Se encuentra usted aquí

marketing político

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Por Qué Gano Clouthier?

Las ganas de ganar son un factor que no se mide pero que termina convenciendo a las mayorías.

En las últimas semanas se han hecho muchos análisis de los resultados de la elección del 7 de Junio: el triunfo del PRI y sus aliados, que consiguieron la mayoría en el congreso a pesar de la impopularidad del presidente Peña, el espectacular arranque de MORENA y la gran sorpresa de las candidaturas independientes, que nacen más vivas de lo que nadie esperaba.

En el caso de las candidaturas independientes, se ha hablado mucho sobre la victoria del Bronco en Nuevo León. Hoy me gustaría hablar desde mi tierra, Culiacán, Sinaloa, del caso del primer Diputado Federal electo por la vía independiente, Manuel Clouthier Carrillo.

Sin grandes recursos, ni estructura prefabricada para promover el voto y cuidar casillas, Clouthier aprovechó las desventajas y supo desarrollar y trasmitir una narrativa de campaña que fue capaz de conseguir simpatías y promotores genuinos a lo largo y ancho de la Ciudad de Culiacán (5to Distrito de Sinaloa).

La pesada obligación de conseguir 6,000 firmas para que el INE autorizara su candidatura, Clouthier la convirtió en una oportunidad de hacer una especie de precampaña a la que ningún candidato con partido tuvo acceso (por lo menos de manera legal). Así, Clouthier recorrió el Distrito y tuvo la oportunidad de escuchar al electorado para comprender a profundidad sus problemas e inconformidades con el estado actual de las cosas. Además, consiguió más de 15,000 firmas.

De la mano de su director de campaña, su agencia de publicidad y su equipo íntimo de colaboradores, formó un equipo extendido de voluntarios que trabajaron convencidos del proyecto, de manera incansable y bien organizada. Al final, contó con representantes bien capacitados en la mayor parte de las casillas del distrito.

Como ex-director de uno de los diarios más importantes del Estado de Sinaloa, Clouthier supo utilizar a su favor los espacios en los medios de comunicación. Entendió que una buena entrevista en una estación de radio le daría más exposición a su persona y a su mensaje, que 5 días de recorrer las calles. Además dio entrevistas entretenidas, lo que le ganó más espacios en más medios locales y nacionales.

Pero también recorrió las calles. No perdió oportunidad en foro alguno y creó sus propios encuentros en parques y plazas, convocó grupos de mujeres y jóvenes, y utilizó con habilidad las redes sociales. A todo mundo le supo dar el mensaje correcto sobre la importancia histórica de su candidatura y sobre la disyuntiva entre el México del pasado y del México del futuro.

Pero creo que lo más importante de la candidatura de Clouthier fueron sus ganas de ganar. Ese factor que no se mide y para el cuál no existe una metodología para crearlo. Es esa energía que proyecta a cualquier persona que en verdad cree en lo que está haciendo, que está convencido de que su opción es mejor para la sociedad. Las ganas de ganar es esa fuerza que se siente y se contagia en cada discurso y en las largas caminatas. Es ese no se qué, que terminó convenciendo a una abrumadora mayoría de votar por Clouthier.

Fecha: 
Miércoles, 17 de Junio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un “Like” no es un Voto

El efecto multiplicador de las redes sociales se logra generando contenidos de calidad con el que los usuarios deseen interactuar.

Iniciaron las campañas políticas en todo el país y con ellas la obsesión de los candidatos y sus equipos de campaña de obtener el máximo de Likes en sus páginas de Facebook y seguidores en sus cuentas de Twitter.

Pareciera que la meta es cuantitativa y no cualitativa. ¿Quién tiene más likes? ¿Quién sube más fotos de sus recorridos, visitas al mercado y apretones de mano? ¿Quién hace más posts en su twitter? Esta obsesión por la cantidad, es alimentada por algunos medios de comunicación que publican análisis (bastante superficiales) del uso de las redes sociales por parte de los candidatos, destacando a aquellos con números brutos mayores (likes en su página y seguidores en twitter).

Es un hecho que la comunicación en medios digitales ya es clave en una campaña política para hacer llegar el mensaje a los públicos masivos, en especial a los más jóvenes. Rápidamente, las redes han dejado de ser un medio para acceder a mercados de nicho, para convertirse en una forma de acceso a grupos de todos los niveles socioeconómicos, culturales y de intereses muy diversos.

Sin embargo, en las redes sociales la cantidad no es igual a calidad y está demostrado que un Like de Facebook no es igual a un voto el día de la elección. O sea que meterle mucha lana a las campañas de likes, no garantiza ningún resultado.

Cuando un usuario decide seguir la página de Facebook de un candidato o seguir su cuenta de twitter, no está diciendo que votará por él, lo único que está haciendo es mostrar un grado de interés por escuchar el mensaje.

A partir de ese like a la página de Facebook o el follow a la cuenta de Twitter, el usuario se convierte en una oportunidad para hacerle llegar mensajes que sean de su interés y de convertirlo en un multiplicador de los mismos. Es por ello que una publicación dentro de una cuenta con 20,000 seguidores, que logra sólo 100 likes, 50 comentarios y 5 compartidos, tendrá mucho menor impacto que una publicación que logra 500 likes, 200 comentarios y 300 compartidos, aunque la cuenta que lo publica sólo cuente con 10,000 seguidores.

Este efecto multiplicador se conoce como alcance orgánico y se logra entendiendo lo que los seguidores quieren escuchar y generando contenidos que los usuarios consideren que tienen el valor suficiente como para hacer comentarios personales sobre los mismos (reply o comentar) o incluso compartirlos (retweet o compartir) con sus comunidades digitales.

Los candidatos, jefes de campaña, agencias de comunicación digital y medios de comunicación, deberían poner más atención en este tipo de comportamientos y no sólo privilegiar el crecimiento de supuestas audiencias que al final terminan por no atender los mensajes, no interactuar con ellos, no multiplicar su efecto y no generar interés e intención de voto.

Por supuesto que lo ideal es una comunidad digital grande en la que la mayoría está interactuando de manera activa. Pero también es recomendable una comunidad modesta con gran involucramiento.

Al final, los medios digitales son una herramienta más para dar a conocer los productos políticos, las ideas, los valores, las personalidades y los proyectos. Y esto debe estar alineado con el gran objetivo del candidato y su campaña que es obtener los suficientes votos para ganar la elección.

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1