Se encuentra usted aquí

La carta de Viridiana a la CNTE

Jueves, 18 de Agosto 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

cnte.jpg

Viridiana Ríos (@Viri_Rios) es licenciada en Ciencias Políticas por el ITAM y maestra y doctora en Gobierno por la Universidad de Harvard. Además es experta-investigadora del Woodrow Wilson Center, en Washington, D.C. Su trabajo de investigación en economía regional, seguridad y estado de derecho le valió ser reconocida en 2013 como una de las 15 estudiantes más sobresalientes de Harvard. La revista británica The Economist, en su edición del 2 de mayo de 2015, se refirió a ella como un ejemplo de la nueva “tecnocracia de la sociedad civil” que para cambiar a México está ejerciendo su influencia basada en “datos duros y argumentos sólidos” (www.economist.com/news/americas/21650136-they-dont-wear-balaclavas-or-wave-banners-they-are-bringing-about-change-new-movers-and).

Es también editorialista del diario defeño Excélsior y, para mi satisfacción y orgullo, comentarista en mi programa en Grupo Fórmula, el cuál cada miércoles utiliza como un megáfono para difundir sus ideas.

El domingo pasado, Viridiana publicó en Excélsior una carta que le envió a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la cual días antes le había solicitado su apoyo.

Su carta empieza así:

“Estimada CNTE: Les escribo no como académica, sino como una ciudadana que salió de la pobreza gracias a la educación de calidad que obtuve gratuitamente mediante becas, una mexicana que quiere que su caso se repita mil y una veces en los estados que ustedes controlan. Les escribo porque recibí su carta y creo firmemente en los derechos de los trabajadores y en la educación gratuita. Me parece que ustedes también deberían creerlo”.

Por razones de espacio no reproduzco íntegramente la carta, la cual puede leerse en www.excelsior.com.mx/opinion/viridiana-rios/2016/08/14/1110893, pero a continuación transcribo lo que a mi juicio es lo más importante de la misma:

“¡Ya basta! de decir que la reforma privatiza la educación… Supongo que dicen que la reforma privatiza para ganarse adeptos… ganarían más adeptos si lucharan por obligar a que el gobierno se comprometiera a aumentar su inversión en escuelas marginadas. Yo quiero una CNTE que luche por un gasto público transparente y eficaz, sin mentiras.

“¡Ya basta! de pretender que defienden los derechos laborales de los maestros evitando que estos sean despedidos por no pasar una prueba. La reforma prevé que los maestros que no pasen la prueba tres veces serán recolocados en puestos administrativos… ganarían más si lucharan por aumentar la capacitación y profesionalización de los maestros. Yo quiero una CNTE que no le tema a la prueba, sino que la enfrente.

“¡Ya basta! de exigir ser el monopolio de la representación sindical de los maestros… reconozcan que la lucha no debe ser contra la reforma laboral-educativa, sino por una reforma del SNTE… Yo quiero sindicatos de maestros sin líderes que se enriquezcan.

“¡Ya basta! de desprestigiar la protesta. Llamar a tomar calles, aeropuertos y carreteras indiscriminadamente para exigir una agenda que le favorece más al sindicato que a la educación pública deshonra la lucha social… utilicen la protesta sabiamente, no para luchar por sus propios intereses, sino por una educación pública y gratuita que respete los derechos laborales del magisterio. Yo quiero una educación pública que le dé a todos los niños la oportunidad que yo tuve el privilegio de adquirir. Yo quiero que todos los niños salgan de la pobreza por sus propios méritos”.

¿Le responderá la CNTE a Viridiana Ríos? No lo sé. Creo que lo más probable es que decida ignorarla o, fiel a su estilo, la acuse de “traicionar a los maestros democráticos”. Ante las inteligentes recomendaciones que Viridiana le ofrece, seguramente reaccionará de acuerdo a la vieja frase que dice: “De necios es huir del consejo”.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER