Se encuentra usted aquí

Hillary no aguantaría a Margarita

Viernes, 21 de Octubre 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

margarita-zavala_hillary-clinton.jpeg

A fines de 2010 la organización Wikileaks filtró a la prensa mundial diversos mensajes confidenciales que el entonces embajador de Estados Unidos en México, Carlos Pascual, envió a sus superiores en el Departamento de Estado, cuya titular era ni más ni menos que Hillary Clinton. En sus comunicados el embajador opinaba que le faltaba más preparación al Ejército mexicano, señalaba que el Ejército, la Policía federal y la Procuraduría General de la República no se coordinaban, criticaba la falta de profesionalismo de los encargados del sistema de inteligencia nacional y afirmaba que la corrupción en nuestro país era incontrolable.

El entonces presidente mexicano mostró su indignación en público y en privado estaba furioso de que el diplomático les dijera a sus jefes lo que en México todos sabíamos o, por lo menos, intuíamos.

Para calmar la situación, el presidente Barack Obama decidió enviar a su secretaria de Estado para entrevistarse con Calderón. La reunión entre ambos se celebró en la tarde/noche del 24 de enero de 2011 y el presidente mexicano exigió que en la misma no estuviera presenta el embajador Pascual. A solicitud de Clinton, tampoco fue invitado el embajador de México en Washington: Arturo Sarukhan.

En su libro Narcoleaks (Penguin Random House Grupo Editorial México, 2013), el escrito Wilbert Torre narra lo que sucedió ese 24 de enero. A continuación, algunas líneas del Capítulo 10 de dicha obra:

“Clinton llegó cuando por los rumbos de Molino del Rey comenzaba a anochecer. En la reunión sólo estuvieron presentes Calderón, Clinton y la canciller Espinosa.

“El presidente estaba furioso y no hizo nada por ocultarlo. La reunión debía durar 30 minutos y se extendió una hora y media. Durante todo ese tiempo fue frío y duro en sus argumentos y reclamos…

“Calderón no sólo fue duro: en distintos momentos alzó la voz.

“Al término del encuentro, la secretaria de Estado abordó un vehículo que la condujo al aeropuerto, donde su equipo la esperaba. La vieron llegar sin sonreír. A uno de sus colaboradores le pareció que apretaba los dientes. Parecía de muy mal humor.

“Cuando estuvo con su equipo, Clinton alzó las manos al cielo, suspiró y sacudió la cabeza. Sintetizó la reunión con Calderón en una frase:

“–It was the worst meeting I have had with a head of state. (Fue el peor encuentro que he tenido con un jefe de Estado)”.

Pascual renunció en marzo de 2011 y dos meses después Hillary lo nombró Enviado Especial y Coordinador de Asuntos Internacionales de Energía del Departamento de Estado.

Los enterados aseguran que la virtual presidenta de Estados Unidos nunca ha olvidado la manera en que la maltrató Felipe Calderón. “Un hombre soberbio, mal educado y visceral”, es como dicen que ella lo describe.

Lo anterior es un punto que deberá considerar el PAN cuando llegue el momento de designar o elegir a su candidato presidencial. ¿Estaría dispuesta Hillary Clinton a apoyar un gobierno que presidiera Margarita Zavala, la esposa del jefe de Estado que, actuando como si fuera un vulgar Donald Trump, la humilló sin razón alguna?

El deseo reeleccionista de Calderón por vía de su esposa podría costarle muy caro a México si ésta ganara la elección de junio de 2018, porque es un hecho que Hillary no aguantaría a Margarita.


Leer también


Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis