Se encuentra usted aquí

legalización

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Debatamos no sólo sobre el uso de la mariguana

Las secretarías de Gobernación y Salud lanzaron ayer la convocatoria a un “amplio debate sobre el uso de la marihuana en México” (la Academia Mexicana de la Lengua señala que “las formas marihuana y mariguana son correctas. La forma marihuana se prefiere en el uso culto de todos los países hispanohablantes. Por su parte, mariguana es menos frecuente y sólo se emplea en México y algunos países centroamericanos. La forma marijuana es incorrecta”. Personalmente prefiero el uso del término mexicano).

El debate se realizará en cinco foros regionales: 1. Salud Pública y Prevención, Región Sureste, Tercera Semana de enero de 2016; 2. Ética y Derechos Humanos, Región Noroeste, Primera Semana de febrero de 2016; 3. Aspectos económicos y de regulación, Región Norte, Tercera Semana de febrero de 2016; 4. Seguridad Ciudadana, Región Centro, Primera Semana de marzo de 2016, y; 5. Salud Pública y Prevención, Ética y Derechos Humanos, Aspectos económicos y de regulación, Seguridad Ciudadana, Distrito Federal, Tercera Semana de marzo de 2016.

Para proporcionarle a los interesados más información sobre el tema, el gobierno lanzó ayer el sitio www.gob.mx/debatemarihuana en donde se anotan: los objetivos del debate, datos relevantes sobre la regulación de la mariguana en diversos países y en México, prevalencia del uso de esta droga en México, número de egresos (número de pacientes) hospitalarios por trastornos mentales y del comportamiento debidos al uso de la mariguana, y diversas investigaciones científicas relacionadas con consumo, derechos humanos, desarrollo económico, uso terapéutico, regulación, salud pública, seguridad y sistema penitenciario.

Ahora bien, al analizar las investigaciones científicas sobre el consumo encontré que la mayoría de los estudios incluidos tienen que ver con los efectos nocivos de la mariguana, lo cual es apropiado. Sin embargo, brillan por su ausencia estudios que comparen dichos efectos con los que producen otras drogas ilegales y legales como son el alcohol, el tabaco y muchos medicamentos que pueden adquirirse con o sin receta médica.

Por ejemplo, no vi el el artículo titulado “Desarrollo de una escala racional para evaluar el daño que causan las drogas que tienen el potencial de ser indebidamente usadas” que se publicó en la edición del 24 de marzo de 2007 de The Lancet, la respetada y prestigiada revista británica especializada en medicina, que puede verse en http://www.beckleyfoundation.org/bib/doc/bf/2007_David_211305_1.pdf, cuyos autores son cuatro prestigiados investigadores bitánicos.

Este artículo fue motivo de mi columna del 14 de agosto de 2013 y en él anoté la calificación que las 20 drogas incluidas en la investigación obtuvieron en cuanto al daño físico (DF) y social (DS) que causan así como su potencial adictivo (PA), siempre en una escala de 0 a 3, en donde 0 es lo mínimo y 3 lo máximo.

Heroína: DF: 2.78; PA: 3.00; DS: 2.54

Cocaína: DF: 2.33; PA:2.39; DS: 2.17

Barbitúricos: DF: 2.23; PA: 2.01; DS: 2.00

Metadona callejera: DF: 1.86; PA: 2.08; DS: 1.87

Alcohol: DF: 1.40; PA: 1.93; DS: 2.21

Ketamina: DF: 2.00; PA: 1.54; DS: 1.69

Benzodiacepinas: DF: 1.63; PA: 1.83; 1.65

Anfetamina: DF: 1.81; PA: 1.67; DS: 1.50

Tabaco: DF: 1.24; PA: 2.21; DS: 1.42

Buprenorfina: DF: 1.60; PA: 1.64; DS: 1.49

Cannabis (Mariguana): DF: 0.99; PA: 1.51; DS: 1.50

Solventes: DF: 1.28; PA: 1.01; DS: 1.52

4-MTA: DF: 1.44; PA: 1.30; DS: 1.06

LSD: DF: 1.13; PA: 1.23; DS: 1.32

Metilfenidato: DF: 1.32; PA: 1.25; DS: 0.97

Esteroides anabólicos: DF: 1.45; PA: 0.88; DS: 1.13

GHB: DF: 0.86; PA: 1.19; DS: 1.30

Éxtasis:  DF: 1.05; PA: 1.13; DS: 1.09

Alkyl nitritos (poppers): DF: 0.93; PA: 0.87; DS: 0.97

Khat: DF: 0.50; PA: 1.04; DS: 0.85

¡Bienvenido sea el debate sobre el uso de la mariguana! Y ya que estamos debatiendo, ¿no sería conveniente hacerlo sobre el uso de las demás drogas legales e ilegales y la manera de abatir los crecientes volúmenes de consumo de alcohol y tabaco en nuestro país?

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 13 de Enero 2016 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sí... a la mariguana

El día 9 de noviembre del 2015 fue publicado en este portal, un artículo escrito por Antonio G. Trejo, titulado “No…a la mariguana”. El presente texto pretende responder a algunas de las cuestiones planteadas en el mencionado artículo, y que desde mi óptica contiene profundos problemas de coherencia en la argumentación.

Sobre la reciente sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que ampara a cuatro personas para permitirles la producción y consumo de mariguana, Antonio G. Trejo sostuvo que: “lo que el ministro Zaldívar y los miembros de SMART pretenden, con razón o sin ella es una aberración, pues si bien sus argumentos son legales, también son poco prácticos y egoístas, pues solo denotan la satisfacción de sus ambiciones, están fuera del contexto y los lineamientos que rigen a una sociedad” [énfasis añadido].

Llama la atención la afirmación. Se dice que la resolución es una “aberración” y no se ajusta a los “lineamientos que rigen a una sociedad”, pero el problema es que nunca nos explica ¿Cuáles son esos lineamientos que rigen a una sociedad? y parte de la insostenible premisa de asegurar que la sociedad mexicana tiene un consenso indiscutible de “nuestros lineamientos”, como si en realidad fueran tan obvios –los lineamientos sociales- que no existe duda alguna sobre ello. Adicionalmente, el argumento olvida que vivimos en sociedades en donde la pluralidad es un rasgo característico de la convivencia, y donde se generan en todo momento profundos desacuerdos razonables sobre cuales sobre cuáles son las "mejores" formas de vivir en sociedad.

Me parece que el prohibir el consumo de drogas como la mariguana, es una determinación normativa que conlleva una idea "paternalista" de los derechos, una intromisión indebida a la esfera de libertad de acción de cada individuo. La pregunta a responder entonces es si ¿Debe permitirse la existencia de normas de tipo "perfeccionista"?

En la tradición del liberalismo político, están conectadas varias ideas que representan las razones excluidas para limitar una libertad, entre ellas se encuentra el "no perfeccionismo", es decir la no existencia de un ideal moral del bien público. El Estado no puede imponer un solo modo de vivir por más “justo” que le parezca, esa no puede ser la función de los Estados democráticos contemporáneos.

La idea que subyace del pensamiento liberal de los derechos humanos es el principio de dominio propio, es decir no se debe considerar a las personas como simples colecciones de preferencias, sino la idea moral fundamental que debe prevalecer es la que defiende que nosotros somos "propietarios" de nuestra propia persona.

Ahora bien,  Antonio G. Trejo,  afirma sobre la mariguana que en la SJCN “se han olvidado que es un problema de salud que tiene una profunda y marcada repercusión social”. Este argumento estalla en las manos, en realidad justamente el proyecto elaborado por Zaldivar, asume que el problema es un asunto de salud pública, y que por tanto cualquier esfuerzo por combatir el consumo debe ser desde ese ámbito y no criminalizando a los consumidores, es decir, si aceptamos la idea de que el problema de la mariguana es de salud pública y no del derecho penal o de la lógica del castigo, entonces defenderemos la idea de legalizar el consumo (perspectiva de derechos humanos) y tratar la cuestión con políticas públicas de salud.

En contrario, la lógica prohibicionista asumida por G. Trejo, tiene un punto ciego, pues tendría que responder a  la siguiente pregunta: si afirmamos que debemos prohibir el consumo de mariguana porque “atenta contra la salud de los adolescentes y los jóvenes” ¿estaría usted de acuerdo entonces en prohibir el consumo de alcohol, cigarro y de todo aquello que consideremos dañino o moralmente reprochable para vivir en una sociedad? ¿Estaríamos dispuestos como personas a conceder ese poder de decisión sobre nuestros modos de vida a los gobernantes? ¿Bajo cuáles criterios  se justifica  prohibir solo sustancias como la marihuana, excluyendo a otras como el alcohol y el cigarro? Además, cabe cuestionarnos si esos criterios elegidos serán suficientemente legítimos en una sociedad democrática para limitar un derecho de libertad.

Finalmente Antonio G. Trejo pregunta: ¿qué sucederá cuando otro grupito SMART o el equivalente pida la legalización de: la heroína, anfetaminas, cocaína, analgésicos derivados del opio, drogas sintéticas, bebidas energéticas, etcétera? Bien, quizá ese día entendamos que  el problema de las drogas es un problema de la salud pública que defiende los derechos humanos de los usuarios y favorece el control del mercado de las drogas por parte del Estado, y también empecemos a formar una ética social que considere  al adicto como enfermo y no como delincuente, a reconocer plenamente los derechos del usuario que  es adicto, incluido el derecho a consumir.

Al margen de los aquí expresado, resalto que la amplitud de esta discusión nos permite formular desde distintos ámbitos las posturas existentes. La importancia de los debates que implican la determinación de "los buenos y malos modos de vivir" de una comunidad, son de carácter capital, son esenciales como forma de participación y resultan indispensables para el desarrollo de una ciudadanía sólida que debe participar en las decisiones más importantes de nuestra vida política: nuestros derechos y libertades.

Fecha: 
Jueves, 12 de Noviembre 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

EPN en contra, JT a favor

Al inaugurar ayer el 4º Foro Nacional Sumemos Causas por la seguridad, Ciudadanos+Policías, organizado por la ONG Causa en Común, el presidente Enrique Peña Nieto dijo: “En lo personal, para mí no sería deseable, ni estoy en favor de una eventual legalización en el consumo de la marihuana. Pero esta posición tampoco riñe con la aceptación y convicción personal que tengo para abrir un debate”.

No fue la de ayer la primera vez en que el presidente ha manifestado su rechazo a la legalización de la mariguana. Por ejemplo, en una entrevista que concedió al diario madrileño El País, publicado el 9 de junio de 2014, dijo lo siguiente: “… personalmente he declarado que no estoy en favor de la legalización de las drogas. Y tampoco de la marihuana porque me parece que es una puerta por la que se puede incursionar al consumo de drogas mucho más dañinas para la salud”.

En esa misma entrevista añadió que “Es una paradoja terrible: EE UU está financiado las dos partes de la guerra. Por un lado, ayuda a los gobiernos y a sus fuerzas de seguridad, Colombia, México, a luchar contra los traficantes; y por otra parte, los consumidores estadounidenses financian a los narcotraficantes y a sus bandas… Siendo paradójico y tan absurdo es evidente que demanda que pronto se abra un debate sobre el tema. Y ya veremos qué hacemos con el asunto. Ahí están las experiencias de partes del mundo que en un momento se abrieron, legalizaron, luego dieron marcha atrás o por lo menos limitaron la apertura inicial con la que habían querido tratar el tema de drogas… Hay que abrir un debate y aquí en México empieza a haber posiciones ya que demandan, como es natural, por esta inconsistencia e incongruencia que se aprecia, que demandan la eventual legalización de la marihuana, por lo pronto”.

La posición del presidente de México es radicalmente distinta a la del nuevo primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien como candidato al cargo que ganó en las elecciones del mes pasado propuso legalizar la mariguana argumentando que debido a la prohibición actual a la droga “los ingresos obtenidos por el comercio ilegal de las drogas apoyan al crimen organizado y a las mayores amenazas a la seguridad pública como son el tráfico de seres humanos y las drogas duras”.

El plan de Trudeau es que la mariguana se venda bajo regulaciones similares a las que rigen la venta del alcohol y el tabaco. El nuevo sistema de ventas y distribución se diseñará “con la asesoría de expertos en salud pública, abuso de substancias y seguridad pública”. La venta de mariguana será gravada con impuestos provinciales y federales. La propuesta completa puede leerse en https://www.liberal.ca/realchange/marijuana/

De acuerdo al Banco Mundial, la tasa de homicidios de Canadá fue de 2.0 en 2012. La de México fue de 22.0.

La disparidad en las tasas de ambos países es suficiente para concluir que la guerra que con violencia se libra en México contra las drogas no está rindiendo los resultados esperados, ni los rendirá.

La disparidad en los enfoques de los gobernantes de ambos países hacia la mariguana es obvia. Personalmente, apoyo la del canadiense.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 10 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Lo desubicado del Peje López. El caso de los 103 cadáveres encontrados en fosa común en Cuautla. El alto costo de la corrupción

Me acompañan José Luis Romero Hicks y Hugo González y comentamos: lo desubicado que anda el Peje López; el alto costo de la corrupción; las complicadas nuevas clasificaciones de los programas de TV. El nuevo presidente del PRD, Agustín Basave, nos explica los retos que enfrenta. El Fiscal General de Morelos aclara el caso de los 103 cadáveres en una fosa común en un panteón cercano a Cuautla.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 09 de Noviembre 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

No… a la mariguana

Gran alboroto ha causado la propuesta del ministro Arturo Zaldívar en el sentido de despenalizar el cultivo, transporte y consumo de la mariguana con fines lúdicos o recreativos en la Ciudad de México. Su postura es que deben modificarse algunos de los artículos de la Ley General de Salud porque están en contra del desarrollo libre de la personalidad, al final, dictamina que: esta Primera Sala considera que la prohibición del consumo personal de mariguana con fines lúdicos es inconstitucional.

Todo empezó cuando un grupo llamado SMART promovió un juicio de amparo ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que les fuera autorizado el consumo de mariguana para uso personal y éste organismo se los negó. Ellos sintieron que se estaba coartando su libertad de acción y expresión y elevaron su demanda ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde el magistrado Zaldívar se pronunció a favor del autoconsumo.

No vamos a juzgar la posición del magistrado que se está expresando conforme a Derecho, después de todo el cumple con su trabajo y considera que la ley efectivamente está coartando la libertad de acción y expresión de los integrantes del grupo SMART y emite su fallo. Siendo los integrantes de SMART ciudadanos mayores de edad y en uso de sus facultades mentales, yo también considero que están en plena libertad de hacer lo que deseen con su cuerpo y vivir de acuerdo a sus estándares y costumbres, siempre y cuando no alteren ni afecten al resto de la ciudadanía. Sin embargo, existen algunos comentarios que es necesario precisar. Primero, este grupo carece de la más mínima imaginación, empezando con el nombre que adoptaron, todos sabemos lo que smart significa, para colmo adoptaron la misma leyenda: recreational drugs, weekend pot que los norteamericanos inventaron en su afán de civilizar y justificar sus vicios. Ante tanta originalidad no nos queda sino preguntarles:

  • ¿Por qué tanta preocupación por legalizarla?
  • ¿Acaso no pueden seguir enviciándose con cierta discreción?
  • ¿Por qué de una vez no hacen su lista de necesidades y requerimientos para que se las aprueben?
  • ¿Será que SMART es el preludio de una nueva clase social que pretende regir y controlar el uso de los estupefacientes y enervantes en México por la vía legal?

Segundo, lo que el ministro Zaldívar y los miembros de SMART pretenden, con razón o sin ella es una aberración, pues si bien sus argumentos son legales, también son poco prácticos y egoístas, pues solo denotan la satisfacción de sus ambiciones, están fuera del contexto y los lineamientos que rigen a una sociedad. Desde hace varias décadas el consumo de mariguana con fines medicinales o sin ellos ha sido un hábito común entre la población adulta y los consumidores han enfrentado los riesgos que esto implica sin consecuencias para del resto de la sociedad. Por qué cambiarlo ahora, después de todo se está consumiendo un enervante que tiene efectos acumulativos e irreparables en el cerebro del adicto. Los políticos, consultores independientes, partidos políticos, autoridades y demás fauna ignorante y que han hecho una cruzada nacional en torno a esta cuestión debían sentir vergüenza de esta parodia. La prensa escrita y las imágenes televisivas también han exacerbado la situación como el gran y único interés nacional. Todo ha sido sesgado hacia el plano político donde ellos mismos se preguntan y contestan.

Tercero, se han olvidado que es un problema de salud que tiene una profunda y marcada repercusión social. Además, a lo largo de todo este circo, no se han visto ni oído los dictámenes de psicólogos, psiquiatras, criminólogos, neurólogos, sociólogos, etcétera, los cuales suelen considerarse de gran importancia.

Cuarto, las propuestas de SMART y el ministro Zaldívar son irresponsables y engañosas, porque además atentan contra la salud de los adolescentes y los jóvenes. Recordemos que éstos representan uno de los sectores más numerosos y desprotegidos en nuestro país y por lo tanto son el blanco preferido de los narcotraficantes.

Quinto, la consideración del Ministro refiriéndose a que la actual prohibición absoluta en el consumo de la mariguana era contraria al libre desarrollo de la personalidad, carece absolutamente de sentido común ya que ignoró que por lo menos el 80% de jóvenes de 16 años o menores que actualmente consumen drogas en México, se iniciaron con la mariguana, según lo declarado por María Elena Medina Mora, Directora del Instituto Nacional de Adicciones a Ruth Rodríguez del Universal (26 de Octubre de 2015). ¿Luego de qué personalidad está hablando? Su juicio y su determinación suenan perversas (por no llamarlas de otra manera) porque cualquier libro de neurofisiología o toxicología le ilustrarían que la estructura cerebral de los adolescentes está en pleno desarrollo a esa temprana edad. En su defecto, debió haber consultado con psicólogos o psiquiatras quienes le hubieran enterado que mientras más joven se inicie la adicción a la mariguana, mayor será el daño a la corteza orbitofrontal y por lo tanto se reducirá su madurez y su capacidad para tomar decisiones, de acuerdo con Bob Grant en su artículo: Chronic Weed Use Shrinks Brain Region, The Scientist, Noviembre 12, 2014). 

Sexto, otro aspecto difícil de conceptualizar es la situación social y psicológica de un joven adicto al cual se le conceden libertades ilimitadas. Después de la despenalización del transporte y uso de la mariguana en Oregon y Washington, los jóvenes que mustiamente se ocultaban en lugares apartados para fumar o aspirar mariguana u otras drogas ahora lo hacen abiertamente sin el menor recato. El índice de drogadicción y delincuencia juvenil en estos estados se ha incrementado exponencialmente. La adicción a la mariguana ya es común y corriente, se le considera la puerta de entrada a la drogadicción y dado que sus efectos no suelen ser mortales, no atrae mucho la atención. Las drogas que verdaderamente están causando estragos son las anfetaminas y las drogas sintéticas que son letales o por lo menos causan serios trastornos que los afectan de por vida.

Los viernes por la tarde son un verdadero caos en las salas de emergencia de muchos hospitales, la mayoría de sus pacientes son jóvenes de ambos sexos a los que hay que resucitar o rescatar de las sobredosis. Algunos se recuperan, otros se mueren y la minoría quedan afectados por el resto de su vida. Aparte del estigma social, la drogadicción desestabiliza la estructura económica de muchos hogares por los altos costos de rehabilitación y atención médica, amén de los impedimentos funcionales de cada joven.

A manera de información, referiré algo que no aparece en los periódicos ni los noticieros, pero que refleja la  gravedad del problema. Mi hijo es entrenador de futbol americano y por su trabajo tiene un contacto diario con jóvenes de ambos sexos. El año pasado el entrenador en jefe de un equipo tuvo que suspender a 10 de sus jugadores por cuatro juegos. El castigo fue por violación al código de conducta del equipo, sin dar mayor explicación. La liga de futbol no intervino directamente, el castigo vino directamente del entrenador en jefe, fue una sanción interna. Si el entrenador los hubiera reportado oficialmente a la Liga, habría que haber proporcionado sus nombres a la policía y tal vez el asunto se hubiera convertido en el juicio a 10 delincuentes, una serie de demandas y contrademandas (por incapacidad del entrenador de cuidar debidamente a los menores) y se hubiera generado todo un escándalo a nivel nacional que traería oprobio y vergüenza a todos los involucrados.

Eso fue en el 2014, en este año el mismo entrenador tuvo que suspender no a 10 sino a 30 jugadores del mismo equipo por faltas/violaciones al código de conducta de la escuela, aunque no se estipuló la naturaleza de las violaciones, todo mundo sabe que fue por intoxicación con drogas. En esta ocasión el equipo tuvo que cancelar el partido porque tenía 30 jugadores incapacitados. La liga tuvo que gestionar la suspensión del juego, y hasta donde estoy enterado, el incidente no se reportó a la policía. La pregunta es:

¿qué sucederá el próximo año con este u otros equipos?

Este es el tipo de efectos sociales y económicos que se están gestando con estas actitudes tan laxas y encubridoras que en nombre de la libertad de expresión y la coacción al libre desarrollo de la personalidad están proponiendo el magistrado Zaldívar y SMART. Estas propuestas generan votos populistas y consiguen encumbramientos políticos de personajes impulsores adictos a la degradación social y al beneficio propio. No necesitamos ni pedimos sus ideas innovadoras ni queremos a un México actualizado que ingrese a esa modernidad artificiosa basada en el abuso de la legalidad y el Derecho.  

Yo pregunto al magistrado Zaldívar: ¿qué sucederá cuando otro grupito SMART o el equivalente pida la legalización de: la heroína, anfetaminas, cocaína, analgésicos derivados del opio, drogas sintéticas, bebidas energéticas, etcétera?

Debo reconocer que mi papel no es transformar al mundo o al hombre, yo no tengo esa virtud ni el entendimiento para ello. Sino quizá mi parte sea el contribuir con esos valores sin los cuales, un mundo aun transformado, la vida no sería digna de vivir aun para un nuevo hombre que se respete asimismo. Albert Camus                                                                                                       

Autor:

Fecha: 
Lunes, 09 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ministros marihuanos

En realidad, el debate sobre la despenalización de la marihuana no es nuevo en nuestro país. Lo planteó por primera vez en la arena política el partido Democracia Social hace 15 años y a lo largo de este tiempo ha sido retomado por diversas organizaciones. Sin temor a exagerar, la demanda por una marihuana legal divide a las organizaciones de izquierda de las otras, a las visionarias de las conservadoras y a los que creemos que los adultos pueden tomar sus propias decisiones acerca de su cuerpo de los que creen que debe haber una tutela del Estado hasta en las recámaras.

Ahora el debate ha llamado la atención de la ciudadanía por dos razones: en primer lugar, porque la marihuana ha demostrado ser un buen negocio legal en los Estados Unidos y, en segundo, porque la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) prevé discutir el tema hoy. La propuesta del ministro Arturo Zaldívar podría abrir paso a la legalización del consumo y cultivo personal de mariguana para uso recreativo en el país. El texto de la ponencia señala que la prohibición del consumo personal de marihuana con fines lúdicos “es inconstitucional".

Las opiniones no se han hecho esperar. Con buen sentido de la oportunidad, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, declaró a la ciudad de México lista para trabajar con la marihuana de uso medicinal. Pero el debate no es ese; la disputa es si las personas pueden comprar, vender, sembrar o consumir la marihuana sin ser perseguidos por la ley. Fieles a su tradición conservadora, el PRI, el PAN y MORENA se declaran listos para iniciar un debate público, que es el camino que usan para deshacerse de los temas que no les gustan. El PRD, que a veces es prohibicionista y otras no, ha declarado estar acuerdo con la legalización. Otras opiniones, como la del Bronco (alias Jaime Rodríguez) los pintan de cuerpo entero: “quienes consumen drogas se vuelven locos.” Esta declaración recuerda la de su casi hermano gemelo, Andrés Manuel López Obrador, en febrero de 2014: el debate sobre la marihuana es “una cortina de humo”. Ni idea del tema.

La legalización de la marihuana, así, sin calificativos como “para uso medicinal” o “sólo para uso personal” no es un asunto para encuestas o votación, es un asunto de derechos: ¿tienen derecho los adultos a consumir drogas? La respuesta debería ser sí, por supuesto. Los muertos y la violencia por las drogas no son causados por el consumo, sino por la prohibición. Prohibición que cada vez parece más estúpida.

Necesitamos legalizar la marihuana y abrir paso para todas las otras drogas. Esto seguramente no terminará con el crimen organizado, pero evitará más pérdidas de vidas por esta causa. A ver si una generación de políticos marihuanos se pone la pila y termina con esa prohibición idiota. 

Fecha: 
Miércoles, 28 de Octubre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La moda verde

“Verde, la esperanza amada” era un verso del poema que en mi primaria recité en un festival de fin de año. ¡Qué lejano estaba el día en que ese color se ligara con lo peor de la corrupta partidocracia que hoy nos gobierna!

Con características positivas y negativas, los partidos grandes tienen su razón de ser y de una manera o de otra contribuyen a formar gobierno, ya lo comentamos en una entrega anterior.

De los partidos nuevos no puedo opinar hasta ver sus resultados. Pero el Partido Verde me llena de pena ajena ya que reúne lo peor de todos y le agrega lo suyo propio.

El simbolismo que se le puede dar al color verde cubre una gama tan amplia que abarca aspectos imaginables: moral, sentimental, emocional… y en verdad es un desperdicio la manera en que lo utilizan.

Su “Declaración de Principios” merecería un 10 de calificación si se tratase de un trabajo final de un niño de secundaria; se esperaría mucho más de un grupo de personas que aspiran a gobernarnos.

No alcanzo a recordar el número de veces en que les fueron rechazados sus Estatutos, pues los fundadores lucharon cuanto pudieron por conservar el control de partido, ya que es un negocio familiar.

El mayor daño que han hecho a la estructura legal de nuestro país es la reducción de la edad necesaria para formar parte del Senado de la República.

Desde las más antiguas formas de gobierno se ha reconocido a la experiencia como uno de los mayores valores culturales. Griegos, sumerios, egipcios, otomíes, mohicanos y casi cuantos pueblos civilizados recordemos, han dado a su consejo de ancianos la importancia debida para aprovechar la sabiduría que da la edad; misma que el PV se ha encargado de suprimir en nuestro Senado.

Si verdaderamente quisieran elevar el nivel de los debates trabajando por lo que se alcanza a deducir de su Declaración de Principios podrían meditar en las propuestas contenidas en la Encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco y enriquecer sus Principios, comprometiéndose a seguirlos; aplicándose de inmediato a cuantas acciones indispensables y urgentes se requieren en nuestro medio ambiente: recuperación de aguas pluviales, recarga de mantos freáticos, potabilización de lagos, conservación de nuestras reservas de la biosfera, como las de las mariposas Monarca, humedales, arrecifes coralinos, explotación racional de los bosques persiguiendo talamontes, educando y financiando la reforestación, promoviendo energías limpias, ofreciendo buena vida a los animales de circo sin condenarlos a muerte, proteger especies en peligro de extinción, promover los safaris fotográficos, la simple observación de aves y todo lo que les inspire al menos la lectura de la encíclica

Las actuaciones y propuestas verdes demuestran que, al igual que todos, lo que buscan es poder y dinero. Miembros honestos han denunciado a sus propios dirigentes. Les importa muy poco respetar la ley, reciben multa tras multa sin rectificar sus actuaciones. Esas multas se pagan con el mismo dinero que reciben de administraciones oficiales y muy bien calculan que el resultado en votos les dejará más que lo que les cobren. No les importa utilizar materiales no reciclables en su propaganda. Untan las manos de quienes estén dispuestos a mensajear en su apoyo. Se comprometen hasta la ignominia con tal de seguir promoviéndose con impunidad.

Se dicen partidarios de la vida y apoyan la pena de muerte, buscan prohibir las cuotas en las escuelas sin donar parte de sus exorbitantes prebendas para satisfacer esas necesidades que se autofinancian las escuelas descobijadas del presupuesto, ¿en qué quedamos?

Dice el Apocalipsis 3, (15-16) 15 “Conozco tus obras: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! 16. Pero porque eres tibio y no frío o caliente, voy a vomitarte de mi boca.” Para mí, Palabra de Dios.

El verde que en realidad les interesa es el de los dólares. “In Gold they trust” y lo buscan contra viento y marea.

La verde que les redituaría sería la marihuana. Que de una vez se definan, que sean congruentes con su actuación. Deberán ser los paladines de la legalización de la yerba, argumentos válidos existen: quien desconoce la historia corre el riesgo de repetirla. La peor época de gansterismo en Estados Unidos fue la de la prohibición, estamos reciclándola. Cigarro y alcohol causan mayores daños a la sociedad que la marihuana. Los impuestos a la droga repondrían la baja de precio del petróleo. La violencia tendría una reducción drástica. Sería factible regresar al ejército a los cuarteles en un plazo razonable.

Es la posición más viable para esta vergonzosa agrupación, les daría una personalidad propia, adecuada a la calidad que ha mostrado hasta hoy, si bien todos estos cambios tendrían que ser aprobados por las cámaras al menos les daría un sentido al dineral que reciben y de alguna manera retribuiría sus despilfarros.

La disyuntiva es o hacen algo que justifique su existencia, bueno o malo, como se quiera ver, o desaparecen.

Fecha: 
Jueves, 22 de Octubre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un primer paso hacia a la legalización

En diversas ocasiones he argumentado, tanto en este espacio como en otros medios impresos y electrónicos a mi disposición, sobre la conveniencia de legalizar y regular la producción, distribución, comercialización y consumo de todas las drogas que actualmente están prohibidas y son la razón de la fracasada guerra que contra ellas se libra alrededor del mundo desde hace décadas.

No expondré hoy nuevamente mis razones por la legalización de las drogas sino que comentaré en torno a la decisión que deberá tomar dentro de no más de dos semanas la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, integrada por los ministros José Ramón Cossío Díaz, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Jorge Mario Pardo Rebolledo, Olga ​Sánchez Cordero y Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

El 28 de octubre venidero, los cinco ministros arriba mencionados discutirán y aprobarán o rechazarán un proyecto presentado por Zaldívar que recomienda declarar inconstitucionales los artículos 235 (último párrafo), 237, 245 (Fracción I), 247 (último párrafo) y 248 de la Ley General de Salud.

Los artículos en cuestión pueden leerse en http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/tcfed/194.htm?s= y principalmente tienen que ver con “la siembra, cultivo, cosecha, elaboración, preparación, acondicionamiento, adquisición, posesión, comercio, transporte en cualquier forma, prescripción médica, suministro, empleo, uso, consumo y, en general, todo acto relacionado con estupefacientes o con cualquier producto que los contenga” y la prohibición en el territorio nacional de todo tipo de substancias psicotrópicas, entre ellas el opio preparado para fumar; la heroína, sus sales o preparados; cannabis sativa, índica y americana o marihuana, papaver somniferum o adormidera; papaver bactreatum; y erythroxilon novogratense o coca, en cualquiera de sus formas, derivados o preparaciones”. También prohíbe el uso de “otras substancias… cuando se considere que puedan ser sustituidas en sus usos terapéuticos por otros elementos que a juicio de la autoridad no originen dependencia”.

El proyecto del ministro Zaldívar, de ser aprobado por tres de los cinco integrantes de la Primera Sala de la Suprema Corte, ampararía a la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Tolerante y Responsable (SMATR), la cual hace dos años solicitó al gobierno federal permiso para cultivar mariguana para el consumo recreativo. La Comisión Federal de Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) rechazó su solicitud y la SMATR promovió un amparo que primero fue rechazado por el Juzgado Decimoprimero de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal y luego por el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito.

El proyecto de Zaldívar menciona, entre otras cosas que “pertenece a la autonomía individual… la posibilidad de decidir responsablemente si desea experimentar los efectos de la sustancia”. El ministro hace eco de la mayoría de las opiniones vertidas por la comunidad científica mundial que afirman que el consumo de la mariguana “no supone un riesgo importante para la salud” siempre y cuando no sea de forma “crónica y excesiva” y que los efectos de consumirla son “menores o similares” a las que producen drogas no prohibidas como el alcohol o el tabaco.

De concederse el amparo se daría el primero de muchos pasos hacia la legalización de las drogas y, más importante todavía, hacia el fin de una guerra violenta y absurda que en México ha propiciado el auge de la delincuencia organizada, la pérdida de unas 90,000 vidas y la desaparición de poco más de 20,000 personas.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 19 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Chapomanía

La fuga del Chapo Guzmán de la cárcel de alta seguridad capturó la imaginación nacional y mundial. Aquí y allá se mofan del ridículo que hizo el gobierno de Enrique Peña y se pone de manifiesto el descrédito de México, que tendrá costos. En el ámbito interno un escenario posible es que puede complicarse, a medida que fenece el sexenio, la gobernanza. En el campo internacional es factible un deterioro de las relaciones con Estados Unidos por bloquear la extradición del capo; asimismo, existe el riesgo de que pocos gobiernos tomen en serio al régimen mexicano: el efecto Chapo puede acarrear una especie de aislamiento diplomático (¿y económico?) del país. A este penoso suceso le antecede la crisis de credibilidad por el conflicto de interés de las casas del presidente y de algunos funcionarios de su primer círculo. También le precede la crisis de derechos humanos en Tlatlaya e Iguala.

A tan delicados asuntos se le suma el descrédito de los poderes Legislativo y Judicial, ambos lastrados por la corrupción y el uso arbitrario y patrimonial del poder y de los recursos públicos en beneficio de sus camarillas. El mismo derrotero siguen los partidos políticos, que representan más bien a sus familias y pandillas. El distintivo de la clase política es la impunidad y la corrupción. El divorcio entre el pueblo y sus representantes es patente. El resultado es que México está al arbitrio del más fuerte, lo que genera más desigualdad. Si las instituciones están rebasadas por disfuncionales y, por tanto, están capturadas por los políticos y la gran empresa, si por ende el gobierno es incompetente, y si la ley está al servicio de las elites, entonces estamos ante una crisis de legitimidad política de las clases gobernantes. ¿Sigue la guerra civil?

Hay que evitar este posible escenario catastrofista. Es hora que el gobierno de Peña muestre que entiende que sí entiende. Ello implica un golpe de timón para cumplir y hacer cumplir la ley, para combatir a la impunidad –mediante la rendición de cuentas– y a la corrupción, llevando a los tribunales a los presuntos corruptos. También involucra un cambio de personas y en las políticas de seguridad y de lucha contra el narcotráfico. La seguridad debe centrarse en combatir a los delitos que más dañan y humillan a los mexicanos (secuestro, extorsión, asesinatos, etc.), y la estrategia contra el narcotráfico requiere sacar al ejército de ese infierno y replantear la política punitiva contra las drogas ilícitas ante Estados Unidos, pues esta inútil lucha nos arrastra a la guerra civil, que dañaría la seguridad del poderoso vecino norteño. Es lamentable lo que pasó, pero es atroz persistir en lo que nos lastima.

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Matrimonio gay: saber celebrar

El pasado 12 de junio, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitió una tesis jurisprudencial que considera inconstitucionales los códigos civiles de las entidades donde el matrimonio es entendido sólo como la unión de un hombre y una mujer. Catorce días después, el 26 de junio, la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos (SCJ-EU) decretó que los estados no pueden prohibir los matrimonios del mismo sexo. En menos de 15 días, jueces y magistrados en ambas naciones dieron un triunfo a quienes creemos en el derecho de los seres humanos a legalizar su unión sin importar el sexo de los contrayentes. Por supuesto, en ambos países la respuesta del ala conservadora de la sociedad no se hizo esperar. En México, la Iglesia católica fue la que se encargó del ataque y en Estados Unidos, los republicanos.

Por medio de la jurisprudencia 43/2015, el máximo tribunal de nuestro país consideró por unanimidad que vincular los requisitos del matrimonio con las preferencias sexuales y la procreación, es discriminatorio al excluir a las parejas homosexuales. Con esto se fija un criterio constitucional claro y apoyado en los derechos humanos. Los estados tendrán que adaptar sus normas y leyes a lo que la Suprema considera emanado de la Constitución. En Estados Unidos, en una decisión también histórica, la CSJ-EU decretó que los estados no pueden prohibir los matrimonios del mismo sexo. A diferencia del caso mexicano, el fallo norteamericano fue de cinco a cuatro votos gracias al juez Anthony Kennedy, quien afirmó la mayoría.

En el caso norteamericano, el presidente Obama expresó su reconocimiento a la medida. Desde hace años, tanto los Clinton como los Obama se declararon a favor del matrimonio sin restricciones. En México no se llegó a tanto, pero el día de la marcha del Orgullo Gay (27 de junio) se advertía en la página de inicio de la Presidencia de la República una bandera multicolor, símbolo de la comunidad LGBTTTI. Es de suponerse que ese es todo el apoyo público que un presidente mexicano emanado del PRI puede permitirse, un apoyo, por cierto, más claro que el muchas figuras de “izquierda”, entre los cuales destaca Andrés Manuel López Obrador, quien es conocido por sus posiciones conservadoras.

Hay que asumir que en menos de una quincena, la lucha de décadas avanzó un gran paso en toda Norteamérica. No más luchas legales caso por caso: las constituciones amparan al derecho de las personas a casarse con quienes decidan, en igualdad de derechos y obligaciones. Es un triunfo, sin duda.

Se dirá que falta mucho y es cierto, pero a veces lo que nos falta nos impide celebrar lo que se ha conseguido. Es hora de darse un espacio y celebrar un triunfo que viene de la mano de la fuerza de la Ley y de las personas que lo hicieron posible. A ellas, muchas gracias. 

Fecha: 
Lunes, 29 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1