Se encuentra usted aquí

Los fracasos de Felipe Calderón

Martes, 31 de Mayo 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

felipe_calderon.jpg

Como la mayoría de los que lo antecedieron en el cargo, Felipe Calderón Hinojosa desaprovechó la oportunidad que se le presentó para promover una transformación a fondo del país y prefirió dedicar toda su inteligencia y energía a la conducción de una guerra que de entrada estaba perdida. Ahora pretende gobernar nuevamente a México a través de su esposa, quien sido diputada local ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (1994-97), diputada federal (2003-06) y primera dama (2006-12).

Durante su administración, la economía creció un promedio de 1.86% anual, el segundo peor desempeño desde 1935, después del 0.30% anual que se registró durante el sexenio de Miguel de la Madrid.

Su obsesión para acabar con el tráfico y consumo de drogas lo llevó a ignorar los demás problemas del país y por eso, al concluir su gobierno, el número de pobres por ingresos, según la medición realizada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), llegó a los 61.4 millones, casi 15 millones más de los que había seis años antes. Es decir que uno de cada cuatro pobres que había en diciembre de 2012 se generó durante su sexenio.

Si por algo se le recordará en los libros de historia será por su fallida cruzada con el narcotráfico que causó 121,683 muertes violentas, según lo dio a conocer el 30 de julio de 2013 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En resumen, la administración calderonista se distinguió por el pésimo manejo de la economía, el crecimiento del número de pobres y la epidemia descontrolada de muertes violentas. Tres grandes fracasos.

También destaca el hecho de que el entonces presidente de la república no hiciera nada para detener las supuestas pillerías del gobernador saliente de Veracruz, el priista Javier Duarte de Ochoa, las cuales el propio Calderón denunció hace unos días al hablar en el evento que marcó el cierre de campaña del candidato del PAN-PRD a la gubernatura veracruzana, el también impresentable ex priista Miguel Ángel Yunes Linares.

Dijo el expresidente: “Todavía siendo Presidente, la Policía Federal descubrió en un avión del Gobierno de Veracruz 25 millones de pesos. Y cuando fuimos a detener ese dinero y a investigar el peculado y a castigarlo, fuimos detenidos por la maquinaria judicial que nos prohibió seguir adelante y hasta nos obligó a devolver ese dinero con intereses”. Calderón se refería a los 25 millones de pesos en efectivo que la Policía Federal aseguró en el Aeropuerto de Toluca después de encontrarlos en el avión del gobierno veracruzano. Ahora bien, si entendí bien lo que dijo es que la entonces procuradora general de la República por él designada, Marisela Morales, fue incapaz de demostrarle a los tribunales que el dinero era producto del supuesto peculado a que se refirió en su discurso. Es decir, la crasa ineptitud de su gobierno resultó en no poder demostrar el origen ilícito del dinero.

En otra parte de su discurso el expresidente acusó al gobierno de Veracruz de entregar la policía “al crimen organizado, a los zetas”, nuevamente sin explicar por qué permitió que eso ocurriera.

Queda claro que en lo que procurar justicia se refiere, el gobierno calderonista fracasó rotundamente, no solo en el caso de Duarte de Ochoa, como lo acaba de aceptar Felipe Calderón, sino en el de su aliada Elba Esther Gordillo y otros personajes que la voz popular acusa de ser pillos consumados.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER