Se encuentra usted aquí

misoginia

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La pesadilla de los racistas trumpianos

 

Steve King es un republicano de 67 años de edad que representa a un distrito electoral del estado de Iowa ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Es un metodista que se convirtió al catolicismo, la religión de su esposa, 17 años después de casarse con ella.

En 1996, después de dedicarse a los negocios, ingresó a la política, ganando un escaño en el Senado de Iowa. Desde 2002 es representante de su estado ante el Congreso federal.

Es un conservador que se opone al aborto, al matrimonio de personas del mismo sexo, a los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), a la investigación de células madre humanas y a los derechos de los animales. Es tan extremo el conservadurismo de este hombre blanco que hasta se opone al matrimonio civil, aceptando solo el religioso como válido, y a que medicamentos como el Viagra sean subsidiados por el gobierno a través de los seguros Medicare y Medicaid.

Cuando Trump lanzó su candidatura presidencial en junio de 2015 dijo, entre otras cosas, que los inmigrantes mexicanos ilegales son narcotraficantes, criminales y violadores. Aparentemente se inspiró en algo que dijo King en julio de 2013, cuando al referirse a los inmigrantes indocumentados dijo que “por cada uno que es el primero en su clase (valedictorian), hay otros 100 que pesan 130 libras - y tienen pantorrillas del tamaño de melones porque están transportando 75 libras de mariguana a través del desierto”. Es decir que, para King, los inmigrantes sin papeles son narcotraficantes.

En 2008, este político racista puso en duda el patriotismo del entonces candidato presidencial Barack Obama alegando que, si éste era electo, “los islamistas radicales, al-Qaeda, los islamistas radicales y sus partidarios, bailarán en las calles en mayor número que lo hicieron el 11 de septiembre”. Esta advertencia racista contenía además una gran mentira, la de que musulmanes habían celebrado en las calles de Estados Unidos los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Casi un años después de afirmar falsamente de que los musulmanes habían bailado en las calles estadounidense, King se retractó. Sin embargo, la mentira fue después tomada y propalada por Trump, quien hasta ahora no se ha retractado.

Steven King comparte la ideología del estratega en jefe de la Casa Blanca, Steven Bannon, quien antes de convertirse en el director de la campaña electoral de Trump, en agosto de 2016, era el presidente ejecutivo de Breitbart News, un sitio web de noticias de extrema derecha que ha sido calificado como un medio que difunde material racista, xenofóbico y antisemita.

Hace dos años, en un evento en que participó en el Vaticano, Bannon resumió sus creencias así:

“Ciertamente creo que el secularismo ha socavado la fuerza del oeste judeocristiano para defender sus ideales, ¿verdad? Si ustedes regresan a sus países de origen y proponen defender el oeste judeocristiano y sus principios, a menudo, especialmente cuando tratan ustedes con las élites, se les ve como alguien que es bastante extraño. Por lo tanto, ha disminuido la fuerza. Pero creo firmemente que, cualesquiera que sean las causas del actual impulso al califato -y podemos debatirlas y la gente puede intentar desconstruirlas- tenemos que enfrentar un hecho muy desagradable. Y ese hecho desagradable es que hay una guerra de guerra importante, una guerra que ya es global. Va a la escala mundial, y la tecnología de hoy, los medios de hoy, el acceso de hoy a las armas de destrucción masiva, va a conducir a un conflicto global que creo que tiene que ser enfrentado hoy”.

Para Bannon, los únicos valores que importan son los de la civilización occidental, la de los blancos, la que hay que defender del islam, la de los cafés y negros.

Lo mismo piensa King. Hace unos días, al referirse al ultraderchista Geert Wilders, candidato puntero en las encuestas de las elecciones parlamentarias que hoy se realizan en Holanda, el gringo escribió en Twitter: “Wilders entiende que la cultura y la demografía son nuestro destino. No podemos restaurar nuestra civilización con los bebés de otra persona”. Al mencionar a los bebés de otra persona, el congresista aludía a los bebés no blancos, incluyendo latinos, que nacen en Estados Unidos y otros países.

Donald Trump, aunque no lo admita, como sí lo aceptan Bannon y King y muchos como ellos, tiene una pesadilla: que los no blancos y latinos sí lleguen a ser minoría a mediados de este siglo. Están aterrados y por eso insultan y agreden a mexicanos, árabes y otras minorías.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 15 de Marzo 2017 - 12:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 15 de Marzo 2017 - 20:45
Fecha C: 
Jueves, 16 de Marzo 2017 - 08:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Estrella fugaz

Hasta anoche, a juzgar por las encuestas más recientes, el aspirante republicano a la candidatura presidencial de su partido, Donald Trump, estaba pagando muy caro los comentarios ofensivos, vulgares y misóginos que en torno a la periodista de Fox News, Megyn Kelly, hizo después del debate del jueves pasado, comentarios que aquí mismo pronostiqué que lo afectarían negativamente.

Se dieron a conocer ayer dos encuestas que confirman que, a pesar de seguir encabezando las preferencias de los votantes republicanos, sus dislates están causando que su popularidad vaya en descenso..

La encuestadora Rasmussen publicó su encuesta telefónica nacional levantada los días 9 y 10 de agosto para conocer cuál de los aspirantes es su favorito para ser candidato. Estos son los resultados: Trump 17%, Bush 10%, Walker 9%, Rubio 10%, Fiorina 9%, Carson 8%, Cruz 7%, Paul 4%, Christie 4%, Kasich 4%, Huckabee 3%, Graham 1%, Jindal 1%, Perry 1%, Santorum 1%. Estos resultados, comparados con los de una encuesta previa de Rasmussen, muestran que el porcentaje a favor del billonario cayó de 26% a 17% en tan solo 10 días.

Otra encuesta, realizada por Suffolk para medir preferencias de los republicanos en el estado de Iowa, también coloca a la cabeza a Trump, con 17%, seguido por Walker 12%, Rubio 10%, Carson 9%, Cruz 7%, Fiorina 7%, Bush 5%, Kasich 3%, Christie 2%, Huckabee 2%, Paul 2%, Jindal 1%, Perry 1%, Santorum 1%, Graham 0%. Sin embargo, entre quienes vieron el debate del jueves pasado se registró un empate en las preferencias: Trump y Walker, con el 14% cada uno.

No estoy solo cuando afirmo que tarde o temprano la cordura se impondrá sobre la demagogia barata del hombre del curioso peinado.

Las encuestas arriba referidas, que pueden verse en el sitio http://www.realclearpolitics.com/epolls/latest_polls, indican que otros aspirantes presidenciales empiezan a atraer la atención de los votantes, entre ellos el senador por Florida Marco Rubio y la ex CEO de HP Carly Fiorina, quienes en la encuesta de Rasmussen están parejos con quien parecía ser el favorito para ganar la candidatura, Jeb Bush, ex gobernador de Florida e hijo y hermano de ex presidentes de Estados Unidos.

Insisto en afirmar que Trump acabará siendo catalogado como una estrella fugaz en el firmamento político estadounidense. Ojalá no me equivoque porque individuos como él al frente de la presidencia de un país importante son extremadamente peligrosos para todo el mundo.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Agosto 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Por la boca…

Durante su breve trayectoria como político, el magnate Donald Trump ha dicho estupidez y media, una mentira tras otra y, de repente, una que otra verdad a medias. Pese a ello, su popularidad ha ido en aumento hasta colocarse en el primer lugar de las encuestas que miden la popularidad de los 16 hombres y una mujer que buscan la candidatura del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos.

Su popularidad empezó a aumentar desde que en junio pasado anunció su candidatura asegurando que los mexicanos y demás extranjeros que ingresan ilegalmente a su país son “asesinos y violadores” que “llevan crimen” y “llevan drogas”.

Dijo que la gente no encuentra trabajo porque todos los trabajos se han ido a China y México, lo cual es una verdad absoluta si se toma en cuenta que la actual tasa de desempleo estadounidense indica que por primera vez en muchos años existe pleno empleo en el país vecino.

Sin pestañear aseguró que operar el sitio web que se creó para difundir el plan de salud del presidente Barack Obama (el famoso Obamacare) tuvo un costo de 5,000 millones de dólares cuando la verdad es que el costo fue de 700,000.

La popularidad creciente del billonario es que sabe apelar a los temores de la mayoría de la gente, que es ignorante y no verifica los datos que él proporciona. Su fórmula del éxito, como el de cualquier demagogo de izquierda o de derecha, es explotar la ignorancia y el miedo de las personas, prometer lo incumplible y ofrecer soluciones sencillas de entender para resolver problemas complejos (¿cómo detener a los inmigrantes que llegan desde México? ¡Es fácil! Construir un muro y que lo pague el gobierno de México. Así de fácil).

Trump hasta se ha burlado de John McCain, senador por Arizona, ex candidato republicano a la presidencia y, por si fuera eso poco, héroe de guerra. Y ni eso hizo mella en su popularidad.

Caray, ni su discusión con Megyn Kelly, una de las moderadoras del debate organizado por Fox News el jueves pasado, lo afectó.

Los problemas del hocicón del extraño peinado empezaron el viernes, al ser entrevistado en un noticiero nocturno de CNN, cuando dijo, al referirse a la manera en que Kelly lo trató durante el debate, que “podías ver que le salía sangre de sus ojos. Sangre saliendo de su lo que sea”.

Este comentario, a todas luces ofensivo no sólo contra Kelly sino contra el género femenino, inició lo que podría ser el principio del fin de la carrera política de quien desde siempre se ha distinguido por su misoginia.

Para un porcentaje importante de los republicanos, insultar vulgarmente a una comentarista de televisión aparentemente es más grave que insultar a toda una nación (como es México), mentir sin parar y prometer cosas absurdas.

Y qué bueno que sean de falsa moral tantos republicanos. Por defender el honor mancillado de una mujer que no necesita quien la defienda, parece que un pescado llamado Donald por la boca puede morir más temprano que tarde.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 10 de Agosto 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1