Se encuentra usted aquí

libros

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El autoconocimiento como factor de éxito humano

Edgar Morin en su teoría del Pensamiento Complejo menciona que el ser humano sin importar fronteras, sostiene que antes de intentar cambiar o modificar nuestro entorno, primero el sujeto debe transformar su pensamiento y por consiguiente, con un autoconocimiento aceptación como individuos para innovar el exterior y obtener éxito.

Isabel Contreras Lozada es una escritora y experta en formación humana con una experiencia de más de treinta años.

Semblanza

Isabel Contreras Lozada es oriunda de la Ciudad de Tapachula Chiapas, México. Es hija del Sr. Javier Contreras López y la Sra. Concepción Lozada Espinoza.

“Autoconocimiento”  vs “Identidad”

Contreras menciona que el autoconocimiento y la autoaceptación como personas refiere que el “autoconocimiento” le llama “identidad” ya que es ahí donde se establece; y la personalidad se potencializa.

“Saber quién eres, es la clave para lograr el éxito ya que, el individuo tiene un conocimiento de sus talentos, dones y habilidades”.

Utilidad a la sociedad

Isabel Contreras dice que cuando una persona se acepta a sí misma y tiene seguridad puede ser un ciudadano productivo a la sociedad, es decir una persona de bien con una carga cultural.

“Eres útil, porque no necesitas demostrar quién eres, ni requieres de ninguna demostración física para ser aceptado(a), es algo intrínseco, eres útil porque eres capaz de manifestar tu diseño de vida, eres útil porque vives bajo principios correctos con sentido ético”.

Relación Hijos-Padres de Familia

La escritora Isabel Contreras sostiene que es muy importante como base del éxito, la relación de los hijos con sus padres para lograr una formación humana optima:

“Los padres son quienes nos “culturalizan”, siembran nuestras vidas con semillas de todo tipo; por decirlo así. Semillas de valores, de formas de conducta, de creencias y eso define nuestra vida”.

También considera importante la participación de la  juventud en sociedad:

“La juventud es la generación a sembrar, si no enseñamos correctamente a la generación atrás de nosotros; estaremos levantando otra generación igual. Juventud es la esperanza, juventud es el cambio, juventud es la fuerza”.

Isabel Contreras es autora de los libros:

  • Anidada, Abril 2017
  • De dos a tres caídas, Abril 2018
  • Raza de Reyes, Estirpe de Sacerdotes, Abril 2019

Editorial: Escribanía (Escribanía.com.mx)

Algunos de sus Poemas:

Certeza

Sé que te ansío, sé que me faltas

Sé que te anhelo, sé que te sueño

Como encontrarte, como abrazarte

De tal manera que nunca te vayas

 

Sé de mi amor, sé de mi fuerza

Sé de tu abrazo, sé de tu calor

Sé de mi amor, sé de tu risa

Sé de tu nombre, sé que eres Dios.

 

Dimensión

Solo te puedo ver cuando entiendo quién eres,

Solo te puedo tocar cuando acepto tus leyes.

 

Cuando oigo tu voz cuando el Espíritu vive,

Cuando puedo sanar cuando creo sin duda.

 

Solo quiero verte, tocarte, escucharte,

Porque eres mi vida, porque sin ti, no hay salida,

Porque quiero mi muerte, pero quiero tu vida.

 

Te toco y me tocas

Te oigo y me oyes

Te veo y te creo

Me muero y tú vives.

 

Agradezco las facilidades para realización de esta entrevista a la escritora Isabel Contreras.

 

Para contactar a Isabel Contreras:

Correo: creandotuvida@yahoo.com 

Facebook: https://www.facebook.com/IsabelContrerasOficial/

Twitter: @huacalera

Instagram: contrerasl81

 

Referencias

http://edgarmorinmultiversidad.org/

 

Contacto

dra.elizabeth.cruzg@gmail.com

https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9    

https://www.facebook.com/RIEHMTY/  

www.ruizhealytimes.com

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 18 de Septiembre 2019 - 10:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 18 de Septiembre 2019 - 12:20
Fecha C: 
Jueves, 19 de Septiembre 2019 - 01:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Trópico de Cáncer

Estoy viviendo en Villa Borghese. No hay ni pizca de suciedad en ningún lado, ni una silla fuera de su lugar. Aquí estamos completamente solos y estamos muertos.

Anoche Boris descubrió que estaba lleno de piojos. Tuve que rasurarle las axilas y ni así se detuvo la comezón. ¿Cómo uno puede tener piojos en un lugar tan bonito como este? Tal vez nunca nos hubiéramos conocido tan íntimamente, Boris y yo, de no haber sido por los piojos.

Es ahora el ocaso de mi segundo año en Paris. No tengo dinero, recursos, ni esperanzas. Soy el hombre más feliz. El año pasado, seis meses atrás, pensaba que era un artista. Ahora no lo pienso, lo soy. Todo lo que ha sido literatura ha caído de mí. Ya no hay más libros para ser escritos, gracias a Dios.

Una de las cosas que disfruto enormemente es la comida. Y en esta hermosa Villa Borghese casi nunca hay evidencia de ella. Le he pedido a Boris incontables veces que compre pan para el desayuno pero siempre lo olvida. Él sale a desayunar a la calle, parece. Come en restaurantes por consideración a mí, dice que duele comer un enorme plato cuando estoy yo mirándolo.

Muchos de mis amigos quieren ser escritores, pero sólo Carl y Boris tienen talento. Ellos dos están locos, mientras Van Norden está “enculado” siempre con alguna puta y Moldorf es un borracho.

Ver la cara de Boris noche tras noche no hace nada por mí. Añoro a Tania, la judía más encantadora, con sus muslos regordetes y estorboso liguero; pero parece haber escapado con un tipo llamado Sylvester, que no hace arder sus ovarios como lo haría yo…

Estoy tratando ineficazmente de acercarme a Moldorf. Es como tratar de acercarse a Dios, porque Moldorf es Dios – nunca ha sido algo diferente. He tenido otras opiniones que estoy reconsiderando. Tenemos tanos puntos en común que es como ver mi reflejo en un espejo agrietado.

Tengo el vivo recuerdo de haber disfrutado mi sufrimiento. Era como ir a la cama con un cachorro. De vez en cuando arañaba – y entonces era verdaderamente aterrador. Hay gente que no resiste el deseo de estar enjaulados con una bestia salvaje y ser aplastados. Se aventuran sin revólver o látigo. El miedo los hace intrépidos… Para el judío el mundo es una jaula lleno de bestias salvajes.

He convenido conmigo mismo no cambiar ni una sola línea de lo que escriba. No estoy interesado en perfeccionar mis pensamientos, ni mis acciones. Junto a la perfección de Turgenev pongo la perfección de Dostoevski. Aquí entonces, en este mismo medio, tenemos dos tipos de perfección. Pero en las cartas de Van Gogh existe una perfección que va más allá que cualquiera de estas dos. Es el triunfo del individuo por encima del arte.

Sólo hay una cosa que me interesa de manera vital ahora, y eso es el registro de todo lo que se omite en los libros. Nadie, hasta donde yo sé, hace uso de esos elementos que se han quedado volando y que le dan dirección y motivación a la vida. Sólo los asesinos parecen estar extrayendo de la vida alguna medida satisfactoria de lo que ponen en ella. La era exige violencia pero lo único que obtenemos son explosiones malogradas. Las revoluciones se cortan de raíz o se extinguen demasiado rápido. La pasión se agota muy pronto.

El teléfono interrumpe este pensamiento que nunca hubiera sido capaz de terminar. Alguien viene a rentar el departamento…

Parece como si ya se hubiera terminado mi vida en Villa Borghese. Tomaré estas páginas y seguiré adelante. Algo sucederá en otro lugar. Algo siempre está sucediendo. Parece que siempre hay drama a donde sea que yo vaya. Las personas son como piojos – se cuelan bajo la piel y se entierran ahí. Puedes rascarte hasta sangrar pero nunca te libras de ellos. En todos lados la gente está haciendo un desastre de su vida. Todos tienen su propia tragedia. Ya está en la sangre – infortunios, apatía, pena, suicidio. El ambiente está saturado de desastre, frustración, inutilidad. Rascan y rascan hasta que ya no queda nada de piel.

Henry Miller nació el 26 de diciembre de 1891 de padres germano-estadounidenses. Creció siendo de la clase obrera junto con su hermana menor Lauretta en Brooklyn, Nueva York. Desde muy joven Miller aprendió a vivir “en la calle” y desarrolló pasión por la lectura. Se inscribió a la universidad City College de Nueva York pero abandonó sus estudios  al cabo de dos meses porque estaba en desacuerdo con el sistema tradicional de educación universitaria. Miller se concentró en su escritura durante los quince años que obtuvo empleos poco comunes.

Tropic of Cancer, originalmente publicada en 1934, es un recuento de sus experiencias en Paris con un toque autobiográfico. Su precuela Trópico de Capricornio fue publicada en 1939. Debido a sus explícitos pasajes sexuales ambos libros estuvieron prohibidos en Estados Unidos por casi tres décadas. Sin embargo, la publicidad contribuyó a la fama de Miller y los libros se convirtieron en best sellers.

Henry Miller Tropic of Cancer. Nueva York, Grove Press, 1994. Extracto del Capítulo I, de la edición publicada el 6 de enero de 1994; idioma original inglés.

Traducción inglés-español por Diana Morales Morales.

© 1961 Grove Press. Todos los derechos reservados.

Fecha: 
Lunes, 08 de Febrero 2016 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Algunas recomendaciones literarias

¿Qué leer? ¿A quién leer? Son las típicas preguntas que nos hacemos cuando queremos comenzar el periplo fantástico de la literatura.

Está comenzando diciembre y se aproximan las compras navideñas, pero en éstas, pocas veces nos acordamos de que existe ese objeto llamado libro.

Lo primero que nos viene a la mente a la hora de gastar nuestro dinero en estas fechas, es algún producto tecnológico, y está bien, pero entretanto, como no queriendo, podemos colar un libro a nuestra bolsa de compras.

Regularmente se hacen listas de los mejores libros al final del año, las recomendaciones, me parece, llegan tarde, ya cuando la decadencia y la realidad vuelven a hacerse presentes: cuando el gasto ha sido excesivo y no queda espacio para un libro.

Se puede pensar que un libro es lo menos importante, algo totalmente prescindible; sin embargo, el libro no es solo una conversación, sino una manera de interpretar el mundo; nos da una nueva perspectiva de nuestra realidad.

Estos son algunos libros que leí este año y que me parecen relevantes, porque muestran un tanto el sentir de los autores con relación a esta época volátil y obtusa en la que vivimos.

Con estos libros los autores causan una rebelión interior en el lector, lo hace replantearse el mundo a partir de temas como la muerte, el amor, la distancia; los desencantos, la felicidad, el hombre mismo y su relación con las cosas; es decir, son fuertes sacudidas al pensamiento. Invitan a pensar.

Náusea y alergia de Lobsang Castañeda, un autor mexicano joven (es un misterio el límite de la categoría joven en literatura, por lo demás) es un ejemplo de esto, porque con su obra quiere liberarse de la cotidianeidad, como él propio autor lo afirma en las primeras páginas del libro, y con ello, a los lectores.

En su libro habita la muerte, el cadáver, el desecho, aquello que ya no sirve, lo que se hace a un lado, pero ¿por qué? ¿Por qué desechamos hasta a los vivos?

Leer es escuchar otras voces como la de Guillermo Fadanelli en Plegarias de un inquilino donde le planta cara al lector y le dice sin miramientos: “Qué es la salud sino un silencio de la enfermedad, un dormir del mal que tarde o temprano despierta para comenzar a roer nuestros huesos”.

En Los procesos Erik Alonso, el autor de dicha obra, quiere construir un “gesto” una pieza arquitectónica que nos signifique algo, donde habiten dudas, preguntas y cuestionamientos que los trata de resolver con un “tal vez” que se hace ligero.

Su obra se va escribiendo en “las ciudades [que] se van convirtiendo en muros que dan hacía otros muros”. Y consigue citas que se relacionan con nuestro ahora, como esta frase de la poeta argentina Alejandra Pizarnik que escribió en sus diarios de juventud: “Me dicen tienes el futuro por delante, pero yo miro y no veo nada”. ¿Cuántos queremos ver el futuro y no vemos nada?

El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco es un libro que recopila el diario de los últimos meses de vida de Charles Bukowski, donde se muestra al escritor con setenta y un años de edad, ya viviendo la vida que se le negó durante cincuenta años: casa con piscina, auto, esposa; reconocimiento, etcétera.

En éste el autor reflexiona desde la experiencia de sus años, plasma su forma de ver el mundo, la poca importancia que le daba a todos, ese ¿para qué hacer alguna cosa?, mostrado en la siguiente cita: “No sé lo que le pasará a otra gente, pero yo, cuando me agacho para ponerme los zapatos por la mañana, pienso: ‘Ah, Dios mío, ¿y ahora qué?’”.

Libros para discutirlos, para removernos interiormente, para replantearnos las cosas, para descubrir puntos de vista encontrados. Obras que consiguen hacernos pensar.

Eso logran los grandes autores. A éstos les gusta remover al lector, incomodarlo, sacarlo de su rutina y de su confort, hacerlo participe con las sentencias que dejan escritas, como Max Rojas en Cuerpos: “La santidad promueve lo corrupto”.

Leerlos para caer y salir renovados, con nuevos bríos, con una agudeza que ahora se revela en todo su esplendor.

Libros que ejercen la crítica, aquella que fortalece aun doliendo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Diciembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Eureka

Autor: Chad Orzel
Editorial: Ariel

Walter White: "¿No parece como que... falta algo? "
Gretchen Schwartz: "¿Qué hay del alma?" 
WW: "¿El alma? No hay nada aquí, solo química". 

Breaking Bad

Tras el éxito de la serie BREAKING BAD, la química volvió a ser la protagonista y el personaje principal de la serie, Walter White  (Bryan Cranston) rompió el estereotipo de que la ésta es una ciencia por de más aburrida.

Gracias a la química, el personaje de la serie nos introduce al maravilloso mundo de la ciencia (y del crimen), al igual que Chad Orzel con su libro nos introduce en el fascinante mundo de la ciencia de una manera ágil y amena que hará que descubramos al científico que llevamos dentro y gritemos ¡Eureka!

Su libro, dirigido para los neófitos, nos acerca al sorprendente mundo de la ciencia y sus protagonistas, además nos muestra cómo el conocimiento científico no es exclusivo de los laboratorios.

¿Qué tienen en común un coleccionista de timbres postales y Charles Darwin? Simple y llanamente que ambos recaban objetos, los clasifican y no sólo los atesoran, sino que indagan todo lo relacionado con el hobbie en comento, nos narra el autor en uno de los 14 capítulos del libro, que está plagado de curiosidades y anécdotas del mundo de la ciencia .

Como nos dice en su libro, el proceso de la ciencia inicia con la observación y con el afán de buscar una explicación no teológica a los fenómenos que nos rodean, tratando de crear modelos que nos permitan explicar los acontecimientos pasados y predecir los venideros.

Por eso los procesos del método científico tales como: Observar, Pensar, Comprobar y Difundir nos pueden ser de gran utilidad en la vida diaria.

Un libro divertido que hará que veamos la ciencia desde con otros ojos  y nos hará gritar ¡Eureka! Cada vez que sepamos que todo tiene una explicación y que no hay nada nuevo bajo el sol.

El conocimiento nos hará libres y la ciencia es la herramienta para darle al hombre las soluciones a los problemas que lo aquejan y lo intrigan, al igual que nos puede mostrar que el conocimiento, aunado al poder, puede ser más que destructivo tal como ocurrió con la bomba atómica emanada del proyecto Manhattan.

Un libro divertido que sin duda te hará gritar como Jesse Pikman (Aaron Paul): “¡Sí Sr. White! ¡Sí, es Ciencia!"

orzel.jpeg
Chad Orzel
Autor

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Diciembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La mente de un terrorista

Hasta anoche, amazon.com ofrecía 1,870 libros en inglés sobre el tema “psychology and terrorism” (psicología y terrorismo) y 2,570 títulos sobre el tema “terrorist and mind” (terrorista y mente). Al buscar vía Google lo que hay en el internet bajo “terrorist AND mind” encontré 75,700,000 resultados. Estos números indican la relevancia que ha adquirido el estudio de los motivos psicológicos que hacen que un terrorista mate a personas inocentes y, cada vez con más frecuencia, se mate a si mismo al cometer su abominable crimen.

La obra que por su relevancia aparece en el primer lugar de los libros que ofrece amazon.com sobre “terrorist and mind” es The Mind of the Terrorist: The Psychology of Terrorism from the IRA to al-Qaeda por Jerrold M. Post, profesor de Psicología Política y Asuntos Internacionales en la Universidad George Washington, en Washington, DC.

La reseña editorial de este libro realizada por Publishers Weekly dice lo siguiente: “Los que creen que hay una diferencia fundamental entre ellos y los terroristas pueden alarmarse por lo que descubren en esta investigación psicosocial de Post. A través de las amplias historias de personas despojadas de sus tierras, identidad y/o independencia por gobiernos con ideas sesgadas de lo que es la justicia, Post describe la formación de mentalidades terroristas que no son ni tan ajenas ni tan psicóticas como podrían parecer ser por las acciones que realizan. Post es objetivo y perspicaz al identificar y explorar tres tipos de terrorismo: el nacional-separatista, el social-revolucionario y el extremista religioso. Los análisis de las creencias y motivos -a menudo tomados de las declaraciones personales de los miembros y líderes de organizaciones terroristas- ilustran cómo una persona psicológicamente normal se convierte en un agente de violencia extraordinaria. Según Post, la comprensión de la psicología y la sociología de los terroristas es vital en una verdadera guerra contra el terrorismo, la cual, después de todo, a menudo está enraizada en ideologías en conflicto. Al concluir con una estrategia plausible para librar tal guerra, Post agrega conocimiento crítico al debate en curso sobre la mejor manera de hacer frente al terrorismo”.

En su artículo The Terrorist Mind: An Update, publicado el 10 de enero de 2010 en el diario neoyorquino The New York Times, Sarah Kershaw anota, entre muchas cosas, que “Hasta hace poco, la psicología del terrorismo había sido en gran parte teórica. Encontrar personas para estudiarlas era muy difícil. Pero el acceso a los terroristas ha aumentado y una ciencia naciente está tomando forma.

“Más ex terroristas están hablando en público sobre sus experiencias. Alrededor del mundo, decenas de miles de terroristas están en programas “desradicalización” y están siendo entrevistados, asesorados y sometidos a pruebas psicológicas, lo que ofrece la posibilidad de obtener datos reales sobre el tema.

“La propaganda terrorista ha inundado la Internet y el pensamiento de sus simpatizantes está ampliamente disponible. Hay canales de televisión por cable operados por extremistas y los investigadores tienen acceso a los escritos y a las “cintas de despedida” del creciente número de terroristas suicidas, así como las transcripciones de los juicios de terroristas.

“A pesar de la falta de un perfil único del terrorista, los investigadores están de acuerdo en gran medida sobre cuáles son los factores de riesgo para el involucramiento. Incluyen lo que Jerrold M. Post, profesor de psiquiatría, psicología política y asuntos internacionales en la Universidad George Washington, llama “transmisión generacional” de las creencias extremistas, que comienza temprano en la vida; un fuerte sentido de victimización y alienación; la creencia de que las violaciones morales del enemigo justifican la violencia en la búsqueda de una “condición moral más elevada”; la creencia de que el grupo étnico, religioso o nacionalista de los terroristas es especial y en peligro de extinción y que ellos no tienen el poder político para lograr el cambio sin violencia.

“La investigación también ha demostrado que algunos terroristas tienen una mentalidad criminal y que eran criminales antes de convertirse en terroristas. Paradójicamente, la ansiedad en torno a la muerte juega un papel significativo en el adoctrinamiento de los terroristas y los terroristas suicidas –un miedo inconsciente de la mortalidad, de no dejar un legado, según una nueva investigación.

“Muchos investigadores están de acuerdo en que, si bien rara vez hay un momento de epifanía, por lo general hay algún tipo de disparador que acelera la radicalización -por ejemplo, el asesinato de un amigo o familiar por causas políticas”.

En fin, como el numero de libros y artículos lo indica, la lucha contra el terrorismo debe basarse en gran medida en la comprensión que se tenga de la mente de los terroristas. Desafortunadamente, pese a la amplia y creciente literatura sobre el tema, el conocer que mueve a estas personas es “una ciencia naciente que está tomando forma”, como lo señala Publishers Weekly.

Foto: Matt Dorfman/www.nytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 20 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Así escribo

Esta semana quería hablarles, con mayor entusiasmo, sobre Así escribo (Ediciones Cal y arena, 2015), libro donde Delia Juárez, con ilustraciones de Daniel Camacho, compila la “forma en que enfrentan el misterio de la creación” 53 autores mexicanos.

Pero lo cierto es que no hay mucho por decir. Más allá de los clichés, de las poses, del querer ser diferente sin lograrlo, del tan manoseado –¿saboreado?- café, de los gatos, de la escritura a mano con sus plumas Montblanc o Parker a la manera romántica, no hay verdaderas revelaciones: son demasiado personas (tal vez el problema no sean los escritores, sino los que creemos en que son otra cosa).

Se dice que a los autores hay que encontrarlos en los libros y no en persona, porque podemos llevarnos una desilusión. De alguna manera, pensamos en que están envueltos en un aura distinta o que vibran diferente, y los hay que sí, pero son los menos.

En este libro nos encontramos escritores de trayectoria, pensando y escribiendo su literatura entre hijos, maridos, esposas, recién nacidos; trabajos de oficina, viajes, cafés...

Me refiero a que el mito se desdibuja. ¿Cuántos grandes autores de la historia de la literatura universal, les damos elementos que en vida no tenían?

En este libro, algunos escritores, como Hugo Hiriart, se arriesgan un tanto, se quitan importancia, como en su caso que da en el punto central de la experiencia creativa: la imaginación, más allá de la forma, de la estética, de la retórica que se adquiere con los años.

O como Carlos Velázquez, autor de El karma de vivir al norte, se sinceran: su acto de escribir no es mágico ni místico, es algo con lo que se encontró, que ni siquiera termina por gustarle. Simplemente anda por ahí, entre unas buenas líneas, la suerte y su vida diaria.

Esa forma natural de concebir y hacer literatura es la que se diferencia del resto, no hay más allá de un tener qué, en este caso, escribir. Entonces el café se derrama y el gato se esfuma y toda esa parafernalia se huye del cuarto para dejar la verdadera y honesta razón por la que se escribe.

Hay otros más que francamente les importa ya muy poco el “cómo escribo”, porque el acto de escribir va evolucionando, y éste se va quitando capas como por ejemplo, la preocupación por lo estético o el barroquismo famoso que Borges adjudicaba únicamente a los jóvenes, porque debían ocultar que no tenían nada qué decir.

O el tiempo: la hora propicia por escribir o el lugar correctamente decorado para llamar a la inspiración, etcétera. Al final, todo se reduce a escribir cuando se tiene que escribir; es decir, a la hora que sea y donde sea.

Eso sí, para los lectores puede resultar revelador el hecho de darse cuenta, con este libro, que la inmensa mayoría de los autores, aunque sean reconocidos en México o incluso internacionalmente, deben alternar el oficio de la escritura con algunas otras ocupaciones laborales.

La literatura es así, los libros son para leerse en el futuro, en un siempre después que llega casi siempre cuando el autor es mayor o está muerto, pocos gozan en la mediana edad de sus logros literarios, de regalías o de tener muchos lectores.

Octavio Paz debía tener razón cuando afirmó que “ninguna sociedad acepta a sus escritores hasta que ha asimilado lo que dijeron”. Y asimilar cuesta años.

Así escribo apenas esboza la tarea del escritor, el rigor, el trabajo que requiere escribir una obra y cuánta cantidad de novelas, cuentos, ensayos o poemas se quedan en un cajón o se queman o se eliminan de la computadora.

Aunque este libro sí agrega un elemento nuevo: todo el sinnúmero de distracciones a los que se enfrenta, e incluso se han adaptado a esto, los autores, como escribir en pausas mientras se atiende el correo electrónico, el Twitter o Facebook.

En fin, Así escribo da una pincelada de lo que hay detrás del autor, el ser humano, pero no demasiado, lo necesario para ser una muestra que, para un lector curioso o interesado en saber qué hay o quién está detrás de cada obra, puede resultarle atractivo para leerlo en algún viaje.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 20 de Noviembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Libros libres

Hay un día en el año en que la gente deja libros en cualquier lugar para que alguien los encuentre, voy en bicicleta a buscarlos y a “sembrar” los míos. Encontré uno a media calle, más parecía extraviado que echado a propósito porque no tenía escrita la leyenda que se acostumbra: “Este libro no está perdido, lo dejé para quien lo encuentre”.

En el libro callejero que encontré, “Falacias de la psicología” dice Rolf Degen que: “…la mayoría de la gente  sana más rápidamente muchos de sus trastornos mentales si no acude a psicoterapia”

Añade Sergio Parra: “…Pero gran parte de la psicología se ha caracterizado por un desfile de teorías que, con el tiempo han ido revelándose como simples modas pasajeras incapaces de responder a las grandes cuestiones sobre la naturaleza humana”.  Y comenta Andrea Abele-Brehm: “Si la gente llegara a enterarse de lo que hacen realmente los psicólogos, dejarían de tenernos respeto”

Se podría asumir que la psicología se destacó porque la filosofía no era entendida del todo y algunos más livianos de mente decidieron que eso eran patrañas de predicadores sin oficio ni beneficio, sin embargo, entendían la complejidad de la mente y sabían que esos viejos desocupados llamados filósofos pensaban, razonaban y sobre todas las cosas usaban el desatendido y muy certero sentido común.

Es mi opinión, la psicología académica es solo una forma de recordarle al ser humano que el sentido común y la lógica natural de cada cerebro es lo que hace que se entienda a otros y a sí mismo, y que los estudiantes podrán ayudar a los que pobremente han explorado sus sentidos, actos y consecuencias.

Desarrollar los sentidos no es cosa de otro mundo, no se trata de extraterrestres o cosa exclusiva de los adivinos, profetas o estudiosos de las letras y las artes; es cosa tan simple como pensar, en pocas palabras usar el cerebro. Supe de muchas personas que eligieron como carrera universitaria la psicología porque no requería de las matemáticas, no sabían que el requisito principal de la psicología es precisamente, pensar y razonar que al final es lo mismo que se hace cuando se suma, se resta, se multiplica o se divide. Otros muchos eligieron otras carreras que no requieren de las matemáticas y se refleja por ejemplo, en el sistema judicial, aunque éste es tema aparte.

Para usar el sentido común hacer falta conectar situaciones, hechos, actitudes y buscar la referencia entre las cosas, las personas y las vivencias, las acciones y las consecuencias. Ser analítico no es la proeza que se quiera realizar, se dice que esto nos hace complicados e irracionales, solo que una vez entrenados por cuenta propia y con mucho valor, esto del sentido común simplemente se vuelve parte de la vida cotidiana de cada uno, aunque los demás se aburran de escuchar.

No es necesario tampoco, hacer uso de estimulantes agresivos como lo hizo Freud durante toda su vida para conectar con el ser interior y descubrir lo que le sucede a los demás. En ese caso el sentido común, la lectura y la filosofía natural del ser humano son el mejor estimulante, cosa que nos convertiría a todos en expertos del razonamiento, la armonía y el comportamiento humano sin necesidad de ayudas externas.

Grandes filósofos como Diógenes y Antístenes, precursores de la disciplina de los cínicos, seguían entre otros a Platón, porque se interesaban en lo que él decía y lo llevaban a la práctica, si les funcionaba lo compartían; muchas veces lo compartían advirtiendo que a ellos no les había servido de nada, sin embargo lo dejaban al conocimiento de los demás.  Usaban su cerebro porque decidieron un día dejarlo todo para explorarse sin nada material o cómodo, cargar un cráneo arriba de los hombros tendría que tener una razón.

El único libro que he encontrado en cada siembra de libros ha sido “Falacias de Psicología” de Rolf Degen, que más bien vino a darme la razón tropezándose conmigo a media calle, cuando mi bicicleta se atoró en un bache.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 13 de Noviembre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sanador de caballos

 

Autor: Gonzalo Giner

Editorial: Planeta

“Sueña con metas altas y volaras como las águilas”. El autor

Una novela cuyo protagonista es un “Albéitar” o “Sanador de Caballos” en la península árabe en el Siglo XIII, en plena contienda de reconquista de los reinos católicos contra el poderoso reino de Al-Ándalus, donde la historia, el conocimiento, la intriga y la pasión son mezcladas magistralmente por Gonzalo Ginés quien hizo esté libro, su proyecto más personal y ambicioso.

Autor del “Secreto de la Logia” (2004)  nos adentra dentro de una de las profesiones más fascinantes y jamás explotadas por la literatura…el oficio de “Albéitar” como llamaban los árabes a los que los romanos difundieron como “Veterinarius”. El autor de profesión veterinaria, nos adentra dentro del conocimiento de ésta ciencia que antaño tenía una gran importancia, al grado que Reyes y nobles necesitaban de tan apreciado oficio para mantener sus caballos (principal maquinaria bélica) en óptimas condiciones.

En sus páginas nos adentraremos en la vida de “Diego de Malagón” personaje ficticio quien a los catorce años vio como los sarracenos atacaban su villa en los linderos de Alarcos, ciudad cercana a Toledo, quien tras la ofensiva árabe, llego a ser el límite entre los reinos cristianos y la zona conocida como “Al Ándalus”, cuyo territorio comprendía el sur de la península ibérica y de la Septimania bajo poder musulmán durante la Edad Media.

Sin familia y sin dinero, Diego de Malagón huye a la ciudad de Toledo donde tras una serie de peripecias junto a su yegua “Sabba” (de raza árabe y fiel acompañante de nuestro protagonista) logra ganarse la confianza de un “Albéitar” de nombre Galib, quien lo empieza a introducir en el fascinante mundo de la medicina animal, al grado que su anhelo de conocimientos lo hará involucrarse en intrigas palaciegas y triángulos amorosos.

El cautiverio de sus hermanas en manos del Califa Muhammad Al Nasir  (conocido por ser el constructor de la Giralda en Sevilla y también por perder contra los cristianos la célebre batalla conocida como LAS NAVAS DE TOLOSA), quienes presas en el harén de éste en Marraquech, serán uno de los principales objetivos de nuestro protagonista que buscará indagar sobre su paradero, haciendo que éste joven humilde y ambicioso logre cumplir la promesa hecha a su padre de defender a la familia de la rapacidad árabe.

Su padre, minutos antes de morir, le dio un consejo que guió a nuestro protagonista en cada uno de sus actos y que a la letra dice así: “Sueña con metas altas y volarás como las águilas. Eso debes hacer; alcanzar las cumbres de la vida. Busca al que sea sabio y aprende de él. Usa bien la ambición sin por ello dañar a nadie (…) No te dejes avasallar por nadie y aunque hayas nacido en un hogar humilde, no te consideres por ello indigno…”

Sin duda una novela que nos transportará a los reinos cristianos de Castilla, León y Navarra, donde la ficción y la historia, se conjugan para crear una novela fascinante sobre el maravilloso mundo de los equinos y la medicina medieval, etapa conocida como del “oscurantismo” pero que a todas luces fue un periodo donde el saber  y los conocimientos se incubaron y transmitieron sólo a los elegidos cual piedra filosofal.

Veremos transitar en ésta obra a personajes históricos  como a los Reyes Alfonso IX de León y Alfonso VIII de Castilla, así como al Rey Sancho VII de Navarra y a personajes tan complejos como fascinantes como a Ibn Qadis, quien perdió la fortaleza de Salvatierra en manos de los cristianos y la orden CALATRAVA, situación que le acarreó la muerte en manos del Califa Muhammad al Nasir.

Una obra que será sin dudas un clásico de la literatura histórica, por lo que al autor ya se le compara con el estadounidense NOAH GORDON, el multi galardonado autor del libro EL MEDICO y que nos hará ver esa etapa caballeresca, como el preludio de lo que somos hoy y que sin duda hará que nuestra próxima visita al veterinario, veamos a ese profesionista como el heredero de una ciencia noble y antigua y no únicamente como el garante de la salud de nuestras mascotas.

Novela apta para los amantes de los equinos, la historia y la ciencia. Un libro que sin duda, deberá de estar en su biblioteca.

gonzalo_giner.jpg
Gonzalo Giner
Autor

 

Autor:

Fecha: 
Viernes, 13 de Noviembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En la corte del lobo

Autor: Hilary Mantel

Editorial: Destino

“Aquel a quien le gusta que le adulen es digno del adulado”.
Enrique VIII

Tras la publicación de la serie LOS REYES MALDITOS DE MAURICE DRUON, la novela histórica cortesana no había alcanzado un nuevo pináculo, hasta el 2009 año en que salió publicada la novela EN LA CORTE DEL LOBO de la británica HILARY MANTEL, donde nos narran los entresijos y las intrigas de la corte de Enrique VIII, donde la ambición de una cortesana Ana Bolena puso en jaque a todo un reino.

Intriga y traición son los ingredientes principales de ésta novela que será llevada a la pantalla chica por NETFLIX, ganadora del premio BOOKER nos cuenta el ascenso de un herrero de apellido Cromwell que al más estilo de Maquiavelo, logró labrarse un destino gracias a su inteligencia y astucia, cualidades que lo hicieron más que necesario en la corte del monarca, quien acechado por la iglesia al querer separarse de Catalina de Aragón (viuda de su hermano mayor) por casarse con Ana Bolena, lo hicieron blanco de intrigas orquestadas por Tomás Moro, canonizado como santo patrono de los políticos.

En la novela uno vive como si fuera una familia moderna los sinsabores de hombres que manejaron los destinos de una nación y que hicieron que Enrique VIII no sólo creara un cisma, sino la semilla de un imperio que acabó en pleno Siglo XX con la muerte de la Reina Victoria.

La novela no solo es una novela sobre los Tudor, sino que nos adentra en la corte de uno de los monarcas más sonados de la historia, padre de la llamada Reina Virgen, Elizabeth I, quien hizo de una nación flagelada y acosada, la cuna del Imperio Británico, abolengo rancio que todavía se destila en las revistas del corazón con los herederos de una reliquia histórica que fue el Imperio Británico.

Su protagonista, Thomas Cromwell se labra su destino en una corte inmovilista donde todo giraba alrededor del monarca, y donde los intereses del Papa Romano chocaban con los de éste monarca indómito quien al no obtener el respaldo papal a través de su cardenal Wolsey, rompió con Roma y creó una iglesia nacional, llamada Anglicana, donde el Monarca era el jefe de la iglesia.

En sus páginas veremos a un Tomás Moro fanático que en todo momento anteponía los intereses de Roma a los de su Rey y nación, así como a una atribulada Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos de España, abandonada a su suerte y traicionada por sus protegidas, las hermanas Bolena, quienes tras haber sido educadas en la corte de Francia en las artes amatorias y cortesanas, fueron la punta de lanza para encumbrar a sus familias.

Una novela que se lee con sumo placer, donde todos los personajes tan distantes, nos parecen tan familiares y comunes, al grado que uno se logra identificar con un Rey aquejado por la gota y por las pasiones.

Como refiere el diario británico The Times, “Hace que una historia que se despliega cinco siglos atrás vuelva a aparecer nueva y escandalosa”.

Un libro que se leerá con sumo placer.

hilary-mantel.jpg

Hilary Mantel
Autora

Autor:

Fecha: 
Viernes, 06 de Noviembre 2015 - 15:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Romper en llanto

Se llora de muchas formas y muchas veces. Algunas lágrimas son delicadas, románticas, dulces o tiernas, otras pueden parecer ridículas, casi siempre salen de los ojos de una mujer, de un infante o de un joven. El recorrido que inicia en las entrañas parece escribir sobre las mejillas palabras que no se entienden; las lágrimas de los caballeros no son tan comunes y solo ellos las conocen bien, saben cuándo y saben exactamente por qué lloran.

Hay edades para llorar también, de niños, no importa cuándo ni delante de quién, de jóvenes las lágrimas casi siempre son por la misma razón y se ven bonitas en todos los rostros, de adultos poco a poco van dejando de salir en público y se esconden cada vez más; se llora en soledad y en los rincones porque de grandes, se supone que ya no se llora por todo. De ancianos vuelve a ser tierno, delicado y nunca ridículo, son las edades pues, que forman, deforman y vuelven a dar permiso para llorar.

Romper en llanto es más que un simple lloriqueo, mucho más que una hipersensibilidad o un berrinche, ya sea por un momento de desesperación, cansancio emocional, desaliento o por caminar arrastrando la motivación y volver a caer. Se rompe en llanto cuando los límites y la capacidad de avanzar se han terminado,  a veces la acumulación de emociones solo encuentran su salida con un llanto explosivo.

He llorado insufriblemente en el cine o leyendo libros, por ejemplo con  “La venta de un asesino en serie” (The selling of a serial killer),  que cuenta la cruel historia de la prostituta y asesina Aileen Wuornos. O con “Milagros inesperados” (The Geen Mile), escrita por Stephen King,  una historia que entre la injusticia y el amor solo existen lágrimas y más lágrimas.   La película “Yo soy Sam” (I am Sam),  guion escrito por Kristine Johnson que tiene la desfachatez de empezar sin imagen con un lejano y tierno “Daddy” y que marcó también el inicio de mi llanto hasta el final de la cinta y dos días después.  “Expreso de medianoche” (Midnight express), el relato de Billy Hayes tan dolorosamente confuso e inquietante. “Noches de tormenta” (Nights in Rodanthe) de Nicholas Sparks, las románticas escenas en el ambiente nublado y lluvioso de una playa son el espacio ideal para soltarse a llorar nostálgicamente, la lluvia casi siempre estimula la lágrima. “El fin, el último de la creación” (Green River Rising) de Tim Willocks, cuando la locura y la desesperación invitan a detener la lectura para secarse los ojos y volver a la historia.  “Mi planta de Naranja Lima” una entrañable historia autobiográfica del brasileño José Mauro Vasconcelos, cada página son emociones diferentes y todas van de la mano del llanto. “Un año junto al mar” (A year by the sea), de Joan Anderson que cuenta un personal escape en solitario que no siempre se puede lograr. Entre otras historias, las anteriores me han hecho romper en llanto.

Las historias de éxito después del fracaso tienen mucho de profundidad y me hacen muy feliz, las historias de fracaso que nunca llegan al éxito me dejan una fea sensación de tristeza. Los esfuerzos del ser humano por ser y pertenecer tienen límites que terminan por romper el llanto, cuando de rodillas se muerde el polvo, cuando no hay más profundidad que pueda alcanzarse.

Hay historias de los que creen en el mundo, que desde su rincón hacen de su vida un festivo carnaval, llenos de talento, llenos de ilusiones, con caminos tan infinitos como solitarios. No sé qué finales puedan tener las historias que nunca son literatura o cinematografía, esperaría que quienes han roto en llanto desde las entrañas, tuvieran un final halagador al menos, para que la respiración inhale un puño de aire diferente y sus pulmones se llenen de oxigeno limpio antes de morir en el intento o levantarse a seguir viviendo.

Los momentos que hacen tropezar y llorar sin consuelo son las historias que me hacen romper en llanto, no puedo siquiera contar las que conozco porque las vuelvo a llorar, como acaba de pasarme ahora al recordar algunos de mis mejores libros. Y como dije antes,  las edades pintan y permiten lágrimas, mi edad y mi rostro me dicen que el encierro sin espejos es la mejor opción para llorar, acabo de saberlo, ya no soy bonita cuando lloro.

Autor:

Fecha: 
Martes, 03 de Noviembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1