Se encuentra usted aquí

Hipocresía cristiana

Lunes, 07 de Diciembre 2015 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

jerry-falwell-jr.jpg

“En la medida en que nuestras sociedades experimentan divisiones, ya sea étnicas, religiosas o económicas, todos los hombres y mujeres de buena voluntad están llamados a trabajar por la reconciliación y la paz, el perdón y la sanación. La tarea de construir un orden democrático sólido, de fortalecer la cohesión y la integración, la tolerancia y el respeto por los demás, está orientada primordialmente a la búsqueda del bien común. La experiencia demuestra que la violencia, los conflictos y el terrorismo que se alimenta del miedo, la desconfianza y la desesperación nacen de la pobreza y la frustración. En última instancia, la lucha contra estos enemigos de la paz y la prosperidad debe ser llevada a cabo por hombres y mujeres que creen en ella sin temor, y dan testimonio creíble de los grandes valores espirituales y políticos que inspiraron el nacimiento de la nación”.

Las palabras arriba anotadas las pronunció el papa Francisco el pasado 25 de noviembre en Nairobi, al dirigirse a las autoridades de Kenia y los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante ese país.

El mensaje papal, impregnado de sensatez y reflejando los valores cristianos de paz y amor al prójimo, se dio 12 días después de los ataques del Estado Islámico en París y contrasta mucho con los diversos líderes y predicadores cristianos estadounidenses de extrema derecha, la mayoría de ellos identificados con los grupos más conservadores del Partido Republicano a los que pertenecen los aspirantes a la candidatura presidencial Ted Cruz, Marco Rubio, Ben Carson y Mike Huckabee.

Estos cristianos, que utilizan los textos bíblicos para justificar sus posiciones ideológicas y políticas, aparentemente se olvidan del Nuevo Testamento cuando se trata de hablar de cómo enfrentar la amenaza terrorista.

Por ejemplo, el presidente de la ultraconservadora Liberty University, Jerry Falwell Jr., dijo el viernes que “si más gente buena tuviera permisos para portar armas ocultas, entonces podríamos acabar con esos musulmanes antes de que entraran y mataran. Vamos a darles una lección, si es que alguna vez se presentan aquí”. Aceptó que en ese mismo momento llevaba un arma en su bolsillo trasero derecho e invitó a los estudiantes a inscribirse en un curso gratuito de uso de armas.

Falwell Jr. y otros cristianos como él han decidido recurrir a un discurso de odio que asustaría al propio Jesús, quien en su Sermón de la Montaña dijo, entre otras cosas: “Bienaventurados los misericordiosos: porque ellos obtendrán misericordia” y “bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Falwell Jr., Trump, Carson y los demás olvidan otras palabras del fundador de la religión en que basan su discurso político y sus condenas a quienes no piensan igual que ellos. Algunas frases de Jesús que convenientemente dejan de lado: “Ama a tus enemigos y ruega por los que te persigan”, “Al que te abofeteé en la mejilla derecha ofrécele también la otra”, “Guarda tu espada, porque al que mata con espada, con espada lo matarán”. Es más, antes de morir, Jesús no pidió ser vengado, sino que dijo: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

Por eso, entre las palabras de Francisco y la de los cristianos hipócritas que tanto influyen sobre la opinión pública estadounidense, me quedo con las primeras.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER