Se encuentra usted aquí

Broncas en la cúpula morenista

Miércoles, 06 de Marzo 2019 - 13:40

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

broncas_en_la_cupula_morenista.png

La presidenta nacional de MORENA, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, “está desestabilizando y dividiendo al partido en todo el país con las pésimas decisiones que ha impulsado (…) dirige y beneficia a una facción que excluye, divide e impone a cuadros que sólo le rinden cuentas a ella y a su grupo (…) en vez de colocarse por encima de los conflictos internos, ella y una camarilla que la rodea, son juez y parte en los procesos internos, violando las normas estatutarias y dándole la espalda a la voluntad democrática de la base política”.

En lo que a la selección del candidato de MORENA a la gubernatura de Puebla se refiere, Polevnsky ha asumido una “posición facciosa y autoritaria (…) que vulnera los principios constitucionales de imparcialidad, equidad y transparencia y carga los dados a su preferido, sin importarle el costo político de ser la coordinadora de campaña de un personaje que insultaba y denostaba a nuestro Presidente de la República cuando era uno de los aplaudidores de Peña y su Pacto contra México”.

Lo anterior no lo dijo un analista o politólogo, tampoco un panista o priista. Es la opinión de un distinguido militante de MORENA, Alejandro Rojas Díaz Durán quien, además de ser el coordinador de asesores de los senadores morenistas, es senador suplente de Ricardo Monreal, el líder o coordinador de estos senadores.

Para Rojas, la presidenta de su propio partido es “facciosa y autoritaria” porque aparentemente está haciendo todo lo posible para que Miguel Barbosa sea nuevamente el candidato de MORENA a la gubernatura de Puebla en la elección extraordinaria que se efectuará después de la muerte de la gobernadora Martha Érika Alonso, el 24 de diciembre pasado. Y que Yeidckol apoye a Barbosa va en contra de lo que Monreal y su suplente supuestamente desean: que el candidato sea el senador con licencia, Alejandro Armenta Mier.

Las más recientes acusaciones de Rojas contra Polevnsky son un capítulo más del pleito que ésta sostiene contra el coordinador de los senadores de MORENA por imponer o favorecer candidatos a cargos de elección popular con el objeto de controlar a su partido e ir consolidando el equipo que los apoye en sus futuras aventuras electorales.

Lo curioso es que en Puebla se disputan la candidatura dos individuos que inicialmente no creyeron en MORENA y en su fundador, hasta que las encuestas les indicaron el camino seguro que debían seguir. Tanto Armenta como Barbosa se sumaron al movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador en abril de 2017. El primero, que entonces era diputado federal priista, renunció al PRI después de que le fueran suspendidos sus derechos como militante por haber asistido a un evento organizado por MORENA. El segundo, que entonces era senador perredista, abandonó a ese partido cuando vio que el entonces jefe de gobierno de la CDMX, Miguel Mancera, no sería el candidato presidencial perredista.

En la bronca Polevnsky vs Monreal es necesario preguntarse qué papel juega el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien durante casi 25 años fue el padrino y jefe político de Rojas Díaz Durán.

Sea lo que sea, la bronca en la cúpula morenista puede debilitar mucho al partido, a menos de que Andrés Manuel meta en orden a los beligerantes.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER