Se encuentra usted aquí

méxico

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cuando se tienen “otros datos” hay que defender su origen

Se difundió ayer el ranking 2019 de las empresas más valiosas del mundo que cada año elabora la consultora PwC.

Lo más importante del reporte, tal como lo anota PwC:

“Estados Unidos y China no vieron cambios respecto al año pasado en el número de compañías en el Top 100 global”.

“El Reino Unido mantuvo su posición en el tercer lugar, con seis compañías, ayudadas por el regreso de Rio Tinto y AstraZeneca”.

“Alemania experimentó la mayor pérdida con el abandono de tres compañías, incluida Siemens, Volkswagen y Allianz”.

“India se unió al Global Top 100 por primera vez desde 2009, con el regreso de Reliance Industries, así como una nueva entrada, Tata Consultancy, que refleja el sólido desempeño del mercado interno”.

“España abandonó el Global Top 100 por completo después de perder dos compañías desde 2018: Santander e Inditex, reemplazado por nuevos participantes”.

“Arabia Saudita se unió al Global Top 100 este año por primera vez con Saudi Basic Industries Corp”.

19 son los países que albergan a las 100 empresas más valiosas del mundo: Estados Unidos (54), China (15), Reino Unido (6), Francia (5), Suiza (3). Tienen dos de estas empresas Japón, Irlanda, India y Canadá, y tienen una empresa Corea del Sur, Bélgica, Holanda, Alemania, Australia, Dinamarca, Sudáfrica, Brasil y Arabia Saudita.

El resto de los países, México incluido, no son sede de ninguna de las 100 empresas más valiosas, siendo Microsoft la más valiosa en vista de que su capitalización de mercado aumentó 29% a 905 000 millones de dólares después de transformarse en una empresa de computación en la nube. Después de crecer solo 5% en el año, Apple perdió el primer lugar por primera vez en ocho años.

Aparece en el lugar 100 la minera británica Rio Tinto, cuyo valor es de 99 000 millones de dólares.

Ahora bien, el de PwC no es el único ranking de empresas según su valor de capitalización ya que en el sitio indio www.value.today aparecen listadas las 1000 empresas más valiosas del mundo, entre ellas una mexicana que inexplicablemente no aparece entre las 100 de PwC. Esta es Fomento Económico Mexicano (FEMSA), que en el ranking de value.today aparece en el lugar 47 con un valor de 173 000 millones de dólares, 1000 millones más que los 172 000 millones que vale la estadounidense PepsiCo, que en el ranking PwC aparece en la posición 46.

En el ranking value.today la estadounidense Amazon aparece como la segunda empresa más valiosa, después de Microsoft, mientras que Apple está en la tercera posición- En el ranking de PwC el 1, 2 3 lo conforman Microsoft, Apple y Amazon.

Otro ranking de las 100 empresas más valiosas del mundo, el de statista.com, además de que tampoco incluye a FEMSA le asigna a PepsiCo un valor de 178 200 millones de dólares, 5 200 millones más que el que le asigna PwC.

Entre los tres rankings aquí considerados existen ligeras discrepancias y alguien que quisiera asegurar que FEMSA es una de las 100 empresas más valiosas del mundo podría argumentar que “tiene otros datos” ante quienes defendieran los rankings de PwC y Statista y defender su punto de vista basándose en el ranking que elabora value.today.

Es decir, hasta cuando se tienen otros datos hay que dar a conocer su origen y defenderlo.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 15 de Agosto 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 15 de Agosto 2019 - 21:40
Fecha C: 
Viernes, 16 de Agosto 2019 - 08:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“Nunca tantos debieron tanto a tan pocos…”

Hong Kong

1839/    1997/    2019

¡En los últimos días, Donald Trump ha expresado su preocupación por la concentración de tropas del Ejército Chino en la frontera con la región china de  Hong Kong!

Las declaraciones del presidente de Estados Unidos son relevantes porque se dan en el marco de la guerra comercial desatada por el magnate inmobiliario contra la República Popular de China que ha afectado la economía mundial en los últimos meses.

Al tiempo que se han escalado las tensiones entre China y Estados Unidos con motivo de las sanciones y aranceles aplicados por Trump, han venido sucediendo disturbios crecientes en la antigua colonia británica arrebatada por Inglaterra a la Dinastía Qing a raíz de las 2 Guerras del Opio entre 1839 y 1860.

Cuando Eduardo Ruiz-Healy me invitó a ser su enviado especial para cubrir la devolución de Hong Kong a China en 1997, tuve oportunidad de platicar con el agregado de prensa Huan Huei Wha en la embajada de China en la Ciudad de México.

En aquella ocasión le comenté al diplomático que me parecía del todo extraordinario que China le corriera la cortesía de una ceremonia de despedida a los ingleses, cuando ganas habían de arrojarlos al mar sin miramientos ni ceremonias.

Hay que recordar que la Reina Victoria, la primera gran narcotraficante global en el siglo XIX, impuso el consumo de Opio a China, cosechado en sus plantíos de amapola de Afganistán.

Los ingleses, expertos en ponerle nombre bonito a las cosas más feas, se dedicaban al narcotráfico al amparo de una empresa cuyo elegante nombre era “East India Company”.

Antes de la imposición inglesa del opio, China era la economía más grande del mundo; a raíz de la segunda guerra con los británicos, su producto interno bruto se desplomó a menos de la mitad; esto, aparte de la terrible humillación, del desastre humanitario sufrido por su pueblo y de la conquista de Hong Kong y los Nuevos Territorios incluyendo Kowloon.

El dominio inglés sobre Gibaltar fue impuesto mediante el tratado de Tientsin (1860) estableciendo que el dominio británico sería “a perpetuidad” (como el de los gringos en Panamá); sin embargo, a raíz del fortalecimiento de la República Popular China, se llegó al acuerdo de ponerle fin al estatus colonial de Hong Kong para el verano de 1997.

Es importante destacar que Hong Kong es territorio chino y en consecuencia, el gobierno de Beijing tiene absoluta e indiscutible soberanía sobre la totalidad de su territorio.

Evidentemente que, si Donald Trump no tiene ni la menor idea de la historia de Estados Unidos, mucho menos conoce la historia de China, incluyendo las guerras del opio y la imposición violenta de la presencia británica en Hong Kong, Kowloon y los llamados Nuevos Territorios.

No creo que los disturbios en Hong Kong sean movimientos populares espontáneos, tanto como la famosa “Primavera Árabe” de 2011, tampoco fue un movimiento simultáneo de origen telepático entre los pueblos de Siria, Libia, Egipto, Marruecos, Yemen, Sudan y Tunes.

En temas de política y, especialmente de política y comercio internacional, no hay casualidades.

Para eso está la CIA, o los puertorriqueños de la OTAN a los que Libia les debe tanta gratitud...

La manifestación habida en Moscú el sábado pasado, bien puede tener su origen en maniobras de Occidente para desestabilizar al gobierno de Vladímir Putin que ha resultado “tan incómodo” a diferencia de Michail Gorbatschow y Boris Yeltsin...

La diferencia en este caso, es que Putin es y será siempre (como él mismo ha dicho) un coronel  de la KGB cuya experiencia le ha permitido anticipar y contrarrestar las maniobras de Estados Unidos y sus vasallos de la OTAN, como ha ocurrido en Ucrania, Georgia, Bielorrusia; Crimea y Siria.

Por su parte Xi Jinping, es un estadista dotado de muchos de los atributos propios de la milenaria sabiduría china; es un goberbante calmado, sereno, calculador y bien equipado para contrarrestar los arrebatos de Donald Trump y de cualquiera.

Conste que la República Popular China invariablemente ha sostenido que Taiwán es parte de su territorio; y lo mismo ocurre con el South China Sea, al que los Estados Unidos quieren darle el mismo trato que pretenden para nuestro Golfo de California (mar de Cortés).

China ha andado un larguísimo camino desde que “La reina del Atlántico” (1) le impuso el consumo de opio con las consecuencias desastrosas que permitieron a los ingleses someter al Imperio Celeste, arrebatandole toda clase de privilegios que además de Hong Kong, Kowloon y los Nuevos Territorios, le dieron a los británicos extraterritorialidad, inmunidad legal, y múltiples prebendas a cual más odiosas.

Los ingleses tendrían que estar muy agradecidos de la generosidad y cortesía oriental que les permitió salir de China con una dignidad que no merecían ni merecen.

El actual presidente de Estados Unidos debería recurrir a mejores asesores que el peligroso John Bolton y Mike Pompeo, antes de escalar las fricciones con el gobierno de Beijing.

Es admirable la forma en que China se sobrepuso a los múltiples perjuicios ocasionados por la presencia británica en su suelo a partir del siglo XIX, hasta ser hoy, la economía más poderosa del mundo.

Mientras Inglaterra imponía los tratados de Tientsin a China, Estados Unidos hacía lo propio con Japón mediante el tratado de Kanagawa, impuesto al Imperio del Sol Naciente por “el Hombre de los Barcos Negros” (2).

Mirando hacia atrás, recuerdo la frase atribuida a Winston Churchill:

“Nunca tantos debieron tanto a tan pocos”.

Esa frase aplica muy bien a las consecuencias que la presencia británica trajo no solamente para China, sino para Sudáfrica, Kenia, Nigeria, Egipto, Sudán, Gibraltar, Afganistán, y por supuesto China.

Nunca tantos pueblos debieron tantas desgracias a los tan pocos ingleses que pueblan las Islas Brumosas.

Por lo pronto, China tiene el pleno derecho de poner orden en la totalidad de su territorio, incluyendo sin duda alguna a Hong Kong y llegado el momento, a Taiwán.

     _____________________________

  1. “La Reina del Atlántico” le viene tan bien a Victoria, monarca de los ingleses, como a su colega narcotraficante,  Sandra Ávila Beltrán, conocida como “La Reina del Pacífico”.
  2. El Hombre de los Barcos Negros es como se conoce al Comodoro Pathew Perry, el comandante de la Marina de Estados Unidos que se hizo cargo del bloqueo de todos nuestros puertos durante la invasión a México entre 1846 y 1848. Es recordado en Japón por su escuadra de barcos de guerra cuando hizo su “viaje de buena voluntad” a aquel país, para imponerles el tratado de Kanagawa, que le dio a Estados Unidos privilegios parecidos a los obtenidos por Inglaterra en el Tratado de Tientsin.

    ____________________________________

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

@JulioMessner

Fecha: 
Miércoles, 14 de Agosto 2019 - 13:25
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 14 de Agosto 2019 - 15:40
Fecha C: 
Jueves, 15 de Agosto 2019 - 04:40
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La muerte le cuesta cada vez más a la vida

En México la muerte le cuesta cada vez más a la vida. La sobrepoblación de cuerpos en los anfiteatros del país y el profundo dolor de familiares y amigos de aquellos que, aún continúan desaparecidos, demandan inversiones. Mientras la vida se debate entre una desaceleración económica mundial, la austeridad republicana, y el golpe de suerte en que se ha convertido la supervivencia a la crisis de violencia por la que atraviesa el país.

El subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, ha informado que el Gobierno dedicará una primera partida de 410 millones de pesos para construir cinco institutos regionales forenses en el país además de 15 panteones.

Los institutos estarán en Coahuila, Nuevo León, Sonora, Baja California Sur, Sinaloa y Veracruz. Mientras que de los 15 cementerios 3 estarán en Veracruz, 3 en Sinaloa, 2 en Jalisco, 2 en Guerrero y uno en Michoacán, Baja California, Colima, Nayarit y Tamaulipas.

Desde 2006 se han acumulado 37,443 cadáveres no identificados. De los cuales 8,116 se encuentran apilados en los 263 anfiteatros del país, que presentan una “sobrepoblación” de 2,945 cuerpos, según han confirmado las propias autoridades nacionales.

La tendencia no parece atenuarse. En el 2019 los homicidios han aumentado respecto al mismo periodo del año anterior. Decenas de fosas siguen apareciendo en todo el país, y se calcula que al menos 426 han aparecido desde la entrada del Gobierno actual. En las cuales se reporta que de los 551 restos humanos encontrados solamente 529 cuentan cómo cadáveres porque los demás no están completos. Así las cosas.

Solamente estados como Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Querétaro y Yucatán permanecen sin declarar el hallazgo de fosas desde que la crisis comenzó a azotar al país. En tanto que estados como Veracruz con 332 fosas, Tamaulipas con 280, Guerrero con 216, Chihuahua con 194, Sinaloa con 139, Zacatecas con 138, Jalisco con 137, Nuevo León con 114, Sonora con 86, Michoacán con 76 y San Luis Potosí con 65 se coronan por totalmente los contrario.

Lo triste del caso es que mientras la muerte avanza y la vida disminuye, la esperanza de los familiares y amigos de los desaparecidos, también disminuye, y se reduce al anhelo de volver a ver los huesos de los que en vida fueron sus seres queridos. Para que ahora ellos puedan descansar en paz, en vida, y liberarse de las cadenas de la incertidumbre.

Por eso es que digo que en este país la muerte le cuesta cada vez más a la vida. Porque va mucho más allá de inversiones y mata, no sólo aquellos que cayeron en las manos equivocadas, sino que también mata, de angustia, a todos aquellos que los esperan en vida.

Esperemos que la violencia y la incertidumbre acaben pronto.

El último en salir apague la luz.
 

Facebook: Stephanie Henaro

Instagram: steph.henaro

Twitter: @HenaroStephanie

Fecha: 
Martes, 25 de Junio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 25 de Junio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Miércoles, 26 de Junio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Medirle el agua a los camotes

Se dice que hay que medirle el agua a los camotes porque, si el agua se consume, estos se queman y fin de la historia. Lo mismo puede ocurrir con nuestra democracia si no se cuida y de ahí la importancia de retomar la frase que nuestro mandatario usó el domingo en Durango.

Nuestro mandatario asistió a un evento en la región de La Laguna de ese estado y luego de que varias personas rechazaran y protestaran contra el proyecto del Metrobús de La Laguna, dijo que “había que medirle el agua a los camotes”, convocó a una consulta express a mano alzada y se acabó el proyecto. Así el estado de nuestra democracia y su nivel de agua.

El Metrobús de la Laguna es un proyecto que buscaba conectar las ciudades coahuilenses de La Laguna con las comunidades que colindan del lado de Durango, sin embargo, fue cancelado por segunda ocasión. La primera vez fue por el gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto y hoy su presupuesto del lado duranguense tiene como nuevo destino el agua y un hospital en la región.

Tras conocerse lo ocurrido en Durango, el Gobierno de Coahuila emitió un comunicado  en donde dio a conocer que el proyecto en lo que corresponde a la entidad sigue firme.  Las obras del lado de La Laguna coahuilense comenzaron en 2016 y ya llevan un avance considerable. El pasado 10 de junio, el gobierno de ese estado concluyó la estación Nazas y comenzó las obras en la estación Oriente.

Se tenía considerado un presupuesto de mil millones de pesos. En diciembre de 2018 AMLO amplió el presupuesto. Agregó 474 millones de pesos más para incluir las ciudades de Lerdo y Gómez Palacio del lado de Durango. En beneficio de 138 mil usuarios de la región que lo usarían diariamente.

La simulación de democracia directa, ejemplificada en la manera en que se anuló  el proyecto, es una clara característica populista que hace responsable al pueblo de una decisión ya tomada y operada en otras instancias.

De las personas que levantaron la mano no se sabe ni su nombre y me parece que tomar decisiones de este calibre, de una manera tan ligera, en la mayoría de los casos resulta dañino, para la población y para la democracia, y ha demostrado tener efectos adversos en otras partes del mundo. Tomemos el caso del Brexit como ejemplo.

La manera correcta de tomar ese tipo de decisiones es través de una ardua labor informativa a los ciudadanos y de la participación de instituciones estatales en la organización de una votación para la toma de dicha decisión. Pero parece que aquí sólo importan los camotes y los proyectos políticos con miras a 2021, 2022 y, si se puede, hacia la eternidad.

Dejemos los camotes y cuidemos que el fuego de las decisiones ocurrentes no evapore el agua de nuestra democracia.  A esa es a la que hay que medirle el agua.

El último en salir apague la luz.

 

Facebook: Stephanie Henaro

Instagram: steph.henaro

Twitter: @HenaroStephanie

Fecha: 
Martes, 18 de Junio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 18 de Junio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Miércoles, 19 de Junio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Inversión 2019

La iniciativa privada del país anuncia planes de inversión por un monto superior a treinta mil millones de dólares, un aliento a la economía sin duda. Un tanto más de inversión extranjera directa y se encuentra ruta de recuperación de los meses perdidos en materia de crecimiento económico. Este anuncio obliga al compromiso del gobierno y se espera reciprocidad; vendrá en un aumento en la inversión pública, hasta ahora detenida por los programas de ahorro para dispendiar en la dádiva del síntoma popular de esta transición.

La tercera transición ha dado cuenta de los errores de política pública adoptados y en seis meses la catastrófica resultante aflora en descontento social; el pacto se ha violentado una y otra vez; el desamparo en innumerables actividades del sector público clama por restitución y protección por igual. Los errores de política interior han repercutido en severas restricciones de crédito y costos de servicio de la deuda por las calificadoras de inversión.

Uno de los yerros torales de esta administración provocó un alud de inmigrantes ante la política de puertas abiertas anunciada al inicio del régimen. La reacción no se hizo esperar y la Casa Blanca anunció medidas arancelarias y ominosas. El régimen corrige. Ahora se presenta la oportunidad de renunciar a las obras tan criticadas y mencionadas por todas las vías posibles de la reflexión, de la cordura y más allá de cualquier intangible de razonamiento, la pérdida anticipada para la nación. Naturalmente conforman esta vorágine programada de recursos Santa Lucía, Dos Bocas y el Tren Maya.

La oportunidad brinda a todas las partes la cancelación sin el temor a la falla dentro del régimen para justificar el dar marcha atrás a la consulta ilegal que amparó Santa Lucía. Devolver el aeropuerto de Texcoco, porque sería una devolución, ante el evidente despojo de un activo de la nación incautado por un capricho absurdo sería el primer voto de confianza para la inversión, tanto nacional como extranjera. La oportunidad la brinda el poder judicial y acatarla desde la presidencia constituiría la salida más digna a un error con estatura colosal y dimensiones en el mundo entero. Se ha anunciado su posible inundación. Ya no cabe mayor atropello en este tema, recurrente sin duda, perseguido sin tregua hasta que se vaya esta transición, con la sombra de la soberbia por encima de la razón si no corrige.

Dos Bocas y el Tren Maya se encuentran en circunstancias similares. Todos los frentes económicos han atacado el origen y posibles consecuencias de estos dos proyectos. La pérdida para la nación ya se descontó en los mercados de capitales y las obras todavía no inician. Los costos para el país y para nuestra petrolera ya están en el remate de bonos y en la nula aceptación de las calificadoras que han hecho un llamado de urgencia para corregir el rumbo de políticas erróneas. Los recursos destinados a Pemex para resarcir sus compromisos de corto plazo no absorben todavía los plazos traicioneros de la redención futura de su papel. La vía de la producción de crudo es la única vía, la inversión que le encargan a un ente debilitado y desamparado en la ingeniería y en la modernidad de refinación, siembra un panorama desolador y los plazos de los expertos no lo sitúan operando antes de cinco años, anticipando herencia funesta de este régimen.

El Tren Maya también inunda el terreno de la obsesión; la destrucción de ambientes inigualables en el planeta será un freno contumaz para su consecución. Parece que enfrentamos la obsecuente necedad de un régimen imperado por voluntad de un solo hombre, sin olvidar que el reto lo lanzó el presidente mismo: pienso revelar, dijo, los nombres de quienes han acudido a las instancias de justicia para intervenir Santa Lucía con 147 demandas de amparo. Tal vez el presidente ignora que todas las organizaciones que han promovido las demandas de amparo son públicas y han hecho de su labor una diseminación de razones y de justicia para conocimiento de la sociedad. El medio ambiente, la traición al mismo, ya castiga los tres proyectos; el refuerzo del fracaso financiero se ha convertido en eso, en destacarlo como fracaso anticipado. Las normas del medio ambiente y las de aceptación universal sobre todo las que rigen la aeronáutica mundial, no puede alterarlas ningún capricho pasajero, esto es, de un gobierno en turno.

Los más de treinta mil millones de dólares no se reúnen como un sorteo sin fundamento; la lección a los planes de gobierno siembra un sistema pari passu para que los riesgos del empresariado mexicano absorban la confianza que debe emanar del sistema de gobierno. Las reglas pueden no ser escritas ni estar sujetas a convenios, el simple mensaje es claro y claridad es precisamente lo que no tiene esta transición. Así como asimiló la amenaza de Trump, haya sido real o no, el empresariado mexicano adelanta su voluntad y defensa de los intereses de la nación antes que las circunstancias que pudieran rodear el espectro del retiro de capitales, una amenaza nunca conceptuada en la escena de comunicación con las instancias de gobierno. Esto naturalmente no aleja la invitación a recapacitar para abandonar las obras de capricho y que caben en la imaginaria de un solo hombre e incorporar la marcha de la cautela que exigen las bondades de la inversión.

La mano del sector privado está tendida; al presidente le gusta utilizar esta retórica y estos juegos de palabras. Insta al uso de eufemismos. Después de seis meses aunados a los cinco de margen de maniobra que se le concedió, a la suma de once meses los eufemismos y los símbolos del populismo se agotaron, como también rindieron las culpas de administraciones pasadas; el choque frontal con la realidad ya le acerca datos precisos de su derrota. No necesitamos esperar al día uno de julio, una más de sus compras de tiempo, estrategia ya conocida y fallida para revertir el juicio de expertos y los números que no mienten en la escena de la inversión. De sorpresas y anuncios y pronunciamientos falaces ya hemos tenido suficiente.

Fecha: 
Lunes, 17 de Junio 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 17 de Junio 2019 - 15:30
Fecha C: 
Martes, 18 de Junio 2019 - 04:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Estados Unidos y México:¿Quién le debe a quién?

¿Qué le parecería  si le digo que Estados Unidos le debe a México muchísimo más dinero que lo que nosotros adeudamos, y que mediante el ejercicio de nuestros derechos vigentes, podriamos cancelar nuestra deuda externa de inmediato?

La importancia de esta afirmación, exige que sea yo especialmente claro, conciso y directo.

La deuda de Estados Unidos a favor de México, surge con motivo de la invasion lanzada para robarnos California, Nuevo México y Tejas, y de ser posible, el Istmo de Tehuantepec, como lo exigian en el articulo X del proyecto original de Guadalupe Hidalgo.

Comencemos por decir que México no dio motivo alguno para que los Estados Unidos nos agrediera desde 1836, pasando a la invasión abierta  en 1846, justamente diez años después.

En consecuencia, la guerra desatada  por Estados Unidos en nuestra contra  fue una  agresión injustificada y largamente planeada desde los tiempos de los llamados “Founding Fathers”.

A la agresión injustificada, hay que agregar la imposición del Tratado Guadalupe Hidalgo cuyas clausulas II, III y IV evidencian que fue impuesto  bajo violencia y amenazas de mayores pérdidas para México en caso que no  lo aceptaramos, firmaramos, ratificaramos e intercambiaramos los documentos que lo contienen.

En tanto México no hubiera cumplido todas las exigencias de Estados Unidos, nuestros puertos permanecerian como permanecieron bloqueados, nuestras aduanas  confiscadas y nuestra patria bajo el mando y ocupacion militar del General Winfield Scott que, segun consta, habria reanudado las hostilidades arrebatandonos mas territorio, hasta que aceptaramos su imposicion.

Todas las conductas de Estados Unidos  en agravio de México, han sido y siguen siendo  condenadas por el Derecho Internacional desde entonces y hasta la actualidad.

La doctrina del Presidente Clinton sobre esta materia, se contiene en un par de renglones:

“Tenemos que corregir y enmendar las terribles injusticias del pasado; las violaciones historicas no prescriben”.

En consecuencia de lo ocurrido, México tiene derechos clarisimos que podemos hacer valer directamente ante Estados Unidos, y en caso de renuencia, podemos seguir otras lineas de reivindicacion por nuestra cuenta:

Los derechos de México son los siguientes:

Tenemos derecho a que Estados Unidos se disculpe con México por la agresion cometida injustamente en nuestra contra entre 1836 y 1848.

Estados Unidos se ha disculpado con Hawai por haberse apoderado de  aquella nación, derrocando a su rey para establecer ahí su famosa base naval de Pearl Harbor.

Estados Unidos se ha disculpado con los Nativos Americanos, y con los Africanos esclavizados y discriminados hasta la fecha.

El mejor ejemplo de una verdadera disculpa, es la que  Konrad Adenauer en nombre de Alemania le ofrecio a Israel junto con una indemnización de miles de millones de Marcos y Euros, por el sufrimiento inflingido al pueblo judio durante el regimen Nazi.

México tiene derecho a exactamente lo mismo que Israel: A que se nos ofrezca una disculpa y se nos pague una indemnización.

Tenemos derecho a que  Estados Unidos nos indemnice de las consecuencias y las pérdidas ocasionadas con la invasión y el subsecuente despojo de mas de medio territorio mexicano.

Tenemos derecho a anular el tratado de Guadalupe Hidalgo, basándonos en las clausulas II, III y IV cuyo contenido equivale a una confesion firmada de las amenazas y la violencia con las que ese tratado nos fue impuesto a cambio de absolutamente NADA.

Al leer estas lineas, no faltará quien levante la ceja en senal de escépticismo, puesto que no se antoja factible que la primera potencia militar del mundo, vaya a indemnizar a  un país depauperado y débil como México.

Cabe el escepticismo cuando se desconocen los mecanismos con los que cuenta México para forzar una negociación equitativa de igual a igual con Estados Unidos.

He aqui los pasos que tendríamos que seguir:

Primero.- Es urgente que nos  anticipemos a las variaciones de humor de Trump, y hagamos valer el articulo XXI de Guadalupe Hidalgo que, mientras no sea anulado, podemos aprovechar a nuestro favor.

Segundo.-  Tenemos derecho a pedirle a Estados Unidos que se disculpe formalmente por habernos agredido injustificadamente desde antes de 1836 hasta la culminación del despojo el 2 febrero de 1848.

La erroneamente llamada “revuelta Tejana” fue una guerra iniciada y seguida por Estados Unidos, bajo la apariencia de una rebelión popular.

Basta ver los nombres de los “tejanos” que declararon la “independencia” de esa provincia para separarla de México, para darse cuenta de la simulación.

Tercero.-  Tenemos derecho a anular el Tratado Guadalupe Hidalgo, y sustituirlo por un acuerdo diplomatico que tome en cuenta nuestros derechos soberanos vigentes en California, Nuevo México y Tejas.

Cuarto.- Tenemos derecho a ser indemnizados por Estados Unidos, de los dannos y perjuicios y del danno moral ocasionado por su agresión y por su robo de más de la mitad de nuestro territorio.

Entre los perjuicios debemos y podemos incluir el desarraigo de los millones de mexicanos que tuvieron y siguen teniendo que emigrar al norte en busca de los medios de subsistencia que los Estados Unidos nos arrebataron.

Si Estados Unidos rechaza  nuestras reclamaciones (como es de suponerse), aqui planteo el “Plan B”:

Para evitar las medidas unilterales del gobierno de Estados Unidos, urge que hagamos valer el articulo XXI de Guadalupe Hidalgo, al que me he estado refiriendo en mis ultimas colaboraciones.

Para contrarrestar las acciones comerciales y financieras de Estados Unidos, México puede hacer lo siguiente:

Podemos calcular actuarialmente el monto de las pérdidas  y los  perjuicios ocasionados por Estados Unidos con su invasión y despojo de California, Nuevo México y Tejas, desde 1836 hasta la fecha.

México puede convocar a las mas prestigiadas firmas contables y financieras del mundo, para documentar el monto de la indemnización que nos debe Estados Unidos.

Esto puede hacerse con base en la evidencia documental indiscutible, y  fundandonos en el Derecho Internacional aplicable.

Una vez calculado y documentado lo que Estados Unidos le debe a México, podemos emitir lo que bien podria llamarse Bonos Guadalupe Hidalgo.

Estoy seguro que si la emisión de estos bonos se sustenta contable, financiera y juridicamente conforme a los estandares internacionales vigentes, las más rigurosas calificadoras financieras tendrían que validarlos,  y  no faltarían países interesados en adquirirlos a precios preferenciales.

Se me ocure que Rusia, China y Japon estarian muy interesados en agregar estos bonos al portafolio de creditos que, en  el caso de China, reforzarian el inmenso adeudo que Estados Unidos tiene para con la República Popular.

Tanto como es de esperarse que Estados Unidos se niegue a pagarnos un solo centavo de indemnización, es innegable que ante un cobro de los Bonos Guadalupe Hidalgo por parte de China, Rusia o Japon, la respuesta de Washington sería muy distinta.

Los indicadortes del  Dow Jones y la Bolsa de Valores de Nueva York, parecerían el electrocardiograma de un infartado, o las gráficas del sismógrafo de Tacubaya, durante alguno de los terremotos que suelen sacudir a nuestro querido país.

Este planteamiento se lo hice a Miguel de la Madrid en 1988, cuando parecía que México se iba a hundir bajo el peso de la eterna deuda externa.

Entonces como ahora, pienso que es mucho mejor hacer valer un crédito a nuestro favor, que salir con la clásica excusa de “debo no niego, pago no tengo”.

Ejercer nuestros derechos de indemnizacion ante Estados Unidos, NO perjudicaría nuestro crédito internacional, a diferencia de una moratoria que no tenemos por que declarar, pudiendo cobrar una deuda infinitamente mayor a la que pesa sobre nosotros.

No es  lo mismo decir que no podemos pagar,  que decir: ¡tú me debes mucho más que yo a ti!

Este mecanismo legalmente se llama compensación:

La deuda mayor absorbe a la menor, y subsiste a favor del acreedor de mayor suma, por la diferencia remanente.

Negarnos la oportunidad de hacer valer derechos perfectamente vigentes y demostrables, equivale a que la Cenicienta prefiriera seguir trapeándole  el palacio a su madrastra perversa, que echarla de patitas a la calle y asumir su papel como dueña y señora.

Esta opcion es tan sencilla,  como determinar quien le debe a quien...

Tan sencilla como cobrar  lo que se nos debe, en vez de pagar lo que no debemos...

    ________________________________

Para disipar cualquier duda sobre este tema que he venido tratando en mis ultimas colaboraciones, pongo a disposicion de los lectores los dos libros que he escrito sobre Guadalupe Hidalgo y la invasion y conquista por Estados Unidos, de California, Nuevo México y Tejas.

Heridas que no Cierran (Editorial Grijalbo 1988)

The Comeback River 

Pueden pedirlos (sin costo alguno) a chavezmontesjulio@hotmail.com

Fecha: 
Viernes, 14 de Junio 2019 - 13:30
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 14 de Junio 2019 - 15:45
Fecha C: 
Sábado, 15 de Junio 2019 - 04:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Muy peligroso que sólo Trump decida si México cumple o no

Desde el viernes pasado, cuando se anunció el acuerdo México-Estados Unidos para reducir los flujos migratorios hacia la frontera norte de nuestro país, Donald Trump insistió en que su país y el nuestro habían firmado otro convenio cuyo contenido permanecería en secreto hasta que él quisiera hacerlo público.

Desde el lunes de esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard negaron la existencia de otro acuerdo.

Y ayer, en medio de una de sus improvisadas conferencias de prensa, en el jardín de la Casa Blanca, el bravucón oxigenado mostró un papel doblado que guardaba en un bolsillo de su saco: el dizque documento secreto.

En ese momento, un fotógrafo tomó una foto de la hoja de papel doblada, donde se transparenta un extracto del texto, y después la subió a su cuenta de Twitter. Al traducir los dos párrafos que se ven dice:

“México también se compromete a (ILEGIBLE) de manera inmediata las leyes domésticas y las regulaciones para identificar cualquier cambio que (ILEGIBLE) para hacer cumplir e implementar dicho acuerdo.

“Si Estados Unidos determina a su discreción y tras consultar con México después de 45 días desde la fecha de emisión de la declaración conjunta [junio 7 de 2019] que las medidas aplicadas por el gobierno de México conforme a la declaración conjunta no han logrado resultados satisfactorios en la atención del flujo de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, el gobierno de México tomará los pasos necesarios bajo su ley doméstica para hacer que el acuerdo se cumpla con la perspectiva de asegurar que el acuerdo entre en vigor en 45 días”.

El documento aparentemente fue firmado por dos funcionarios menores: el subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos Político-Militares del Departamento de Estado gringo, Marik String, y el consultor jurídico adjunto “A” de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alejandro Celorio Alcántara.

En el “acuerdo secreto”, por lo menos en lo que puede leerse, no hay nada que contradiga lo que ya anunciaron y reiteraron Andrés Manuel y Marcelo: el gobierno federal tiene 45 días de plazo para reducir el número de migrantes hacia Estados Unidos.

Ahora bien, y esto es lo que debe preocuparnos, el gobierno mexicano acepto tomar las medidas necesarias para reducir el número de migrantes pero en el acuerdo no se anota una meta a alcanzar al cumplirse los 45 días de plazo, el 22 de julio entrante.

Recordemos que en mayo pasado, según las estadísticas de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU, 144 278 migrantes fueron detenidos, 32% más que en abril. De ese total, 132 887 fueron capturados por agentes de la Patrulla Fronteriza después de ingresar ilegalmente a EEUU, y 11 391 fueron clasificados como “inadmisibles” después de llegar a los puertos de entrada.

Debemos preguntarnos si el presidente gringo aceptará una reducción del 10%. ¿O del 15, 20, 25%? ¿O espera que para julio el número de migrantes capturados en la frontera se reduzca al número que se registró en enero pasado: 58 288? ¿O al de detenidos que hubo en julio de 2018, que fue de 40 149?

Al no haberse establecido un número a alcanzar, Trump y sólo Trump decidirá si nuestro país está cumpliendo y eso es muy, pero muy peligroso.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 12:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 21:05
Fecha C: 
Viernes, 14 de Junio 2019 - 08:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El acuerdo que anunció AMLO, ¿es el mismo para Trump?

Los gobiernos de México y Estados Unidos anunciaron, el viernes pasado, que lograron un acuerdo por medio del cual México aceptó combatir la migración ilegal de centroamericanos y otros extranjeros hacia su frontera norte y así evitar la imposición de un arancel del 5% a todas las exportaciones mexicanas destinadas al mercado estadounidense.

Sin embargo, desde el sábado hasta ayer, el presidente Donald Trump ha difundido 32 tuits que parecen indicar que para él no es suficiente el acuerdo que anunciaron conjuntamente su gobierno y el del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El 8 de junio tuiteó: “¡MÉXICO ACEPTÓ COMPRAR INMEDIATAMENTE GRANDES CANTIDADES DE PRODUCTOS AGRÍCOLAS DE NUESTROS GRANDES AGRICULTORES PATRIOTAS!”.

Un día después, el 9 de junio, tuiteó: “Es importante destacar que algunas cosas no mencionadas en el comunicado de prensa de ayer, una en particular, fueron acordadas. Eso será anunciado en el momento apropiado. Ahora habrá una gran cooperación entre México y los Estados Unidos… Sin embargo, si por alguna razón desconocida no la hay, siempre podemos volver a nuestra posición anterior, muy rentable, de aranceles, pero no creo que sea necesario”.

Ayer, Trump insistió en que existe otro tratado al tuitear lo siguiente: “Hemos firmado y documentado completamente otra parte muy importante del acuerdo de Inmigración y Seguridad con México... Será revelado en un futuro no muy lejano y necesitará un voto del cuerpo legislativo de México”.

Y horas más tarde, difundió tres tuits más: “… los aranceles son una gran herramienta de negociación, un gran productor de ingresos y, lo más importante, una forma poderosa de convencer a las empresas de venir a los EEUU y de hacer que regresen a casa las empresas que nos han dejado para ir a otras tierras. Perdimos estúpidamente el 30% de nuestro negocio de automóviles a México. Si las tarifas continuaran en el nivel superior, todos volverían. Pero estoy muy contento con el trato que hice… Si México da resultados (que creo que lo harán). Aún no se ha revelado la mayor parte del trato con México”.

Aparentemente, mientras que Andrés Manuel y Marcelo dicen que el único acuerdo es el que se hizo público y que México no se comprometió a comprar más productos agrícolas estadounidenses, Trump insiste en que hay otro acuerdo que pronto dará a conocer.

Y no solo eso, al insistir que los aranceles son un gran instrumento para negociar o imponer su voluntad sobre el contrario, para atraer a empresas a su país, y al amenazar con imponer nuevos aranceles en caso de que México no cumpla con lo acordado, el presidente gringo muestra sus verdaderas intenciones: imponer tarifas cada vez más altas a las exportaciones mexicanas con el fin de encarecerlas hasta que a las empresas les sea más conveniente mudar sus fábricas a Estados Unidos.

Por lo que ha escrito en sus tuits más recientes infiero que para Trump lo que ocurrió la semana pasada fue el primer round de una pelea que apenas empieza.

¿Cómo juzgará Trump el trabajo que durante los próximos 45 días haga el gobierno mexicano para frenar los flujos migratorios hacia EEUU? ¿Como se defenderá México de un nuevo ataque tarifario del gringo al cumplirse el plazo establecido?

¿Cuál es el verdadero acuerdo?
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 12:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 12 de Junio 2019 - 20:45
Fecha C: 
Jueves, 13 de Junio 2019 - 08:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Nadie sabe para quién trabaja… (*)

La  respuesta eficaz para  suspender y anular los aranceles comerciales que pretende aplicar Donald Trump a las importaciones mexicanas, se encuentra en el artículo XXI del Tratado de Guadalupe Hidalgo, firmado en la Villa de Guadalupe el 2 de febrero de 1848, y que a la letra dice:

Artículo XXI.- “Si desgraciadamente en el tiempo futuro SE SUSCITARE ALGÚN PUNTO DE DESACUERDO ENTRE LOS GOBIERNOS DE LAS DOS REPÚBLICAS, bien sea sobre la inteligencia de alguna estipulación de este tratado, bien sobre cualquiera otra materia de las relaciones políticas o comerciales de las dos naciones, los mismos gobiernos, a nombre de ellas, se comprometen a procurar de la manera más sincera y empeñosa a allanar las diferencias que se presenten y conservar el estado de paz y amistad en que ahora se ponen los dos países, usando al efecto de representaciones mutuas y de negociaciones pacíficas.

Y si por estos medios no se lograre todavía ponerse de acuerdo, no por eso se apelará a represalia, agresión ni hostilidad de ningún género de una república contra la otra, hasta que el gobierno de la que se crea agraviada haya considerado maduramente y en espíritu de paz y buena vecindad si no sería mejor que la diferencia se terminara por un arbitramento de comisarios nombrados por ambas partes, o de una nación amiga.

 Y si tal medio fuere propuesto por cualquiera de las dos partes, la otra accederá a él, a no ser que lo juzgue absolutamente incompatible con la naturaleza y circunstancias del caso.”

Lo anterior significa que:

(1)     Tanto Estados Unidos como Mexico, estan obligados a consultar y acordar PREVIAMENTE, cualquier acción o medida que pueda afectar o afecte las relaciones bilaterales de ambos países ya sea en materia comercial, política o de cualquier otra materia de interés para cualquiera de las dos partes.

(2)     En caso de haber agotado exhaustivamente todos los medios de negociación sin alcanzar un acuerdo amigable, estan obligados a someter sus diferencias al arbitraje de un país amigo o de cualquier otra instancia que de común acuerdo elijan ambos países.

(3)     Ambos países quedaran obligados a acatar lo que resuelva la instancia arbitral a la que  tienen que someterse antes de aplicar cualquier acción o medida que los afecte o pueda afectarlos, en lo comercial, político o cualquier otro tema reciproco.

Muchas personas,  incluso muchos profesionales del Derecho,  pueden pensar que un tratado tan antiguo como Guadalupe Hidalgo, no es un instrumento idóneo para enfrentar los problemas bilaterales entre México y Estados Unidos en la actualidad.

Tal vez  no saben que el 4 de julio de 1848, el Presidente Polk compareció ante el Congreso de los Estados Unidos para encabezar la ceremonia de elevación del Tratado Guadalupe Hidalgo, al rango de Ley Federal 9 Stat. 922.

El efecto legal de la iniciativa del presidente Polk, fue que el tratado pasó a ser ley suprema de la Unión Americana, por lo cual, los jueces tanto federales como estatales y municipales de Estados Unidos, estarían como siguen estando, obligados a cumplirla y hacerla cumplir mientras no sea derogada.

Esta ley continúa vigente en la actualidad de acuerdo a lo que ordena el artículo VI de la Constitución de Estados Unidos que a la letra dice:

Article VI  (Article 6 - Prior Debts, National Supremacy, Oaths of Office)

2: “This Constitution, and the Laws of the United States which shall be made in Pursuance thereof; and all Treaties made, or which shall be made, under the Authority of the United States, shall be the supreme law of the land; and the Judges in every State shall be bound thereby, any Thing in the Constitution or Laws of any State to the Contrary notwithstanding.” (1)

El artículo VI de la Constitución de los Estados Unidos, no deja lugar a dudas sobre la plena vigencia del Tratado Guadalupe Hidalgo, convertido en Ley Federal con rango supremo por encima y en contra de cualquier otra disposición.

Por virtud de lo dispuesto en este artículo, la Ley Federal 9 Stat. 922, el gobierno de los Estados Unidos y el de México, tienen PROHIBIDO realizar cualquier acción unilateral que afecte las relaciones bilaterales en  materia comercial, política, migratoria o de cualquier otra índole.

He aquí el texto de esta ley federal de los Estados Unidos, que NO DEJA LUGAR A DUDAS:

 “If unhappily any disagreement should hereafter arise between the Governments of the two republics, whether with respect to the interpretation of any stipulation in this treaty, or with respect to any other particular concerning the political or commercial relations of the two nations, the said Governments, in the name of those nations, do promise to each other that they will endeavor, in the most sincere and earnest manner, to settle the differences so arising, and to preserve the state of peace and friendship in which the two countries are now placing themselves, using, for this end, mutual representations and pacific negotiations. 

And if, by these means, they should not be enabled to come to an agreement, a resort shall not, on this account, be had to reprisals, aggression, or hostility of any kind, by the one republic against the other, until the Government of that which deems itself aggrieved shall have maturely considered, in the spirit of peace and good neighbourship, whether it would not be better that such difference should be settled by the arbitration of  commissioners appointed on each side, or by that of a friendly nation. And should such course be proposed by either party, it shall be acceded to by the other, unless deemed by it altogether incompatible with the nature of the difference, or the circumstances of the case.”  (2)

Esta ley obliga a Estados Unidos, a agotar exhaustivamente todas las opciones posibles de negociación, y en caso que no den los resultados satisfactorios para ambas partes, tiene la obligación de someterse a  un arbitraje, ya sea de una nación amiga o de una instancia internacional ad hoc.

Imponer los aranceles comerciales como pretende el Presidente Trump, es una violación directa de la Constitución de los Estados Unidos y una violación grave de la Ley Federal 9 Stat.922 que aquí refiero.

Gracias a la que se conoce como “Supremacy clause” de la Constitución Americana, (contenida en su artículo VI ya transcrito), si se pretenden  hacer efectivos este lunes 10 de junio los aranceles comerciales progresivos anunciados sobre  las  exportaciones mexicanas, los jueces federales de los Estados Unidos estan facultados y obligados a suspender y anular su imposición, en respuesta a cualquier demanda que se les presente para ello, por cualquier ciudadano o empresa mexicana o estadounidense afectada por  esos aranceles.

Los aranceles no pueden ni deben entrar en vigor porque:

El presidente de Estados Unidos, NO ha consultado previamente al gobierno mexicano al respecto;

NO ha obtenido el consentimiento del Gobierno Mexicano para imponer esos aranceles;

NO ha intentado exhaustivamente agotar todos los medios amigables de negociación previos puesto que se trata de un tema comercial contemplado en la ley que vengo refiriendo.

NO se ha sometido  a un arbitraje imparcial;

NO se ha dictado un laudo arbitral que autorice a Estados Unidos para imponer aranceles comerciales a las exportaciones mexicanas.

En consecuencia, las acciones de la Casa Blanca son unilaterales y por ello, contrarias al artículo VI de la Constitución de Estados Unidos, y a la Ley Federal 9 Stat. 922.

Nada de extraño podría  tener que ahora se presenten  demandas ante los jueces federales de Estados Unidos, para que suspendan y anulen las acciones unilaterales del gobierno de ese país, en caso que finalmente las imponga la Casa Blanca.

La Ley 9 Stat. 922, protege los derechos tanto de mexicanos como de estadounidenses, productores, comerciantes y consumidores, que pueden acogerse a sus disposiciones para suspender y anular toda medida unilateral del gobierno americano.

Con base en la Ley Federal 9 Stat. 922, los jueces federales de los Estados Unidos son competentes para suspender y anular los aranceles progresivos en caso que sean puestos en vigor este 10 de junio, o en cualquier otro momento.

Solamente se requiere que los afectados mexicanos o estadounidenses acudan en demanda para protegerse de esa imposición unilateral e ilegal.

La intención de James Polk al elevar aquel tratado al rango de Ley Federal el 4 de julio de 1848, fue la de disimular su despojo bajo el aspecto de legitimidad en el marco de su constitución.

Lo que no pudo prever, es que 170  años después, esa ley que sigue vigente, puede  ser utilizada para proteger las exportaciones mexicanas contra la aplicación de aranceles comerciales, o cualquier otra medida unilateral del gobierno de su país.

Bien dice el dicho, que nadie sabe para quién trabaja…

        ________________________________

chavezmontesulio@hotmail.com

 (*) El individuo que aparece en la imagen que ilustra estas líneas,  al lado del Presidente James Polk es  Donald Trump.

(1) Esta constitución y las leyes delos Estados Unidos que de ella emanen; y todos los tratados otorgados o que se otorguen bajo la autoridad de los Estados Unidos, son la ley suprema de la nación, y los todos los jueces (federales o estatales) estarán obligados a cumplirlas, a pesar  y aun en contra de lo que puedan disponer las leyes de cualquier estado.

(2)   El texto de la Ley 9 Stat. 922, coincide con el artículo XXI del tratado Guadalupe Hidalgo, transcrito en español aquí mismo.

Agradezco la ayuda de Carlos Ruiz de Teresa para la preparación de este artículo.

Fecha: 
Viernes, 07 de Junio 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 07 de Junio 2019 - 15:20
Fecha C: 
Sábado, 08 de Junio 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La escasez programada

El desempleo, no el del ciclo productivo, no el del estanco en la producción, el que inevitablemente obliga por circunstancias críticas de la economía a prescindir de mano de obra; a ese no hacemos referencia porque simplemente no existe una crisis en nuestra gran economía. No necesariamente enfrentamos una imperfección de mercado. Enfrentamos un desabasto que sin programa alguno interrumpe el ciclo de gasto gubernamental. Interrumpe programas establecidos desde la función operativa del servicio público, ciclo que inicia con una función conceptual de eficiencia del Estado. El gasto hace lo que siempre ha hecho: acompasar el ritmo de una economía creciente, adecuar el ritmo de la inversión pública y hacerla valer ante la inversión privada, cuidando siempre las bases de su participación para hacer de este ritmo paralelo, una función productiva y alentadora.

La interrupción de esta transición en turno ha cortado innumerables áreas de especialización del servicio público de carrera, lanzando a la calle a profesionales y vocación de antigüedad considerable. El trastorno naturalmente tiene un efecto multiplicador que inicia con el desamparo familiar, el estado de ánimo en el imaginable cambio de rumbo de vidas enteras dedicadas a la actividad pública; el margen de protección que alguna vez amparara diversos órdenes desaparece en un día. Las explicaciones no satisfacen lo abrupto de la tajante decisión. La reacción se espera y aguarda en estéril defensa de una colectividad pasmada ante la ocurrencia y ante la idea de lo perentorio de una decisión que hiere.

La dimensión de lastimar sin necesidad, la decisión de recortar sin programa está cobrando consecuencias inesperadas en las cifras del empleo que desequilibran toda perspectiva de aliento; los despidos masivos del sector público no pueden cubrir la inserción de empleos formales y la falacia de jóvenes recibiendo dinero gratuito para integrar fuerza de trabajo no corresponde a ningún padrón serio de registro. El manejo que pretende el gobierno de cifras en la macroeconomía distorsiona una situación de daño irreparable en el cruento amanecer de familias que sufren este corte tan irresponsable.

El recorte material ya repercute en el lado humano como ciclo perverso. El gobierno en turno ignora los efectos de las economías de escala en los nutrientes y servicios de la administración pública. El primer ejemplo, que se ha tornado inmanejable lo vemos en la salud pública. Es muy sencillo agitar la misma bandera de siempre: la corrupción y con ella justificar las torpezas y atropellos de una administración fallida. No pueden soslayarse las cantidades enormes de medicamentos que requiere todo un sector de salubridad de una nación. En ello habrá que juzgar circunstancias de abasto y habrá que juzgar circunstancias apremiantes como los plazos de entrega. Si una o dos o tres empresas pueden lograrlo, naturalmente serán empresas de dimensión considerable. Esto no necesariamente incide en el juicio pronto del presidente que sentencia una función monopólica o de abuso. El resultado de su interpretación y manejo alterno del abasto ya se encuentra en crisis.

Las dependencias afectadas, todas ya presentan rasgos de incompetencia e insuficiencia de servicio. Pudimos apreciarlo en la afectación al medio ambiente con los incendios forestales. Conafor no pudo atender la premura y la atención de la emergencia. Semarnat, afrontando 16,000 despidos, impedida. Este espacio ha insistido en el modelo del ahorro como premisa equivocada de sustento económico. El ahorro sin el equilibrio de la inversión provoca un rezago en la actividad pública, detiene la marcha de la economía, produce letargo en la eficiencia gubernamental y en los servicios públicos.

El Plan Nacional de Desarrollo que instó el simple cumplimiento por norma institucional deja en la apreciación de su lectura, los renglones de inversión pública abiertos; finalmente ya sabemos adonde apunta la voluntad del presidente: al derroche innecesario en proyectos costosos y envueltos todos sin excepción en una nube interpretativa y amparados por el discurso antes que por la lógica y el conocimiento. Los administradores de recursos públicos, los designados para vigilar estos dispendios producto del ahorro forzado por recortes sin miramiento y sin programa, no merecen consideración en sus trayectorias de servicio público, y dos de ellos, uno agrónomo, emplearán 8,000 millones de dólares en un proyecto de refinación sin horizonte y sin ningún respaldo en materia de retorno financiero. La salud, entre muchas otras carencias inducidas por esta transición, en juego para la satisfacción de un capricho. O de varios.

Las economías de escala ya mencionadas no son más que simples mecanismos de orientación en el manejo eficiente de los recursos. Si las licitaciones, que este gobierno no necesariamente invoca, tienen vigilancia objetiva, la competencia simple de los mercados ajustará la situación de precios. En lo que no puede perderse objetividad es en la dimensión de las necesidades y en la función programática para cubrirlas. La administración está enfrentada con un dilema de reparto y es un juego peligroso cuando el recurso existe y cuando la sociedad percibe que la retención cubre fines no prioritarios. La justificación de actuación pasada y el añadido de una corrupción real, un tanto, y una corrupción imaginada que ya debió ser corregida de facto, con tanta insistencia y mención, alcanzaría a cubrir la expectativa de la sociedad y sus demandas. Dejar en rezago la cobertura del pacto social un día y otro también y diseminar el desamparo de órdenes colectivos, invita a la reflexión de masas, a pesar del terreno de la dádiva. No olvidemos el efecto multiplicador que inunda el ambiente de carencia en las familias, y la salud no concede plazos.

El ahorro no es figura de transmutación contable ni transfiguración económica, es lo que siempre ha sido: un mecanismo disciplinario del gasto programático en cualquier entidad activa. La inducción de esta administración ha hecho del ahorro una función de escasez que repercutirá lamentablemente en innumerables formas de vida y de contemplación del poder como afán de captura y retención mediante una dádiva que, en los pocos meses de esta transición, ya muestra no solamente signos de incongruencia, arroja signos de contracción económica. Escasez, vocablo que acompaña todas las fórmulas del populismo.

Fecha: 
Lunes, 27 de Mayo 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 27 de Mayo 2019 - 15:20
Fecha C: 
Martes, 28 de Mayo 2019 - 04:20