Se encuentra usted aquí

El PRI es un fantasma en la CDMX

Viernes, 20 de Octubre 2017 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

pri-df.jpg

Desde octubre de 1823 a la fecha la Ciudad de México ha tenido 135 gobernantes. De estos, 22 fueron priistas, empezando en 1929 con José Manuel Puig Casauranc y terminando en 1997 con Óscar Espinoza Villarreal.

Los gobernantes de lo que fue el Departamento de Distrito Federal (DDF) fueron designados por el presidente de la república en turno. En 1930 se crearon las delegaciones políticas, siendo sus titulares designados por el jefe del DDF en turno. Claro que todos ellos eran priistas, como su jefe.

El monopolio del poder que durante casi siete décadas tuvo el PRI en la Ciudad de México empezó a desintegrarse en 1988 al elegirse por voto ciudadano a los integrantes de la recién creada Asamblea del Distrito Federal. Las cosas empeoraron para los priistas en 1997 cuando por primera vez se eligió en las urnas al gobernante del DF. En 2000 la debilidad del priismo en la capital de la república se corroboró cuando sus habitantes eligieron por primera vez a sus 16 jefes delegacionales.  

En la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) el PRI fue perdiendo posiciones. En las elecciones legislativas de 1988, ganó 34 de 66 diputados, 40 de 66 en las de 1991, y 38 de 66 en las de 1994. Su ruina empezó en las elecciones de 1997 cuando ganó solo 17 de 66. Después solo obtuvo 24 de 66 en 2000, 11 de 66 en 2003, 6 de 66 en 2006, 12 de 66 en 2009, 15 de 66 en 2012 y 12 de 66 en 2015.

En 1997 el candidato priista Alfredo del Mazo perdió la primera elección de un jefe de gobierno del DF ante el perredista Cuauhtémoc Cárdenas. El exgobernador mexiquense apenas obtuvo el 25.6% de los votos contra el 48.1% del exgobernador michoacano.

En la elección de 2000 el priista y exsecretario de Hacienda Jesús Silva Herzog, quedó en tercer lugar con el 22.8% de la votación, frente al 33.4% que obtuvo el panista Santiago Creel Miranda y el 37.7% del perredista Andrés Manuel López Obrador.

En 2006 el perredista Marcelo Ebrard ganó cómodamente la elección, con el 46.4% de los votos, mientras que en 2012 el independiente Miguel Ángel Mancera, como candidato del PRD, arrasó electoralmente al recibir el 63.6%.

En lo que a las jefaturas delegacionales tampoco le ha ido bien al PRI desde 2000. Baste decir que actualmente solo gobiernan tres delegaciones poco pobladas: Cuajimalpa, Milpa Alta y Magdalena Contreras.

Esta es la realidad del PRI que lo hace ser un fantasma en la CDMX. Por eso resulta increíble que el nuevo presidente priista en esta ciudad, el exgobernador mexiquense Eruviel Ávila Villegas, asegure que en 2018 su partido será competitivo. Competirá sí, pero contra el PAN, PES, PANAL y el PT, no contra el PRD ni Morena.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER