Se encuentra usted aquí

Ébola

Lunes, 20 de Octubre 2014 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

ebola.jpg

En nuestra época los microbios y virus viajan en avión. Por eso, cuando una enfermedad surge en algún lugar aparentemente lejano de nosotros no es improbable que tarde o temprano se presente en nuestro país o ciudad.

Nadie se preocupa mucho cuando las enfermedades son fácilmente tratables o solo ocasionan molestias ligeras. La preocupación se da cuando para ellas no existe un tratamiento eficaz o accesible o cuando son capaces de causar daños irreparables o la muerte.

El nivel de preocupación depende de la gravedad de la enfermedad y mientras mayor sea el número de personas que ésta dañe o mate más preocupada estará la gente.

En el caso del Ébola, cada vez me topo con más personas que me dicen estar muy preocupadas de que esta terrible enfermedad llegue a México y que provoque la muerte de miles de hombres, mujeres y niños. Al preguntarles sobre lo que saben del tema me doy cuenta que no es mucho y que no son pocos los que creen que el virus se transmite por aire y que uno puede infectarse al platicar con alguien que sea portador del mismo.

Para que los lectores de esta columna cuenten con la información correcta de lo que es el Ébola, a continuación transcribo datos que se encuentran en el sitio de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El virus del Ébola se introduce en la población humana por contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados. En África se han documentado casos de infección asociados a la manipulación de chimpancés, gorilas, murciélagos frugívoros, monos, antílopes y puercoespines infectados que se habían encontrado muertos o enfermos en la selva.

“Posteriormente, el virus se propaga en la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos.

“Las ceremonias de inhumación en las cuales los integrantes del cortejo fúnebre tienen contacto directo con el cadáver también pueden ser causa de transmisión. Los hombres pueden seguir transmitiendo el virus por el semen hasta siete semanas después de la recuperación clínica.

“La infección del personal sanitario al tratar a pacientes con enfermedad por el virus del Ébola (EVE) ha sido frecuente cuando ha habido contacto estrecho y no se han observado estrictamente las precauciones para el control de la infección”.

“El Ébola entra al organismo a través de la boca, nariz y ojos, o una lesión en la piel.

“Usted NO puede contagiarse de Ébola al hablar con la gente, caminar en la calle o comprar en el mercado.

“Una persona que ha fallecido de Ébola es ALTAMENTE contagiosa; no la toque. El cuerpo de una persona fallecida a causa de Ébola debe ser atendido por un equipo especializado. El Ébola es muy infeccioso aún después de la muerte. Al rendir homenaje póstumo, mantenga un metro de distancia, sin tocar a la persona”.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER