Se encuentra usted aquí

Constituyentes de mentiras

Viernes, 07 de Octubre 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

morena.jpg

Este 15 de septiembre empezó a sesionar la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, en la antigua sede del Senado, la cual debe revisar, modificar y votar el proyecto de Constitución Política para la CDMX que redactó la llamada juntas de notables nombrada por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

La Asamblea debería estar integrada por 100 diputados, pero solo tiene 99, ya que el siempre rijoso partido Morena no aceptó hacer un nombramiento que le correspondía en la Cámara de Diputados. De los 99, 60 fueron electos por los Cedemexicanos el 6 de junio pasado; otros 27 fueron designados por las cámaras de Diputados y Senadores; seis fueron designados por el presidente Enrique Peña Nieto y los seis restantes por el propio Mancera.

Por el partido al que pertenecen, 23 son del PRD, 22 de Morena, 15 del PAN y 15 del PRI. El PVEM, el PANAL y el PES tienen tres cada uno, MC tiene dos y además hay un independiente. Ninguno de ellos cobra un solo centavo por su actividad legislativa.

Estos 99 diputados constituyentes, que buscaron y aceptaron el cargo y la responsabilidad que conlleva, tienen hasta el 31 de enero entrante para aprobar la Constitución de la Ciudad de México.

Ahora bien, pese a que en tan solo 86 días deberán tener redactada y aprobada la ley fundamental de la capital del país, dos diputados de Morena ya pidieron licencia para dejar temporalmente su cargo, aduciendo compromisos adquiridos antes de ser electos el 6 de junio pasado.

Uno de ellos es Javier Jiménez Espriú, quien solicitó ausentarse durante todo el mes de octubre. Este personaje, que fue Subsecretario de Comunicaciones y Desarrollo Tecnológico de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes durante el nefasto y corrupto gobierno de José López Portillo (1982-88), impugnado ex presidente del equipo Pumas de la UNAM, y renombrado académico de dicha universidad, es hoy un feroz crítico del régimen, como puede leerse en los mensajes que sube a su cuenta de twitter @JimenezEspriu, en donde, el 16 de septiembre pasado escribió lo siguiente: “Lucharemos por que en la Constitución las leyes anticorrupción sean claras y no permitan como hoy, interpretaciones favorables a los pillos”. Aparentemente, días después decidió que la lucha no era tan importante como los compromisos que había adquirido con anterioridad y abandonó la Asamblea Constituyentes por todo un mes.

El otro moreno que, como Jiménez Espriú, resultó ser un constituyente de mentiras es el actor Bruno Bichir, quien solicitó licencia para ausentarse del 6 al 17 de octubre porque tiene que irse a filmar una película.


Leer también


Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis