Se encuentra usted aquí

¿Le harán caso?

Miércoles, 17 de Febrero 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

captura_de_pantalla_2016-02-17_09.34.01.png

Francisco parte esta tarde hacia Roma después de estar cinco días en México. Solo el tiempo nos permitirá conocer si su visita benefició en algo al país, en lo general, y a los católicos, en lo particular.

Con su mensaje de amor, paz y reconciliación, ¿habrá influido el obispo de Roma sobre las consciencias de los delincuentes, organizados o desorganizados, para que abandonen la senda del mal que eligieron? ¿Habrá convencido a la mayoría de quienes conforman la clase política a actuar en beneficio de los intereses de la sociedad y no de los propios? ¿Habrá logrado que el 10% de los mexicanos que más riquezas tienen piensen y trabajen para mejorarle su situación al 90% restante?

¿Los narcos, secuestradores, extorsionadores, gatilleros, asesinos a sueldo, robacoches, robacasas, asaltantes de bancos, comercios y transportes públicos, traficantes de niños y adultos, pornógrafos y explotadores sexuales infantiles, y toda la gama de delincuentes que actúan con casi absoluta impunidad fueron convencidos que deben abandonar el camino de su perdición para tomar el de su salvación?

¿Funcionarios y políticos, especialmente esos que se declaran católicos, vieron al Espíritu Santo volar sobre la cabeza del sumo pontífice y por ello decidieron que ya no abusarán de su poder para robar dinero de las arcas públicas o para hacer jugosos negocios aprovechándose de contactos políticos y personales y la información reservada que está a su disposición?

¿Los empresarios especuladores, agiotistas, monopolistas, acaparadores, explotadores de mano de obra barata, adulteradores de productos, pesos y medidas, socios de funcionarios y políticos corruptos, pagadores de sobornos y otros malos hombres y mujeres de negocios enmendarán sus conductas después de escuchar las palabras de Francisco?

Y el alto clero, conservador y muchas veces corrupto y asociado a empresarios y delincuentes como los descritos líneas arriba, ¿aceptará el mensaje de amor, perdón y tolerancia y el ejemplo de humildad y pobreza de su jefe y guía? ¿Dejará de estar integrado por verdaderos príncipes de la iglesia cuyo estilo de vida en nada se parece al del bajo clero que vive y sufre con los feligreses en las parroquias? Muchos sacerdotes, monjas y otros activistas religiosos que se quedaron en el pasado, ¿predicarán ahora el mensaje de paz, perdón y reconciliación de Francisco o insistirán en que la iglesia católica debe seguir siendo la que denuncia, persigue y condena a los que califica como pecadores?

El tiempo nos dirá quiénes y cuántos le harán caso a Francisco. Ojalá él viva lo suficiente para, por lo menos, sustituir a un buen número de obispos mexicanos que evidentemente no comparten sus ideas y sentimientos.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER