Se encuentra usted aquí

El valemadrismo de Trump

Viernes, 17 de Febrero 2017 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

trump-conferencia-prensa.jpg

Los casi 63 millones de estadounidenses que votaron por Donald Trump lo hicieron porque de alguna manera el neoyorquino encarnó la gran esperanza blanca capaz de restarle influencia y poder a los otros grupos étnicos que mayoritariamente apoyaban a Clinton. 58% de los votantes blancos, que a su vez representan el 70% del total de los votantes, votaron por él.

Otra razón que explica la victoria del racista y sexista neoyorquino es la creciente ignorancia de los estadounidenses.

Por ejemplo, una encuesta realizada en julio de 2014 por el Centro Annenberg de Políticas Públicas de la Universidad de Pennsylvania, descubrió que solo el 36% de los estadounidenses puede nombrar los tres poderes de su gobierno y que solo el 35% puede mencionar correctamente a uno de los poderes. Además, que más de la mitad no sabe que partidos políticos controlan a cada una de las dos cámaras legislativas.

Otro estudio, realizado en 1999 por Gallup, reveló que casi el 20% de los estadounidenses opina que el Sol da vueltas alrededor de la Tierra, que el 24% no sabe que Estados Unidos se independizó de Inglaterra, mientras que el 40% cree que el hombre fue creado por Dios hace 10,000 en su actual forma, es decir que no creen en la evolución.

Ser blanco, apelar al racismo que todos tienen dentro y demostrar que no hay que ser una persona de gran cultura o educación para triunfar en la vida fue la combinación que le permitió crecer a Trump ante los ojos de quienes votaron por él. Alguien escribió que el neoyorquino supo hacerse atractivo para quienes fracasaron en el sistema educativo de su país.

Y tan bien lo hizo el neonazi del extraño peinado que durante su campaña se burló una vez tras otra de quienes han realizado un esfuerzo intelectual para llegar a ser algo en la vida. Por ejemplo, se mofó de los generales, que en Estados Unidos usualmente son personas con impresionantes credenciales académicas, y ridiculizó a los periodistas más prestigiados que distan de ser impreparados.

Sin esforzarse mucho, el entonces candidato demostró no saber mucho de los asuntos que alguien en su puesto debe conocer y entender. ¿Qué Estados Unidos tiene el ejército más poderoso y cada año gasta en sus fuerzas armadas más que los nueve países que le siguen en gastos militares? ¡No importa! Él afirmaba y afirma que el poder bélico estadounidense ya no sirve para nada y los ignorantes le creen. ¿Qué los índices de criminalidad han descendido durante los últimos años? ¡Tampoco importa! Él dice que han aumentado y los ignorantes le creen. ¿Qué las cifras económicas indican una mejoría de la economía de su país? ¡Eso es falso! Él asegura que están manipulados los números sin ofrecer prueba alguna de ello.

Y sus mentiras, versiones alternas de la realidad y exageraciones las dice con tal desparpajo, con tal valemadrismo, que los ignorantes le creen a pies juntillas porque erróneamente se consideran capaces de detectar fácilmente a un mentiroso.

El valemadrismo e ignorancia que algunos encuentran tan atractivos en el presidente de Estados Unidos quedó otra vez en evidencia el miércoles, durante la conferencia de prensa que ofreció junto con el primer ministro de Israel, y ayer, durante la conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Ese valemadrismo es de dar miedo…


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER