Se encuentra usted aquí

mariguana

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cartas a Tora CXLVI

Querida Tora:

Lo que te voy a contar sucedió porque el portero estaba de vacaciones. Y no lo digo en elogio suyo; porque si hubiera estado aquí, tal vez hubiera sido peor. Por lo menos, distinto.

¿Te acuerdas que con la “remodelación” del Seguro Vecinal trajeron una planta que curaba muchos males? La de marihuana, sí. Pues mucha gente empezó a pedir ese remedio; y la enfermera, ni tarde ni perezosa (como se dice por aquí) la empezó a repartir. Había verdaderas colas pidiendo el remedio, y yo llegué a temer que se hubiera declarado una epidemia de algo en la vecindad. Pero me acerqué a investigar, y me di cuenta de lo que pasaba.

La enfermera se pasó de lista y empezó a vender los cigarritos (Ya había aprendido a liarlos). La cosa fue tan grave, que vendió toda la planta, incluidas las raíces. Pero la demanda seguía, y entonces hizo los cigarros con hojas de ruda. Pronto se le acabó la ruda que tenía, y empezó a recolectar hojas de árboles en la calle y hierbas en los baldíos cercanos. Los vecinos no se enteraron del cambio, y fumaban lo que les daba. Los precios subieron como no te imaginas, y la enfermera ya estaba investigando precios para comprarse un cochecito del año. Eso sí: trabajaba como costurera mal pagada, desde el amanecer hasta altas horas de la noche secando las hojas en el horno, quemándolas a medias para que supieran a algo ardiente (Según ella), cortando el papel y machacando las hojas secas.

Yo probé un día una de las escasas colillas que tiraban (Porque se fumaban hasta la última brizna) y, la verdad, sabía horrible. Y de alucinaciones, nada. A lo mejor se debe a que yo soy de otro planeta, pero creo que los estaba engañando, y que ellos se alucinaban solitos.

Y sucedió que uno de los muchachos del 41, el güero para más señas, fue a comprar un cigarrito. La enfermera le dio el que le había quedado mejor, más parejito y sin arrugas, y le dijo “Pero me vas a pagar con cuerpo” (Se conoce que le tenía ganas de tiempo atrás).

El muchacho, que es muy chapeado, palideció intensamente; luego se puso verde, se tambaleó y, de pronto, dio media vuelta y echó a correr. Llegó a su vivienda en dos segundos y se encerró, atrancando la puerta con los muebles, y se echó a llorar. El moreno había salido y cuando llegó se encontró con ese panorama, y le costó mucho trabajo consolarlo y hacer que volviera al gimnasio.

Lo más interesante fue que muchos vecinos vieron la carrera del güero y se percataron del encierro y todo lo que pasó, y pensaron que se había vuelto loco. Un rato después, el moreno les dijo que  sí, que había sido un  ataque pasajero debido al cigarro que le había vendido. No quiso decir lo que en realidad había pasado. ¿Galantería? No lo sé; tal vez fuera prudencia para no verse involucrado en un pleito con una de las consentidas del portero. Pensó en contarle a este la proposición que le había hecho a su compañero, pero decidió que no valía la pena; que, cuando mucho, la regañaría, pero no la iba a cesar ni le quitaría la concesión de sus cuidados paliativos. Allá en el fondo, pensó que si le hubiera hecho la proposición a él, tal vez hubiera aceptado; pero se negó a seguir pensando en eso, creyendo que era una traición a sus principios.

Los vecinos hablaron mucho del asunto, y les entró el temor de que esos cigarritos en verdad hubieran enloquecido al güero; y no volvieron a comprarlos. La enfermera se molestó mucho  con ellos, y tuvo que renunciar a su idea del coche del año; pero le alcanzó para comprar una televisión grandota que puso en el consultorio para entretener sus “ratos de ocio”, que son muchos (Además, así podía atraer al portero a ver el futbol con ella y tenerlo más de su lado).

Así que mira por donde, una proposición indecorosa acabó con un negocio ilegal y contribuyó a mejorar la salud pública.

Te quiere

Cocatú

Fecha: 
Viernes, 30 de Agosto 2019 - 13:30
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 30 de Agosto 2019 - 15:45
Fecha C: 
Sábado, 31 de Agosto 2019 - 04:45
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La reunión matutina de seguridad, ¿para qué sirve?

La herencia que le dejó Felipe Calderón a los mexicanos es la sangrienta guerra contra la delincuencia, la que decidió declarar para legitimarse en un cargo que ganó por escaso margen y tratar de ser aceptado por el casi 66% de los electores que no votaron por él. También, porque creía que debía impedir que las drogas llegaran a manos de los jóvenes, aunque para lograrlo fuera necesario recurrir a la violencia extrema y, como se dice, comenta y rumora, hasta a las desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales.

Muchos le advertimos a principios de 2007 que su guerra fracasaría, que las fuerzas armadas y policías no estaban preparadas para ella, que su estrategia ignoraba la ley de la oferta y la demanda, que el consumo y adicción a las drogas es un problema de salud pública, que era mejor legalizar y regular la producción de las drogas, empezando por la mariguana. No escuchó porque para él las drogas son casi un instrumento de diablo, olvidándose que las más letales, el alcohol y el tabaco, se venden libremente.

Su decisión acabó con una tendencia a la baja en la tasa de homicidios que empezó en 2000 al descender a 11.02 de los 12.8 registrada en 1999.

La tasa siguió descendiendo durante el gobierno de Vicente Fox: a 10.4 en 2001, a 10.05 en 2002, a 9.92 en 2003, a 9.04 en 2004. En 2005 y 2006 se elevó ligeramente a 9.49 y 9.89. En 2007 cayó a 8.24, la tasa más baja desde 1931.

En 2008, después del primer año de la guerra calderonista, la tasa se disparó a 12.83. Y siguió aumentando: a 17.88 en 2009, 22.93 en 2010, 23.88 en 2011.

De 2012 a 2014 la tasa de nuevo descendió. A 22.47 en 2012, a 19.68 en 2013 y a 16.95 en 2014. Cifras sumamente elevadas pero eso no impidió que en su último año de gobierno Calderón presumiera que estaba funcionando su estrategia mientras que su sucesor, Enrique Peña Nieto, también alardeó que estrategia contra la delincuencia estaba rindiendo frutos.

A partir de 2015 volvieron a aumentar las tasas. A 17.37 en 2015, a 20.29 en 2016, a 25.97 en 2017, a 28.70 en 2018.

Todas estas tasas incluyen homicidios dolosos y culposos.

Lantia Consultores ha calculado las tasas de 2007 a 2018 excluyendo las muertes derivadas de la guerra contra la delincuencia. Son sensiblemente menores a las arriba anotadas: 5.61 en 2007, 6.57 en 2008, 9.20 en 2009, 9.33 en 2010, 8.97 en 2011, 9.59 en 2012 y de 2013 a 2018 ha variado entre 10.0 y 10.9.

Es decir, las altas tasas que hoy padecemos tal vez no se hubieran alcanzado sin la funesta guerra contra el narco y la delincuencia organizada.

Medido por el número de asesinatos u homicidios dolosos que se han perpetrado desde 2008, la guerra contra la delincuencia organizada ha resultado ser un absoluto fracaso. El número de asesinatos desde diciembre de 2006 a diciembre de 2018 varía; según la fuente que se consulte, son entre 125 000 y 250 000.

Hace unos días se dieron a conocer las estadísticas delincuenciales para el mes de julio y todo indica que 2019 será el año en que se romperán los récords de homicidios, robos, secuestros y cada todos los demás delitos.

Ante esta realidad me pregunto: ¿para qué sirve la reunión diaria del gabinete de seguridad en Palacio Nacional?
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 29 de Agosto 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 29 de Agosto 2019 - 21:40
Fecha C: 
Viernes, 30 de Agosto 2019 - 08:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Liberal a “liberal”

El pasado cinco de noviembre, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó el primer amparo para el autoconsumo lúdico de la marihuana, excluyendo cualquier posibilidad de venta y comercialización. Múltiples voces han hecho hincapié en el talante liberal de la decisión de la corte, argumentando que la raíz y el fundamento del proyecto del Ministro Zaldívar radican, esencialmente, en la defensa de la libertad y de la iniciativa individual, fomentando la tolerancia entre particulares. 

Reflexionando acerca del tema en una tertulia efectuada en casa durante los días pasados, y, en efecto, buscando algún punto para propiciar el debate abierto, opté por cuestionar a los presentes si podían ubicar, temporalmente, el punto exacto en el cual los principios del liberalismo y la república, fundamentada en ellos, habían logrado actuar de manera sincrónica, coordinada, teniendo un sendero y un destino aparentemente comunes. O, al menos, en qué momento ambos habían estado más cerca de lograrlo. A pesar de las muy diversas argucias que esgrimían periodos y épocas distintas a modo de respuesta, el gobierno juarista y las leyes de reforma resultaron ser las más numerosas. 

-Falso, puntualicé en aquel momento, tal y como lo hago ahora.  

Jamás, a lo largo de la historia de nuestro país, los ideales liberales y La República, han transitado sendas más distantes, e incluso contrapuestas, como lo hizo bajo la presidencia constitucional de Benito Juárez García. La resolución de la corte y su carácter liberal, mismas que nos ocupan hoy día, le deben más a un monarca europeo y a sus colaboradores. Explico.

La noche del 17 de junio de 1867, un extranjero que respondía al nombre de Fernando Maximiliano Jose Maria de Habsburgo y Lorena y a quien le correspondieron primero, el titulo de archiduque de Austria y después, el de Emperador de México, se hallaba recluído en una celda del convento de las monjas capuchinas en el primer cuadro de la ciudad de Santiago de Queretaro, capital del estado del mismo nombre. Su efímero periodo al frente de la nación mexicana había llegado a su fin. 

Dejaba tras de sí, sin embargo, un copioso legado legislativo que sentaba las bases de un estado institucional. El emperador de origen austriaco, motivado tanto por su educación como por el compromiso adquirido de someter la monarquía al mandato constitucional, promulgó el Estatuto Provisional del Imperio Mexicano el 10 de abril de 1865, el cual tuvo validez jurídica y sentó los precedentes de una importante legislación de carácter prioritariamente social (e institucional) que garantizaba los derechos del hombre y del trabajador. Dicha legislación, generada por una asamblea de notables, misma que fue creada entre los meses de junio y agosto del año de 1863 y derivada del estatuto provisional, constituyó más un esfuerzo por crear una herramienta de gobierno que una constitución en sí misma, sin embargo, su visión y alcances, nos permiten resaltar algunos puntos tales como: 

  • La creación de una ley orgánica que dividía el territorio nacional para una más eficiente administración, una ley sobre la administración de justicia y de la organización de tribunales y juzgados al servicio del Imperio, una ley sobre lo contencioso administrativo y su respectivo reglamento. Aun más relevantes, al menos en cuanto al tema que nos atañe, resultan aquellas de carácter social e individual: Una ley de garantías individuales, un decreto de libertad del trabajo, liberando a los indígenas que trabajaban como peones y que proponía la extinción de deudas contraídas con sus empleadores, eliminando los castigos físicos en las haciendas que involucraban la prisión, azotes, y cualquier otro tipo de sanciones corporales, moneda corriente en el gobierno juarista. 

Nunca, y menos en tan poco tiempo, gobernante alguno elaboró una legislación tan extensa, con un enfoque prioritariamente apegado a los principios del liberalismo como lo hicieron Maximiliano de Habsburgo y su corte. Los conservadores, por otro lado, sector que había apoyado la decisión (francesa) de llevar al noble europeo a tierras mexicanas, desencantados por su talante político y sus propuestas, muy pronto se desentendieron de él y de sus intentos gubernamentales.

Más que a cualquier otro, la cruzada emprendida por el bando liberal mexicano con Juárez a la cabeza, en contra de aquel regente, apeló al discurso (del déspota) de la amenaza de un enemigo extranjero. La monarquía, a pesar de sus características, ideales, propuestas y anhelos progresistas, debía ser derrocada. Cualquier injerencia de carácter externo en los asuntos del país, representaba una afrenta. Con ello, el concepto de la república en sí mismo se situó por encima de los ideales liberales que supuestamente esgrimía (e irónicamente, compartía con el monarca nacido en Viena). El emperador, abandonado a su suerte por Francia, que requería las tropas de vuelta en la Europa continental y por sus aliados conservadores, decidió mantenerse en México hasta que, sitiado por el ejército republicano, debió entregar su espada de rendición al General Ramón Corona y ponerse en manos de sus oponentes. Mientras el regente europeo esperaba pacientemente su fatal porvenir, Victor Hugo, el renombrado autor de Les Misérables y Notre-Dame de Paris, escribió de su puño y letra y remitió a Benito Juárez una carta solicitándole, de liberal a liberal, respetar la vida del regente europeo, consiente ya de la derrota del imperio:

“(…) Hoy pido a México la vida de Maximiliano, (…) Maximiliano le deberá la vida a Juarez ¿y el castigo?, preguntarán. El castigo, helo aquí, Maximiliano vivirá, por la gracia de la república”. 

La gracia de La República, en manos del jurista oaxaqueño, decidió ignorar la petición del literato francés y la mañana del 19 de junio de 1867, Maximiliano de Habsburgo y Lorena, junto con Tomás Mejía y Miguel Miramón, fue fusilado en la cima del Cerro de las Campanas, tras un juicio sumarísimo cuya sentencia fue dictada por un tribunal militar compuesto por un teniente coronel y seis capitanes del ejercito liberal, sin derecho a apelaciones. 

Con lo anterior, nuestra nación retrocedió a pasos agigantados durante las décadas posteriores a la muerte del hijo de Francisco Carlos de Austria y Sofía de Baviera, dejando de lado las propuestas y leyes creadas por él. Cuarenta y tres años más tarde, serían precisamente la falta de garantías individuales, la ausencia de libertad en el trabajo, la acumulación de deudas por parte de los trabajadores y el enrarecido clima político, entre muchos otros, los elementos que servirían de tierra fértil para que germinara el estallido social denominado como La Revolución Mexicana de 1910. En aquel episodio, La República había renegado de los principios que la habían constituido, buscando su prevalencia y con ello, se negó a sí. 

Los próximos meses nos permitirán visualizar, en su justa medida, los alcances de la resolución emitida por la Suprema Corte considerando tanto el precedente de acción como, elemento que se obvia, la jurisprudencia que sentará. Las diversas posturas que de ella emanan deberán, necesariamente, atraer al debate aspectos tales como: la postura prohibicionista, la salud pública, la criminalización del consumidor, el dominio y libertad propios así como la postura intervencionista y regulatoria del Estado, entre muchos otros. Hoy, La República a través de sus instituciones, y las premisas liberales, deberán decidir ante la disyuntiva de converger en un mismo fin, la mejora social y civil, es decir, si son fieles mutuamente o por el contrario, optan por separarse y seguir senderos distintos, como aquel no tan lejano año de 1867.

Veremos. 

Foto: www.mexicoenfotos.com

Autor:

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Debate que Viene. La Marihuana y sus Derivados

"Lo único que realmente puede Mover a México es la Sociedad Civil organizada"
Anónimo

El sitio de internet de los promotores del controvertido amparo que la Suprema Corte otorgó con respecto a el uso de la marihuana me sorprendió por la información que encontré allí. En el portal www.smartclub.mx se incluyen documentos que respaldan los "Amigos de la Corte" en su figura Amicus Curiae de personajes nacionales e internacionales. Hay artículos de actualidad muy interesantes.

El objetivo original de la "Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerable, A.C., SMART" —dice su portal— "es atender, sin fines de lucro, las necesidades de un gran número de personas sujetas a tratamientos de quimioterapia, aquellos con esclerosis múltiple, artritis o glaucoma, epilepsia, síndrome de Tourette, así como el grupo de personas en riesgo de padecer el síndrome consuntivo.

Cuando se le permita operar aventuran que "podría funcionar como un refugio seguro para un gran número con enfermedades y padecimientos que pueden ser aliviados mediante el consumo controlado e informado de la cannabis y sus derivados".

No sé que tan bien SMART hizo su trabajo, a primera vista y al parecer buscó una cosa —los fines terapéuticos y medicinales de la cannabis— pero consiguió otra: que cuatro de sus miembros —personas físicas— puedan cultivar, producir y consumir —sin fines de lucro— la hierba mágica.

También encontré que "El proyecto elaborado por el ministro Zaldívar califica que la Ley no permite el uso recreativo, sino que elude criminalizar la portación en cantidades mínimas y que tampoco permite su cultivo para uso personal. El Ministro también sostiene que con la Ley como hoy está redactada, afecta derechos fundamentales y no explora alternativas menos extremas para regular el consumo y prevenir las afectaciones que generan".

"El que se permita tener cantidades mínimas de mariguana, según Zaldívar, “no consagra de ninguna manera una autorización o un derecho al consumo personal en los términos en los que lo solicitan los quejosos, puesto que además de que únicamente se limitan a despenalizar el consumo en una cantidad muy pequeña, dichos preceptos no permiten la realización de las otras actividades correlativas al consumo, como siembra, cultivo, cosecha, preparación, transporte, etcétera”.

Finalmente la Corte declaró inconstitucionales cinco artículos de la Ley General de Salud que prohíben el uso y cultivo con fines recreativos de la marihuana, aunque mantienen la prohibición de su comercio y entiendo que en el fondo del asunto es una cuestión de un derecho fundamental del ser humano: decidir por él solo.

mariguana2.jpg

Manual de Cultivo

Todo este revuelo ha tenido un efecto importante y al final de cuentas la orden que dio el General —como en la canción de grillito cantor que en sus estrofas sugiere que bien podía haber fumado el pastito vacilador— es que se convocó al debate nacional con la Secretaría de Gobernación al frente. ¿Porqué no la Secretaría de Salud?

Pronto tendremos foros de especialistas para que hagan sesudos análisis de un problema que ya está muy estudiado y debatido en el mundo civilizado. Y en todo este asunto unos estarán en contra y otros a favor y la pregunta es quién va a decidir ¿Una encuesta? ¿Un volado?¿Otra vez la Suprema Corte? O los intereses privados de quien realmente manda en este negocio: el Crimen Organizado y sus socios. Gulp!

El hecho es que fumar marihuana produce una sensación poco habitual —el efecto es que se retrasa el tiempo— y puede producir mucha risa, mucha hambre, relajación... ¡Qué sé yo!  El estado de conciencia se altera —como con todas las drogas— y cada quien dirá. A la larga, el fumador habitual, se vuelve un soñador empedernido, cuando menos esa es mi experiencia con mis amigos que le tomaron el gusto a la mota pues soy miembro de la generación de ¡Peace and Love!

Y el hecho es que su consumo es generalizado —dicen que la cocaína también— pues en casi en cualquier fiesta o reventón las drogas están presentes. El alcohol y el tabaco ni se diga.

Lo importante es que el "litigio estratégico" creado por los socios de SMART para lograr la legalización y descriminalización de la Cannabis y sus derivados ya prendió la mecha. Es un hecho es que la cannabis bien aplicada ayuda como un remedio efectivo para ciertas dolencias y puede favorecer —sí todo esto se hace bien— a darle un sesgo importante contra la guerra de las drogas. Allí es donde se va a requerir mucho talento y la labor del estado mexicano será darle mucha difusión para combatir sus efectos negativos con educación para que la juventud no caiga rendida a sus pies.

Estoy convencido que "Lo único que realmente puede "Mover a México" en este tema y muchos otros, son las convocatorias que haga la Sociedad Civil organizada...". Desgraciadamente a los gobernantes ya no les creemos nada y a muchos de ellos, tal vez, un "toque" no les caería mal...

 

Fecha: 
Miércoles, 18 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

EPN en contra, JT a favor

Al inaugurar ayer el 4º Foro Nacional Sumemos Causas por la seguridad, Ciudadanos+Policías, organizado por la ONG Causa en Común, el presidente Enrique Peña Nieto dijo: “En lo personal, para mí no sería deseable, ni estoy en favor de una eventual legalización en el consumo de la marihuana. Pero esta posición tampoco riñe con la aceptación y convicción personal que tengo para abrir un debate”.

No fue la de ayer la primera vez en que el presidente ha manifestado su rechazo a la legalización de la mariguana. Por ejemplo, en una entrevista que concedió al diario madrileño El País, publicado el 9 de junio de 2014, dijo lo siguiente: “… personalmente he declarado que no estoy en favor de la legalización de las drogas. Y tampoco de la marihuana porque me parece que es una puerta por la que se puede incursionar al consumo de drogas mucho más dañinas para la salud”.

En esa misma entrevista añadió que “Es una paradoja terrible: EE UU está financiado las dos partes de la guerra. Por un lado, ayuda a los gobiernos y a sus fuerzas de seguridad, Colombia, México, a luchar contra los traficantes; y por otra parte, los consumidores estadounidenses financian a los narcotraficantes y a sus bandas… Siendo paradójico y tan absurdo es evidente que demanda que pronto se abra un debate sobre el tema. Y ya veremos qué hacemos con el asunto. Ahí están las experiencias de partes del mundo que en un momento se abrieron, legalizaron, luego dieron marcha atrás o por lo menos limitaron la apertura inicial con la que habían querido tratar el tema de drogas… Hay que abrir un debate y aquí en México empieza a haber posiciones ya que demandan, como es natural, por esta inconsistencia e incongruencia que se aprecia, que demandan la eventual legalización de la marihuana, por lo pronto”.

La posición del presidente de México es radicalmente distinta a la del nuevo primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien como candidato al cargo que ganó en las elecciones del mes pasado propuso legalizar la mariguana argumentando que debido a la prohibición actual a la droga “los ingresos obtenidos por el comercio ilegal de las drogas apoyan al crimen organizado y a las mayores amenazas a la seguridad pública como son el tráfico de seres humanos y las drogas duras”.

El plan de Trudeau es que la mariguana se venda bajo regulaciones similares a las que rigen la venta del alcohol y el tabaco. El nuevo sistema de ventas y distribución se diseñará “con la asesoría de expertos en salud pública, abuso de substancias y seguridad pública”. La venta de mariguana será gravada con impuestos provinciales y federales. La propuesta completa puede leerse en https://www.liberal.ca/realchange/marijuana/

De acuerdo al Banco Mundial, la tasa de homicidios de Canadá fue de 2.0 en 2012. La de México fue de 22.0.

La disparidad en las tasas de ambos países es suficiente para concluir que la guerra que con violencia se libra en México contra las drogas no está rindiendo los resultados esperados, ni los rendirá.

La disparidad en los enfoques de los gobernantes de ambos países hacia la mariguana es obvia. Personalmente, apoyo la del canadiense.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 10 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Lo desubicado del Peje López. El caso de los 103 cadáveres encontrados en fosa común en Cuautla. El alto costo de la corrupción

Me acompañan José Luis Romero Hicks y Hugo González y comentamos: lo desubicado que anda el Peje López; el alto costo de la corrupción; las complicadas nuevas clasificaciones de los programas de TV. El nuevo presidente del PRD, Agustín Basave, nos explica los retos que enfrenta. El Fiscal General de Morelos aclara el caso de los 103 cadáveres en una fosa común en un panteón cercano a Cuautla.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 09 de Noviembre 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

No… a la mariguana

Gran alboroto ha causado la propuesta del ministro Arturo Zaldívar en el sentido de despenalizar el cultivo, transporte y consumo de la mariguana con fines lúdicos o recreativos en la Ciudad de México. Su postura es que deben modificarse algunos de los artículos de la Ley General de Salud porque están en contra del desarrollo libre de la personalidad, al final, dictamina que: esta Primera Sala considera que la prohibición del consumo personal de mariguana con fines lúdicos es inconstitucional.

Todo empezó cuando un grupo llamado SMART promovió un juicio de amparo ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que les fuera autorizado el consumo de mariguana para uso personal y éste organismo se los negó. Ellos sintieron que se estaba coartando su libertad de acción y expresión y elevaron su demanda ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde el magistrado Zaldívar se pronunció a favor del autoconsumo.

No vamos a juzgar la posición del magistrado que se está expresando conforme a Derecho, después de todo el cumple con su trabajo y considera que la ley efectivamente está coartando la libertad de acción y expresión de los integrantes del grupo SMART y emite su fallo. Siendo los integrantes de SMART ciudadanos mayores de edad y en uso de sus facultades mentales, yo también considero que están en plena libertad de hacer lo que deseen con su cuerpo y vivir de acuerdo a sus estándares y costumbres, siempre y cuando no alteren ni afecten al resto de la ciudadanía. Sin embargo, existen algunos comentarios que es necesario precisar. Primero, este grupo carece de la más mínima imaginación, empezando con el nombre que adoptaron, todos sabemos lo que smart significa, para colmo adoptaron la misma leyenda: recreational drugs, weekend pot que los norteamericanos inventaron en su afán de civilizar y justificar sus vicios. Ante tanta originalidad no nos queda sino preguntarles:

  • ¿Por qué tanta preocupación por legalizarla?
  • ¿Acaso no pueden seguir enviciándose con cierta discreción?
  • ¿Por qué de una vez no hacen su lista de necesidades y requerimientos para que se las aprueben?
  • ¿Será que SMART es el preludio de una nueva clase social que pretende regir y controlar el uso de los estupefacientes y enervantes en México por la vía legal?

Segundo, lo que el ministro Zaldívar y los miembros de SMART pretenden, con razón o sin ella es una aberración, pues si bien sus argumentos son legales, también son poco prácticos y egoístas, pues solo denotan la satisfacción de sus ambiciones, están fuera del contexto y los lineamientos que rigen a una sociedad. Desde hace varias décadas el consumo de mariguana con fines medicinales o sin ellos ha sido un hábito común entre la población adulta y los consumidores han enfrentado los riesgos que esto implica sin consecuencias para del resto de la sociedad. Por qué cambiarlo ahora, después de todo se está consumiendo un enervante que tiene efectos acumulativos e irreparables en el cerebro del adicto. Los políticos, consultores independientes, partidos políticos, autoridades y demás fauna ignorante y que han hecho una cruzada nacional en torno a esta cuestión debían sentir vergüenza de esta parodia. La prensa escrita y las imágenes televisivas también han exacerbado la situación como el gran y único interés nacional. Todo ha sido sesgado hacia el plano político donde ellos mismos se preguntan y contestan.

Tercero, se han olvidado que es un problema de salud que tiene una profunda y marcada repercusión social. Además, a lo largo de todo este circo, no se han visto ni oído los dictámenes de psicólogos, psiquiatras, criminólogos, neurólogos, sociólogos, etcétera, los cuales suelen considerarse de gran importancia.

Cuarto, las propuestas de SMART y el ministro Zaldívar son irresponsables y engañosas, porque además atentan contra la salud de los adolescentes y los jóvenes. Recordemos que éstos representan uno de los sectores más numerosos y desprotegidos en nuestro país y por lo tanto son el blanco preferido de los narcotraficantes.

Quinto, la consideración del Ministro refiriéndose a que la actual prohibición absoluta en el consumo de la mariguana era contraria al libre desarrollo de la personalidad, carece absolutamente de sentido común ya que ignoró que por lo menos el 80% de jóvenes de 16 años o menores que actualmente consumen drogas en México, se iniciaron con la mariguana, según lo declarado por María Elena Medina Mora, Directora del Instituto Nacional de Adicciones a Ruth Rodríguez del Universal (26 de Octubre de 2015). ¿Luego de qué personalidad está hablando? Su juicio y su determinación suenan perversas (por no llamarlas de otra manera) porque cualquier libro de neurofisiología o toxicología le ilustrarían que la estructura cerebral de los adolescentes está en pleno desarrollo a esa temprana edad. En su defecto, debió haber consultado con psicólogos o psiquiatras quienes le hubieran enterado que mientras más joven se inicie la adicción a la mariguana, mayor será el daño a la corteza orbitofrontal y por lo tanto se reducirá su madurez y su capacidad para tomar decisiones, de acuerdo con Bob Grant en su artículo: Chronic Weed Use Shrinks Brain Region, The Scientist, Noviembre 12, 2014). 

Sexto, otro aspecto difícil de conceptualizar es la situación social y psicológica de un joven adicto al cual se le conceden libertades ilimitadas. Después de la despenalización del transporte y uso de la mariguana en Oregon y Washington, los jóvenes que mustiamente se ocultaban en lugares apartados para fumar o aspirar mariguana u otras drogas ahora lo hacen abiertamente sin el menor recato. El índice de drogadicción y delincuencia juvenil en estos estados se ha incrementado exponencialmente. La adicción a la mariguana ya es común y corriente, se le considera la puerta de entrada a la drogadicción y dado que sus efectos no suelen ser mortales, no atrae mucho la atención. Las drogas que verdaderamente están causando estragos son las anfetaminas y las drogas sintéticas que son letales o por lo menos causan serios trastornos que los afectan de por vida.

Los viernes por la tarde son un verdadero caos en las salas de emergencia de muchos hospitales, la mayoría de sus pacientes son jóvenes de ambos sexos a los que hay que resucitar o rescatar de las sobredosis. Algunos se recuperan, otros se mueren y la minoría quedan afectados por el resto de su vida. Aparte del estigma social, la drogadicción desestabiliza la estructura económica de muchos hogares por los altos costos de rehabilitación y atención médica, amén de los impedimentos funcionales de cada joven.

A manera de información, referiré algo que no aparece en los periódicos ni los noticieros, pero que refleja la  gravedad del problema. Mi hijo es entrenador de futbol americano y por su trabajo tiene un contacto diario con jóvenes de ambos sexos. El año pasado el entrenador en jefe de un equipo tuvo que suspender a 10 de sus jugadores por cuatro juegos. El castigo fue por violación al código de conducta del equipo, sin dar mayor explicación. La liga de futbol no intervino directamente, el castigo vino directamente del entrenador en jefe, fue una sanción interna. Si el entrenador los hubiera reportado oficialmente a la Liga, habría que haber proporcionado sus nombres a la policía y tal vez el asunto se hubiera convertido en el juicio a 10 delincuentes, una serie de demandas y contrademandas (por incapacidad del entrenador de cuidar debidamente a los menores) y se hubiera generado todo un escándalo a nivel nacional que traería oprobio y vergüenza a todos los involucrados.

Eso fue en el 2014, en este año el mismo entrenador tuvo que suspender no a 10 sino a 30 jugadores del mismo equipo por faltas/violaciones al código de conducta de la escuela, aunque no se estipuló la naturaleza de las violaciones, todo mundo sabe que fue por intoxicación con drogas. En esta ocasión el equipo tuvo que cancelar el partido porque tenía 30 jugadores incapacitados. La liga tuvo que gestionar la suspensión del juego, y hasta donde estoy enterado, el incidente no se reportó a la policía. La pregunta es:

¿qué sucederá el próximo año con este u otros equipos?

Este es el tipo de efectos sociales y económicos que se están gestando con estas actitudes tan laxas y encubridoras que en nombre de la libertad de expresión y la coacción al libre desarrollo de la personalidad están proponiendo el magistrado Zaldívar y SMART. Estas propuestas generan votos populistas y consiguen encumbramientos políticos de personajes impulsores adictos a la degradación social y al beneficio propio. No necesitamos ni pedimos sus ideas innovadoras ni queremos a un México actualizado que ingrese a esa modernidad artificiosa basada en el abuso de la legalidad y el Derecho.  

Yo pregunto al magistrado Zaldívar: ¿qué sucederá cuando otro grupito SMART o el equivalente pida la legalización de: la heroína, anfetaminas, cocaína, analgésicos derivados del opio, drogas sintéticas, bebidas energéticas, etcétera?

Debo reconocer que mi papel no es transformar al mundo o al hombre, yo no tengo esa virtud ni el entendimiento para ello. Sino quizá mi parte sea el contribuir con esos valores sin los cuales, un mundo aun transformado, la vida no sería digna de vivir aun para un nuevo hombre que se respete asimismo. Albert Camus                                                                                                       

Autor:

Fecha: 
Lunes, 09 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Desubicado

El estado de salud del papa Juan Pablo II se vino abajo en marzo de 2005 y durante los últimos días de ese mes hasta su muerte, el 2 de abril, todos los medios del mundo, los de México incluidos, dieron cuenta de las últimas horas del polaco que encabezó durante 26 años y medio a la iglesia católica romana.

Durante esos días en la Cámara de Diputados se discutía si desaforar o no al entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, por su presunto desacato a una orden judicial. El desafuero del Peje López era, sin duda alguna, el principal evento noticioso en nuestro país.

Sin embargo, la inminente muerte de Juan Pablo, uno de los hombres más influyentes del siglo 20 y un hombre especialmente reverenciado por los católicos mexicanos, mandó al segundo plano la cobertura de lo que acontecía en torno al tabasqueño.

Tanto se informó y comentó durante esos días sobre la agonía y muerte del Papa que el mismo AMLO se quejó de ello afirmando que había un “compló” de la televisión para tratar el asunto con el fin de restarle importancia a su probable desafuero.

Pocas horas antes de que expirara Juan Pablo, el mesías tropical declaró que “fueron horas y horas de comentarios sobre el Papa, de reportajes sobre el Papa y no dejaron el momento en que la Sección Instructora decidió. Yo estoy, desde luego, pidiendo por la recuperación del Papa, pero ayer en la televisión fue abundante, y, desde luego, es una nota importantísima que le preocupa a la gente, pero repetían y repetían y repetían”.

De acuerdo a las encuestas que sobre el tema se realizaron, a una mayoría de la población no le cayó nada bien que el Peje López pretendiera ser tan importante o más que su líder espiritual, que su probable desafuero fuera un evento tan trascendente como la muerte del Papa número 264 y el primero en no ser italiano o desde el holandés Adriano VI (1522-1523).

Han transcurrido poco más de 10 años desde que AMLO pretendiera ser más importante que un personaje de la talla de Juan Pablo II y aparentemente sigue sin entender lo que es un suceso importante.

El miércoles pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó a cuatro personas para que cultiven mariguana para su propio consumo, decisión que debe impulsar, por fin, un gran debate nacional que lleve a la legalización y regulación de ésta y otras drogas y al fin de la desde siempre perdida guerra contra las drogas.

Esta guerra le ha costado a México entre 90,000 y 120,000 vidas, cuantiosos recursos económicos, materiales y humanos que podrían haberse destinado a fines más constructivos, y enviado a la cárcel a miles de hombres y mujeres por el delito de ser consumidores de alguna droga o por simples peones dentro de las estructuras de los cárteles del narcotráfico.

Por las declaraciones que hizo hace unos días en Hidalgo, el mesías tropical no cree son muy importantes las muertes y desapariciones de decenas de miles de mexicanos, la orfandad en que han quedado quién sabe cuántos niños, las vidas destruidas de quienes impulsados por el hambre y la pobreza ingresaron a las organizaciones criminales, la corrupción que en todos los niveles ha propiciado el narcotráfico, el despilfarro de miles de millones de pesos. Todo esto por una guerra inútil que nunca será ganada.

Todo esto no es importante para el Peje López. Según él, “los ministros de la Suprema Corte hacen de su trabajo una simulación, haciendo faramalla de temas que no son fundamentales para la sociedad mexicana y desatendiendo los grandes y graves problema nacionales”. Para él, abrir un camino que permita dar fin a la costosa guerra contra las drogas no es importante, el narcotráfico no es uno de “los grandes y graves problemas nacionales” que solo él define.

Desubicado hace 10 años al compararse con Juan Pablo II. Desubicado hoy al restarle importancia a la trascedente decisión de la Suprema Corte.

El Peje López ha estado, está y estará desubicado.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 09 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un Argumento Moral contra la Guerra contra las Drogas

La Suprema Corte de Justicia de la Nación concedió ayer un amparo a cuatro mexicanos para que siembren mariguana para consumo personal, sin incluir su comercio, suministro o distribución. El proyecto aprobado por cuatro de los cinco ministros que integran la Primera Sala señala, entre otras cosas, que los argumentos contra el consumo de la mariguana “no pueden considerarse como razones válidas para intervenir el derecho al libre desarrollo de la personalidad”.

Al respecto, los días 11, 12 y 13 de noviembre del año pasado transcribí en este espacio el artículo intitulado Un Argumento Moral contra la Guerra de las Drogas, escrito por Julian Savulescu y Bennett Foddy y publicado semanas antes en el blog Practical Ethics de la Universidad de Oxford, Inglaterra. Savulescu es el fundador y director del Centro Uehiro para la Ética Práctica en la Universidad de Oxford, Inglaterra, y antes fue el editor del Journal of Medical Ethics, una de las revistas más influyentes en lo que a la ética médica y aplicada se refiere. Foddy es un investigador en el Jesus College de la Universidad de Oxford, especializado en bioética, ética médica y neuroética.

Esto fue lo que transcribí durante esos tres días:

“El ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso ha argumentado que la guerra contra las drogas ha fracasado y que la mariguana debería despenalizarse globalmente. Escribió en 2009 que el enfoque de línea dura ha traído consecuencias ‘desastrosas’ para América Latina.

“Después de haber regresado de Río, uno debe aceptar la opinión de Cardoso. Uno de nosotros estaba quedándose con un eminente profesor de filosofía. Estábamos regresando a su casa con su hija de 11 años de edad cuando nuestro camino fue bloqueado por policías con ametralladoras. Estaban cazando a un narcotraficante en la favela local — este camino era la única vía de escape y se preparaban para un posible altercado.

“Cardoso destaca el fracaso práctico del enfoque de cero tolerancia. Un enfoque de cero tolerancia hacia un crimen como el consumo de drogas siempre fracasará, de la misma manera en que siempre fracasará un enfoque de cero tolerancia hacia el alcohol, la prostitución, o el uso de drogas en el deporte. Paradójicamente, lo peor que uno podría hacer a los barones de la droga en Río de Janeiro no es librar una guerra contra ellos, sino despenalizar la cocaína y la mariguana. Estarían fuera del negocio en un solo día. La oferta de ambas drogas podría supervisarse, controlarse y regularse, - el daño a los usuarios y terceros involucraos se reduciría significativamente.

“El argumento para legalizar las drogas ha sido expuesto con frecuencia, más recientemente por Cardoso y por el Ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Bob Carr, quien esta semana fue uno de los signatarios de un informe que declara que ha fracasado la guerra contra las drogas. El argumento es presentado casi siempre en términos de las cargas que nos ha impuesto la guerra contra las drogas en términos de delincuencia y salud pública. Y es cierto que estas cosas nos dan buenas razones para abandonar la guerra de Nixon contra las drogas.

“Pero rara vez escuchamos un argumento moral en favor de la liberalización de las leyes que rigen el consumo de las drogas. Esto es un error. Aunque los expertos nos han dicho una y otra vez que las cosas estarían mejor sin la guerra contra las drogas, los políticos han ignorado esta asesoría experta porque los votantes no quieren que se suavicen leyes antidrogas. Y los votantes quieren esto no porque piensan que saben más que los expertos, sino porque tienen objeciones morales al uso de las drogas. Hay un debate moral oculto detrás de la guerra contra las drogas que parece que nunca podemos hacer público.

“Las primeras prohibiciones contra las drogas tenían una justificación moral, en lugar de una razón práctica. Comenzó con la prohibición estadounidense al consumo del opio, la cual fue motivada principalmente por una objeción moral a que la gente blanca fumara en los fumaderos administrados por chinos. Esto comenzó un movimiento a favor de la prohibición en Estados Unidos. En 1913, la mariguana, que era consumida casi exclusivamente por inmigrantes mexicanos e indios, fue prohibida por primera vez por el estado de California.

“Hoy, las nuevas drogas se añaden a la larga lista de sustancias ilegales porque son calificadas como adictivas, no porque sean perjudiciales. La Ley de Sustancias Controladas de Estados Unidos (Controlled Substances Act) ordena que un medicamento sea prohibido si tiene ‘un alto potencial de abuso’ y ‘puede conducir a una severa dependencia psíquica o física’. La droga no tiene que ser perjudicial en cualquier otro sentido. Según estadísticas del gobierno de Estados Unidos, el paracetamol (acetaminofeno) está involucrado en casi cinco veces más visitas a la salas de emergencia que la MDMA (también conocida como M, cristal o éxtasis), y aún así se vende libremente en los supermercados del mundo.

“Así que la principal razón para que drogas como el alcohol y la cafeína sean legales, mientras que la cocaína y la MDMA no lo son, es que éstas últimas son calificadas como ‘adictivas’. Es cierto que la adicción perjudica al adicto, pero la autodestrucción no justifica la prohibición de una substancia. Como célebremente lo expuso [John Stuart] Mill, la única razón legítima para interferir con la libertad de una persona es cuando ésta pone en riesgo a los demás. Y mientras que algunas veces se argumenta que el ‘problema de las drogas’ nos perjudica a todos, la mayoría de los daños en realidad se originan directamente del enfoque de cero tolerancia – el prohibir las drogas daña a otros cuando son robados, golpeados o asesinados por aquellos que controlan el mercado negro de las drogas.

“Las personas de una mentalidad liberal a veces argumentan que las adicciones exigen la interferencia estatal porque vuelven incompetente al adicto, incapaz de tomar una decisión autónoma sobre consumir drogas o no. El adicto se vuelve como un niño que necesita la protección parental, o en este caso, la protección del Estado. Así, la ‘adicción’ se convierte en un concepto moral, no en una forma de daño. Es una condición que nos despoja de nuestro estatus moral.

“En varios artículos hemos sostenido que es falso ver así a la adicción. Las personas que consumen drogas no sufren de una enfermedad y no necesariamente experimentan alguna caída patológica de su fuerza de voluntad. Al consumir drogas pueden ser imprudentes o irracionales pero, a fin de cuentas, todos lo somos cotidianamente cuando consumimos comida que nos perjudica, participamos en deportes riesgosos, fumamos, bebemos alcohol o apostamos.

“Los adictos pueden darle un mayor valor al placer, o a la excitación, o al escapar de la realidad, pero sus adicciones no son muy diferentes a los deseos que todos sentimos por realizar actividades placenteras. Las personas se vuelven ‘adictas’ al juego, a los videojuegos, al Internet, al ejercicio, al sexo, a las zanahorias, al azúcar y al agua. Estas sustancias o actividades no ‘secuestran’ el cerebro — proporcionan placer utilizando los mismos circuitos cerebrales que las drogas. Cada actividad placentera es ‘adictiva’.

“La discusión pública sobre las drogas incluye los temas de la libertad, la salud y delincuencia, pero rara vez incluye el valor que tiene el placer. No tenemos que ser hedonistas para creer que el placer es uno de los bienes importantes en la vida de una persona. Una sociedad liberal debería ser neutral con respecto a los placeres que puede buscar la gente; no debería forzar a la gente a aceptar obligatoriamente una concepción particular de los placeres ‘buenos’ y ‘malos’.

“Pero más importante aún, si cada comportamiento placentero puede ser adictivo no puede haber razón alguna para suponer que los placeres que otorga el consumo de drogas son menos importantes que los placeres que proporcionan el vino y la buena comida, el alpinismo y el futbol, o navegar por la Internet. Cada una de estas cosas es placentera y, por tanto, cada uno es adictivo y cada uno puede ser perjudicial si se hace en exceso. Pero todos tenemos el derecho de satisfacernos con los placeres que consideramos valiosos, aunque cada uno de estos placeres nos ponga en riesgo de sufrir adicciones o problemas similares a las adicciones como son el alcoholismo, el uso patológico de Internet, la adicción sexual, trastorno alimenticio del atracón y muchas otras.

“El derecho a perseguir el placer justifica la legalización de la drogas, mientras que la adicción y autodestrucción no nos dan buenas razones para prohibirlas. Esa es la esencia de un sólido argumento moral contra la guerra contra las drogas.

“Queda una razón por la cual es posible obstaculizar la libertad y mantener la prohibición al consumo de las drogas. Esta razón es el interés público. Si la sociedad fuera a ser gravemente perjudicada por la liberalización de las leyes en torno a las drogas, ésta podría ser un caso extremo que justificara la prohibición al consumo. Pero nuestra experiencia (ciertamente limitada) sugiere lo contrario: Holanda parece haber reducido su problema de drogas, sin aumentar su tasa de consumo de drogas, mediante la promulgación de leyes relativamente liberales para el consumo de drogas ‘blandas’ como la marihuana. Y como Cardoso argumenta, una prohibición completa parece estar firmemente contra el interés público, manteniendo en el negocio a los barones de la droga y al consumidor y otros en una posición de grave vulnerabilidad.

“En el futuro, quizás nos liberemos de nuestros temores sobre las drogas que proporcionan placer. Podríamos utilizar la ciencia farmacológica moderna para seleccionar o incluso diseñar drogas que nos den el placer o las experiencias que buscamos, drogas que sean baratas y que no representen riesgos graves, agudos o crónicos, a la salud.

“Por el momento, la droga que podemos obtener con la mayor libertad es una de las más adictivas, una que contribuye a generar un comportamiento violento, una que produce daños crónicos a la salud, y el peor síndrome de abstinencia de todas las drogas: el alcohol.

“Ha llegado el momento de adoptar un enfoque racional hacia las drogas”.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 05 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1