Se encuentra usted aquí

manlio fabio beltrones

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Asume AMLO la Presidencia de Morena como artimaña

La frase del químico Lavoisier para establecer la Ley de la Conservación de la Masa de que “la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma”, aunque en otro contexto, bien podría servir como analogía para explicar las estrategias de posicionamiento de Andrés Manuel López Obrador.

Andrés Manuel sigue siendo el mismo de siempre, no cambia en esencia aunque pareciera hacerlo en ocasiones, sólo se ajusta adaptándose a las circunstancias, como ejemplo de ello, el tabasqueño sorpresivamente ha asumido la presidencia formal de Morena, partido político de su creación y absoluta propiedad, cuando parecía que eso no era necesario y mucho menos parte del trazado de sus planes.

Primero, porque, por el carácter patrimonial, de la posesión incondicional que ejerce sobre el partido, esto le otorgaba la libertad de colocar como dirigente a quien él quisiera bajo su completa autoridad caciquil.

Con la intención de no tener que distraerse en la administración del instituto político y para tener la autonomía suficiente, para poder moverse libremente por todo el país en su campaña proselitista permanente.

Sin embargo, la reforma electoral promovida por el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, materialmente lo obligó a tener que hacerlo, a efecto de blindarse anticipadamente de sus efectos.

Esta reforma, entre otros aspectos, pretende limitar considerablemente su presencia en radio y televisión, mediante los spots que corresponden a Morena, ya que a partir de esta se considerarían actos anticipados de campaña.

Al ser presidente del partido, López Obrador podrá seguir apareciendo en ellos, de alguna manera justificando esa presencia en función de su cargo, eventualmente modificando los diálogos, pero al final de cuentas usando y aprovechando de igual forma el espacio publicitario.

De cualquier forma, el efecto de la coyuntura en principio le termina favoreciendo, porque independientemente del número de los spots, lo que él busca es la polémica al respecto, ya que desde su propia óptica ello lo reposiciona, no así el mensaje que envía en los mismos.

Ahora, López Obrador sumará a su larga lista una acusación más en su contra, mediante esa tendencia a la victimización de la que tanto ha echado mano.

En su discurso implicará que la reforma electoral fue diseñada ex profeso para limitarlo, que la intención de evitar su presencia en los medios de comunicación es una artimaña más de la mafia en el poder, como él cataloga a todas las fuerzas y grupos que no coinciden con su proyecto.

Independientemente del valor del precepto incluido en la propuesta de Beltrones, López Obrador no sólo podrá darle la vuelta con su asunción como presidente de Morena, sino que tendrá otro argumento más para utilizar en contra de sus contrincantes, en un esquema en el cual él es un sacrificado, el agraviado, lo que le permitirá, mantener la dinámica que ha venido desarrollando.

Desde este punto de vista, cualquier intento de ordenar el escenario del ámbito electoral, por lógico que parezca, siempre será una nueva oportunidad para López Obrador, para generar una discusión mediante la cual, más allá del fondo de la misma, él obtenga más publicidad.

Andrés Manuel es un experto en manipular y confundir, incluso su postura populista se entiende más que como una doctrina, como una herramienta para ofrecer todo aquello que, aún siendo imposible de cumplir, hace que parezca que el gobierno adopta una actitud mezquina en contraparte.

Porque en esencia, la irresponsabilidad de sus propuestas están motivadas en que no son realmente parte de un programa genuino de gobierno, sino simple y llanamente estrategias de campaña para ganar simpatías. López Obrador no ofrece soluciones viables, sino expectativas.

Lo que expone como soluciones disfrazadas de programa de gobierno, son esquemas orientados a generar el rechazo de los grupos sociales, sobre todo los que están en condiciones más precarias, directamente en contra del gobierno.

Incluso en contra de todos los partidos políticos, de forma que su oferta, más que convencer, desvirtué a los demás, es decir, que su intención está muy lejos de resolver los grandes temas de la agenda nacional, sino descalificar a sus rivales.

Por ello, este tipo de ordenamientos, lejos de ponerlo en orden como debería de ser, son, como apuntábamos, oportunidades que aprovecha para reaccionar, para explotar una condición que, aún carente de fondo, le sirve para mantener el interés de su clientela electoral cautiva.

Difícilmente estos argumentos le servirán para aumentar su rango de votación, pero sí al menos para preservar el margen con el que cuenta que, según sus cálculos y considerando que la próxima elección presidencial será muy reñida, le permitirá colocarse en posición competitiva.   

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las pasiones de Beltrones

 

La lucha por la presidencia de la República en el 2018 empezó ya y eso lo sabemos todos. En la época del priísmo como partido único, se guardaban las formas y las fórmulas mediante las cuales el presidente en funciones decidía “en soledad” el nombre de su sucesor. Pero eso quedó en el pasado con la “madurez” alcanzada por nuestro sistema político y ahora los partidos y los suspirantes sacan sus cartas y la decisión del que antes ejercía el derecho de dedo, no determina el triunfo.

Todos sabemos que el proceso electoral para la renovación del ejecutivo federal ha iniciado con el reposicionamiento de posibles candidatos en las estructuras internas de los partidos o con las declaraciones un tanto veladas de posibles candidatos independientes.

Hay quienes ven a Margarita Zavala por la libre; inequívocamente se sabe que López Obrador estará en la contienda por Morena; no se ve a ningún Cárdenas, aunque el proyecto Por México Hoy que encabeza el ingeniero haga guiños de “aquí estoy”; por el PRD muchos perfilan a Mancera —aunque en Michoacán algunos simpatizantes de Silvano Aureoles lo ponen en la contienda—; y, desde el poder la caballada empieza a engordar, con miras a que el PRI continúe en la silla presidencial.

Podemos coincidir con Ciro Gómez Leyva cuando le reclama a Beltrones la tardanza con la que ha respondido a los spots de Morena y la figura omnipresente de Andrés Manuel en, se estima, un millón 100 mil impactos a nivel nacional. Beltrones ha emprendido una cruzada para la modificación de la ley electoral para evitar esos “fraudes” a la ley y qué bueno que así sea, pero la ganancia de Obrador nadie se la quita.

López Obrador respondió a Beltrones con la estrategia que le ha funcionado, victimizándose: “es como otro desafuero” ha dicho el que aseguró que no iría por una tercera contienda por la presidencia.

En efecto, Obrador incumple una declaración que hizo después de su primera derrota electoral por la Presidencia de la República en un evidente desprecio por Cárdenas diciendo algo así como “no seré un eterno candidato a la presidencia".

Pero no me sorprendo de que incumpla esa declaración. Con los resultados de Morena en las pasadas elecciones, tal vez se sienta con un escenario inmejorable para llegar al poder. Por eso es la actitud de Beltrones. La pasión con la que ahora el sonorense defiende los tiempos del Estado para que no se abuse o se saque un beneficio indebido de esa prerrogativa, se lee, con lógica, como una estrategia no necesariamente tardía para restarle presencia a quien ya la tiene y empezar a configurar los escenarios del PRI, justamente para ir abriendo el camino a su candidato.

Creo que se equivoca Obrador al estimar que la “ley Beltrones no pasará”. La habilidad política y la influencia de Manlio Fabio es incuestionable y seguramente encontrará eco en los demás partidos que también se beneficiarían de cualquier freno que le pongan al tabasqueño.

Fecha: 
Sábado, 21 de Noviembre 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Que Manlio te haga la chamba…

Como un virus se propagó ayer por las redes sociales un audio en donde se escucha como el exgobernador priísta de Oaxaca, Ulises Ruiz, conspira con un empresario llamado Hugo Scherer Castillo con el fin de manipular una elección de gobernador que se efectuará en junio del año entrante.

La elección que el político y el hombre de negocios pretenden manejar para su beneficio personal no es la de Quintana Roo, en donde Ruiz es el delegado del comité ejecutivo nacional del PRI, sino la de Oaxaca, en donde el exmandatario pretende imponer por segunda vez a Eviel Pérez Magaña como candidato priísta a la gubernatura oaxaqueña sin que al parecer le importe que éste ya fue derrotado en 2010 por el actual gobernador Gabino Cué Monteagudo.

En el audio filtrado vía YouTube se escucha como Ruiz y Scherer festejan una decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que, según ellos, deja fuera de la competencia por la candidatura priísta al director general del INFNAVIT, Alejandro Murat Hinojosa. Y digo que según ellos, porque los abogados que realmente saben del asunto, entre ellos dos expresidentes consejeros del Instituto Electoral del Estado de Oaxaca, aseguran que no existe impedimento legal para que Murat pueda ser candidato a la gubernatura de Oaxaca. En una parte de su plática, Scherer le sugiere a Ruiz que le hable al presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y le diga que como Murat ya no puede ser candidato el bueno debe ser el perdedor Pérez Magaña. El empresario le dice: “Que Manlio te haga la chamba”.

Durante la conversación, salpicada de cualquier número de obscenidades, se refieren al senador perredista Benjamín Robles Montoya y el hombre de negocios le dice al exgobernador que le va a hablar a Robles para decirle que acepte ser candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura con el objeto de causarle una fractura al PRD. Sobre esto, el senador me dijo ayer que no aceptará ser títere de nadie, que no será candidato del MC y que no descansará hasta lograr que Ulises Ruiz responda ante la ley por las supuestas fechorías que cometió como gobernador.

La conversación entre Ruiz y Scherer, que es cuñado de Diódoro Carrasco, otro exgobernador oaxaqueño, muestra la manera en que se han coludido dos individuos para tratar de imponer a un incondicional, el perdedor Pérez Magaña, como candidato a una gubernatura con el único objetivo de seguir lucrando a costa del empobrecido pueblo de Oaxaca. También deja ver el desprecio que le tienen a un senador perredista que creen que obedecerá sus órdenes sin chistar.

Sobre todo nos deja constatar como ambos creen que Beltrones es un ingenuo al que pueden manipular fácilmente. La frase “Que Manlio te haga la chamba” lo dice todo.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 28 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Entonces es la educación y no la economía

En política no existen las coincidencias, lo que predomina son los intereses y las intenciones que se derivan de estos, lo que se impone es cómo estos elementos se entrelazan para convertirse en estrategias.

Esto provoca que aspectos de importancia puedan llegar a ser utilizados como plataformas que impulsan objetivos genuinos, pero que, al mismo tiempo, encubren otros propósitos.

Por ejemplo, en el pasado reciente la prioridad oficial era el combate a la pobreza y derivado de esta tendencia se podía pensar que la Secretaría de Desarrollo Social, dependencia encargada de este rubro, fortalecida económica e institucionalmente para ello, era el escenario ideal para construir proyectos electorales.

Sin embargo, las circunstancias cambian según coyunturas que atienden más a perfiles personales que institucionales, relacionadas más con los calendarios electorales que con la lectura de las prioridades.

Desde este punto de vista, acontecimientos recientes que evidentemente no son casuales, hacen deducir que hoy el segmento más importante para el gobierno es el educativo.

Sin pretender limitar su trascendencia llama la atención que, de acuerdo a la situación actual, según los parámetros que miden el comportamiento general del país, se privilegie la atención a la educación por encima de otros rubros que exigen acciones más urgentes.

Por supuesto que esta tendencia es contradictoria cuando persiste un grave problema de inseguridad, mientras atravesamos una crisis monetaria y los índices de crecimiento económico se han estancado, a pesar de las promesas de campaña.

Cuando la sociedad exige un auténtico combate contra la corrupción, elemento que, adicionalmente, lesiona profundamente el concepto de credibilidad y afecta en general a toda la clase política, sin distingo de su pertenencia partidista.

En el análisis estrictamente político con miras a la próxima sucesión presidencial, no hay ningún sector de atención gubernamental que pueda considerarse exento de ser calificado negativamente.

En el balance previo a la contienda electiva, el régimen necesita ubicar los espacios más adecuados, en los cuales sus precandidatos puedan establecer sus respectivos posicionamientos individuales, para lograr un desempeño que pueda reflejarse en popularidad.

Es por ello que no puede ser una coincidencia que desde el arribo de Aurelio Nuño a la Secretaría de Educación, este concepto se haya convertido en el más importante para el gobierno; en ello hay un interés, una intención manifiesta, ese es el mensaje.

En el discurso oficial, hoy todos los aspectos se entrelazan con la materia educativa. Además se diseñó un esquema de financiamiento especial para dotar de más recursos a la dependencia para invertirlos en infraestructura.

Lo que más se percibe en la acción de gobierno es, precisamente, la inversión en infraestructura, lo que además supone, como consecuencia, una presencia permanente en las entidades y en los medios de comunicación.

Hasta donde la analogía lo permite, en este gobierno la Secretaría de Educación Pública es la nueva Sedesol, la portadora de las buenas noticias y haciendo a un lado el conflicto magisterial, la renovada cara amable del gobierno.

Visto así, la ecuación da como resultado que el precandidato oficial del régimen para la sucesión presidencial es Aurelio Nuño, a quien se le ha diseñado y construido un escenario para poder desplegar una actividad intensa y permanente.

De la misma forma, un perfil sobrio, enérgico y efectivista, que son los valores que en Los Pinos seguramente identificaron como los más congruentes con su personalidad y que, eventualmente, podrán ser los principales argumentos de su futura oferta política.

De ser el todopoderoso Jefe de la Oficina de la Presidencia y al mismo tiempo un personaje arropado por la protección que otorga esa posición, Nuño Mayer pasó a transformarse en el protagonista del sistema.

La metamorfosis exige un alto nivel de exposición, pero a través de un gran cuidado de la imagen, una especie de escudo del que ningún Secretario de Educación había gozado jamás en el pasado.

Sin embargo, eso no limita que se corra el riesgo de utilizar la educación como una bandera política para hacer proselitismo, pero en todo caso esto obedece a que es el sector en el cual, al menos, puede haber más y mejores resultados tangibles y de corto plazo.

La mala noticia es que esto significa que ni en el combate a la pobreza, en la economía, la seguridad y el combate a la corrupción, podemos esperar por descontado grandes avances o soluciones.

De cualquier forma esta intención, por muy clara que se identifique, no define todavía, no se puede hacer de lado la presencia de Manlio Fabio Beltrones, quien desde la presidencia del PRI ya se ha convertido en el candidato de la militancia.

Fecha: 
Martes, 27 de Octubre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De los terribles días para Colima y el país en general...

¡Vaya días para Colima! Primero, le disparan en pleno restaurante y desayunando al exgobernador Fernando Moreno; después anulan la elección para elegir gobernador y salen chispas del PRI por la decisión, y finalmente y como cereza en el pastel aparece la amenaza aterrorizante de la llegada de la terrible Patricia a esas tierras. En fin, que la limpia en Catemaco es urgente para ese bello estado de la República y también para el presidente Peña que ahora resulta también culpable (en las mentes desquiciadas) hasta por el mega huracán. Hay que decir en honor a la verdad que el operativo que se llevó a cabo para controlar los daños de este terrible fenómeno meteorológico fue muy exitoso y que la importancia que le dio el gobierno federal fue en buena medida responsable de que hoy no estemos lamentando ni una sola pérdida humana. Lo de la reposición del proceso electoral de aquella entidad es asunto harto complicado, por un lado dicen los que vivieron la elección muy de cerca, que se cometieron abusos de uno y otro lado y desde luego que no debe haber crimen sin castigo, pero nadie puede probar que por esos supuestos abusos se haya ganado o perdido la elección y parece muy difícil probarlo. Ahora se repondrá el proceso y será la primera prueba de fuego para Beltrones que tendrá que usar ese enorme colmillo del que dispone para enfrentar el aparato panista encabezado por Preciado (dueño de la mayoría de los hoteles de paso de su estado) en esta contienda. Por cierto, qué delgado se ve Manlio Fabio, seguramente es envidia de la buena, pero creo que luce mucho mejor con dos o tres kilitos más. Me contaron por ahí que se inyecta de menos una vez al año células madre (¿servirán?) y que eso, así como una dieta rigurosa y ejercicio lo han mantenido sano y ahora hasta rejuvenecido, en fin… Y ya que estamos en los consejos de belleza, valdría la pena que el hiperactivo secretario de Educación, Aurelio Nuño, se comprara camisas de vestir con otra forma de cuello, las que usa no le quedan ya que carece de un cuello largo y el corte que le encanta lo hace ver más subido de hombros y carón. El peinado, creo yo, tampoco le favorece, lo usa muy largo y se ve que le entra al gel que da gusto y eso ya no se usa. En fin, un fashion emergency le vendría muy bien. Y mejor les hablo de estas frivolidades porque si nos ponemos serios, muchos vamos a llorar por la violencia que se está viviendo en nuestro país. El hombre torturado y colgado en Iztapalapa; los dos jóvenes quemados vivos en Ajalpan, Puebla; el asalto al restaurante de la Colonia Roma, entre otros horrores. La gran pregunta que me hago como psicóloga es ¿qué estamos haciendo mal como sociedad que producimos esos seres humanos atroces y desalmados? La responsabilidad es de los papás, de los maestros, del gobierno y de todos. Lo que francamente me desconcierta e irrita es que este mismo país en donde se da una espantosa violencia sea el de la gente feliz. En una encuesta recientemente dada a conocer por el INEGI, 8 de cada 10 mexicanos (entre 18 y 70 años) dice ser feliz, a pesar del crimen, de la pobreza, de la desigualdad, del narco y la injusticia, sí… la mayoría de la gente dice estar satisfecha con su vida y pasársela bien. ¿Será que los mexicanos sufrimos de idiocia sonriente?, no se enojen conmigo, ni me digan amargada, mejor busquen lo que quiere decir en el diccionario. Y va la recomendación de hoy: fui a comer hace unos días al Asian Bay, en Tamaulipas 95, en la mera Condesa. Si les gusta la cocina china de “a de veras” les va a encantar. Los rollitos primavera de vegetales son crujientes y deliciosos, desde luego el pato Beijing, los dim sum cantoneses, y el chop suey me encantaron. El restaurante es muy grande y espacioso, así que se pueden ir cómodamente un domingo con toda la familia. Desde luego me gustó tanto porque hay una bonita terraza para fumar. Y hasta aquí hoy. Besitos a los niños. Bye.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 26 de Octubre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El PRI ya tiene candidato presidencial

Desde que Luis Donaldo Colosio ocupó la presidencia del PRI, no se recuerda que los militantes de ese partido hayan estado tan satisfechos y convencidos con su dirigente nacional como el caso de Manlio Fabio Beltrones.

Aunque en el momento de su arribo a la presidencia del PRI la expectativa no era mayor, Colosio ganó enorme popularidad en el ejercicio del cargo, la cual se acrecentó gracias a su personalidad, a la fuerza de un liderazgo genuino construido a través de alianzas, que vislumbraban la perspectiva de la precandidatura presidencial.

Los priístas, dirigentes, militantes y simpatizantes terminaron todos por creer realmente en Colosio, percibían en su figura un carácter fuerte, con capacidad de mando y organización.

En el caso de Beltrones, el gran entusiasmo genuino por su nombramiento, sobre todo entre militantes y simpatizantes más que en la cúpula del poder, viene precedido por su influencia y habilidades manifiestas.

Fue Beltrones quien representó el equilibrio de poder en los dos sexenios de los gobiernos panistas, el operador de la aprobación de las reformas constitucionales propuestas por el presidente Peña Nieto.

Más allá de las críticas, en Beltrones se reconoce a un político eficiente, pragmático y con una excepcional habilidad negociadora que finalmente deriva en resultados.

Desde este punto de vista, en el análisis el efecto que produce el arribo de Beltrones al PRI deja ver con claridad la debilidad de la figura presidencial, la creciente insatisfacción de los mismos priístas en relación con la conducción política y del gobierno.

Sin embargo, por la férrea disciplina característica del priísmo, esa coyuntura negativa no trasciende del ámbito privado, aunque en la intimidad exista un reconocimiento pleno de la situación.

Como en su momento lo hizo Colosio, Beltrones también urge a la autocrítica como elemento fundamental para reposicionar al gobierno y, por ende, al partido.

Precisamente por ello, la imagen de Beltrones se convierte en un contrapeso, porque en él se percibe experiencia, conocimiento, temple y lo más importante: capacidad.

La importancia de identificar el error para corregirlo, haciendo a un lado la arrogancia, que ha sido uno de los principales elementos nocivos de este gobierno.  

Por definición ideológica, en la práctica el priísmo requiere de un mando enérgico; esa es la esencia de su cultura que se formó en la imagen de un liderazgo infalible, mediante un mecanismo para la toma de decisiones horizontal.

El asunto es que con Beltrones, la gran mayoría de las expresiones del priísmo, salvo en algunos grupos de poder del llamado "círculo rojo" que lo ven como un rival, encuentran la figura que representa a un jefe.

Los priístas no saben moverse sin mando, el que proviene de la autoridad que otorga la jerarquía y la investidura, que hoy no sienten se ejerza desde los Pinos.

Por ello es que Beltrones no sólo ocupa esa posición en la concepción y la imaginación del priísta, sino que de manera natural reemplaza el espacio ausente, por esa necesidad de creer verdaderamente en su dirigente.

De tal suerte que el entusiasmo que provoca Beltrones, independientemente de lo que suceda en su gestión como cabeza nacional del partido, de aquí hasta el momento de definir la candidatura presidencial, lo coloca desde este momento como el más fuerte aspirante.

En el propósito el reto de Beltrones no se circunscribe solamente a ganar elecciones, aunque esa sea su principal obligación, porque en los resultados influyen poderosamente las acciones gubernamentales que hoy atraviesan una severa crisis en varios frentes.

El desafío para alcanzar la nominación a la candidatura transita en mantener esa expectativa de liderazgo, en consolidar la simpatía de los grupos en torno a un proyecto, que más que individual, se aprecia como una herramienta de solución.

No sólo en el objetivo de que el PRI mantenga la presidencia, sino también que ésta sea eficaz, doctrinalmente hablando, una presidencia que recupere el halo de firmeza y seguridad que necesariamente tiene que exhibir.

Los otros aspirantes visibles a la candidatura presidencial, miembros del gabinete y algunos gobernadores, no alcanza su dimensión. Da la impresión que, considerando el tiempo que falta, no podrán equipararla.

La encrucijada, en todo caso, se plantea a través de la determinación que el presidente Peña Nieto tendrá que tomar en uso de su facultad para designar a su sucesor.

Porque aunque aparentemente Beltrones no era su primera opción, las circunstancias están encaminado el rumbo en esa dirección. No se puede pensar que cuando Peña Nieto lo nombró presidente del partido no consideró ese escenario y sus implicaciones posteriores.

Fecha: 
Martes, 15 de Septiembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Con los cambios en el gabinete inicia la sucesión presidencial

Por fin se despejó la incógnita: después de tantas especulaciones el presidente Peña Nieto realizó el día de ayer los cambios en su gabinete y en la ortodoxia priísta, los enroques de mitad de sexenio significan un reacomodo con miras a la sucesión presidencial, de tal suerte que en adelante, aunque esa posibilidad no se puede descartar, la expectativa de otros movimiento será menor.

Será de esta reconformación de su equipo de donde saldrán los precandidatos a sucederlo, aunque ya podemos señalar por descontado que como resultado de este anuncio y del arribo de Manlio Fabio Beltrones al PRI, él y José Antonio Meade se colocan como los más fuerte aspirantes.

Porque aunque se supone que Beltrones no era la primera opción de Peña Nieto, de entrada enviarlo al partido tiene esa intención, no hay en el escenario otro priísta con su dimensión.

No se puede asumir que en estos movimientos, no hay de por medio un mensaje político intrínseco, eso sería ingenuo y, en todo caso, es parte de un ejercicio para medir las reacciones posteriores.

Por ello llama poderosamente la atención el nombramiento de Meade en la Sedesol, la plataforma privilegiada para construir proyecto político, con lo que es evidente se ubica como el plan A de los Pinos.

Aunque el Presidente contemple otras opciones, en esta dinámica las cosas parecen haber quedado alineadas a favor de Beltrones, si bien esto seguramente no obedeció a una estrategia definida específicamente para ese propósito, la consecuencia lo infiere naturalmente.

Esto porque en el paquete de modificaciones el único elemento que se integra para sumarse a la lista de potenciales aspirantes es Meade y los que ya se conocían, permanecen en sus posiciones originales.

Meade no compite con Beltrones en términos de popularidad y aceptación, aunque no se puede dejar de lado su brillante currículum y la efectividad en el desempeño de sus anteriores encargos, su perfil es técnico.

Meade puede presumir de ser Secretario por cuarta vez ininterrumpida y de haberlo sido con dos presidentes de partidos distintos, lo cual no es cosa menor, esa es una extraordinaria tarjeta de presentación.

Con la llegada de Meade a la Sedesol, todos los reflectores van a apuntar hacia él, para evaluar su desempeño que, independientemente del carácter de la responsabilidad, se fijaran más en sus actitudes políticas.

Meade no sólo tendrá que cumplir cabalmente con la encomienda, tendrá que ser capaz de despegar públicamente a partir de ella, establecer una oferta que lo haga trascender, para ser equilibrio con Beltrones y la carta fuerte del Presidente, porque es evidente que para eso lo nombró.

Videgaray está prácticamente descartado, además de que él mismo nunca se ha planteado esa opción; sus intereses y objetivos claramente apuntan en otra dirección.

A Osorio Chong, la fuga del “Chapo Guzmán” le significó un golpe sepulcral, su imagen pública se deterioró de forma que no parece haber margen para recuperarla.

Si a Aurelio Nuño el Presidente lo hubiera querido proyectar, realmente lo hubiera enviado a la Sedesol y en cambio prefirió a Meade. Nuño no tendrá en la SEP una plataforma adecuada para establecer una estrategia publicitaria eficiente de posicionamiento público y desarrollarse políticamente, además de ser el responsable y artífice de gran parte de los errores de operación y comunicación de esta administración, lo cual pone en entredicho sus auto publicitadas supuestas habilidades. No tiene una relación real con el partido y sus militantes.

Visto así, no hay quien compita en popularidad genuina con Beltrones; basta ver el gran entusiasmo con el que los priístas lo recibieron como su nuevo dirigente.

De cualquier forma Beltrones tendrá en lo subsecuente tres grandes retos: ganar la mayor cantidad de gubernaturas que se disputan el año próximo, lo cual es su principal responsabilidad, el parámetro donde se medirá su eficiencia.

Asimismo, mantener la expectativa favorable de la que hoy goza, con los militantes y grupos de poder del priísmo para que, independientemente de los resultados electorales, siga posicionado como el hombre fuerte del partido.

Y quizá lo más importante: salvaguardar su relación personal con el presidente Peña Nieto, que se hace cada vez más cercana, porque sus rivales lo van a desafiar y atacar por esa vía, la más sensible y la que define.

Aun cuando los nombres y los posicionamientos de los integrantes del gabinete y del líder del PRI son una referencia indiscutible de la ruta política trazada por el Presidente para la segunda parte de su sexenio y para el proceso por la candidatura presidencial, el gobierno requiere de una reingeniería profunda de sus políticas públicas, porque en las condiciones actuales su presencia electoral está en grave riesgo.

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El factor Carolina Monroy en la dirigencia del PRI

 

A muchos sorprendió la designación de Carolina Monroy del Mazo como compañera de formula de Manlio Fabio Beltrones para integrar la siguiente dirigencia nacional priista.

En principio porque el arribo de Carolina Monroy a la Secretaría General del Comité Ejecutivo Nacional del Revolucionario Institucional se vincula con su parentesco con el presidente Peña Nieto.

Monroy del Mazo es prima del Presidente, está casada con Ernesto Nemer, actualmente subsecretario en la Sedesol y el hombre fuerte de Los Pinos en esa dependencia.

Independientemente del lazo familiar que une a Enrique Peña Nieto con el matrimonio Nemer-Monroy, la relación es también de una amistad muy cercana, entrañable.

Su historia política está ligada a su pertenencia al grupo Atlacomulco desde la cuna, son herederos de esa confraternidad política, pero además son compañeros generacionales, aliados y parte de un mismo equipo compacto.

Cuando Ernesto Nemer era el poderoso secretario particular del entonces gobernador del Estado de México, Emilio Chuayffet, y en este caso gracias a su origen libanés, que a su vez es también otra liga muy importante, fue Nemer quien ayudó a Peña Nieto a conseguir su primer trabajo en el gobierno.

Nemer lo colocó como secretario particular del ahora titular de la Semarnat, Juan José Guerra Abud, quien fungía como secretario de Desarrollo Económico de la entidad, en la administración de Chuayffet.

Estamos hablando de una sólida relación política de más de veinticinco años que fructificó en el tiempo, de tal suerte que todos los mencionados, aparte del Presidente de la República, son actualmente protagonistas de primerísimo nivel del régimen en el poder.

Sin embargo, asumir que la postulación de Carolina Monroy para ser secretaria general del partido obedece únicamente a una cuestión afectiva es, por supuesto, un enfoque sumamente inicuo. No es un acto de nepotismo como pareciera en primera instancia, sino que hay una estrategia mucho más profunda detrás de la decisión.

Como antecedente hay que apuntar que Carolina Monroy tiene tras sí una amplia e importante carrera política en el Estado de México, donde entre otros cargos relevantes ha sido secretaria de Desarrollo Económico estatal, alcaldesa de Metepec y recientemente diputada federal electa, sin omitir la trayectoria de su cónyuge Ernesto Nemer.

Lo que no puede pasar desapercibido en el análisis es que la cercanía afectiva y política entre Carolina Monroy y el Presidente de la República supone un puente de comunicación fluida y directa, sin intermediarios.

Es la personificación de la representación tácita del grupo mexiquense más cercano al Presidente en la dirigencia del partido, un mecanismo de interlocución propio.

Pero no para vigilar a Manlio Fabio Beltrones, al contrario, se trata de fortalecer su liderazgo mediante un soporte fundamental por su extraordinaria influencia en el círculo más cercano al mandatario.

La presencia de Carolina Monroy en el partido es un mensaje muy claro del presidente Peña Nieto a favor de Beltrones, porque Monroy del Mazo no va a espiarlo, sino a sumarse a un proyecto que finalmente beneficia al sistema y muy particularmente al Presidente y su equipo.

Sobre todo considerando que en el gabinete presidencial existen grandes resistencias en contra de Beltrones, tanto por el nivel de ascendencia que puede adquirir sobre el Presidente gracias a su posición, como por la posibilidad de que desde el partido eventualmente pueda construir su propia candidatura presidencial.

Precisamente por ello, ante la animadversión manifiesta de los Secretarios de Gobernación y Hacienda, y de quienes en su momento puedan ser aspirantes a la candidatura para el 2018 en contra de Beltrones, Carolina Monroy representa un escudo para el dirigente del partido.

Se entiende que Beltrones le va a pedir al Presidente cambios radicales en el manejo gubernamental, como elemento esencial para poder obtener buenos resultados el año próximo, en el que se disputarán 12 gubernaturas.

Esta agenda no va a ser del agrado de quienes hoy, como Videgaray y Osorio Chong, en sus respectivos ámbitos de influencia, impulsan políticas públicas que han sido un fracaso y de hecho, que por su impopularidad son un peligro para el partido.

De tal forma que en esa batalla interna entre lo que hace el gobierno y lo que necesita el partido, Carolina Monroy será sin duda un equilibrio, con el poder y la influencia suficiente para incidir en las determinaciones.

Visto así, aunque en una primera instancia el arribo de Carolina Monroy al partido pudiera parecer sorpresivo, realmente tiene una justificación plena y supone además, en contraparte, que la suya será una posición de mucho poder efectivo.

Fecha: 
Martes, 11 de Agosto 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Osorio y Videgaray: dos alfiles caídos

Agarrado a un clavo ardiente, César Camacho, todavía presidente del PRI, señala que la fuga de Guzmán Loera no es razón suficiente para hacer cambios en el gabinete. Al contrario de lo que piensa, la evasión le ha pegado políticamente a Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación. Este golpe podría ser mortal si el presidente Peña Nieto decide pedirle la renuncia, pero, de cualquier manera, está tocado. La habilidad que Osorio ha demostrado en el pasado frente a asuntos como las manifestaciones del Instituto Politécnico Nacional o la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) han quedado atrás. En el hoy sólo se recuerda lo reciente y lo reciente es la fuga; una fuga que debe haber encolerizado al presidente Peña Nieto.

Por otro lado, avanza por el mundo el temor a una nueva crisis, similar a la del 2008. Desde el año pasado, organismos especializados, destacadamente el Fondo Monetario Internacional (FMI), están recortando los horizontes de crecimiento mundial. Las razones son muchas: crisis bursátil en China; baja en los precios de las materias primas; crisis en Europa por Grecia y la mala situación de otros países, entre ellos España e Irlanda; inicio del ciclo de elevación de las tasas de interés en los Estados Unidos; sobreoferta de petróleo y un largo etcétera. La pregunta, entonces, no es si esta mala situación mundial nos tocará, sino cuándo.

Es posible que ya nos haya alcanzado. La baja en los precios del petróleo ha obligado al gobierno a un recorte y a la implementación del Presupuesto Base Cero (PBC). La crisis griega, lejana como es, ha provocado la inestabilidad de la paridad peso-dólar y la moneda americana hoy se cotiza 50 centavos más cara que hace unas semanas. Ante estos fenómenos, el Banco de México ha decidido esconder la cabeza. Por su parte, el secretario Luis Videgaray ha declarado en diversas ocasiones que nuestra economía es fuerte. Es posible que así sea, pero no es invulnerable. Lo cierto es que el secretario de Hacienda no puede presumir de buenas cuentas en su área. Una crisis como la de 2008 lo alcanzaría de lleno.

La fuga del Chapo y la crisis podrían derribar a los dos alfiles priístas para la presidencia de la Nación en 2018. ¿Quién queda?, ¿Eruviel Ávila afectado por los escándalos de OHL y lo feminicidios?, ¿alguna figura que permanece en segunda fila?, ¿Manlio Fabio Beltrones? Acaso no sea tiempo de que el PRI entre en pánico, pero es importante subrayar que a estas alturas del sexenio anterior, el entonces gobernador Peña Nieto ya lucía como el adversario a vencer. Al ver el lado contrario al PRI, los opositores tampoco lucen formidables, por lo menos los provenientes de los partidos. Cabe preguntarse si el ambiente está listo para un candidato sorpresa. La teoría del cisne negro acecha. 

Fecha: 
Martes, 14 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La necesidad del PRI de volver a ser un partido nacional

Los resultados del proceso electoral recién concluido dejan como saldo, además de múltiples sorpresas, gran cantidad de temas para el análisis, en especial aquellos que se relacionan con el reordenamiento al interior de las fuerzas políticas.

Si antes de la elección el presidente Peña Nieto dudaba en designar a Manlio Fabio Beltrones como dirigente nacional del PRI, ahora no le debe quedar duda que, de no hacerlo, deja de ser un asunto de equilibrios y que se torna muy peligroso, mucho más cuando esos equilibrios contraponen intereses cupulares de sus entornos, de tal forma que no enviar al sonorense al partido podría significar un muy grave error.

El año entrante se disputarán doce gubernaturas, el Presidente va a requerir una conducción impecable de selección de candidatos, sobre todo porque, como se demostró en la jornada electoral, los escenarios locales pesan mucho más que los nacionales.

La elección de esas doce gubernaturas será el antecedente y referente de la lucha por la misma presidencia de la república. Más allá de las aspiraciones personales de Beltrones, su experiencia e institucionalidad garantizan privilegiar el interés del régimen.

En el proceso electoral, el PRI tuvo aciertos, pero también muchos errores, fundamentalmente en la selección de sus candidatos, porque aunque se pensó que el factor más influyente en el ánimo social iba a ser la crisis de credibilidad del gobierno federal, quedó demostrado que ese no fue el principal argumento.

El comportamiento del voto varió de acuerdo a cada región, a los panoramas locales y la fuerza de sus liderazgos, a la capacidad de operación de los gobernadores y sus estructuras.

De lo anterior hay varios ejemplos, evidentemente el más trascendental nos remite a Nuevo León, donde el rechazo a la gestión del gobernador Rodrigo Medina causó un cisma que provocó la derrota a manos del candidato independiente Jaime Rodríguez “El Bronco”.

De manera similar, los cuestionamientos en contra del gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, y la forma tan evidente en que su padre se inmiscuyó en la operación electoral, causaron el fracaso de Ricardo Villanueva, quien no pudo ganar la presidencia municipal de Guadalajara.

En Campeche, el margen esperado de victoria del partido se acortó dramáticamente y aunque Alejandro Moreno finalmente ganó la gubernatura, el PRI perdió la mitad de las alcaldías y en Ciudad del Carmen fue borrado del mapa.

Se asume que a pesar del gran esfuerzo de Alejandro Moreno, el gobernador Fernando Ortega no cumplió con su responsabilidad, y como se dice coloquialmente en el argot electoral, actuó de “brazos caídos”.

Todavía más grave lo que sucedió en Mérida, la capital de Yucatán, donde la estructura priista funcionó impecablemente, arrasando en los distritos locales y ganando las dos diputaciones federales ubicadas en la demarcación, una de ellas bastión histórico del panismo, pero aún así perdió la presidencia municipal por un voto cruzado promovido por grupos del mismo partido por más de veinte mil sufragios.

El asunto es que el boicot obedeció al hecho de que si Nerio Torres, el candidato del Revolucionario Institucional, hubiera ganado la alcaldía, se habría convertido en el más fuerte aspirante a suceder al actual mandatario Rolando Zapata.

La rivalidad de los grupos por la postulación a la gubernatura fomentó la operación del voto cruzado, acción de la que se señala como principal responsable a la ex gobernadora de esa entidad y todavía Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Ivonne Ortega.

Estos ejemplos, porque hay muchos más en otras entidades, sirven para confirmar que la verdadera fuerza del priismo está seccionada, que para efectos de un auténtico control es imperante una conducción nacional fuerte.

El gobierno federal tiene muchas asignaturas que resolver, pero si bien le es fundamental recuperar imagen y dar resultados tangibles en materia de seguridad pública y desarrollo económico, principalmente, la dependencia del partido como instrumento para mantenerse en el poder estriba en lo que sucede en los estados.

Salvo en cinco entidades, Coahuila, Chiapas, Tamaulipas, Quintana Roo y Zacatecas, en las que el PRI se llevó el “carro completo”, materialmente en todas las demás hay focos rojos.

La situación hace suponer que para el régimen en el poder lo urgente es reordenar el formato mediante el cual el partido es el que vigile los proyectos electorales locales, aun cuando sean los gobernadores quienes ejecuten su desarrollo.

Porque la carrera por la presidencia de la república está en marcha y es precisamente el Revolucionario Institucional el más rezagado en ese sentido, no sólo por la carencia de precandidatos, sino por la necesidad de mantener primero las gubernaturas en competencia.

Desde esa perspectiva, el primer punto de la agenda política, independientemente de la gubernamental, es fortalecer al partido con un soporte centralista.

La elección de la nueva dirigencia del partido será en septiembre de este año; además del tiempo que se pierde de aquí a esa fecha, el riesgo mayor está en no elegir correctamente el perfil de su presidente que, desde nuestra opinión, tendrá que obedecer a los criterios aquí expuestos.

Fecha: 
Martes, 16 de Junio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas: