Se encuentra usted aquí

La razón contra la emoción

Martes, 27 de Septiembre 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

hillary-clinton.jpg

Por fin debatieron los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos. Lo que vi anoche fue una fue un debate entre una mujer racional y con dominio de los temas bajo discusión y un hombre emotivo que no se preocupa en lo más mínimo por demostrar que sabe algo sobre dichos asuntos.

Hillary Clinton demostró lo que ya se sabía: que después de varias décadas de su vida dedicadas al servicio público posee los amplios conocimientos que necesitará el próximo presidente estadounidense.

Donald Trump también demostró lo que ya se sabía: que después de varias décadas de su vida dedicadas a realizar negocios supuestamente fabulosos no posee los conocimientos mínimos que necesitará el sucesor del presidente Barack Obama.

Durante 90 largos minutos la candidata del Partido Democrático intentó apelar a la razón de los votantes sin dar la apariencia de ser una política profesional y una mujer fría y desconectada de la mayoría de sus compatriotas. Su rival del Partido Republicano intentó apelar a las emociones de los estadounidenses que por alguna razón u otra sienten que el sistema económico de su país no los ha tratado bien.

Durante los primeros 30 minutos del debate Trump mantuvo la calma y dio la impresión de estar dominando a Clinton. Para su infortunio, empezó a perder dicha calma y acabó siendo víctima de su ignorancia y soberbia. Los 60 minutos restantes los dedicó a morder los anzuelos que le lanzó la demócrata y mostrar lo que siempre ha sido: un demagogo, un improvisado y un mentiroso. Cualquiera que haya visto el debate seguramente se percató de ello.

Las encuestas dirán cuál de los dos candidatos ganó el debate de anoche. Personalmente creo que la ganadora es Hillary Clinton, que demostró tener más cualidades para ser presidenta que el empresario neoyorquino.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER