Se encuentra usted aquí

Desvergonzado

Martes, 05 de Mayo 2015 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

aristoteles-sandoval-jalisco.jpg

El gobernador priísta de Jalisco, Aristóteles Sandoval, demostró no tener mucha vergüenza cuando aseguró ayer que el estado que supuestamente gobierna está bajo control. Lo anterior, después de que el viernes y sábado pasados la delincuencia organizada representada por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) sembró terror en la zona metropolitana de Guadalajara, Puerto Vallarta, Autlán y varias localidades más. El viernes, los delincuentes bloquearon 39 accesos con vehículos incendiados en 25 de los 125 municipios jaliscienses y derribaron un helicóptero del Ejército en el municipio de Villa Purificación, incendiaron bancos y gasolineras. El sábado siguió la violencia, extendiéndose ésta a Colima y Guanajuato.

En los hechos violentos del viernes murieron 15 personas: seis soldados que viajaban en el helicóptero derribado, ocho delincuentes y un agente del ministerio público de Jalisco. Además, hubo 10 heridos.  

Y pese a todo lo ocurrido, Sandoval sin dudar dijo que su estado está bajo control.

Peor todavía, dijo que puede haber funcionarios de su gobierno coludidos con el CJNG ya que cuando el asumió la gubernatura “el cártel ya estaba enquistado en la entidad”. O sea, que después de dos años y dos meses de ser gobernador Sandoval acepta, sin vergüenza alguna, que no ha sido capaz de identificar a esos funcionarios corruptos.

La desvergüenza del gobernador de Jalisco también quedó en evidencia cuando presumió que cada cinco días se detiene a un miembro del CJNG. Es decir, que cada mes son atrapados seis miembros del cártel, 72 al año. Me imagino que cada mes ingresan más de seis delincuentes a la organización, lo que significa que cada 30 días ésta se hace más fuerte y letal.

Todo lo que ha dicho Aristóteles Sandoval en torno a la delincuencia organizada que cada vez tiene más poder en Jalisco hace suponer que no tiene una idea clara de lo que está sucediendo o que es un mentiroso desvergonzado, cualidad que seguramente heredó de su padre, el también desvergonzado magistrado del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco, Leonel Sandoval, quien fue descubierto cuando, por vía telefónica, le pedía a funcionarios municipales y militantes del PRI apoyar al candidato de ese partido a la presidencia municipal de Guadalajara e inscribirse como observadores electorales aunque eso sea contrario a la ley. Me inclino por pensar que es un desvergonzado.

Un desvergonzado por herencia genética.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER