Se encuentra usted aquí

Lo bueno sí se cuenta y mucho

Miércoles, 21 de Septiembre 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

informe-pena-nieto.jpeg

"Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho" fue el lema de la reciente campaña publicitaria que el gobierno federal diseñó para promover el Cuarto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Pero, ¿es cierto que lo bueno casi no se cuenta? No, a juzgar por los recursos económicos y los medios de comunicación que utiliza dicho gobierno para promover los que considera sus principales logros.

En el sitio www.gob.mx/sfp/documentos/gastos-de-comunicacion-social se anotan los presupuestos de comunicación social ejercidos por el gobierno federal durante el actual sexenio. Así, tenemos que en 2013 dicho presupuesto fue de 4,195,000,000 de pesos, en 2014 fue de 6,919,865,695 pesos, en 2015 fue de 9,393,779,975 pesos y, en el período enero-julio de 2016, ya es de 6,664,202,452 de pesos.

En total, para promocionar sus logros el gobierno de Peña Nieto ha gastado, desde el 1 de enero de 2013 hasta el 31 de julio de este año, un total de 27,172,848,122. Además de estos recursos económicos ha utilizado los tiempos que en radio y televisión se le proporcionan, por ley, gratuitamente.

Para entender lo que significa este monto, es conveniente recordar que, en 2014, cuando el gobierno federal dedicó casi 7,000 millones de pesos para promoverse, el total del gasto destinado a medios de comunicación realizado por marcas y agencias publicitarias llegó a los casi 72,000 millones de pesos, de acuerdo con el Departamento de Investigación de la revista mexicana Merca2.0. Es decir que el gobierno gastó el equivalente del 9.7% del total de la publicidad que en todos los medios realizaron todas las empresas del sector privado.

Ahora bien, si el gobierno ha gastado montones de dinero para publicitar sus logros, ¿por qué afirma que “lo bueno casi no se cuenta”? ¿por qué, de acuerdo a las encuestas, solo el 23% de los mexicanos aprueba la gestión del presidente Peña Nieto? ¿por qué no son reconocidos los logros de la administración peñista, entre ellos la mayoría de las reformas estructurales? ¿por qué se le echa la culpa de todo al presidente, incluso por el hecho de que un huracán no haya golpeado las costas mexicanas como en su momento lo pronosticaron los meteorólogos de México y Estados Unidos?

Es muy probable que la mayoría de quienes escribimos y/o hablamos en un medio de comunicación dediquemos más tiempo a difundir y comentar las malas noticias que las buenas. Después de todo, como dice un viejo dicho: para los periodistas, las malas noticias son buenas noticias.

Sin embargo, por más que en los medios se difundan las malas noticias, no es lógico que entre la población en general no haya más consciencia de lo bueno que ha logrado el gobierno federal, considerando el gasto multimillonario que éste ha realizado para promoverse.

Personalmente creo que lo bueno sí se cuenta porque los medios están atiborrados de mensajes emitidos por el gobierno. El problema es que dichos mensajes son aburridos y carentes de creatividad; no atraen la atención de la mayor parte del público. Son, en pocas palabras, mensajes ineficaces que se pierden en el vacío.

Si el presidente Peña Nieto y sus colaboradores quieren que de lo bueno se hable y se hable mucho, es hora de que revisen su estrategia de comunicación que, hasta ahora, ha fracasado rotundamente.


Leer también


Número 31 - Julio 2019
portada-revista-31.png
Descargar gratis