Se encuentra usted aquí

¿Por qué se escapó?

Martes, 25 de Octubre 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

padres-gobernador.jpg

Guillermo Padrés Elías fue gobernador panista de Sonora del 13 de septiembre de 2009 al 12 de septiembre de 2015. 

Los escándalos en torno a su gestión empezaron el 13 de marzo de 2011, cuando su esposa, Iveth Dagnino, privó ilegalmente de su libertad a Gisela Peraza Villa, una trabajadora doméstica que llevaba nueve años trabajando para la familia Padrés. La entonces primera dama la acusó de robarse un maletín que contenía, según ella, 450,000 pesos y joyas valuadas en 130,000 pesos y le ordenó al jefe de guaruras y al secretario personal de su esposo (un tal comandante Ernesto Portillo y Agustín Rodríguez, respectivamente) de retenerla en la casa del gobernador por un día. Al día siguiente, Gisela fue arrestada sin orden judicial y recluida ilegalmente en la sede de la Policía Estatal Investigadora de Sonora, donde fue golpeada y torturada. Después de tenerla privada de su libertad durante cuatro días, la dejaron libre el 17 de marzo, pero el 5 de abril de nuevo la arrestaron y torturaron. Luego la tuvieron presa durante 30 días y finalmente fue liberada. Pese a las torturas, nunca confesó ser la autora del supuesto robo.

Por este abuso de autoridad, ni doña Iveth ni su marido respondieron jamás ante un tribunal, a pesar de que la CNDH constató la violación de los derechos humanos de Gisela.

Desde ese incidente hasta el último día de su gobierno, en Sonora se decía que Padrés Elías, su esposa, su familia y sus amigos aprovecharon el poder del primero para hacerse inmensamente ricos.

La actual gobernadora priista de Sonora, Claudia Pavlovich, denunció las supuestas anomalías en la gestión de Padrés desde que fue candidata al cargo que ahora ocupa y al día siguiente de llegar a la gubernatura anunció el inicio de una investigación del gobierno del panista por un sobregiro de 10,000 millones de pesos que dejó en el erario estatal y otras anomalías detectadas en el manejo de las finanzas públicas.

Pavlovich aseguró que tenía las pruebas que demostraban la culpabilidad de su antecesor inmediato en el cargo y las presentó a la Procuraduría General de la República (PGR). Durante todo lo que va de 2016 le pidió a la titular de la PGR, Arely Gómez, tanto en privado como en público, que procediera en contra del panista y declaró en más de una ocasión que no se explicaba el porqué de la lentitud de la dependencia federal para solicitar la aprehensión del exgobernador.

A mediados de septiembre pasado, el Ministerio Público Federal le solicitó al Juez Décimo Segundo de Distrito en Procesos Penales Federales en la Ciudad de México, con sede en el Reclusorio Oriente, (Reclusorio Oriente), Guillermo Francisco Urbina Tanús, que ordenara la aprehensión del ex gobernador de Sonora, por el delito de defraudación fiscal y operaciones con recursos de procedencia ilícita por un monto superior a los 8 millones de dólares.

Por fin, el 30 de septiembre, el juez Urbina Tanús ordenó el arresto de Padrés, quien tuvo más de un año para planear con toda calma su fuga del país.

¿Por qué se escapó Padrés? Es obvio que para no enfrentar a la justicia y dejarse juzgar por un sistema judicial en el que no cree.

¿Por qué tardó tanto la PGR en solicitar su arresto? Sobre esto, la PGR no ha dicho nada, pero cualquier mal pensado podría suponer que el gobierno federal permitió que Padrés se fugara para evitar que diera a conocer públicamente algunos aspectos escandalosos del gobierno de su antecesor, el priista Eduardo Bours, y del federal que encabeza Enrique Peña Nieto.

Todo indica que a Guillermo Padrés Elías lo dejaron escapar. Ojalá me equivoque y sea aprehendido a la brevedad.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER