Se encuentra usted aquí

Águila, vives; sol, mueres, y ¡tan tan!

Miércoles, 15 de Abril 2020 - 09:15

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

opk.png

¿Si tienes 60 años o más te gustaría que tu vida dependiera de un volado? ¿Si eres menor de 60 y tus padres son adultos mayores, te gustaría que la vida de alguno de ellos dependiera de un águila o sol?

Seguramente no te gustaría, pero eso es precisamente lo que podría ocurrir en caso de que tú, si eres mayor de 60 años, o tus padres, si también sobrepasan esta edad, enfermaran gravemente de Covid-19 y que para poder respirar tuvieran que ser conectados a alguno de los escasos ventiladores que hay en nuestro país (entre 6400 y 7000 para una población de entre 120 y 130 millones).

El 27 de febrero pasado, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell, dijo: “Vamos a redondear, que México tenga 120 o 130 millones de habitantes (…) y por lo tanto estaríamos hablando de 75, 78 millones de personas infectadas; y de los infectados, cerca de un 10 o 12 por ciento podrían tener síntomas (…) unos ocho a 10 millones de personas con síntomas de los cuales podríamos tener que un dos a cinco por ciento pudieran tener enfermedad grave”.

Es decir, de acuerdo con los porcentajes que mencionó López-Gatell, el número de enfermos graves de Covid-19 sería de entre 1.5 y 3.9 millones, dependiendo de si es el dos por ciento de 75 millones de infectados o el cinco por ciento de 78 millones.

Ahora bien, hasta ahora, de acuerdo con el mismo funcionario, se han registrado 9341 casos sospechosos y 5014 confirmados de Covid-19. De este total –14 355–, el 13.8% ha sido hospitalizado en estado grave y el 2.7% en estado crítico, requiriendo ser intubado (conectado a un ventilador).

Con base en lo anterior, el 2.7% de los entre los 1.5 a 3.9 millones de enfermos podría requerir de un ventilador, que equivale a entre 40 500 y 105 300 personas.

Hace unos días, el director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía, dijo que “Lo que nos revela la tasa de letalidad es que las personas que tienen 60 años o más edad, están falleciendo 2.7% veces más que aquellas personas que tienen una edad diferente”.

Es fácil suponer que los enfermos que más necesitan ser conectados a un ventilador son precisamente los que tienen 60 o más años.

Y somos precisamente estos adultos mayores cuyas vidas podrán pender de un volado en caso de que enfermemos gravemente de Covid-19 y requiramos de un ventilador.

Porque, de acuerdo con la “Guía Bioética de Asignación de Recursos de Medicina Crítica” emitido por el Consejo de Salubridad General, dependiente del Presidente de la República y presidido por el secretario de Salud, puede leerse lo siguiente:

“En un primer momento se deberá de recurrir al principio vida-completa. Ello quiere decir que pacientes más jóvenes han de recibir atención de cuidados intensivos sobre pacientes de mayor edad. Si recurrir al principio de vida-completa no desempata a los pacientes entonces la decisión sobre quién recibirá acceso a los recursos escasos deberá de tomarse al azar (por ejemplo, lanzando una moneda)”.

En pocas palabras, la vida de miles de adultos mayores que, según el presidente Andrés Manuel López Obrador, le han servido tan bien a México, dependerá de un águila o sol, les guste o no, y “tan tan”, como dijo una vez López-Gatell.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER