Se encuentra usted aquí

Ley de Moore

Lunes, 20 de Abril 2015 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

ley_moore.png

El 19 de abril de 1965 se publicó un artículo intitulado Cramming more components into integrated circuits en la revista estadounidense Electronics. Su autor era un joven físico y químico californiano de 36 años de edad llamado Gordon Earl Moore, a quien la revista presentó como “uno de la nueva generación de ingenieros electrónicos, educado en las ciencias físicas en vez de la electrónica”.

Lo que Moore escribió fue profético y revolucionario.

Para empezar señaló que “Con el costo unitario cayendo mientras el número de componentes por circuito aumenta, para 1975 la economía podría dictar que hasta 65,000 componentes estén apretujados en un solo chip de silicio”.

Luego sentenció que “el futuro de los circuitos integrados es el futuro de la electrónica misma. Las ventajas de la integración traerán una proliferación de electrónicos, empujando a esta ciencia hacia muchas áreas nuevas”.

Y luego, lo que a muchos les costó trabajó entender hace medio siglo y que hoy a muchos les cuesta trabajo aceptar: “los circuitos integrados permitirán maravillas tales como computadoras en casa –o por lo menos terminales conectadas a una computadora central- controles automáticos para automóviles y equipos portátiles de comunicación personal. El reloj de pulsera electrónico solo necesita un pantalla para ser factible hoy”.

Añadió Moore que “el mayor potencial radica en la producción de grandes sistemas. En las comunicaciones telefónicas, circuitos integrados en filtros digitales separarán los canales en equipos multiplex. Los circuitos integrados también cambiarán los circuitos telefónicos y procesarán datos.”

“Las computadoras serán más potentes y estarán organizadas de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, las memorias construidas en electrónica integrada podrán ser distribuidas en toda la máquina en vez de estar concentradas en una unidad central. Además, la mayor confiabilidad hecha posible por los circuitos integrados permitirán la construcción de unidades de procesamiento más grandes. Máquinas similares a las que hoy existen se construirán a menores costos y tendrán mayor velocidad”.

Moore escribió también que “La complejidad de los costos mínimos de los componentes ha aumentado a un ritmo aproximado de un factor de dos por año. Sin duda puede esperarse que continúe este ritmo en el corto plazo, si es que no aumenta. En el largo plazo, el ritmo de aumento es un poco más claro, aunque no hay ninguna razón para creer que no se mantenga constante durante al menos 10 años. Es decir, de 1975, el número de componentes por circuito integrado al mínimo costo será de 65,000”. Creo que un circuito tan grande puede construirse en un solo chip de silicio”.

En otras palabras, en el párrafo anterior Moore aseguraba que la complejidad de los circuitos integrados se duplicaría cada año mientras que el costo de los mismos se reduciría a la mitad. 10 años después, actualizó su predicción señalando que el número de transistores en el chip se duplicaría cada dos años y que el precio se reduciría en un 50% en ese mismo período.

Voltea a tu alrededor y verás que Moore es un verdadero profeta. En 1968 este visionario fundó la que hoy es la mayor fabricante de microprocesadores del mundo, Intel, retirándose en 1987. Hoy tiene 86 años, posee una fortuna de casi 7,000 millones de dólares y se dedica a las actividades filantrópicas.

Medio siglo después de que formulo la Ley de Moore, mucha de sus predicciones se han cumplido. La última de ellas, los relojes inteligentes que muchos fabricantes ofrecen actualmente a los consumidores.

Su revolucionario artículo puede leerse en web.eng.fiu.edu/npala/EEE6397ex/Gordon_Moore_1965_Article.pdf


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER