Se encuentra usted aquí

Maldita impunidad

Lunes, 26 de Marzo 2018 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

cesar-duarte.jpg

César Duarte, el prófugo ex gobernador de Chihuahua, fue acusado de cometer 11 delitos. Uno federal y 10 del ámbito estatal.

El federal es un delito electoral: desviar millones de pesos para apoyar a candidatos priistas en diversas elecciones estatales.

Los delitos estatales son: cinco de peculado, tres de peculado agravado, uno de peculado agravado y delito electoral y uno de peculado con penalidad agravada. Peculado es una a manera elegante de definir el delito que consiste en robarse que pertenece a los mexicanos

El gobierno de Chihuahua acusa a Duarte de haberse robado hasta 1,200 millones de pesos. También se le acusa de haberse clavado 900 cabezas de ganado que su gobierno compró en Nueva Zelanda dizque para donarlas a pequeños ganaderos del estado.

Según las acusaciones presentadas, casi 400 millones de pesos fueron desviados al PRI para apoyar a candidatos del PRI en las elecciones de 2016, sobre todo a quienes buscaron las gubernaturas de Chihuahua (Enrique Serrano Escobar), de Durango (Esteban Villegas Villarreal), de Sinaloa (Quirino Ordaz Coppel) y de Zacatecas (Alejandro Tello Cristerna). Los dos primeros perdieron mientras que los dos últimos ganaron.

En septiembre de 2014 Duarte y su entonces Secretario de Hacienda Estatal Jaime Ramón Herrera Corral fueron acusados de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita o lavado de dinero por el exdiputado local perredista Jaime García Chávez.

El 13 de marzo pasado, tres y años y medio después de esta denuncia, la Unidad Especializada de Análisis Financiero de la Procuraduría General de la República (PGR) resolvió desechar la acusación de García Chávez y no ejercer acción penal en contra de Duarte.

10 días después, el 23 de marzo, la misma Unidad Especializada de Análisis Financiero (UEAF) de la PGR también desechó la acusación de García Chávez contra Herrera Corral y resolvió no ejercer acción penal en su contra. Lo anterior pese a que la misma UEAF detectó que el exsecretario de Hacienda de Chihuahua depositó 12,119,642 pesos en sus cuentas bancarias personales entre enero de 2011 y diciembre de 2013.

Ignoro si Duarte y Herrera Corral se robaron lo que el gobierno de Chihuahua dice. Quiero suponer también que ambos son inocentes mientras sus acusadores no sean capaces de probar que delinquieron. Sin embargo, Duarte aceptó gran parte de su culpabilidad desde el momento mismo en que decidió darse a la fuga a finales de marzo de 2017, hace ya un año.

El caso Duarte huele mal porque se le permitió andar libre durante seis largos meses, tiempo que aprovecho para planear su fuga.  Y no solo eso, fue hasta el 17 de enero pasado cuando la PGR por fin decidió solicitar su extradición desde donde se encuentre en el mundo.

Duarte es el mejor ejemplo de la maldita impunidad que tiene al país a un paso de caer en garras del populismo.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER