Se encuentra usted aquí

Futuro 21, partido de perdedores

Lunes, 26 de Agosto 2019 - 12:55

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

futuro_21_partido_de_perdedores.jpg

En las elecciones federales de julio del año pasado el PRD hizo el ridículo.

Para empezar, fue incapaz de postular a uno de sus militantes como candidato a la presidencia de la República. En cambio, sus entonces dirigentes optaron por una alianza con el PAN, su ancestral rival ideológico, que lanzó como su candidato presidencial a Ricardo Anaya, quien desde la presidencia nacional panista se robó la candidatura.

A cambio de su apoyo a Anaya, el PRD logró que el PAN secundara a su candidata a la jefatura de gobierno del Distrito Federal, la expresidenta nacional perredista Alejandra Barrales que, al igual que Anaya, usó ese cargo para robarse la candidatura.

La antinatural alianza del PAN conservador con el PRD progresista hizo que un número importante de panistas y perredistas renunciaran a su militancia. La coalición de ambos partidos tampoco convenció a quién sabe cuántos ciudadanos que optaron por votar por otros partidos, anular su voto o de plano no acudir a las urnas.

Llegó el 1 de julio y los resultados de la elección evidenciaron que el PRD fue el gran perdedor de la jornada electoral.

Su candidato presidencial, Anaya, quedó en segundo lugar con apenas el 22.3% de los votos, su candidata a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, Barrales, también quedó en segundo lugar, con el 31.0% de los votos y cedió a MORENA un cargo que había sido del PRD durante 21 años, desde que Cuauhtémoc Cárdenas lo ganó en 1997.

En lo que al Congreso de la Unión se refiere, el PRD virtualmente fue borrado del mapa. Hoy, con apenas cinco senadores y 11 diputados, es una presencia irrelevante en ambas cámaras legislativas.

Todo parece indicar que los dirigentes del PRD no aprendieron la lección en 2018 porque insisten en seguir haciendo el ridículo, ahora anunciando que le cambiarán el nombre a su partido y que la nueva organización estará integrada no solo por quienes lo llevaron al despeñadero el año pasado, sino por ex militantes del PRI, PANAL y otros partidos.

El nuevo partido, Futuro 21, tendrá entre sus dirigentes a los dos Chuchos —Ortega y Zambrano— que contribuyeron a sepultar al PRD; al exjefe de gobierno del DF, Miguel Mancera, que al dejar la jefatura de gobierno del DF apenas contaba con el 23% de aprobación del público después de que en 2012 ganara con el 63.6% de los votos; Gabriel Quadri, que en 2012 fue candidato presidencial del partido de Elba Esther Gordillo, el PANAL, y que apenas obtuvo el 2.3% de los votos; el exrector de la UNAM, José Narro, que renunció al PRI en junio pasado al darse cuenta que tenía cero posibilidades de ganar la presidencia de dicho partido; Purificación Carpinteyro, que como candidata del PANAL a la jefatura de gobierno de la CDMX apenas obtuvo el 0.7% de los votos en julio del año pasado.

El sábado pasado, al presentar al nuevo partido, ninguno de ellos dijo algo que no hayan dicho ya, durante la mañana, tarde y noche de cada día, todos los opositores del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien es aprobado por el 70% del público, de acuerdo con las encuestas de los diarios Reforma y El Universal.

Con estos perdedores como sus dirigentes, no avizoro un futuro promisorio para Futuro 21, triste remedo de lo que un día fue el PRD.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER