Se encuentra usted aquí

La potencia militar

Lunes, 22 de Febrero 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

potencia-militar.jpg

De acuerdo a todas las encuestas, Donald Trump encabeza las preferencias de los votantes republicanos para ser el próximo candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos. El lema de su campaña es Make America Great Again (en español: ¡Que Estados Unidos Sea Grande Otra Vez!).

Para Trump, entre las muchas cosas que deben hacerse para hacer grande otra vez a su país es engrandecer y fortalecer a su sector militar. Según él y los dos aspirantes republicanos que están detrás de él en las encuestas, Marco Rubio y Ted Cruz, el poder militar estadounidense ha declinado peligrosamente, lo cual coloca a Estados Unidos en una posición de riesgo y desventaja frente a sus enemigos reales y potenciales.

¿Tienen razón estos republicanos ultraderechistas al afirmar que el poderío militar estadounidense no es el que se necesita para enfrentar a un enemigo?

A juzgar por los números, no solo no la tienen sino que es evidente que son un trío de demagogos mentirosos que se aprovechan de la ignorancia y temores de la mayoría de los estadounidenses para convencerlos de que su país se encuentra en una posición de debilidad frente a otros países que amenazan con aniquilarlos.

Esta es la realidad de la situación:

En 2014 los gastos militares de Estados Unidos fueron de 619,900 millones de dólares, cantidad muy superior a lo que gastaron los otros nueve países que más dinero dedicaron a este rubro. China gastó 216,400 millones de dólares, Rusia 84,500 millones, Arabia Saudita 80,800 millones, Francia 62,300 millones, Reino Unido 60,500 millones, India 50,000 millones, Alemania 46,500 millones, Japón 45,800 millones y Corea del Sur 36,700 millones.

Las cifras arriba anotadas muestran la magnitud del gasto estadounidense: 286.46% superior al de China, 733.61% más que el de Rusia. Si sumamos los gastos combinados de China, Rusia, Arabia Saudita, Francia, Reino Unido y Alemania, llegan apenas a los 601,000 millones de dólares, que equivalen al 96.95% del gasto estadounidense.

En lo que al total de tropas se refiere, con 1,400,000 de militares en 2013, Estados Unidos se encontraba en segundo lugar después de China (2,335,000) y arriba de India (1,325,000), Rusia (766,055) y Corea del Norte (700,000).

Las fuerzas armadas de Estados Unidos, China e India están integradas por voluntarios, mientras que las de Corea del Norte y Rusia por conscriptos. En caso de crisis, cualquiera de estos países puede hacer uso de enromes reservas de recursos humanos.

Tratándose del número de ojivas nucleares en posesión de cada país, Estados Unidos tiene la delantera, con 6,314, seguido por Rusia (6,082), Francia (300), China (260), Reino Unido (225), Pakistán (120), India (120), Israel (80) y Corea del Norte (8).

El almirante Sir Mark Stanhope, que fue jefe de la Marina Real británica de 2009 a 2013 ha dicho que “los países que aspiran tener influencia estratégica internacional deben tener portaaviones”. Aquí lleva una absoluta delantera Estados Unidos, con 19 portaaviones, seguido por Francia (4), Japón (3), Italia (2), India (2), Australia (2), China (1), Reino Unido (1), Brasil (1), España (1), Tailandia (1), Corea del Sur (1) y Rusia (1). O sea, todos los demás países juntos tienen 20 portaviones contra los 19 que por sí solo tiene Estados Unidos.

En lo que a aviones y helicópteros se refiere, Estados Unidos posee 13,444, lo que lo coloca, por mucho en el primer lugar. Lo siguen Rusia (3,547), China (2,942), India (2,086), Japón (1,590), Corea del Norte (1,451), Francia (1,282), Egipto (1,133), Turquía (1,007) y Corea del Norte (944). Son 126 países los que poseen algún tipo de vehículo aéreo en sus fuerzas armadas y ninguno puede amenazar al poderío estadounidense.

Véase como se vea, Estados Unidos sigue siendo, y por mucho, la principal potencia militar que el mundo ha visto. Los demagogos republicanos que afirman lo contrario solo buscan asustar a los estadounidenses y así obtener su voto para llegar a la presidencia estadounidense y desde ahí seguir favoreciendo al influyente y poderoso complejo industrial-militar contra el cuál alertó Dwight Eisenhower en 1952, en su discurso de despedida como presidente de Estados Unidos.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER