Se encuentra usted aquí

Terribles efectos del sistema educativo fallido

Jueves, 27 de Octubre 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

educacion.jpg

Durante las últimas semanas se han difundido varios estudios e índices que comparan a México con otros países y corroboran lo que muchos hemos afirmado desde hace muchos años: a partir de la década de los 70 del siglo pasado el sistema educativo mexicano dejó de educar a niños, jóvenes y adultos para que enfrentaran exitosamente las realidades laborales del mundo que desde entonces empezó a globalizarse.

Por ejemplo, a fines del mes pasado el Foro Económico Mundial dio a conocer su Reporte de Competitividad Mundial 2016-2017, que “evalúa la realidad competitiva de 138 economías y proporciona información sobre las causas de su productividad y prosperidad” y permite comparar las las ventajas competitivas entre los países evaluados.

En el reporte mencionado México aparece en el lugar 51, seis posiciones arriba del 57 que ocupó el año pasado. Sin embargo, la calificación que obtiene, 4.41 puntos de 7 posibles, es la misma que se les otorga a Ruanda, Kazajstán y Costa Rica, países cuyas economías son mucho más pequeñas que la de nuestro país.

Para varias, los 10 primeros lugares les pertenecen a naciones que en casi todas las evaluaciones aparecen en los primeros lugares: Suiza, Singapur, Estados Unidos, Holanda, Alemania, Suecia, Reino Unido, Japón, Hong Kong y Finlandia.

El fracaso del sistema educativo se ve al analizar el rubro denominado Educación Superior y Capacitación, en donde comparado nuestro país con los demás se coloca en el lugar 82. En Calidad del Sistema Educativo ocupa el 112, en Calidad de la Educación Matemática y Científica el 120, en Calidad de las Escuelas de Administración el 65, en Acceso a Internet en las Escuelas el 82, en Disponibilidad Local de Servicios Especializados de Capacitación el 68 y en Cobertura de Capacitación del Personal el 73. Ojo: esto se refiere a las escuelas de educación superior, las que capacitan a nuestros profesionales y técnicos.

En lo que al aspecto educativo se refiere, nuestro país está por debajo de países como Letonia (lugar 23), Rusia (31), Kazajstán (34), Grecia (38), Ucrania (39), Hungría (44), Albania (45), Montenegro (48), Costa Rica (52), Azerbaiyán (61), Mongolia (63), Venezuela (70), Irán (78), por citar a algunos.

Nuestros gobiernos federal y estatales pueden seguir presumiéndonos que construyen universidades y tecnológicos por todos lados. El problema es que su calidad es ínfima.

Los terribles efectos del sistema educativo fallido son evidentes. El país desde hace años se está llenando de incontratables que no tienen cabida en el nuevo paradigma económico.


Leer también


Número 31 - Julio 2019
portada-revista-31.png
Descargar gratis