Se encuentra usted aquí

Nochixtlán… Tanahuato

Viernes, 19 de Agosto 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

tahuato_cndh.jpg

Ayer inicié mi programa en Grupo Fórmula comentando sobre lo que ayer mismo le dijeron a una comisión de senadores tres policías –dos hombres y una mujer- que el pasado 19 de junio se enfrentaron contra maestros de la CNTE y otros civiles en Nochixtlán, Oaxaca.

Recordemos que ese día murieron 6 civiles y que otros 53 civiles y 55 policías federales quedaron heridos, algunos muy gravemente. Curiosamente, ninguno de los maestro perdió la vida a pesar de que eran ellos los que bloquearon la carreta en ese lugar.

El comentario de ayer se debió a que uno de los policías dijo que llegó armado con su pistola 9 mm al lugar de los hechos y que, después de ser agredido a golpes, palos y machetazos, se vio obligado a dispararla. Por el otro lado, la mujer policía aseguro que se enfrentó a maestros y civiles totalmente desarmado, protegida solamente por su escudo.  

Es obvio que la versión del policía contradice lo dicho por su compañera y que uno de los dos está mintiendo.

Dos días después de lo ocurrido en Nochixtlán entrevisté al comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo, quien públicamente aseguró que ni uno de los policías llegó armado al enfrentamiento y que los que  í iban armados le entraron a los golpes después de que los primeros fueron agredidos a pedradas, palos, machetazos y balazos.

Lo que ayer un policía le dijo a los senadores contradice lo que afirmó Galindo. Lo que otra policía aseguró ante los mismos legisladores avala la versión del comisionado.

¿Quién está mintiendo? ¿A quién debemos creerle? ¿Qué diablos sucedió en Nochixtlán? ¿Por qué hasta hoy, justamente dos meses después de que 6 mexicanos perdieran la vida y otros 108 resultaran heridos, no sabemos lo que en realidad ocurrió en ese pueblo cuyo nombre y existencia hace dos meses eran desconocidos para la mayoría de los mexicanos?

Para venir a empeorar las cosas, ayer mismo, poco antes de concluir el programa, tuvo que dar a conocer que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) hizo públicos los resultados de la investigación que realizó sobre los sangrientos hechos ocurridos el 22 de mayo de 2015 en el Rancho del Sol, municipio de Tanahuato, Michoacán, en donde murieron 42 civiles y un policía federal.

El reporte de la CNDH es terrible ya que asegura que:

1. Policía federales asesinaron a sangre fría a 22 civiles y mataron a otros cuatro por “el uso excesivo de la fuerza".

2. Policías federales torturaron a dos personas y sometieron a otra persona “a un trato cruel inhumano y/o degradante”.

3. La Policía Federal mostró “falta de respeto, dignidad y consideración a 2 cadáveres, derivado de las quemaduras que presentaron al haber estado expuestos a fuego directo".

4. La Policía Federal mintió sobre lo ocurrido y violó los “derechos de legalidad, seguridad jurídica, acceso a la justicia y a la verdad por la falta de veracidad en los informes que proporcionó respecto de las circunstancias en las que se desarrolló el operativo en el Rancho del Sol”.

5. La Policía Federal manipuló así el lugar de los hechos: manipuló siete cadáveres, manipuló las armas relacionadas con 7 cadáveres, colocó deliberadamente las armas de fuego que se asociaron con 18 cadáveres, sustituyó el arma de fuego que aparece en una fotografía relacionada con un cadáver, por otra que fue manipulada y movida de su posición original después de la muerte de la víctima.

6. Funcionarios de la Procuraduría General de Justicia del estado de Michoacán incurrieron en irregularidades al describir “la ubicación de las víctimas directas en el lugar de los hechos y de los indicios balísticos con los que se les relacionaron”.

El informe de la CNDH es terrible. Nos dice que hay asesinos uniformados dentro de la Policía Federal, quienes en Tanahuato actuaron con absoluta impunidad para después ser protegidos por sus superiores y la Procuraduría General de Justicia Michoacana.

Si este fuera un país con un mínimo de dignidad, tanto el comisionado Enrique Galindo, el procurador michoacano José Martín Godoy Castro y todos los involucrados en el caso de Tanahuato serían cesados y consignados ante un juez. Policías federales asesinaron a 22 personas mientras que sus superiores y los investigadores michoacanos los protegieron, convirtiéndose así en sus cómplices.

Veremos hoy y en los días por venir si México es un país con un mínimo de dignidad…

Los casos Nochixtlán y Tanahuato explican, en gran medida, porqué el presidente Enrique Peña Nieto y su gobierno enfrentan una crisis de credibilidad y de confianza.


Leer también


Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis