Se encuentra usted aquí

Gobernantes débiles que no ayudan mucho a los candidatos

Jueves, 22 de Febrero 2018 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

pena-nieto-meade.jpg

De acuerdo con la encuesta de encuestas elaborada por la empresa AZ2, solo el 21% de los mexicanos aprueba la gestión del presidente Enrique Peña Nieto, solo el 18% opina que el rumbo del país es bueno y, peor aún, una aplastante mayoría, el 60.7%, opina que el presidente no ha hecho nada durante su administración, que no tiene acierto alguno.

Estos números obviamente tienen efectos negativos sobre el candidato presidencial del PRI-PVEM-PANAL, José Antonio Meade, quien es percibido por el público como el abanderado del grupo político en el poder que de llegar a la presidencia mantendrá en vigor las políticas y programas del actual gobierno y se rodeará de muchos de los que pertenecen a la administración de Peña Nieto. Lo quiera o no, él debe pagar los fracasos reales o percibidos del presidente en turno que llegó al poder después de ser postulado por los mismos partidos que ahora lo hicieron su candidato.

Ahora bien, en los estados del país la imagen del gobernador en turno también afecta, para bien o para mal, al candidato presidencial que haya postulado su partido.

Por ejemplo, los gobernantes perredistas de Morelos y Tabasco son los peor evaluados de acuerdo con la Encuesta nacional 2017 realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE). La gestión del primero, Graco Ramírez, solo es aprobada por el 14.1% de los tabasqueños, mientras que la del segundo, Arturo Núñez, apenas es aprobada por el 16.7% de los tabasqueños. Así las cosas, es lógico suponer que el candidato del PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, difícilmente obtendrá una mayoría de votos en la elección del 1 de julio y que, desprestigiado como está Peña Nieto, tampoco a Meade le irá muy bien en ambos estados. Por eso los analistas especializados en la política tabasqueña y morelense aseguran que el candidato de Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador, ganará en ambos estados. Y no solo eso, también ganarán las gubernaturas los candidatos de dicha coalición, Cuauhtémoc Blanco en Morelos y Adán Augusto López Hernández en Tabasco.

Existe un puñado de estados en donde la buena evaluación de gobernante local ayudará al candidato presidencial de su partido. Por ejemplo: 53.8% de los queretanos aprueban la gestión de su gobernador panista, Francisco Domínguez, lo cual ayudara a que Anaya obtenga una mayoría de los votos que emitan los queretanos.

En Yucatán la alta popularidad del gobernador priista Rolando Zapata, quien es bien evaluado por el 62.8% de sus paisanos, contribuirá que Meade y el candidato del PRI a la gubernatura, Mauricio Sahuí Rivero, pueda ganar en ese estado.

Como nunca antes, los aciertos y omisiones de un gobernante en turno afectan positiva o negativamente a los candidatos que postula su partido. Ya era hora que así fuera.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER