutil llegaste a mi como la tentación / llenando de inquietud mi corazón (Tú me acostumbraste, Olga Guillot)

Bésame, bésame mucho / como si fuera esta noche la última vez / Bésame, bésame mucho / que tengo miedo a tenerte y perderte después (Bésame mucho, Consuelo Velázquez)

Somos novios / mantenemos un cariño limpio y puro / como todos procuramos el momento más oscuro (Somos novios, Armando Manzanero)

Angustia de no tenerte a ti / tormento de no tener tu amor / angustia de no besarte mas / nostalgia de no escuchar tu voz (Angustia, Bienvenido Granda)

¡Qué dicha y qué privilegio para quienes vivieron la época dorada de un México que parecía marchar a otra velocidad, con una sensibilidad más romántica y una creatividad que daba lugar a composiciones que dieron la vuelta al mundo y que conquistaron más de un corazón o dieron paso a la reconciliación! Ojalá rescatáramos esos momentos al menos por mera cultura general y para descubrir que los antecedentes de la música mexicana distan mucho de lo que hoy conocemos como el pop en español.

¡Ay qué tiempos, señor Don Simón!

_____________________________________________________________________

Fuentes:

http://www.dcubanos.com/sabiasque/el-bolero-la-herencia-de-cuba

Fecha: 
Martes, 10 de Noviembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Feliz cumpleaños, John

“Where are we going fellas?”

Muchas veces he escuchado que si tienes un ídolo no investigues sobre él y su vida porque desaparecerá la imagen de grandeza que uno tiene sobre esa persona. Cada vez que leo algo nuevo sobre Lennon, más aún, cuando leí la biografía escrita por su primer esposa, Cynthia, conocí detalles personales que a cualquiera le hubieran arrancado la idea que tiene sobre el Beatle. No fue el caso. Es cierto (y obvio), John Lennon no era ningún santo, tras de su imagen y personalidad revolucionarias y pacifista había un padre ausente, un esposo alejado de quien lo vio y acompañó mientras se convertía en leyenda, un hombre caprichoso con un enorme y dañado ego, un tipo voluble y agresivo, pero su vida personal no deja de lado su lucha, preocupación e influencia por un mundo mejor.

Como es normal en cualquier personaje como él, mucho se dice sobre su figura y persona. Que si no es válido que un multimillonario escribiera una letra que habla de un mundo sin propiedades, que si sacaba siempre la carta de la muerte, que si sabía su destino final. Versiones y rumores que siempre rodean a un ícono de su magnitud.

Al escribir sobre él no es mi intención justificarlo o desmitificarlo, sino entenderlo. La vida de Lennon, como la de muchos otros, no fue fácil. Un padre ausente que lo abandonó para después ponerlo en la difícil decisión de vivir con él o con su madre; una madre totalmente irresponsable, inmadura e incapaz de criar a un niño y que termina también por dejarlo; la muerte de su tío, que fue su figura paterna, cuando tal vez más lo necesitaba; vivir bajo el cuidado de Mimi, una tía amorosa, sí, pero sumamente estricta y dura al educarlo; el reencuentro con su madre tras años de separación y con quien se reencuentra e inicia una extraña relación y, justo cuando se empiezan a conocer, la trágica muerte de ella tras una lucha entre una tía estricta y una madre aduladora y permisiva. Todos estos factores marcan definitivamente al músico y continuamente lo expresa en canciones como “Help!”, “Mother” o Woman”.

No es de extrañar que John tuviera serios problemas en sus relaciones, que usara siempre el sarcasmo, que fuera por la vida con egoísmo y cinismo o haciendo burla de todo y todos a su alrededor para hacer el sufrimiento más llevadero. No es de extrañar que Lennon terminara por abandonar a Cynthia, su primera esposa, que terminara prácticamente olvidando a Julian, su primer hijo, o que tuviera serios problemas con Paul, su mejor amigo o Yoko, su segunda esposa.

No es de extrañar, pero tampoco es justificable. Llega un momento en la vida de cualquiera en que tiene que hacerse responsable de uno mismo, de sus actos y sus decisiones sin andar culpando a nadie por lo que le ha tocado vivir. Creo que justamente era esto lo que Lennon intentaba hacer durante su etapa solista. Siempre fue un pacifista, es cierto, pero tal vez esta lucha consigo mismo es la que lo convierte en un luchador social dando un giro radical a su forma de enfrentar la vida. Tal vez, de manera inconsciente lo que hacía era enmendar sus errores y la forma en que lo gritaba al mundo era por medio de sus canciones.

Llega un momento en su vida en que habla con Cynthia pidiéndole perdón por lo que le hizo. En los últimos años de su vida tuvo la oportunidad de reconciliarse con Paul, incluso se cree que se hablaba de un reencuentro del cuarteto. Se acerca nuevamente a su hijo Julian e inicia una nueva relación, empiezan a conocerse, igual que su madre a él, John inicia a su hijo en la música. Tras cinco años alejado de los estudios para dedicarse a su recién nacido hijo Sean y para reiniciar su relación con Julian, empieza un periodo de gran creatividad que dan origen a sus últimos discos Double Fantasy y Milk and honey (publicado póstumamente).

Pero la vida es extrañamente repetitiva y justo en su mejor momento con Julian la historia se repite. La vida y un maldito asesino le arrancaron el padre a dos niños, su esposo a dos mujeres y a uno de los más grandes músicos al mundo.

Hoy recordamos a un grande a 75 años de su nacimiento. Hoy celebramos el cumpleaños de un líder, de un revolucionario, de un idealista, de un personaje de la historia que junto a tres amigos vino al mundo a cambiarlo todo.

“To the top Johnny”

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 09 de Octubre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1