Se encuentra usted aquí

Legisladores vividores

Martes, 03 de Febrero 2015 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

ernesto-cordero-juan-ignacio-zavala-superbowl.jpg

Ernesto Cordero, senador de la República, ex líder de lo senadores panistas, ex secretario de Hacienda y de Desarrollo Social, ex aspirante a la candidatura presidencial panista y cabeza visible del calderonismo, decidió que el partido de fútbol americano denominado Super Bowl 2015, realizado el domingo pasado en el estadio de la Universidad de Phoenix, en Arizona, era un evento más importante que la sesión de apertura del último período de sesiones de la histórica LXII Legislatura del Congreso de la Unión que también se efectuó ese día.

Por eso decidió irse a Phoenix para presenciar el Super Bowl, acompañado por el ex panista Luis Ignacio Zavala, cuñado de su jefe y hermano de la ex primera dama Margarita Zavala de Calderón.

En entrevista concedida a Ciro Gómez Leyva en Grupo Fórmula, Cordero justificó su viaje diciendo que la sesión de apertura del período se sesiones sólo dura diez minutos y “es claro que no se iba a discutir absolutamente nada”. Es decir, para quien llegó al senado de la misma manera en que llegó a sus demás cargos públicos -por el dedazo de Felipe Calderón-, la apertura de los trabajos del Congreso no es un evento importante. Si todos los legisladores pensaran como él no se hubiera dado el quórum necesario para realizar la sesión.
 
Con el cinismo que lo caracteriza desde la vez en que se atrevió a decir que un mexicano que gana 6,000 pesos puede vivir sin mayores apuros económicos, el senador dijo que pidió que se le descontara de su sueldo el día que faltó a trabajar y que “el tema de que los servidores públicos no podamos hacer una vida como la hacen todos los mexicanos también parece ya un exceso”. Cordero aparentemente cree que cualquier mexicano puede dejar de trabajar cuando se le antoje con solo pedirle a su jefe que le descuente el día y también supone que todos los mexicanos pueden asistir a un juego de Super Bowl, evento cuyos boletos de entrada teóricamente cuestan entre los 500 y 1,500 dólares pero que en realidad se venden en varios miles de dólares –algunos hasta en 10,000- en un mercado secundario dominado por revendedores. ¿Cuánto pagaron quienes, como Cordero y Zavala, se sentaron en las primeras filas del estadio?
Ahora bien, Cordero no fue el único legislador que no asistió el domingo al inicio del período ordinario de sesiones del Congreso. Centenas de sus colegas tampoco estuvieron en la Cámara de Diputados. De acuerdo a la información disponible, 205 diputados y 42 senadores (Cordero incluido) decidieron que tenían cosas más importantes que hacer. No dudo que muchos de ellos también estuvieran en el Super Bowl.

Lo ocurrido el fin de semana pasado es un ejemplo más de la irresponsabilidad que caracteriza a un buen número de legisladores vividores que, como Cordero, para nada están preocupados de los problemas que afligen a los mexicanos y cuyas conductas dañan la de por sí maltrecha imagen de los políticos de nuestro país.

Foto: www.foxsportsla.com


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER