Se encuentra usted aquí

ISIS no nos quiere

Lunes, 23 de Noviembre 2015 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

abu-bakr-al-baghdadi.jpg

Resulta increíble que un buen número de personas opinen que lo que haga o no hagan los soldados terroristas del Estados Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) no tiene por qué preocuparnos a quienes vivimos en México. Después de todo, dicen, el problemas es de los países europeos y Estados Unidos que desde hace décadas se han inmiscuido en los asuntos de la mayoría de los países en donde el islam es la religión mayoritaria, sean países árabes o no.

Quienes tratan de minimizar el peligro que ISIS representa para todos los países del mundo, sin importar cuáles sean las religiones que predominen en ellos, están totalmente equivocados. Para el autoproclamado califa del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, el enemigo del islam es cualquier persona que profesa una religión distinta al islam en que él cree, una rama yihadista del sunismo llamada salafismo, palabra derivada del árabe salaf al salih (los ancestros píos). Estos ancestros son Mahoma y sus primeros seguidores, a quienes los salafistas veneran e imitan como los modelos ideales de conducta.

Para los salafistas, quien no cree en lo que ellos creen es un infiel y no merece vivir. Esto incluye a cristianos, judíos, budistas, hindúes, seguidores de cualquier otra religión e incluso a los musulmanes que no crean lo mismo que ellos.

Y en México, olvidan estos despistados o ignorantes que tienden minimizar el riesgo que representa ISIS, el 88.0% de la población es católica, el 5.2% es protestante, el 2.0% pertenece a alguna denominación cristiana que no sea católica o protestante, el 0.05% es judía, el 0.31% pertenece a otras religiones y el 3.5% es atea, agnóstica o creyentes sin filiación religiosa. Es decir que casi el 100% de los mexicanos somos vistos como enemigos del Estado Islámico. Y digo casi, porque ignoro si los 3,760 musulmanes que hay en el país son salafistas o no.

Ahora bien, para quien dude de lo que he escrito hasta ahora, a continuación transcribo parte del discurso que el califa Baghdadi pronunció el:

“Musulmanes: el Islam nunca fue por un día la religión de la paz. El Islam es la religión de la guerra. Su Profeta (la paz sea con él) fue enviado con la espada como misericordia para la creación. Se le ordenó hacer la guerra hasta que Alá sea el único en ser adorado. Él (la paz sea con él) le dijo a los politeístas de su pueblo: ‘He venido a ustedes con la masacre’. Luchó contra los árabes y no árabes en todas sus diferentes colores. Él mismo partió a la lucha y participó en decenas de batallas. Nunca por un día se cansó de la guerra.

“Sus compañeros después de él y sus seguidores continuaron de manera similar. Ellos no se ablandaron ni abandonaron la guerra, hasta que poseyeron la Tierra, conquistaron el Oriente y el Occidente, las naciones se les rindieron, y las tierras se les cedieron, por el filo de la espada. Y del mismo modo, esta situación se mantendrá por aquellos que los siguen hasta el Día de la Recompensa.

“Oh, musulmanes: los judíos, los cristianos, y el resto de los incrédulos no les aprobarán ni dejarán de hacerles la guerra hasta que ustedes sigan su religión y renieguen de la suya. Esta es la palabra de su Señor (el Poderoso y Majestuoso) y la noticia de su Profeta, el veraz y digno de confianza, la paz sea con él. Estados Unidos y sus aliados judíos, cruzados, chiitas, secularistas, ateos y apóstatas afirman que su coalición y la guerra es para ayudar a los débiles y oprimidos, ayudar a los pobres, aliviar a los afligidos, liberar a los esclavos, defender al inocente y pacífico, y evitar el derramamiento de su sangre. También afirman que están del lado de la verdad, el bien y la justicia, librando una guerra contra la mentira, la maldad y la opresión, al lado de los musulmanes. ¡Dicen defender el islam y los musulmanes! De hecho, mienten. Y Dios dijo la verdad y Su Mensajero (la paz sea con él) dijo la verdad.

“Oh, Revelador del Libro, Oh, El que es rápido para tener en cuenta, Oh, Alá, derrota a las partes, derrótalos y hazlos temblar. Oh, Dios, encárgate de Estados Unidos y sus aliados los judíos, los cruzados, la chiitas, los apóstatas, y los ateos. Nuestro Señor, oblitera su riqueza y endurece sus corazones para que ellos no crean hasta que vean el tormento doloroso. Nuestro Señor, perdona nuestros pecados y el exceso cometido en nuestros asuntos y planta con firmeza nuestros pies y danos la victoria sobre los infieles”.

Más claro ni el agua. ISIS no nos quiere y busca nuestra muerte.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER