Se encuentra usted aquí

Ya es hora de discutir el tema de la reelección

Lunes, 18 de Marzo 2019 - 10:05

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

ya-es-hora.png

La Constitución de 1824 fija en cuatro años el periodo presidencial y señala que el presidente podrá ser reelecto “al cuarto año de haber cesado en sus funciones”.

La Constitución de 1857 no prohíbe expresamente la reelección inmediata de un presidente. Por eso Benito Juárez se reeligió en 1867 y 1871. Al morir en 1872, su periodo fue concluido por Sebastián Lerdo de Tejada, quien, a su vez, se reeligió en 1875. Éste no pudo ocupar de nuevo el cargo debido al triunfo antirreeleccionista del Plan de Tuxtepec que encabezó Porfirio Díaz, quien asumió de facto el poder en noviembre de 1876 para luego ser electo en 1877 y reelecto por primera vez en 1884.

Para legalizar la segunda reelección de Díaz, en 1887 se reformó el Artículo 78 para que el presidente pudiera “ser reelecto para el periodo constitucional inmediato”; sin embargo, “quedará inhábil en seguida para ocupar la Presidencia por nueva elección, a no ser que hubiesen transcurrido cuatro años contados desde el día en que cesó en el ejercicio de sus funciones”.

El 20 de diciembre de 1890 nuevamente se reformó el Artículo 78, esta vez regresándolo a su texto original para permitir la reelección sucesiva e indefinida de Díaz, quien se reeligió en 1892, 1896, 1900, 1904 y 1910 (el 6 de mayo de 1904 se reformó el Artículo 78 para ampliar a seis años el periodo presidencial).

Derrocado Díaz en mayo de 1911, Francisco I. Madero asumió la presidencia el 6 de noviembre de ese año. Un día después, el Congreso reformó el Artículo 78 para prohibir la reelección.

La Constitución de 1917 establece en su Artículo 83 que el presidente “nunca podrá ser reelecto”.

No obstante lo anterior, para favorecer al expresidente Álvaro Obregón, el ideal de Madero fue traicionado en enero de 1927 al reformarse el Artículo 83. De esta manera, el presidente no podía “ser electo para el período inmediato”, pero sí después de éste y “sólo por un período más”. Un año después, otra reforma amplió el periodo a seis años.

Obregón fue reelecto el 1 de julio de 1928 y asesinado 16 días después.

En 1933, el Artículo 83 de nuevo se reformó para establecer que el presidente “electo popularmente o con el carácter de interino, provisional o substituto en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto”.

En lo que a la no reelección se refiere, el Artículo 83 se ha mantenido sin cambio alguno.

La séptima reelección de Díaz, entre otras cosas, originó la Revolución de 1910. La posibilidad de una reelección presidencial genera miedo y hasta terror en muchos mexicanos, tanto que AMLO firmará hoy su compromiso de no reelegirse, después de que hace unos días sus adversarios difundieron el rumor de que intentaría hacerlo en 2024.

En muchas de las democracias más avanzadas, el jefe de Estado o de gobierno puede reelegirse, ¿por qué no en México, si supuestamente nuestro sistema electoral garantiza que se cumpla la voluntad ciudadana expresada en las urnas?

Creo que ya es hora de discutir la posibilidad de que el presidente y los gobernadores puedan reelegirse. A menos que políticamente México no haya evolucionado y siga siendo muy similar al que fue durante los siglos 20 y 21; ya es el momento de que la reelección deje de ser un tema tabú como lo ha sido desde que en 1933 quedó prohibida al reformarse el Artículo 83 Constitucional.

 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com


Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis