Se encuentra usted aquí

ladrones

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

A la maldad le va de maravilla

Qué daño hace al país la doble moral y el juego perverso que los dueños del poder hacen con las leyes que se aplican a conveniencia.

Ahora es conveniente tener a Rosario Robles en el bote, algún día será conveniente que salga y saldrá, así funciona la ley en México (recordemos a Elba Esther).

Aunque no me consta que sea culpable de lo que se le acusó, si trabajó con el expresidente Peña y todos sabemos que nada se mueve en el país sin que por lo menos lo sepa el presidente, en fin,  ¨Haiga sido como haiga sido¨ algo debió salir mal en la negociación o simplemente es el seguro de vida de la presidencia para mantener quieto a los peñistas, algo similar al caso de Raúl Salinas de Gortari, quien estuvo prácticamente todo el sexenio de Zedillo en la cárcel.

Este es un nuevo caso donde la política pesa más que la ley y la ley se pone al servicio de la política y no defiendo a Rosario Robles, si es culpable que pague, pero en el marco legal y jurídico vigente, sin la más mínima duda, sin un prietito en el arroz, que se haga justicia sin la sospecha de la vendetta política.

En un clima de inseguridad como el que estamos viviendo los valores sociales y de la sana convivencia se desvirtúan, se transforman y confunden a la población, toda la vida se nos ha dicho que haciendo las cosas bien nos irá bien. 

Eso suena a UNA GRAN MENTIRA, de acuerdo a lo que vemos y escuchamos todos los días, pues al honrado rara vez le va bien, a quien actúa correctamente se le acusa de buena gente en el mejor de los casos y de tonto o dejado, en el peor y los buenos siempre dejamos que el karma cobre las facturas de quien nos ha estafado, mentido o lastimado.

Por otra parte al bandido, al que envenena a los demás, al ladrón, al violador, al corrupto, al violento, al lenon, al delincuente de cuello blanco, al cruel, al que inyecta agua en vez de medicamentos, al político desalmado, al explotador, al injusto, al huachicolero, al asaltante, al comerciante abusivo, al maquiavélico, al doble cara, casi siempre les va muy bien… A todos ellos les VA DE MARAVILLA.

Y entonces cuando le preguntas a un pequeño qué quiere ser de grande, te responde que político o narco, porque ellos en su inocencia inteligente y sin perjuicios ven que quienes tienen poder, autos costosos, viajes, yates, tarjetas de crédito, fama, fortuna y dinero son ellos y no sus padres que ganan apenas para sobrevivir. 

Sus ejemplos de lo que está bien son los que están mal y tienen toda la razón, pues lo que ven, lo que oyen, lo que viven y lo que se les queda es que al malo siempre le va bien, mientras que sus padres trabajan y se desviven por un salario del que siempre emana la frase cruel: NO HAY DINERO PARA ESO.

Esa es nuestra herencia, la pérdida de valores, la doble moral, la indiferencia, el egoísmo y la exaltación de la maldad como forma de vida, porque además se enteran que quien robó, violó o asesinó sale libre y que es más difícil hacer lo correcto y mas fácil lo incorrecto. 

Vivimos revolcados en la contradicción. 

Lamentablemente como sociedad no hemos hecho prácticamente nada, somos indiferentes, apáticos en extremo, nos volteamos para el otro lado, hacemos lo fácil, ignoramos y hacemos como que no sabemos.

Si lo haces bien, tarde o temprano te irá bien. Una frase poco creíble en estos momentos.

Fecha: 
Jueves, 22 de Agosto 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 22 de Agosto 2019 - 15:15
Fecha C: 
Viernes, 23 de Agosto 2019 - 04:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Muchos delinquen porque saben que no irán a la cárcel

Fue capturado “El Chupas”, el cobarde que el viernes pasado agredió al reportero de ADN 40, Juan Manuel Jiménez. Tiene 24 años de edad, pero ha estado preso por portación de arma de fuego sin licencia, robo de vehículo, posesión de estupefacientes y alteración del orden en la vía pública.

¿Por qué está libre un individuo violento como él, con esos antecedentes penales? La respuesta es sencilla: las penas que se aplican por los delitos que cometió no son severas y, si lo son, por algún motivo u otro seguía libre por causas atribuibles a un agente del ministerio público o a un juez, o porque sus familiares o cómplices tal vez amedrentaron a quienes sí se atrevieron a denunciar sus fechorías.

La portación de armas no es visto como un delito grave por los legisladores federales y locales que expiden nuestras leyes.

El artículo 251 del Código Penal de Distrito Federal señala que “A quien porte, fabrique, importe o acopie sin un fin lícito instrumentos que puedan ser utilizados para agredir y que no tengan aplicación en actividades laborales o recreativas (…) se le impondrá prisión de tres meses a tres años o de 90 a 360 días multa”.

El Artículo 77 de la Ley Federal de Armas y Explosivos anota que “Serán sancionados con 10 a 100 días multa: I. Quienes posean armas sin haber hecho la manifestación de las mismas a la Secretaría de la Defensa Nacional; II. Quienes posean armas, cartuchos o municiones en lugar no autorizado”.

Y el Artículo 81 de la misma ley establece que “Se sancionará con penas de dos a siete años de prisión y de 50 a 200 días multa, a quien porte un arma de las comprendidas en los artículos 9 y 10 de esta Ley sin tener expedida la licencia correspondiente”.

En lo que al robo de vehículo se refiere, el Artículo 376 bis del Código Penal Federal dice que “Cuando el objeto robado sea un vehículo automotor terrestre que sea objeto de registro conforme a la ley de la materia, con excepción de las motocicletas, la pena será de siete a 15 años de prisión y de 1500 a 2000 días de multa”.

Y respecto a la posesión de estupefacientes, el Artículo 476 de la Ley General de Salud es claro: “Se impondrá de tres a seis años de prisión y de 80 a 300 días multa, al que posea algún narcótico de los señalados en la tabla (…) sin la autorización correspondiente a que se refiere esta Ley, siempre y cuando esa posesión sea con la finalidad de comerciarlos o suministrarlos, aun gratuitamente”. Por su parte, el Artículo 477 señala que “Se aplicará pena de 10 meses a tres años de prisión y hasta 80 días multa al que posea alguno de los narcóticos señalados en la tabla (…) sin la autorización a que se refiere esta Ley, cuando por las circunstancias del hecho tal posesión no pueda considerarse destinada a comercializarlos o suministrarlos, aún gratuitamente”.

Por las lesiones que “El Chupas” le causó a Jiménez le podrían imponer una pena de cuatro meses a dos años de prisión y de 60 a 270 días multa; o bien, podría quedar en libertad bajo caución si así lo decide un juez.

Muchos criminales delinquen una y otra vez porque saben que difícilmente irán a la cárcel sin importar cuántas veces los arresten. Por eso, tal vez es necesario que las leyes castiguen con mayor severidad a personas como “El Chupas”.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 22 de Agosto 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 22 de Agosto 2019 - 21:40
Fecha C: 
Viernes, 23 de Agosto 2019 - 08:55