Se encuentra usted aquí

méxico

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Piezas de ajedrez rusas

Que los ojos del mundo estén puestos en tratar de descifrar quién será el próximo presidente de los Estados Unidos, no quiere decir que las piezas de ajedrez se hayan dejado de mover en el tablero de los países poderosos, y con esto me refiero a Rusia.

Estamos concentrados en lo ocurrido en Iowa, en el manifiesto político del presidente Trump en su presupuesto para el 2021, en lo que está por ocurrir en New Hampshire, y en la alerta que ha lanzado el director del FBI sobre la posible injerencia rusa en las elecciones a través del marketing político en plataformas como Facebook, pero a lo que voy es que el mundo no para por los procesos electorales de EEUU. Rusia no ha dejado de mover algunas piezas en las que México no está absuelto. Somos peones en el juego de los poderosos y ésta es una verdad incómoda que deberemos de tener cada vez más presente. 

Al mismo tiempo que Mike Pompeo, Secretario de Estado estadounidense, llevó a cabo una gira por Europa del Este (en donde visitó países como Hungría, Eslovaquia, y Polonia) concentrada en ataques a Rusia y China, el canciller ruso tuvo una gira latinoamericana que comprendió Cuba, México y Venezuela, destinada a fortalecer la presencia de su país en esta región. Visitas que en el lenguaje popular se traducen fácilmente en un “ojo por ojo, diente por diente”.

En su visita a Cuba, el canciller Lavrov reafirmó el compromiso de su país en el plan de desarrollo cubano 2030 en el que resaltan con planes de reparación y modernización de los ferrocarriles, construcción de bloques energéticos, adiestramiento de especialistas, cooperación médica y la contención de las medidas coercitivas aplicadas por Estados Unidos.

Por otro lado, en la que fue la primera visita de un canciller ruso a México en 10 años,  las conversaciones se centraron en fortalecer los vínculos en temas relacionados con el turismo, educación, mejora de lazos comerciales, compra de equipo militar y apoyo en el combate al narcotráfico.

Cabe resaltar que los lazos entre ambos países se han ido fortaleciendo a través de los años. Según las estadísticas rusas, en 2018 el intercambio comercial bilateral alcanzó 2.9 mil millones de dólares, lo que representa un aumento de 19.2% en comparación con 2017. Las exportaciones rusas crecieron de 1.5 mil millones de dólares en 2017 a 2 mil millones de dólares en 2018.

Hoy somos el segundo socio comercial más importante de Rusia en América Latina, después de Brasil, mientras que somos el número uno en los planes de construcción del muro de Trump y en su lógica electoral de insultos. 

Finalmente Lavrov hizo escala en Venezuela para estrechar la mano de Maduro poco tiempo después de que Guaidó fuera ovacionado en Washington por el Congreso estadounidense. Moscú es el segundo socio comercial del régimen chavista, después de China. El canciller demostró que la presencia del Kremlin no disminuirá al anunciar que la cooperación militar técnica se seguirá desarrollando para aumentar la capacidad de defensa en contra de “amenazas externas”, al mismo tiempo que no oculta su deseo de obtener un papel como mediador al reunirse con un sector minoritario de la oposición. 

Rusia lo quiere todo y la tensión entre Washington y Moscú podría aumentar si Juan Guaidó es encarcelado en estos días, pues al hacer una gira internacional por Europa, EEUU y Canadá, desafió una orden del régimen chavista que le impedía salir del país. 

Estemos atentos a lo que pueda suceder en Venezuela, pero no sin antes recordar que México también forma parte de los planes hegemónicos del Kremlin en los que el canciller Sergei Lavrov declara que “Rusia tiene la visión de una expansión comercial, cultural y de dominio territorial en América Latina y si EEUU sigue descuidándola, Rusia se va a ir metiendo más y más”.

Queda claro que somos peones de una batalla geopolítica entre Washington y Moscú pero lo interesante aquí será ver si seguiremos siendo eternas piezas del tablero estadounidense, o si los descuidos harán que algún día nos convirtamos en piezas de ajedrez rusas.

El muro podría acabar encerrando a Estados unidos.

El último en salir apague la luz. 

@HenaroStephanie

 

Fecha: 
Martes, 11 de Febrero 2020 - 14:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 11 de Febrero 2020 - 16:15
Fecha C: 
Miércoles, 12 de Febrero 2020 - 05:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Analistas políticos de verdad y de mentiras promueven la gerontofobia

Desde el 1 de diciembre de 2018, hay quienes han insistido en que varios miembros del gabinete no durarían en sus respectivos cargos y que pronto serían removidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Algunos columnistas políticos, conductores de programas de radio y televisión, y youtuberos aseguran con una frecuencia que resulta sospechosa, que son inminentes las renuncias de los titulares de las secretarías de Gobernación y de Comunicaciones y Transportes, y del Fiscal General de la República.

La más reciente de estas “renuncias” se difundió antier por las redes sociales. Se originó en el sitio denominado Nuevo México Plural, que así encabezó una supuesta exclusiva de un tal Gabriel Castillo: “Se va Gertz Manero de la FGR; llegaría Miguel Arroyo”.

Por WhatsApp recibí varias este artículo que asegura que Gertz Manero “renunció a su cargo y a partir del pasado sábado inició el protocolo de entrega del cargo que será a finales del mes en curso”.

De inmediato dudé de la veracidad de la información. En primer lugar, porque desconfío totalmente de sitios que no identifican a sus propietarios y directivos, como es el caso de Nuevo México Plural. En segundo, porque desde hace años me “vacuné” contra las exclusivas que difunden ciertas personas y medios.

Lo que sí es un hecho es que desde que Gertz fue nombrado Encargado de Despacho de la PGR por el presidente López Obrador, el 1 de diciembre de 2018, y luego designado Fiscal General de la República por el Senado, el 18 de enero de 2019, hay quienes han anunciado una y otra vez su “inminente renuncia” sin que hasta ahora se hayan cumplido sus vaticinios.

Caso similar es el de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y del secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

Es indudable que estos tres funcionarios ocupan cargos que muchos codician y hacen todo lo posible para provocar sus despidos y quedarse en su lugar o colocar a alguien de su confianza en tan importantes posiciones.

También es evidente que las notas “exclusivas” sobre dichas renuncias por lo general menciona la supuesta precaria salud de la persona aludida. La del domingo aseguraba que se “ha agravado” la de Gertz.

Curiosamente, los funcionarios que se van se van y no se han ido, son tres de los cinco de mayor edad dentro del gabinete presidencial.

Jiménez Espriú tiene 82 años, Gertz Manero 80 y Sánchez Cordero 72. Tienen 74 años los secretarios de Medio Ambiente, Víctor Manuel Toledo, y de Salud, Jorge Alcocer, a quienes también algunos analistas han “renunciado” por “problemas de salud”.

En los tres sexenios anteriores al actual, cuando los “analistas políticos” hablaban de alguna “inminente” renuncia, raramente mencionaban la edad o estado de salud del funcionario aludido y citaban otras razones para explicarla.

Quienes ahora justifican sus supuestas exclusivas mencionando la edad de los funcionarios, además de mostrar falta de imaginación, impulsan la gerontofobia, una forma de discriminación de la cual no se habla pero que se practica ampliamente en nuestro país. Estos “analistas políticos” de verdad y de mentiras tarde o temprano serán víctimas de la discriminación que hoy promueven, porque, con suerte, también llegarán a los 70 o más años.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Martes, 11 de Febrero 2020 - 08:25
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 11 de Febrero 2020 - 17:10
Fecha C: 
Miércoles, 12 de Febrero 2020 - 04:25
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Economía en distracción

Se acumulan los temas de la agenda nacional, todos de suma importancia, desde la seguridad hasta la salud, pero la economía marca un terreno de verdadera preocupación. En este espacio se mencionó una indicación del presidente en cuanto a la formación de un comité o grupo de asesoría para atraer inversiones, o bien para brindar facilidades a la invitación del capital. Desde luego deben ser varios integrantes, pero lo encabezan el secretario Herrera y Alfonso Romo. Preocupan los tiempos, preocupan más los planes, pero la verdadera preocupación radica en los fundamentos de origen, en los inicios de esta tercera transición que gobierna.

Si pudiera revertirse el proceso de cancelaciones, que ha habido sin cesar en todas las áreas de la vida nacional, desde comedores comunitarios hasta albergues contra la violencia y estancias infantiles, y el Seguro Popular, todas sin excepción dan cuenta de cruentas decisiones que han afectado a millones de personas, pero desde luego la que marcará por siempre y  sancionará la historia sin duda, es el despojo de un activo de proyección internacional, la obra más significativa del continente, el aeropuerto de Texcoco. No puede concebirse un castigo tan singular a toda una nación, un agravio a los bienes nacionales y por encima de todas estas aberrantes derivaciones, las señales al exterior. 

El exterior ha lidiado con esta decisión y ha tratado de alimentar la expectativa de inversión y la permanencia del capital en tierra mexicana con las contribuciones de un sector empresarial decidido a soportar alternativas que compensen la caída de la confianza, la pérdida de un ciclo completo de reinversión y la pérdida de horizontes claros en materia económica; precisa revivir la era de un México otrora incluyente, pujante, audaz y competitivo. Un año bastó para recomendar rumbo, un solo año de desperdicio inconmensurable de actividad económica fue suficiente para hacer un ejercicio de recomposición de nuestra economía.

El primer enunciado para lanzar un plan de rescate de la economía mexicana está programado para el fin de mes. Habrá que evaluar las bases del pronunciamiento esperado, porque si tomamos las manifestaciones cotidianas del presidente en sus declaraciones matutinas y las acoplamos a todo un sentir de la expectativa de agentes económicos, la decepción puede anticiparse en la dilución de rondas energéticas, en la supresión de farmouts, en las miras internas de autosuficiencia energética y alimentaria, en la simple interpretación de crecimiento y desarrollo y en los capítulos de bienestar que esta transición utiliza como compendio de certidumbre.

Recomponer una economía sin atender los preceptos que se forjan en las grandes discusiones y en los amplios planteamientos de los desarrollados e industrializados, para asimilar la terminología de los organismos financieros internacionales, se torna en un ejercicio inútil cuando se aplaude e impulsa una economía doméstica, un molino de grano con conocimientos de dos siglos de experiencia con el uso de una mula para molienda, un muro de piedra para estimular el cincel y el marro, un camino que completa un tramo de escaso kilometraje, todo con mano de obra extinta en la modernidad, cuando se cuenta con la tecnología necesaria y bases de sustento gubernamental implementado en décadas.

La promoción de un proyecto estimulante puede apreciarse en comunidades apartadas de las grandes urbes y de las capacidades de apoyo institucional; para ello se ha intentado por generaciones acercar programas, identificar necesidades y afanes comunitarios, desde la educación con el Consejo Nacional de Fomento Educativo, CONAFE, hasta las más elementales representaciones de apoyo agropecuario, en La Financiera Rural, la Aseguradora oficial y otras, sin excluir los programas de salud pública, como el seguro Popular. Todas sin excepción han ejemplificado cobertura. Con esta premisa de inicio, podríamos cuestionar la presencia del presidente de una República en estos menesteres cuando existe personal con verdadero entrenamiento haciendo una tarea que le fue encomendada y ha desarrollado con devoción y servicio.

No se trata de duplicidad de funciones en este precepto mencionado, se trata de un desperdicio del tiempo de un dirigente de una nación. Aunamos los tiempos de preocupación ya mencionados, los incorporamos a una ruta de desenvolvimiento y eficiencia sectorial: si la calificación viene del supuesto dador e impulsor del beneficio, el que sea, da lo mismo, el recipiente convertirá su dádiva en respaldo de su precaria contribución a un producto imaginario, el de un trabajo sin redención. El beneficio de recompensa del atraso en la verdadera contribución a un valor, el agregado, debería originarse en la cúspide del poder para inspirar la adopción de una modernidad irredenta. No hacerlo, es claudicar en la misión de superación de generaciones postradas, por tanto, es renuncia sacrílega al progreso. Es traición a la voluntad, al discernimiento y a la superación. De esto último el presidente es culpable. 

Los grandes temas nacionales de la historia reciente y pasada se han resuelto en la complicidad del silencio, el que otorga los plazos de la reflexión, de la mesura. El hombre de Estado se forja en la soledad, en la virtud de equilibrar esa etérea balanza de los beneficios y los costos. Sopesar los grandes aciertos de los forjadores de ese concepto trascendental llamado Patria, meditar el rumbo sin el ímpetu de la intemperancia, sin el ánimo de la soberbia, sin el ánimo de la revancha de los inefables rumbos del poder, contemplando siempre lo efímero del momento, la fragilidad de las decisiones que una colectividad nunca aprende, pero asimila y en su momento, detona. 

La economía es pilar de construcción, pero los números son y se convierten en pasaje que la historia preservará como aprendizaje o lección, una inicia y la otra finiquita. Distraer su sino indefectiblemente cobrará sus desvíos, sus nimias interpretaciones: las definiciones existen y son de carácter universal en sus acepciones y en sus adopciones. Distraer sus destinos y especular con sus vínculos en una sociedad alerta a las vaguedades y las superficialidades puede convertirse en juego perverso desde una tribuna autoritaria y supremacista, cubierta de banalidad y prepotencia. 

Los distractores de una propuesta se diluyen en las propuestas del poder conferido. En economía no se admiten distractores. Se convierten en juego de perdedores.

 

Fecha: 
Lunes, 10 de Febrero 2020 - 09:30
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 10 de Febrero 2020 - 11:45
Fecha C: 
Martes, 11 de Febrero 2020 - 00:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cuarto de Crisis

Caminante no hay camino, se hace delito al andar

Son miles de kilómetros por los que no se puede circular en la República Mexicana.  ¿La razón? Los altos índices delictivos que hay al menos en 50 carreteras en las que acechan asaltantes, asesinos y grupos al servicio del crimen organizado.  Empresas nacionales y multinacionales recomiendan a sus ejecutivos no recorrer ciertas carreteras y buscar alternativas para hacer negocios, fundamentalmente en Guerrero y Michoacán.          Solamente en esas dos entidades suman 16 carreteras de alto riesgo delictivo.  Pérdidas millonarias en logística; tiempos de entrega; producto y unidades robadas; riesgo de operadores de los camiones; alteración de modelo de negocios e inversiones que valen ciento de millones de pesos en tecnologías preventivas de carácter satelital; escoltas y guardias armados, obligan de cientos de empresas a buscar opciones para seguir trabajando en esas entidades. 

ESTADOS CON MAYOR VIOLENCIA

ESTADO

INCIDENTES

EXTENSIÓN KM²

Estado de México

4,896

22,357 km²

Puebla

2,127

34,251 km²

Michoacán

1,387

58,585 km²

Nuevo León

606

64,210 km²

San Luis Potosí

524

60,546 km²

Morelos

494

4,958 km²

Tlaxcala

304

4,016 km²

Jalisco

303

78,599 km²

CDMX

271

1,495 km²

Veracruz

139

241 km²

Km² comprometidos con incidencia delictiva

329,258 km²

 

 

ESTADOS CON MENOR VIOLENCIA

ESTADO

NÚMERO DE INCIDENTES

EXTENSIÓN KM²

Oaxaca

76

93,952 km²

Hidalgo

52

20,813 km²

Baja California

49

71,450 km²

Chiapas

48

73,211 km²

Quintana Roo

47

50,212 km²

Chihuahua

34

247,455 km²

Guanajuato

32

30,608 km²

Coahuila

14

151,571 km²

Sonora

13

179,355 km²

Durango

11

125,381 km²

Km² en el país sin incidencia delictiva

1,044,008 km²

 

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) detalló que, durante 2019, se reportaron 11,451 denuncias por robo a transportistas a nivel nacional; de las cuales 9,785 fueron con violencia.

En Michoacán, los expertos en seguridad prohibieron operaciones nocturnas en todo el territorio estatal.  De la misma manera, vetaron los viajes a La Ruana, Uruapan, Apatzingán, Buenavista y Tepalcatepec, debido a los constantes enfrentamientos entre grupos delictivos.  Según especialistas en seguridad, la estrategia de seguridad continúa sin éxito, con lo cual la violencia se extiende a otros municipios en Michoacán que estaban controlados como Morelia, Sahuayo, Jacona y Lázaro Cárdenas”.

De acuerdo con datos del SESNSP, en Michoacán fueron reportadas 1,387 denuncias por robo a transportista, de las cuales 1,146 fueron con violencia.

Por lo que se refiere a los caminos del sur de Guerrero, a los transportistas les tienen prohibido pasar de noche en las carreteras de Chilpancingo, Tilapa, Iguala, Coyuca, Tierra Colorada e Ixtapa-Zihuatanejo, así como buscar atajos debido a la presencia de bloqueos carreteros en la entidad.

“Al ser uno de los estados con mayor participación de cárteles, provoca constantes enfrentamientos y amenazas entre ellos, así como con las autoridades. El índice delictivo se mantiene muy alto”, consigna el documento.

En el estado de Puebla, hay identificadas las autopistas que se encuentran entre los municipios ubicados en los límites con Veracruz, especialmente los circunvecinos con Tehuacán y Xicotepec.

 Para los expertos es muy probable que la seguridad se deteriore en los próximos meses; el robo de vehículo es uno de los más frecuentes, ya que 70% del total de la incidencia en el país se encuentra en esta ciudad. Casi todos los demás delitos aumentaron 10%.

En el centro del país, las carreteras colindantes con Guerrero, así como en el valle de México, deben ser tomadas con cautela para los transportistas, pues señala que no ha habido una baja en la incidencia delictiva en la región.

Entre las zonas precautorias rumbo al Estado de México se encuentran Ixtapan de la Sal, Tlatlaya, así como Temascaltepec, además de tomar previsiones en el paso de otros seis municipios.


 
Fecha: 
Jueves, 06 de Febrero 2020 - 10:55
Contenidos relacionados: 
¿Para 2030: 400,000 muertos más en México?
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 06 de Febrero 2020 - 13:10
Fecha C: 
Viernes, 07 de Febrero 2020 - 02:10
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Es un honor volar con Obrador?

La investigadora e historiadora Beatriz Gutiérrez de López se pronunció indignada por la decisión de un jefe de familia que decidió bajarse del avión de Aeroméxico cuyo vuelo 507 tenía como destino Villahermosa, Tabasco.

El pasajero que decidió bajarse del avión, lo hizo por motivos de seguridad.

El episodio amerita comentario para analizar objetivamente la costumbre del presidente de utilizar vuelos comerciales para transportarse dentro de la república.

Todo jefe de estado, pero especialmente el presidente de México, es potencial blanco de atentados contra su vida.

Basta con echarle un vistazo a la estadística de homicidios impunes en México, para confirmar que la cancion de Jose Alfredo Jiménez tiene macabramente la razón: En México, la vida no vale nada.

Es mucho más fácil atentar contra el presidente de México aprovechando su franciscana costumbre,  porque los aviones comerciales no cuentan con la protección que el Estado Mayor Presidencial brindaba a las aeronaves que prestaban servicio al Estado Mexicano en forma exclusiva.

Un grave error del Presidente Andres Lopez, ha sido el de condenar todo uso de aviones oficiales, en vez de condenar únicamente el abuso ofensivo cometido por individuos como Vicente Fox, Felipe Calderon y Enrique Peña Nieto.

Una cosa es utilizar debidamente los aviones del gobierno mexicano, y muy otra son los abusos cometidos por Marta Sahagun que atascaba de gorrones y además ordenaba comida costosisima de los mejores restaurantes de Europa durante sus giras internacionales.

Lopez Obrador es el único jefe de estado en el mundo entero, que no utiliza las aeronaves oficiales para agilizar y hacer más eficaz su trabajo como presidente de la república.

La indignación de la historiadora y escritora Beatriz Gutierrez de Lopez es comprensible pero es infundada.

El jefe de familia que decidió abandonar el avión en que viajaba el presidente López, lo hizo por motivos de seguridad familiar, porque se dio cuenta de que, volar en el mismo avión que el jefe del estado mexicano, implica un riesgo de muerte para su familia y para el.

Casualmente el 4 de junio de 1969, otro político tabasqueño, Carlos Alberto Madrazo Becerra, viajó en el vuelo 704 de Mexicana de Aviación con destino a Monterrey y murió durante el viaje, porque fue víctima de un atentado con bomba.

Curiosamente en el mismo vuelo viajaba el campeón de tenis mexicano, Rafael el Pelón Ozuna.

Es muy probable que Andres Lopez haya sido amigo de Carlos Alberto Madrazo Becerra, porque en aquel entonces, nuestro actual presidente militaba en el Partido Revolucionario Institucional, del que Madrazo fue presidente, además de ser gobernador de Tabasco postulado por el mismo partido.

El Estado mayor Presidencial, no ha desaparecido, sino solamente se ha hecho menos ostensible, porque es obvio que López Obrador no viaja solo y su alma,  y el pueblo bueno y sabio no es el que lo cuida.

Lo increíble es que se haya generado un debate tan enconado a raíz del supuesto “desaire” hecho al presidente por ese jefe de familia que ha preferido la seguridad de los suyos, que disfrutar el “honor” de volar con obrador.

Las primeras que debieron oponerse a esta política pública caprichosa de Lopez Obrador, fueron las aerolíneas privadas cuya obligación es anteponer la seguridad de sus pasajeros a los caprichos del presidente en turno.

Si la gente se detuviera a pensar con seriedad, las personas que vuelan en aviones comerciales por necesidad o por placer, deberían rechazar la costumbre presidencial de darse baños de pueblo viajando como franciscano humilde, poniendo con ello en peligro la vida de decenas de personas inocentes.

Debe quedar claro que el jefe de familia que decidió bajarse del avión en que viajaría López Obrador no lo hizo ofendiendo al presidente, ni expresandole antipatía o asco; lo hizo POR SEGURIDAD.

Y en cuanto a seguridad se refiere, tuvo toda la razon del mundo.

La Señora Beatriz Gutierrez de Lopez puede sentirse aliviada de que su marido no fue humillado ni ofendido ni desairado ni increpado ni segregado por el jefe de familia multicitado.

En la epoca de Luis Echeverria las cosas eran peores, porque el estado mexicano no tenía un avión presidencial,  en consecuencia de lo cual, Echeverria requisaba aviones comerciales PERO SIN PASAJEROS, para viajar por el mundo promoviendo su candidatura a Secretario General de la ONU que por cierto, es lo mas INUTIL que existe.

San Evo Morales, con todo lo indígena y todo lo humilde que se proclama, viajaba en aviones oficiales por toda Bolivia y al extranjero.

Los socialistas hermanos Castro (los de Cuba, no los cantantes), también cuentan con una flotilla de aviones oficiales que utilizan según amerite la ocasión en vuelos locales o internacionales.

Sin duda alguna, los jefes de estado de los países que se cuentan entre las 15 economías más importantes del mundo, utilizan aviones oficiales para optimizar el rendimiento de su trabajo.

Las horas que desperdicia  López Obrador jugando a hacerse el humilde utilizando vuelos comerciales,  ¡son horas en las que NO TRABAJA!

Si utilizara los aviones oficiales del estado mexicano, podría tener juntas de trabajo durante los vuelos; podría  comunicarse con otros jefes de estado, con gobernadores, líderes parlamentarios, empresarios, jueces y el sinfín de personalidades que necesitan mantener contacto estrecho con el jefe de estado.

Volar con Obrador no es un honor, es un peligro grave  tanto para el presidente, como para los pasajeros que de buenas a primeras se ven de pronto en el mismo avión, con la diferencia de que no todos los pasajeros tienen el valor civil del jefe de familia que, SIN OFENDER AL PRESIDENTE, decidió poner a los suyos a salvo “por si las dudas”.

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

 

Fecha: 
Miércoles, 05 de Febrero 2020 - 11:50
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 05 de Febrero 2020 - 14:05
Fecha C: 
Jueves, 06 de Febrero 2020 - 03:05
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Después de casi 196 años no se consolidan ni la división de poderes ni la soberanía de los estados

Hoy se cumplen 103 años de que el entonces Encargado del Poder Ejecutivo de la Nación, Venustiano Carranza, promulgara la “Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que reforma la del 5 de Febrero de 1857”, que fue aprobada días antes por el Congreso Constituyente reunido en Querétaro.

Dos meses atrás, el 1 de diciembre de 1916, Carranza presentó a ese Congreso su propuesta de una nueva constitución y la justificó diciendo, entre otras cosas, lo siguiente:

“... los derechos individuales que la Constitución de 1857 declara que son la base de las instituciones sociales, han sido conculcados de una manera casi constante por los diversos Gobiernos que se han sucedido (...) El recurso de amparo pronto se desnaturalizó hasta quedar convertido en arma política y en medio apropiado para acabar con la soberanía de los estados (...) quedaron sujetos de la revisión de la Suprema Corte hasta los actos más insignificantes de las autoridades de aquéllos (...) ese alto tribunal estaba completamente a disposición del jefe del Poder Ejecutivo (...) el Poder público se ha ejercido, no por el mandato libremente conferido por la voluntad de la nación sino por imposiciones de los que han tenido en sus manos la fuerza pública para investirse a sí mismos o investirse a personas designadas por ellos, con el carácter de representantes del pueblo.

“Tampoco ha tenido cumplimiento el otro principio fundamental claramente establecido por la Constitución de 1857, relativo a la división del ejercicio del Poder público (…) todos los Poderes han estado ejercidos por una sola persona (...) dándose sin el menor obstáculo al jefe del Poder Ejecutivo la facultad de legislar sobre toda clase de asuntos (...) ha sido hasta hoy una promesa vana el precepto que consagra la federación de los estados que forman la República Mexicana, estableciendo que ellos deben de ser libres y soberanos (...) esa soberanía no ha sido más que nominal, porque ha sido el Poder central el que siempre ha impuesto su voluntad...”.

La Constitución de 1917 supuestamente remediaría los males que enumeró Carranza. Desafortunadamente, nada cambió después de que éste fuera asesinado en mayo de 1920 tras el golpe de Estado que encabezaron quienes serían sus tres sucesores consecutivos: Adolfo de la Huerta, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.

Así, desde el 1 de diciembre de 1920 hasta el 1 de diciembre de 2000, el sistema político siguió adoleciendo de los defectos que Carranza condenó el 1 de diciembre de 1916.

Las cosas cambiaron a partir del 1 de diciembre de 2000. Desde entonces, tanto la Suprema Corte como el Congreso Federal gozan de mayor autonomía, sin que se haya logrado plenamente la división de poderes consagrada en las constituciones de 1824, 1836, 1857 y 1917. Los gobernadores tienen mayor libertad, pero limitada, entre otras cosas, por el control que el gobierno federal ejerce sobre sus finanzas.

Hoy, cuando un solo partido político controla el Congreso Federal y la mayoría de los congresos locales, se ve difícil que la división de poderes y la soberanía de los estados se consoliden como debería haber ocurrido hace 196 años.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 05 de Febrero 2020 - 08:35
Contenidos relacionados: 
¿Por qué es popular AMLO? Aquí doy una razón
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 05 de Febrero 2020 - 17:20
Fecha C: 
Jueves, 06 de Febrero 2020 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

EL DEBER DE LA EMPRESA EN AYUDAR A UN ENTORNO DE CONFIANZA SOCIAL

Menciona  Luis María Caballero en su libro La confianza como base de la relación empresa-Estado (Cuaderno 115 Instituto Empresa y Humanismo, Pamplona, 2011), que el prestigiado sociólogo Francis Fukuyama desarrolla una teoría que sostiene que en las sociedades que él llama “familiaristas” (cita entre ellas a China, a Francia y a Italia) “… el camino primordial hacia la sociabilidad reside en la familia…”, y afirma también que “las sociedades familiaristas suelen contar con asociaciones voluntarias débiles debido a que no tienen ninguna base para confiar los unos en los otros”. De esta elaboración intelectual deduce que en las naciones “familiaristas” resulta mucho más difícil el florecimiento de grandes empresas. Si bien del modo en que Fukuyama plantea los hechos podría interpretarse que este tipo de sociedades tienen una desventaja a la hora de emprender respecto de las que no son familiaristas, una interpretación más profunda podría llegar a la conclusión opuesta. Una sociedad en la que las reglas de juego no están claras, o en la que el Estado no se ha hecho a sí mismo confiable, es un obstáculo para quien quiere desarrollar un negocio, y a causa de ello, naturalmente, capital y trabajo habrán de replegarse en el ámbito familiar para lograr seguridad, puesto que la familia  es “donde el hombre se relaciona con sus iguales más próximos, donde sus relaciones no son primariamente interesadas, porque están imbuidas, naturalmente, de atención y amor”. Por el contrario, en una sociedad donde el marco jurídico y político son claros y tienden al bien común, el ser “familiarista” será un beneficio, pues no significa renunciar al ámbito de confianza propio de la familia sino que permitirá ampliar ese círculo de confianza. De este modo, el hecho de ser “familiarista”, lejos de ser perjudicial, se convertiría para los países de la región hispanoamericana en una clara ventaja si lograra establecer un marco de confianza básico entre el Estado y el sector privado, la empresa. No parece superfluo expresar que sería incorrecto pretender agotar el papel de la empresa en la mera producción de bienes o servicios. No puede considerarse tampoco que la empresa posea como único fin el de ganar dinero. Por el contrario, sin lugar a dudas la empresa posee un papel muy importante en la construcción de la sociedad. “Cuando se confunde el simple enriquecimiento con la economía, se trastoca también el orden de los subsistemas sociales. Fácilmente se corrompe el derecho y la política, persiguiendo intereses individualistas… En cambio, el sistema social cumple su función cuando la economía queda subordinada al derecho y a la política, y éstos, a su vez, quedan dirigidos por la ética”. Pese a lo que podría parecer a simple vista, la confianza es especialmente imprescindible en las actuales sociedades, cada vez más tecnificadas. Fukuyama desarrolla una teoría que sostiene que en las sociedades que él llama “familiaristas” (cita entre ellas a China, a Francia y a Italia, pero podemos incluir en esta categoría también a muchas de las naciones de América Latina) “… el camino primordial (y a menudo único) hacia la sociabilidad reside en la familia…”, y afirma también que “las sociedades familiaristas suelen contar con asociaciones voluntarias débiles debido a que no tienen ninguna base para confiar los unos en los otros”. De esta elaboración intelectual deduce que en las naciones “familiaristas” resulta mucho más difícil el florecimiento de grandes empresas. Si bien del modo en que Fukuyama plantea los hechos podría interpretarse que este tipo de sociedades tienen una desventaja a la hora de emprender respecto de las que no son familiaristas, una interpretación más profunda podría llegar a la conclusión opuesta. Una sociedad en la que las reglas de juego no están claras, o en la que el Estado no se ha hecho a sí mismo confiable, es un obstáculo para quien quiere desarrollar un negocio, y a causa de ello, naturalmente, capital y trabajo habrán dereplegarse en el ámbito familiar para lograr seguridad, puesto que la familia  es “donde el hombre se relaciona con sus iguales más próximos, donde sus relaciones no son primariamente interesadas, porque están imbuidas, naturalmente, de atención y amor”

No parece superfluo expresar que sería incorrecto pretender agotar el papel de la empresa en la mera producción de bienes o servicios. No puede considerarse tampoco que la empresa posea como único fin el de ganar dinero. Por el contrario, sin lugar a dudas la empresa posee un papel muy importante en la construcción de la sociedad. “Cuando se confunde el simple enriquecimiento con la economía, se trastoca también el orden de los subsistemas sociales. Fácilmente se corrompe el derecho y la política, persiguiendo intereses individualistas… En cambio, el sistema social cumple su función cuando la economía queda subordinada al derecho y a la política, y éstos, a su vez, quedan dirigidos por la ética”. Pese a lo que podría parecer a simple vista, la confianza es especialmente imprescindible en las actuales sociedades, cada vez más tecnificadas. En efecto, sostiene Grimaldi, en el siglo XIX a un campesino o artesano podía bastarle la confianza en su propio oficio, mientras que en la sociedad post-industrial, la división del trabajo hace que la tarea de cada uno dependa de la de todos los demás. Evidentemente, esa interrelación será fructífera sólo en la medida en que uno pueda, razonablemente, suponer que cada quien cumplirá con su parte del pacto: “cuanto más racionalizado, técnico y sistematizado es el mundo, menos fiable resulta, de modo que cada uno sólo puede confiar en sí mismo al confiar en la buena voluntad de todos los demás”. Se presenta como absolutamente necesaria la clara conciencia de pertenencia a un proyecto común. La confianza, que surge como condición de posibilidad del éxito de una sociedad, requiere a su vez de ese sentido de lo “nuestro” que permite al individuo trascender el “yo” y lo convierte en parte integrante del todo social, que ya no es visto como mera agregación de individuos sino como una entidad que los contiene y los supera al mismo tiempo. Nicolás Grimaldi sostiene asimismo que “…la constancia en la repetición de experiencias comprueba, fortalece, justifica y mantiene nuestra confianza”, y por lo tanto, esa constancia es condición de posibilidad de la existencia de la confianza. Esto es así, pues aún cuando puede existir una confianza espontánea e ingenua, y de hecho la hay, su mantenimiento depende de que esa prestación anticipada sea merecida. “… la virtud que más confianza merece no es… tanto el genio de empezar y maravillar, como la austera magnanimidad de proseguir sin defraudar nunca”. Grimaldi también menciona entre las condiciones de posibilidad de la confianza “que el estado de la sociedad no sea un estado de guerra. Si se supone –como Hobbes– que la relación más originaria entre los hombres es la lucha, cada uno intentará engañar siempre al otro, para dominarle. Si así fuera, cualquier acuerdo, cualquier alianza, cualquier contrato sólo serían tácticos, y la desconfianza sería la forma más sencilla y común de lucidez”.

Grimaldi sostiene que la desconfianza generalizada que hoy se observa sólo sería superable, en primer lugar, “…compartiendo una meta común. Es decir, que todos fuéramos servidores de un mismo ideal… El fundamento de la confianza sería, por tanto, la comunión en el mismo afán, en el mismo ideal”, y en segundo lugar “…a través de la simple solidaridad de intereses… Lo que fundamenta la confianza es la reciprocidad de los compromisos, la comunidad de los intereses y, por ello, la comunidad de los criterios y de los juicios”. 

Por último, se puede destacar también como relevante la idea de que “entre la confianza personal y la confianza en las instituciones se debe hablar todavía de la confianza que posibilita la interacción intrasistémica, la confianza entre empresarios y participantes en el mercado, pero sobre todo de la confianza que es imprescindible para el funcionamiento exitoso de una empresa”.

Se ha insistido mucho en que el gobierno ha sembrado la desconfianza social, por lo que las inversiones de los empresarios en 2019 bajaron 4% y en 2020 apenas se estima mejore un 1%, confianza que es indispensable para que los empresarios se animen a invertir. Pero -como señala Grimaldi-, tanto empresarios como sociedad compartimos una meta común, México, en la que los empresarios pueden también poner de su parte para sembrar confianza -no por el gobierno, por el futuro del país, para que la salud social necesaria para convivir en el capitalismo, que menciona Pérez Adán permita una sociedad ya no quizá de confianza -término demasiado ambicioso, dados los términos de polarización social que vive el país-, pero sí de convivencia más pacífica. Es parte del deber de justicia distributiva que le deben al resto de la sociedad, aunque el gobierno con frecuencia no la merezca.

 

Fecha: 
Lunes, 03 de Febrero 2020 - 12:40
Contenidos relacionados: 
AMLO debe actuar para que la economía no siga creciendo a tasas mediocres
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 03 de Febrero 2020 - 14:55
Fecha C: 
Martes, 04 de Febrero 2020 - 03:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Parámetros

La pauta económica de la semana la dio el presidente. Su alusión a parámetros no es casual, simplemente es dilución de la situación que vive el país en materia económica. No nos encontramos en etapas de búsqueda de definiciones o de especulaciones en torno al ambiente de la macroeconomía de la nación; la recesión llegó por la inducción de políticas inapropiadas tomadas por esta transición en turno. Las mediciones son nuestras; las pronuncia el INEGI, institución seria y responsable de determinar grados de avance o de retroceso de la nación.

Los parámetros son simples guías numéricas, que no obedecen a ningún principio ideológico, que adaptan al sentido de la interpretación, información relevante de los progresos de una economía en marcha, de una economía en competencia y en franca convivencia con el exterior. Estas medidas jamás se usarían o harían referencia a modelos fuera del esquema natural de representación de mercados, de correspondencia natural con el mundo progresista y global. Cuba jamás sería una economía en estudio de ninguna circunstancia incluyente; ningún modelo totalitario estaría en condiciones de adaptación de parámetros del mundo actual. Venezuela es un caso complejo por la permanencia dictatorial de un autodenominado presidente que el mundo repudia.

Los parámetros, se insiste, son consecución académica y práctica de una simple sumatoria, la de bienes y servicios imperantes en una nación. Si se ha determinado como producto, no es casualidad, la interpretación y validez que se da a la cadena productiva resalta la función de producción como sinónimo de crecimiento económico. Más allá del sinónimo, podemos adelantar la producción como reunión del capital y el esfuerzo de creación de mercados como un incentivo de la oferta para siempre estar por encima de la demanda. La alusión debería resultar clara si rendimos debida consideración al talento empresarial.

Si los parámetros señalan alguna contracción en la actividad de la economía es preciso revisarlos; si agrupan indicadores clave de caída, entonces el modelo es el inoperante porque no es coincidencia que la construcción y otros sectores promotores de una economía en crecimiento, disminuyan su actividad. Si la infraestructura padece un debilitamiento, la invitación al capital languidece y el estímulo puede fracasar en la forma de invitar. La transición en turno ha hecho precisamente todo lo opuesto a la correcta invitación al capital. El resultado en la pérdida de confianza en esta transición es más que evidente. 

Las señales se entorpecieron de origen. No es nuevo el capítulo de despojo de un activo de la nación, el aeropuerto de Texcoco; seguirá en todos los dictados de preceptos económicos y en todas las acepciones que se pretendan dar de ese paso en adelante. La verdad es que no podrá superarse, tal vez se concedan ciertas prerrogativas de cambio y una que otra alteración parcial en aceptación de proyectos viables, menores todos, pero no se ha dado absolutamente nada y el compás de espera ya culminó en la primera derrota económica: un crecimiento negativo.

Surge una nueva tarea o encomienda y la encabezan dos personajes con preparación y dedicación probada, el secretario Herrera y Alfonso Romo. Por lo que podemos interpretar del mensaje del presidente, se creará una especie de comité que invitará al capital, o por lo menos restará trabas de inversión. El tiempo siempre lo dice todo en materia política o en economía política para ser más precisos. La derrota ya se absorbe en todos los ámbitos. La inversión está en puerta, pero la llave no la tiene este gobierno. La llave la tienen innumerables observadores; se llaman agentes económicos y operan con luces de certeza y retorno. Herrera y Romo lo saben. Es su entorno. Es su especialidad. Tienen un problema y no es menor: tienen que convencer al presidente sobre un giro absoluto y de un cambio de rumbo. 

El modelo sobre el que México cimenta sus finanzas actuales no tiene un horizonte claro; el ahorro como recorte de tareas gubernamentales y presupuestales en una supuesta marcha de cobertura asistencial no ha resultado promotor del consumo interno. Las dádivas directas están asfixiando las premisas fundamentales del ingreso, el que debería ser originado desde la absorción del costo de la función productiva. 

La simple alteración del costo en una cadena de producción desequilibra el más elemental anhelo de superación; esta transición no puede pensar por colectividades como tampoco puede asumir la redención de masas con fórmulas basadas en la distribución de la riqueza de la nación. La riqueza es una simple sumatoria, como fue apuntado líneas arriba, pero en ningún momento puede disponerse de ella. La fórmula de adaptación a una economía cambiante y dinámica se reduce al papel de coadyuvante y promotor de infraestructura para que la cadena de producción haga su parte.

El mensaje del presidente, independientemente de sus propios parámetros, reúne dos vertientes: su preocupación no explícita pero sí asimilada en la fase de estancamiento de la economía; por más desviaciones en materia de supuesto desarrollo y distribución de dineros en las capas más necesitadas de la sociedad, advierte el peligro de no crecer. Ahora, lo encarga y crea un comité o grupo asesor para dirimir este conflicto de discurso y práctica. La otra vertiente no la tiene clara: es su proyecto, lo ha promovido en casi dos décadas; en su mente lo concebía sencillo y en la práctica es totalmente disfuncional. Está atrapado.

La creación del comité de rescate de la economía, más que habilitador de proyectos en la responsabilidad de Herrera y Romo, es juego de diálogo, de recapacitación, de redirección de la economía del país y de dimensionar el fracaso si se continúa la ruta de proyectos fallidos de origen. Adiós a Santa Lucía, adiós a Dos Bocas y adiós al tren Maya, por el bien de la nación. Los fracasos una vez insertos en la vida de la nación dejan de ser parámetros, se convierten en realidades y tenemos que vivir con ellas…

 

Fecha: 
Lunes, 03 de Febrero 2020 - 12:30
Contenidos relacionados: 
¿Por qué es popular AMLO? Aquí doy una razón
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 03 de Febrero 2020 - 14:45
Fecha C: 
Martes, 04 de Febrero 2020 - 03:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿En realidad puede el gobierno de Baja California resolver el problema de los autos chocolate?

El pasado mes de octubre, la inclusión de un artículo transitorio a la ley de ingresos 2020, que proponía un programa de regularización de autos chocolates, inició el debate nacional sobre si estos vehículos deben regularizarse, y desde la Ciudad de México se expusieron todo tipo de argumentos sobre un problema que no les afecta directamente y, por consecuencia, no comprenden sus implicaciones de seguridad, medio ambiente y finanzas públicas.

Esta semana el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, sorprendió a la opinión pública al anunciar medidas drásticas contra los vehículos que circulan de forma ilegal en el estado, principalmente aquellos que lo hacen con placas de asociaciones de empadronamiento. A su vez se anunció un programa de regularización temporal mediante un registro de los vehículos que circulan en el estado y las autoridades podrán expedir un permiso temporal para que estos automóviles puedan circular legalmente. El permiso será temporal ya que según el gobernador, en los próximos meses el presidente López Obrador emitirá un decreto para regularizar estos automóviles y resolver los problemas de importación de vehículos.

Si bien los autos chocolate circulan en el país desde hace décadas, el problema se agravó el sexenio pasado cuando el gobierno bajo la presión de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, no sólo incrementó los costos de importación, sino también limitó la importación legal solo a vehículos fabricados en México, Estados Unidos y Canadá con una antigüedad entre cinco y diez años para la franja fronteriza y ocho y nueve años para el resto del país, excluyendo de toda opción legal al resto de los vehículos.

Además de dichas exclusiones, actualmente para importar un vehículo se requiere pagar el 10% de impuesto general de importación, 16% de IVA, impuesto sobre automóviles nuevos y derecho de trámite aduanero. Todos estos impuestos son calculados utilizando como base gravable el valor de venta de un vehículo nuevo en México de características similares al vehículo a importar, aplicando una depreciación de 10% por cada año de antigüedad sin que exceda el 80%. 

Basta con hacer los cálculos para darnos cuenta que dichos impuestos incrementan el costo de importar un automóvil a un nivel casi prohibitivo, lo que explica por qué tanta gente opta por no importarlos, pues no les alcanza o el vehículo que pueden comprar no se puede importar por no estar dentro de la antigüedad requerida por la ley o por no ser fabricado en Norteamérica.

Debido a esto, los estados fronterizos se han saturado de asociaciones privadas que empadronan los vehículos ilegales, las cuales a cambio de una cuota les ofrecen a los ciudadanos una placa expedida por ellos mismos que les permite circular, lo que es ilegal a todas luces, pues solo el gobierno federal y los estados pueden expedir placas de circulacion vehicular.

Dichos autos empadronados solo pueden circular en aquellos municipios o estados en los cuales las asociaciones de empadronamiento hayan pagado, para que los gobernadores o presidentes municipales le instruyan a sus policías no detener los vehículos con dichas placas, creando un claro sistema de corrupción y manejo de clientelas electorales que sucede a la vista de todos desde hace décadas.

Tanto a nivel nacional como a nivel estatal existen cifras confusas sobre cuántos automóviles circulan ilegalmente en México. Según un estudio realizado por el gobierno del estado de Baja California en 2019, el 40% de los vehículos que circulan en el estado lo hacen de forma irregular, lo que representa un serio problema de seguridad, pues si estos vehículos son utilizados para cometer delitos, o se ven involucrados en un accidente vial, no es posible saber a quién pertenecen.

Claramente la intención del gobierno del estado es de carácter recaudatorio, pues dichos permisos temporales tendrán un costo y la efectividad a largo plazo del programa depende de que el presidente López Obrador emita el decreto o se cambien los costos y exclusiones para la importación de vehículos. Pero la nueva actitud del gobierno del estado hacia las asociaciones de empadronamiento de vehículos principalmente ANAPROMEX y Condefa es un cambio de 180 grados que puede significar el principio del fin de este tipo de organismos, cuyos líderes y sus enlaces con los gobiernos estatales y municipales han sido los principales beneficiarios de las prohibitivas reglas de importación vehicular, ello explica por qué no existe un interés real de ninguna autoridad por resolver el problema. 

 

Fecha: 
Viernes, 31 de Enero 2020 - 20:30
Contenidos relacionados: 
¿Por qué AMLO no quiere opinar sobre la "ley Bonilla"?
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 31 de Enero 2020 - 22:45
Fecha C: 
Sábado, 01 de Febrero 2020 - 11:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

LA SALUD RUMBO AL 2021

Uno de los fundamentos del Estado de Bienestar es garantizar el acceso, calidad y protección de la salud, de ello depende en gran medida el nivel de credibilidad, eficiencia y eficacia del gobierno, donde la población en teoría, es el beneficiario principal de toda política social y económica.   

La inseguridad como problema de salud pública 

Robin Coupland señala que la seguridad es un requisito previo para la salud, es decir, si el ciudadano no tiene seguridad y está sujeto a un clima de violencia cercana y permanente, la salud se deteriora, ya sea por presenciar, ser víctima o porque un familiar estuvo expuesto a un acto delictivo, por lo que, puede presentar en su vida diaria depresión, estrés postraumático, ansiedad, paranoia, entre otras enfermedades mentales, por ello, para la comunidad sanitaria a nivel internacional la inseguridad constituye un problema que impacta directamente a la salud pública.   

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, INEGI 2019, indicó que el 72.9% de la población de 18 años y más considera que vivir en su Ciudad es inseguro, es decir, 7 de cada 10 habitantes de nuestro país, además, el año pasado concluyó con más de 35 mil homicidios según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, por lo que, es el año más violento de la historia de México. Cifras de la misma dependencia indican que en este primer mes del 2020 van aproximadamente más de 2 mil homicidios dolosos, con un promedio diario de 77.2 muertes. 


La Organización Mundial de la Salud, ha mencionado que la constante exposición al abuso y a la violencia genera daños en la salud mental, es entonces, que las causas y efectos de la inseguridad aparte de alterar el orden público, el Estado de derecho y la gobernabilidad, impacta severamente en la salud de las personas, es decir, uno de los pilares del Estado de Bienestar se ve vulnerado a diario en nuestro país, porque se desvanece la seguridad, la tranquilidad y aumenta la marginación, y el estado de indefensión que tiene como consecuencia la desarticulación del tejido social. 

Al respecto, la Doctora Dení del Carmen Álvarez Icaza González, mencionó: “cuando hay violencia en una zona, muchas veces la gente deja de salir a los espacios públicos, se aísla, se genera disgregación de grupos, la gente tiende a juntarse con aquellos que considera de su propia identidad y empiezan a estigmatizar, rechazar u hacer a un lado a aquellos que consideran como externos. 

 “El Consorcio de Salud Mental, en donde se analizan datos de 8 países, incluido México, señaló que ser perseguido, acosado o extorsionado ocasiona que 25% de las personas puedan tener síntomas depresivos, pues cuando presenciamos violencia desarrollamos una respuesta al estrés”.

La pobreza, la indiferencia y la incertidumbre como factores de riesgo para la salud

Otros factores que deterioran la salud son la pobreza, la indiferencia y la incertidumbre. En el anterior sexenio la pobreza tuvo un descenso raquítico de 2012 a 2018 pasó de 53.34 millones de personas a 52.42 millones; en pobreza extrema en el mismo período pasó de 11.5 a 9.3 millones; y la carencia por acceso a los servicios de salud pasó de 25.3 a 20.2 millones de personas. 

Los estragos de la pobreza hacen que pacientes y sus familias adquieran un rasgo vulnerable que los hace invisibles, sobre todo cuando la atención, el diagnóstico y el tratamiento de alguna enfermedad son negados por falta de dinero, médicos, medicinas e infraestructura quirúrgica.

Es aquí, donde la gratuidad y la universalidad del sistema de salud se vuelve un mito, ya que sin financiamiento estratégico hacen que el llamado INSABI tenga deformaciones técnicas, operativas y estructurales para dar servicio de calidad, además, podría representar con el paso del tiempo un modelo centralista, poco transparente y proclive a la corrupción, opacidad e ineficiencia que condicionaría el funcionamiento de los servicios de salud en las entidades federativas, principalmente por el interés político y presupuestal.

En este sentido, la enfermedad no espera y si se manifiesta en la población, por ejemplo, sólo por mencionar algunas enfermedades, la OCDE indica que en México el 73% de la población padece de obesidad, la cual conjuntamente con el sobrepeso le cuesta anualmente el 5.3% del PIB a nuestro país. En consecuencia, hay alrededor de 8.66 millones de personas que han sido diagnosticadas con diabetes. Con esto México es el primer lugar de los países que integran la OCDE con esta enfermedad. 

A su vez, la Secretaría de Salud indica que el cáncer de mama es otra enfermedad que de 2007 al 2018 registró más de 68 mil defunciones, con alrededor de 15.6 decesos por día y en el 2019, la cifra ascendió a más de 7 mil muertes.

Desempleo como factor de riesgo para la salud 

Al igual que las largas jornadas laborales que provocan enfermedades como el estrés, también el desempleo es un factor que altera la salud. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, INEGI 2019, señaló que hubo 2.1 millones de personas sin empleo, mientras datos del IMSS indicaron que el 48.2% de altas al seguro social cayeron, con lo que, se convirtió en el año más débil en generación de empleos desde el 2009.

La Organización Mundial de la Salud, refiere que el aumento del desempleo es un factor de riesgo que genera problemas mentales que disminuyen la calidad de vida de la población en edad productiva, ya que esta situación los limita económicamente, lo cual, no les permite realizar el pago en la atención, diagnóstico y tratamiento de alguna enfermedad, y 

La Organización Mundial de la Salud, refiere que el aumento del desempleo es un factor de riesgo que genera problemas mentales que disminuyen la calidad de vida de la población en edad productiva, ya que esta situación los limita económicamente, lo cual, no les permite realizar el pago en la atención, diagnóstico y tratamiento de alguna enfermedad, y sobre todo porque les provoca estrés, ansiedad y depresión que pueden desembocar en actos violentos. 

Consideraciones 

Hasta hoy, el ideal del Estado de Bienestar al que aspira el Gobierno de México se encuentra muy lejano de la eficiencia y eficacia; enfrenta graves problemas de salud causados por la inseguridad, la pobreza y el desempleo, además la deficiente planeación en las políticas de prevención y atención de enfermedades. Esto podría acrecentar los padecimientos crónicos degenerativos si no hay un cambio a fondo en las políticas sociales y de seguridad. 

Hasta hoy, el Estado de Bienestar que está implementando el Gobierno de México más que ser un modelo que represente la voluntad popular y que garantice el acceso a la salud entre otros derechos sociales, tiene matices a lo que Francis Fukuyama llama nacionalpopulismo y que se refiere a “Los líderes populistas que tratan de utilizar la legitimidad conferida por las elecciones democráticas para consolidar su poder. Afirman defender una conexión carismática directa con la gente, que a veces se define en términos étnicos que excluyen a gran parte de la población. No les gusta las instituciones y buscan socavar los controles y contrapesos que limitan el poder personal...” 

En este sentido, Francis Fukuyama acuña el término megalotimia que significa “el deseo de ser reconocido como superior”, este tipo de liderazgos se contraponen al modelo de Estado de Bienestar y los acerca al nacionalpopulismo, ya que menciona el mismo autor, que ciertos líderes en el mundo asumen grandes riesgos, se involucran en luchas monumentales, buscan grandes efectos, porque todo esto lleva a su reconocimiento como ser superior a los demás.

Por estos motivos, las problemáticas que vulneran la salud de las y los mexicanos deben atenderse urgentemente sin tintes políticos, ni protagonismos, además lo realizado hasta este momento está muy alejado de los ideales y fines del Estado de Bienestar que se busca establecer en este sexenio, lo cual podría pasar factura en las elecciones intermedias de 2021.

Construir un México con salud, es reducir la inseguridad, la violencia y las muertes evitables, es combatir la pobreza con empleo, innovación y emprendimiento. Estamos a tiempo.

 

Autor:

Fecha: 
Viernes, 31 de Enero 2020 - 14:15
Contenidos relacionados: 
Programa "AMLO insiste en salud gratuita ¿Con qué dinero?"
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 31 de Enero 2020 - 16:30
Fecha C: 
Sábado, 01 de Febrero 2020 - 05:30