Se encuentra usted aquí

Una transa multimillonaria durante el sexenio de FCH

Lunes, 08 de Julio 2019 - 12:55

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

una_transa_multimillonaria_durante_el_sexenio_de_fch.png

Al comentar sobre la corrupción que según él existe en la Policía Federal (PF), el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el jueves pasado que ordenó una investigación a fondo de la PF porque “Hay una denuncia presentada de un equipo que compraron, que tiene un costo en el mercado como de 600 u 800 millones, y lo compraron en dos mil 600 millones”.

Al escucharlo, me acordé de que, entre 2010 y 2012, las fuerzas armadas, PEMEX y varios gobiernos estatales, adquirieron un dispositivo que supuestamente iba a salvar a la Patria.

Me refiero al denominado “detector paramagnético” o “detector molecular” GT200, desarrollado por la extinta empresa británica Global Technical Ltd. y representada en México por SegTeg.

Global Technical aseguraba que el GT200 podía detectar a través de “metal, madera, agua, plomo” un mínimo de 57 explosivos y 25 drogas, “acetato de uranio, cuerpos humanos, oro, marfil, veneno, papel moneda y tabaco… drogas ingeridas hasta hace dos semanas o más (…) alimentos frescos y congelados”.

Todo eso en cuestión de segundos, a distancias de hasta 800 metros bajo el agua, 60 metros bajo tierra, 700 metros sobre la superficie y a 4 kilómetros desde el aire.

Además, el GT200 descubría las substancias aunque pesaran unos cuantos picogramos (1 pg. es igual a 0.000 000 000 001 g) y en una sola operación detectaba hasta 74 sustancias.

El dispositivo pesaba 450 g, medía 173 mm de largo por 50 mm de diámetro, sus “tarjetas sensoriales” duraban 12 años y su fuente de energía era ilimitada, ya que provenía de la electricidad estática del cuerpo del usuario.

En enero de 2010 el gobierno británico prohibió su exportación al determinar que el producto no servía para nada. Por ejemplo, una “tarjeta sensorial” estaba hecha de dos pedazos de cartón entre las cuales se colocaba un pedazo de papel. El dueño de Global Technical fue posteriormente declarado culpable de fraude y sentenciado a varios años de cárcel.

Pese a que el gobierno británico y diversos científicos advirtieron que se trataba de un producto fraudulento, las secretarías de la Defensa Nacional, de Marina, PEMEX y los gobiernos de varios estados compraron el GT200, pagando por cada unidad hasta 36 000 dólares, mucho dinero por “un pedacito de plástico con una antena”, como describió al aparato el presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, Arturo Menchaca.

De acuerdo con un comunicado del gobierno de Guanajuato del 27 de septiembre de 2011, la Secretaría de Seguridad Pública de ese estado compró cinco unidades del GT200 y el gobierno federal más de 700.

Un artículo del 12 de agosto de 2017, en el periódico sinaloense Debate, señala que “la Secretaría de la Defensa Nacional ha invertido más de 211 millones de pesos en comprar 739 de estos aparatos” y que PEMEX compró cinco.

Y en Wikipedia puede leerse que la SEDENA gastó 340 millones de pesos para comprar 739 GT200 y que la Marina despilfarró otros millones para adquirir 102 unidades.

Cientos de millones de pesos tirados a la basura para comprar un producto chatarra durante el sexenio de Felipe Calderón.

Sería bueno que Andrés Manuel también ordenara una “investigación a fondo” de las dependencias que compraron el GT200. Se dice que la PF también compró centenas de unidades…

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com



Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis