Se encuentra usted aquí

marchas

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

A AMLO las marchas le hacen lo que el viento a Juárez

Mientras la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador siga siendo aprobada por la mayoría de los mexicanos, las marchas que se organicen para protestar contra su gobierno no influirán en las decisiones que tomen él y sus colaboradores.

Ayer, un día después de que se realizaran marchas anti AMLO en diversas ciudades del país y que en el Zócalo de la Ciudad de México el presidente diera un informe de gobierno más ante miles de sus seguidores (muchos de ellos acarreados) y encabezara los festejos para celebrar el primer aniversario de su llegada al poder, el periódico Reforma publicó su más reciente encuesta realizada para evaluar su gestión.

La encuesta es interesante porque fue realizada por un medio de comunicación que no goza de las simpatías de AMLO, quien varias veces se ha quejado pública y amargamente de la manera injusta y sesgada en que, según él, Reforma informa sobre su gobierno y sus decisiones.

Para esta encuesta nacional en vivienda, patrocinada conjuntamente por Reforma y el diario estadounidense The Dallas Morning News, se entrevistó a 1000 adultos entre el 21 y el 26 de noviembre.

Sus resultados muestran que, pese a todo lo que ha ocurrido durante su primer año de gobierno, AMLO sigue siendo aceptado por la mayoría de los mexicanos. Por un 68% para ser precisos, que es el que manifestó que aprueba su trabajo. Este porcentaje es mayor por 15 puntos al 53% de los que votaron por él, el 1 de julio del año pasado.

Pese a la oposición que diversos grupos han manifestado a algunas de sus decisiones, la encuesta señala que la mayoría de estas cuentan con el apoyo de la mayoría de las personas.

68% está a favor de la creación de la Guardia Nacional, 59% apoya que se construya la refinería en Dos Bocas, 49% aprueba la cancelación de la reforma educativa peñista, 48% está a favor de la construcción del aeropuerto en Santa Lucía, 47% aprueba la construcción del Tren Maya y 43% apoya que se cancelara la obra de lo que iba a ser el NAICM en Texcoco.

Al presidente no le va bien en lo que se refiere a la liberación del narco Ovidio Guzmán, en Culiacán, el 17 de octubre pasado, y al asilo político que decidió darle al expresidente boliviano Evo Morales: 52% de los encuestados se manifiesta en contra de lo primero y 56% en contra de lo segundo.

Curiosamente, pese a la recesión económica, 55% de la gente opina que AMLO ha sido exitoso en mejorar el ingreso de las familias y 51% opina que ha sabido reducir la pobreza. Esto significa que los programas asistenciales lopezobradoristas pueden estar contribuyendo, como él lo afirma, a mejorar la economía popular, la de los que menos tienen.

Las opiniones están divididas en lo que concierne a la lucha contra la corrupción emprendida por AMLO y a la mejoría de la economía del país.

La estrategia contra los criminales del presidente está reprobada ya que el 68% de los encuestados afirma que ha fracasado en reducir la violencia y combatir a la delincuencia. Pese a esto, 66% de las personas votaría a favor de que AMLO permaneciera en el cargo si hoy pudieran hacerlo.

Si los números de la encuesta de Reforma reflejan la realidad, a Andrés Manuel las marchas le harán lo que el viento a Juárez, les guste o no a sus detractores.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Martes, 03 de Diciembre 2019 - 09:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 03 de Diciembre 2019 - 18:00
Fecha C: 
Miércoles, 04 de Diciembre 2019 - 05:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las pequeñas cosas: escuchar

“Para saber hablar es preciso saber escuchar.” – Plutarco / Escritor Griego.

El acto de escuchar (prestar atención a lo que se oye) es una habilidad clave en el proceso comunicativo que garantiza la fidelidad en los mensajes que se emiten y reciben pero más allá de ser parte de la comunicación; escuchar nos permite mantener atención plena en el aquí y en el ahora, enfocarnos y tomar mejores decisiones, ser conscientes del entorno en el que vivimos y de lo que ocurre a cada instante, generando una mejor calidad de vida.

Ahora que la tecnología nos permite el fácil y libre acceso a toda clase de aplicaciones en el móvil, se ha vuelto frecuente ausentarse del entorno haciendo uso de los audífonos; he visto peatones cruzar un eje vial con celular en mano y audífonos que les impiden notar la presencia de personas, autos, mascotas, bicicletas, etc., y también hay temerarios ciclistas que hacen uso de los audífonos perdiendo el contacto con el medio ambiente. Escuchar, que no es lo mismo que oír (percibir por medio del oído) aunque sean sinónimos pues lo primero requiere de atención y lo segundo es una función automática (a menos que se tenga una discapacidad), permite el intercambio de ideas y también interviene en la tolerancia pues quien no se toma el tiempo para escuchar, no será capaz de mostrar empatía por lo que su interlocutor quiere expresar.

Si todos hiciéramos el ejercicio de escuchar antes que juzgar, el mundo tendría otro color y matices. El año pasado, a propósito de las diversas manifestaciones en torno a los feminicidios, pregunté a una amiga cien por ciento activista y experta en la materia, ¿qué pasaba después de una marcha? Ella me explicó que justo la finalidad de las movilizaciones es lograr justicia, reformas a la ley, políticas públicas, etc., y que al término de las mismas, se levanta un acuerdo con las instancias correspondientes en el que dan por recibidas las peticiones del grupo manifestante y lo que sigue es no quitar el dedo el renglón hasta lograr resultados y entonces me surgió otra duda: ¿las autoridades responden porque realmente escuchan las peticiones de los manifestantes o por quitarse el problema de encima? Escuchar requiere de empatía, si dos personas se sientan de frente y conversan sobre cualquier tema, es preciso saber escuchar para entablar el diálogo o de lo contrario, el encuentro se queda en monólogo. Durante una entrevista, el acto de escuchar permite a ambas partes “entrar en materia” o de lo contrario, se corre el riesgo de caer en errores como ha pasado con ciertos reporteros que cubren una nota y por obtenerla preguntan cualquier cosa a los involucrados, repitiendo incluso los cuestionamientos o siendo demasiado obvios.

En la escuela primaria, el acto de leer en voz alta significaba poner atención, ¡cuántas veces escuché a los maestros decir: pongan atención! Porque escuchar atentamente daba lugar a la comprensión del texto, se corregían errores de dicción, de acentuación, de entonación, etc. Lo mismo ocurre durante una clase, ¿cuántas veces un maestro imparte clase una hora sin parar de hablar y nadie lo escucha? Los automovilistas que sintonizan alguna estación de radio ¿realmente escuchan o sólo oyen ruido sumado al resto del ruido ambiental?

Los cantos populares, cuentos, mitos y leyendas que forman parte de la tradición oral se transmiten de generación en generación y requieren también del acto de escuchar para cumplir su propósito de difundir el conocimiento. Así que escuchar no es un simple acto que pueda realizarse en piloto automático, es también un pilar en las relaciones de todo tipo porque hace falta escuchar para comprenderse a sí mismo y al entorno, para comunicarse, para aprender, para interactuar, para opinar, pare reflexionar. Y a propósito de escuchar, ¿ha escuchado atentamente su voz o la de su pareja, o la de su pequeño hijo o la de su padre y madre o la de su abuelo?

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 18 de Enero 2019 - 13:50
Redes sociales: 
0
Fecha B: 
Viernes, 18 de Enero 2019 - 16:05
Fecha C: 
Sábado, 19 de Enero 2019 - 05:05
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Yo quiero ser profesor

Sí, dadas las circunstancias actuales por las que atraviesa el país en el terreno de la educación, a mí me gustaría ser profesor de la CNTE. No hay nada comparable a esa aspiración, pues nadie puede pedir nada mejor: me pagan bien la jornada de trabajo y puedo tener hasta dos o más plazas de tiempo completo; las prestaciones son inmejorables y no tengo que presentarme a trabajar salvo unos cuantos días al año y, cuando sea estrictamente necesario, les podré dar unas dos horas de algún tema del programa y el resto me acostaré en el suelo a dormir y si las cosas van bien, le pediré a mis alumnos que me den un masaje colectivo.

He trabajado en universidades privadas y la cosa es insoportable: tiene uno que entregar un programa pormenorizado de los contenidos de cada sesión de trabajo del semestre, incluyendo actividades de apoyo (visionado de material audiovisual relacionado con el contenido de la materia, visitas a empresas, instituciones, galerías o museos, etc.); tengo que decir cómo los voy a evaluar y de paso, dar clases efectivas de 110 minutos, en sesiones programadas de dos horas. Por vía paralela a lo académico, tengo que darme de alta en Hacienda para poder expedir recibos de honorarios, por lo que no tengo seguridad social; contratar un despacho contable para las declaraciones al SAT y pagar los respectivos impuestos: todo un engorro.

Por lo que a mi familia respecta, lo tengo resuelto: mi niña va a una escuela particular con inglés y computación incluidos. Los hijos de mi vecino van a escuelas públicas y no saben leer y menos comprender lo que deletrean.

Dos escenarios que conviven armónicamente en México, y aquí no hay sarcasmo. Dos realidades o posibilidades que funcionan casi en simbiosis perfecta, pero que en el fondo enmarcan una situación de injusticia. Más allá de lo que el ciudadano de pagar si opta por la educación particular, está la situación de los menores cuyos padres tienen sólo una opción, que es la educación pública. Es injusto el sistema educativo porque, frente a la oferta privada, la pública debería ser la mejor o, por lo menos igual a la que ofrece la IP, pues lo que eroga el estado en sostener las escuelas, los libros de texto y los maestros no es comparable a la efectividad de los niños que se educan es escuelas privadas.

No estoy de acuerdo con una de las conclusiones a las que se llegan en la película De panzazo, según la cual la efectividad no es estadísticamente diferente entre la educación pública y la privada. Sí hay diferencias. Los de la CNTE lo saben y no es raro enterarse que en efecto sus hijos van a escuelas privadas.

Lo del maestro dormilón y demandante de masaje, no ha sido una expresión que ayude solamente a describir la situación (entristecedora) de la educación pública. Es un hecho real que ocurre en una escuela de Morelia.

Cuando sabemos que las cuestiones vinculadas a la educación se resuelven en la Secretaría de Gobernación y no en la Educación, entendemos la naturaleza del conflicto. No es ni laboral ni educativo, sino político, entendiendo como tal la práctica de oponer fuerzas entre los poderes fácticos (los sindicatos) y los constitucionalmente establecidos. Por desgracia, por lo menos para Oaxaca, Guerrero y Michoacán, el marcador actualmente favorece a los maistros.

Fecha: 
Sábado, 27 de Junio 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Terminaron las campañas y la vida sigue, ¿qué está sucediendo?

Horacio Villalobos propone “Al maestro con cariño”. El DF sufrirá marchas y bloqueos de la CNTE, que fue utilizada mientras pasaban las elecciones.

Ver el programa en eltrece.mx

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 19 de Junio 2015 - 11:00
Redes sociales: 
1

La de Ocho:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Quiero ser maestro!

Erré mi vocación tremendamente. Cometí el mayor error de mi vida. Mi tropezón más duradero y doloroso fue equivocar mi profesión. Era yo demasiado joven e ignorante de las realidades del mundo real como para meter la pata de tal manera. ¡Vaya estupidez!

Los que no sabemos nada no merecemos el difícil camino que elegí. Los de plano ignorantes tuvimos que haber sido maestros, profesores, mentores o educadores (así llaman a los militantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación).

“¿Por qué no me metí de maestro?” es la pregunta que consumió la mayor parte de mi sueño, ese inquieto lapso de ojos cerrados y mente activa en que se producen las pesadillas. Y soñaba que portaba por las calles y plazas, entre gritos y consignas, un enhiesto pendón con siglas salvíficas en color dorado: CNTE.

Soñaba que me daban cuanto pidiera, por descabezada e ilegal que fuera mi demanda, nomás por presionar a los gobiernos estatales y al federal con marchas, plantones, exigencias, ataques y chantajes que dan la ventaja adicional de evitarme la molestia de estar en un salón de clases. El ser maestro me haría depositario preferente de todos los derechos pero ¿por qué ponerme como poste frente a un grupo de mocosos que a lo mejor no son tan ignorantes como yo?

¡Jamás! Nada de gises y pizarrones, o peor aún, de asquerosos libros, que encima de todo ya ni sirven porque hay internet, aunque en mi escuela ni electricidad haiga. Para ser maestro sólo tendría que pasar por una escuela normal, fuera o dentro de Ayotzinapa (no sé por qué llaman “normales” a las escuelas de maestros pero qué me importa). Y al fin de mi estancia en la normal (conste que no dije al fin de mis estudios) ya tendría garantizada mi plaza dentro del Sindicato y de la Coordinadora, pues es irrenunciable conquista de la clase trabajadora no trabajar sino comisionarse en el Sindicato, ese grupo de consentidos perpetuos del régimen rete revolucionario y harto institucional en el que ¡oh, idiota de mí! no me inscribí.

¡Y es que no se vale! Yo podría merecer todos los privilegios, hasta el de heredar mi plaza a mis hijos, sin el requisito burgués de someterme a exámenes ni correr jamás el riesgo de que me corrieran. ¡Y mis propios hijos no podrán heredar a mis nietos esa magnífica decisión que no tomé!  

¡¡¡Aaaaayyyyy, mis hijos!!! Tendrán que trabajar, como tuve que hacer yo; no formarán parte de la clase trabajadora oficial porque serán trabajadores como yo, irresponsable padre que no vio por su destino manifiesto.

Para impedir tal aberración los inscribiré en alguna normal. Si está en Oaxaca o Guerrero tanto mejor, porque será garantía de que como maestros, mis esforzados hijitos tendrán todo tipo de irrenunciables privilegios y cada vez mayores conquistas pero jamás la obligación de enseñar; no serán víctimas de la reforma educativa ni quedarán sujetos al escrutinio de algún maldito burócrata de la SEP. No tendrán que saber inglés pero sí podrán enseñarlo a los niños. Rara vez tendrán que dar clases pero sí podrán heredar a sus propios hijos las plazas sindicales como dignos trabajadores ora sí que de la educación.

Así discurría mi sueño pero comenzaron a cantar los gallos y a escurrirse por las ventanas las primeras gotas de sol. Y en ese interregno entre la vigilia y el sueño me invadió una pesadilla peor, la de imaginarme con qué cara vería a mis hijos si me encontraban durmiendo en el Paseo de la Reforma en mi nuevecita tienda de campaña color anaranjado. Y con qué ánimo dirían a sus amigos “miren, ese es mi papá, ese que grita que el pueblo unido jamás será vencido y exige presentar vivos a los 43 muertos”. Y cómo sus amigos me señalarían, muchachos que a lo mejor tendrían padres y madres que se ganan la vida en un empleo y no tienen un sindicato oficial que les garantice de por vida el privilegio de la “estabilidad laboral” ni su sueldo depende de los impuestos que sí pagan los contribuyentes; y ellos estudian una carrera y se sujetan al riesgo de que los reprueben porque quieren ir al sector productivo de la sociedad… ¡Allá ellos! A lo mejor hasta quieren poner su negocio propio, pobres amigos de mis hijos.

Desde el plantón miraba a la gente a bordo del Metrobús o de algún pesero o coche, que no podrían llegar a su trabajo ese día, mientras la policía nos protegía y aquellos nos espetaban cinco claxonazos. Me imaginaba carcajeándome a esos infortunados que no podían hacer mesas de negociación en la Secretaria de Hacienda para protestar contra una reforma fiscal que les arrebata el fruto de su trabajo. Y decía para mis adentros “pobres güeyes, no saben lo que es bueno”.

¡Pero no! ¡No era así! ¡Podría estarlo soñando pero yo no estaba en el plantón ni había llegado de Oaxaca! ¡Yo era uno de esos pobres güeyes que tienen que pagar impuestos y que los iban a correr porque el plantón les impidió llegar a trabajar! Y ya de plano me desperté al ver en mis sueños cómo se reían de mí los del plantón y me tildaban de pobre güey. Pero me quedó en el inconsciente, junto con la tristeza de no ser maestro, la fase de mi sueño en que me sujetaba al escrutinio de mis hijos mientras dormía en mi flamante tienda Coleman y mis representantes sindicales le bajaban los calzones a Gobernación y obtenían en la mesa de “diálogo” la obligación oficial de pagar a los fantasmas, los muertos, los apócrifos y los aviadores.

Sin embargo, ya por fin despierto, me consoló de mis pesadillescas penurias el comprobar que México no es un país de cínicos.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 16 de Febrero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ayotzinapa, ¿fin del viaje?

El día de hoy se cumplen cuatro meses de que inició la tragedia inacabada de los estudiantes de la normal Raúl Burgos, de Ayotzinapa. Ha sido una tragedia para los familiares de los muertos y desaparecidos, una tragedia para las instituciones y una tragedia para el país. Lo menos que se podría esperar es que este saldo terrible, que se suma al de los miles de muertos y desaparecidos en los últimos nueve años, dejara alguna lección. Pero el horror es a veces sólo una efeméride.

Este 26 de enero está planteada la Octava Acción Global por Ayotzinapa. Será un rugido y un vendaval que cimbrará de nuevo la ciudad capital y otras urbes en México y el mundo. Vivos se los llevaron, vivos los queremos, es el reclamo que se escucha desde hace muchos años.

Quedará la noche de Iguala como una mancha imposible de borrar para la actual Presidencia de la República y para todos aquellos que estuvieron involucrados, sean inocentes o no. Ángel Aguirre se separó de su cargo como gobernador y opera desde las sombras para seguir siendo el factótum, con la ayuda del PRD de Nueva Izquierda. Fiel a su tradición, López Obrador esconde su responsabilidad política y grita “al ladrón” para esconderse. Quedan todavía por investigar las autoridades de Ayotzinapa y los que enviaron a los muchachos a la muerte.

Hay indicios de que la Procuraduría General de la República se dispone a cerrar la investigación sobre lo ocurrido y comunicar esta decisión a los familiares, toda vez que hay evidencias de que los hechos sucedieron como lo narró su titular en noviembre pasado. Hay culpables confesos, tanto materiales como intelectuales. Todavía quedan muchas interrogantes, pero al parecer no serán contestadas en el corto plazo y tal vez nunca. La investigación sólo se reabriría si los peritos austriacos o argentinos encuentran algo, o bien alguno de los desaparecidos es hallado, vivo o muerto, en alguna otra parte que no sea Cocula. Tal vez un nuevo testimonio o pruebas fehacientes arrojarían mayores elementos.

La fuerza política y moral del movimiento se ha visto afectada por las agendas de sus aliados y por los excesos de algunos de los participantes. Los medios, como es su obligación, han reseñado todo esto. La marcha de hoy será un termómetro que nos dirá que tan vigorosa sigue siendo la movilización alrededor del tema. Sin embargo, será difícil que siga teniendo el poderío que mostró el año pasado. Nuevos temas, entre ellos el electoral, reclaman la atención de los medios y la llamada opinión pública.

Como decía Miguel Hernández: Tristes hombres/ si no mueren de amores./ Tristes, tristes. 

Fecha: 
Lunes, 26 de Enero 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Quiénes buscan desestabilizar? ¿Por qué no nos lo dicen?

“Primero hay que entender a los padres, a los familiares y a la sociedad de un enojo que es perfectamente justificado. De que existen organizaciones, intereses que tienen propósitos desestabilizadores, también lo hay (…) Estos momentos son los que aprovechan grupos con propósitos específicos, y no sólo me refiero a los anarquistas, me refiero a otros que no aparecen visiblemente en la escena pero que creo que existe esta condición muy riesgosa, en este momento, de provocar una desestabilización mayor.

“Detrás de esas expresiones de dolor, de rabia, de rechazo de incredulidad a todo lo que se hace por la autoridad hay otros intereses que son más allá de la solidaridad con ellos, que es más allá de poder exigir la verdad, tiene que ver con planes de desestabilización general”.

Esto lo dijo ayer el presidente del Senado y líder de los senadores perredistas, Luis Miguel Barbosa, durante una entrevista que le concedió a Adela Micha.

Sus palabras me recordaron a las que pronunció el presidente Enrique Peña Nieto el 18 de noviembre, al presidir un evento en Cuautitlán, Estado de México. Al referirse a los sucesos ocurridos el 26 de septiembre en Iguala, dijo lo siguiente:

“Hemos sido los más sensibles al tema, los más solidarios. Hemos atendido puntualmente desde lo personal y a través de los funcionarios responsables de la investigación, a los padres de familia a quienes embarga esta pena y este dolor.

“Pero, también, hemos advertido que al amparo de este dolor, que al amparo del sufrimiento de los padres de familia, que al amparo de esta consternación social que hay por los hechos de dolor y de horror, que de acuerdo a la investigación se tuvieron en Iguala, hemos advertido los movimientos de violencia que, al amparo y al escudo de esta pena, pretenden hacer valer protestas.

“Protestas que a veces no está claro su objetivo. Pareciera que respondieran a un interés de generar desestabilización, de generar desorden social y, sobre todo, de atentar contra el proyecto de Nación que hemos venido impulsando”.

De alguna manera u otra, además de Barbosa y Peña Nieto, diversos líderes políticos, empresariales y sociales han advertido que muchas de las manifestaciones, marchas y bloqueos que cotidianamente vemos en diversos lugares del país, así como los actos vandálicos perpetrados por anarquistas, maestros que no dan clases y otros grupos inconformes con algo, buscan desestabilizar al país y derrocar al gobierno federal que, no guste o no, fue elegido por una mayoría de los votantes el 1 de julio de 2012.

Ayer comenté aquí mismo lo dicho hace dos días por el Secretario de la Marina, Vidal Francisco Soberón, quien aseguró que le llama mucho la atención “ver a actores o agrupaciones que se dediquen a tratar de desacreditar lo hecho por el gobierno federal” y “manipulen a los padres de familia” de Ayotzinapa.

Hay desestabilizadores y manipuladores que buscan arruinar al país nos han dicho el titular del Poder Ejecutivo, el presidente de una de las dos cámaras que integran el Poder Legislativo y uno de los dos más altos jefes de nuestras fuerzas armadas. Algo han de saber del asunto.

La pregunta obligada es: ¿por qué no identifican a esos que buscan derrocar al gobierno legítimamente establecido de México? ¿Miedo? ¿Precaución? No entiendo…

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 12 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Renuncia del Secretario de Seguridad Pública del DF. Ley federal para regular marchas y manifestaciones. Plan de reactivación de Acapulco

Esta tarde me acompañan Tere Vale, Anayanssi Moreno y Bernardino Esparza. Comentamos sobre la renuncia del Secretario de Seguridad Pública del DF; la polémica sobre la ley federal para regular marchas y manifestaciones; el plan de reactivación de Acapulco anunciado por el Presidente Enrique Peña Nieto; la credibilidad de las instituciones; el servicio de autos de alquiler Uber. Tomás Borges nos recomienda una novela. Mónica Belén nos sugiere que hacer este fin de semana.

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 05 de Diciembre 2014 - 19:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Visita de EPN a Iguala. Índice de corrupción 2014. Infiltrado cubano en marchas.

Esta tarde conduce Bernardino Esparza. Lo acompañan en cabina Mariana Campos y Victor Ronquillo. Hablan acerca de la visita de EPN a Iguala, Gro. De los apoyos fiscales y estructurales también para Acapulco, Zihuatanejo y Taxco. El Indice Corrupción 2014 y la Ley de Transparencia. El infiltrado cubano en las marchas. En entrevista, David Calderón Martín del Campo, de Mexicanos Primero, presenta denuncia penal contra el líder sindical de Nayarit. Luis G y G nos trae lo más reiente en tecnología y nos presenta el Nexus 6 de Motorola. Zulema Velazquez, Directora Comercial de Senexcare, nos habla de su experiencia en el Networking.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 04 de Diciembre 2014 - 20:00
Redes sociales: 
1

Mi programa: