Se encuentra usted aquí

juan pablo ii

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Desubicado

El estado de salud del papa Juan Pablo II se vino abajo en marzo de 2005 y durante los últimos días de ese mes hasta su muerte, el 2 de abril, todos los medios del mundo, los de México incluidos, dieron cuenta de las últimas horas del polaco que encabezó durante 26 años y medio a la iglesia católica romana.

Durante esos días en la Cámara de Diputados se discutía si desaforar o no al entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, por su presunto desacato a una orden judicial. El desafuero del Peje López era, sin duda alguna, el principal evento noticioso en nuestro país.

Sin embargo, la inminente muerte de Juan Pablo, uno de los hombres más influyentes del siglo 20 y un hombre especialmente reverenciado por los católicos mexicanos, mandó al segundo plano la cobertura de lo que acontecía en torno al tabasqueño.

Tanto se informó y comentó durante esos días sobre la agonía y muerte del Papa que el mismo AMLO se quejó de ello afirmando que había un “compló” de la televisión para tratar el asunto con el fin de restarle importancia a su probable desafuero.

Pocas horas antes de que expirara Juan Pablo, el mesías tropical declaró que “fueron horas y horas de comentarios sobre el Papa, de reportajes sobre el Papa y no dejaron el momento en que la Sección Instructora decidió. Yo estoy, desde luego, pidiendo por la recuperación del Papa, pero ayer en la televisión fue abundante, y, desde luego, es una nota importantísima que le preocupa a la gente, pero repetían y repetían y repetían”.

De acuerdo a las encuestas que sobre el tema se realizaron, a una mayoría de la población no le cayó nada bien que el Peje López pretendiera ser tan importante o más que su líder espiritual, que su probable desafuero fuera un evento tan trascendente como la muerte del Papa número 264 y el primero en no ser italiano o desde el holandés Adriano VI (1522-1523).

Han transcurrido poco más de 10 años desde que AMLO pretendiera ser más importante que un personaje de la talla de Juan Pablo II y aparentemente sigue sin entender lo que es un suceso importante.

El miércoles pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó a cuatro personas para que cultiven mariguana para su propio consumo, decisión que debe impulsar, por fin, un gran debate nacional que lleve a la legalización y regulación de ésta y otras drogas y al fin de la desde siempre perdida guerra contra las drogas.

Esta guerra le ha costado a México entre 90,000 y 120,000 vidas, cuantiosos recursos económicos, materiales y humanos que podrían haberse destinado a fines más constructivos, y enviado a la cárcel a miles de hombres y mujeres por el delito de ser consumidores de alguna droga o por simples peones dentro de las estructuras de los cárteles del narcotráfico.

Por las declaraciones que hizo hace unos días en Hidalgo, el mesías tropical no cree son muy importantes las muertes y desapariciones de decenas de miles de mexicanos, la orfandad en que han quedado quién sabe cuántos niños, las vidas destruidas de quienes impulsados por el hambre y la pobreza ingresaron a las organizaciones criminales, la corrupción que en todos los niveles ha propiciado el narcotráfico, el despilfarro de miles de millones de pesos. Todo esto por una guerra inútil que nunca será ganada.

Todo esto no es importante para el Peje López. Según él, “los ministros de la Suprema Corte hacen de su trabajo una simulación, haciendo faramalla de temas que no son fundamentales para la sociedad mexicana y desatendiendo los grandes y graves problema nacionales”. Para él, abrir un camino que permita dar fin a la costosa guerra contra las drogas no es importante, el narcotráfico no es uno de “los grandes y graves problemas nacionales” que solo él define.

Desubicado hace 10 años al compararse con Juan Pablo II. Desubicado hoy al restarle importancia a la trascedente decisión de la Suprema Corte.

El Peje López ha estado, está y estará desubicado.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 09 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los veinte años de Norberto Rivera al frente de la arquidiócesis primada de México

Norberto Rivera cumplió este fin de semana veinte años al frente de la Arquidiócesis Primada de México, dos décadas bastante turbulentas no sólo en la demarcación eclesiástica, sino en todo el país. Es el trigésimo quinto sucesor de Fray Juan de Zumárraga y al igual que al primer obispo de México, le ha tocado una época turbulenta, aunque las diferencias entre ambos no podrían ser mayores…

Cuando llegó a ser arzobispo de la ciudad de México, Norberto Rivera no se imaginó que dos años más tarde llegaría a ser jefe de gobierno de la ciudad el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, el primero en ser electo, y cuya victoria prefiguró la alternancia en el Ejecutivo Federal en el año 2000.

Tampoco se imaginó que tendría que vérselas con gobiernos capitalinos de izquierda desde 1997 hasta la fecha, pero se las ha ingeniado para mantener una buena relación con los jefes de gobierno capitalinos, a excepción hecha de Marcelo Ebrard, con quien tuvo varios desencuentros, especialmente en lo que respecta a la legalización del derecho a la interrupción del embarazo y al matrimonio igualitario. Y sin embargo, fueron casi vecinos, porque la casa -ahora en litigio- que en algún momento fue hogar de la familia Ebrard Bueso está a unos pasos de la sede de la Arquidiócesis Primada donde están las oficinas del cardenal Rivera.

Como sea, el cardenal primado ha tenido una relación regularmente buena con la clase política, curiosamente, menos con los panistas que con el PRI y el PRD. Las batallas las ha librado a través de los medios, muy especialmente las editoriales del semanario Desde la Fe, que es la caja de resonancia de las posiciones del arzobispado.

También, el cardenal Rivera ha tenido una buena relación con los hombres del dinero. Ya desde su estancia como obispo de Tehuacán, mantuvo una excelente relación con los dueños de una empresa avícola, misma que era bastante generosa con las limosnas. En la ciudad de México, Rivera se ha acercado a empresarios como Olegario Vázquez Raña, los hermanos Autrey y otros devotísimos hombres de empresa, que no han dudado en dispensarle su mecenazgo.

En realidad, los problemas del cardenal Rivera han sido básicamente intraeclesiales y muchos de ellos se originaron en que fue designado arzobispo primado por el entonces nuncio Girolamo Prigione, sin tomar en cuenta el perfil necesario para una diócesis enorme y problemática, y sin llegar a los necesarios consensos con el antiguo arzobispo, el cardenal Ernesto Corripio, fallecido en 2008, para hacer una transición relativamente tersa. Sobra decir que Prigione promovió a Rivera porque éste se mostraba dócil con el nuncio y mostraba un talante los suficientemente anti progresista como para pasar la prueba de fidelidad a Juan Pablo II.

Norberto Rivera nació en Tephuanes, Durango en 1942 y fue ordenado sacerdote en 1966; de origen humilde, logró llegar hasta la Universidad Gregoriana en Roma gracias al apoyo del arzobispo de Durango, Antonio López Aviña, uno de los eclesiásticos más singulares de la segunda mitad del siglo XX por su eficacia para crear un grupo propio y empujar a sus alumnos al episcopado. Entre 1982 y 1985, Rivera fue profesor de eclesiología en la Universidad Pontificia de México, antes de ser obispo de Tehuacán, en donde se le recuerda por haber cerrado, casi violentamente, el Seminario Interdiocesano del Sur, de marcada filiación progresista, es decir, cercano a la teología de la Liberación. Quizá fue precisamente por esta decisión que Prigione lo consideró el candidato idóneo para acabar con el progresismo y cualquier clase de disidencia eclesial o laical en la arquidiócesis de México. Además de que Rivera mostraba cercanía, respeto y admiración por Marcial Maciel, una de las principales voces que conformaban la opinión de Prigione.

El caso es que cuando Rivera llegó en 1995, decidió acabar con cualquier resabio de disidencia en su contra por parte de los corripistas, de los religiosos que no le acababan de gustar, como los jesuitas. Pero su principal batalla fue en contra del abad Guillermo Schulenburg, con quien entabló una pelea a muerte por la Basílica de Guadalupe. Cabe decir que el arzobispo ganó la escaramuza y aparentemente, la guerra. Sin embargo, la perspectiva histórica terminará dándole la razón a Schulenburg en lo tocante a la autonomía de la Basílica como una colegiata, la única existente en América y que ahora no es más que una parroquia que reporta sus beneficios al arzobispado exclusivamente y no al conjunto de la Iglesia en México, como debería ser.

Pero si el pleito por la canonización de Juan Diego es uno de los capítulos más sombríos de la historia reciente de la Iglesia en México, fue superado con creces por la defensa que Norberto Rivera hizo de Marcial Maciel y una serie de curas pederastas, de lo cual hablaremos en la siguiente entrega con más detenimiento.

Lo más grave es que Norberto Rivera no estuvo a la altura de las necesidades pastorales de una de las ciudades más grandes del mundo. La decatolización del Distrito Federal es palpable, apenas hay 7 millones y medio de católicos, apenas el 83% de la población… cuando en la década de los noventa el porcentaje era del 89%…

Foto: quien.com

Autor:

Fecha: 
Lunes, 27 de Julio 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1981 - Papa Juan Pablo II fue víctima de atentado

El primer intento de asesinato contra el papa Juan Pablo II tuvo lugar el miércoles 13 de mayo de 1981, en la plaza de San Pedro, situada en el Vaticano. Mehmet Ali Ağca disparó contra el papa cuatro veces mientras éste entraba en la plaza. A causa de los graves disparos, el papa perdió bastante sangre y tuvo que ser hospitalizado. Ağca fue apresado inmediatamente y sentenciado a cadena perpetua por un juzgado italiano. Posteriormente el papa perdonó a Ağca por haber intentado asesinarlo. El presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi otorgó el indulto a Ağca a petición del papa, tras lo cual fue deportado a Turquía en junio del 2000.

Fecha: 
Viernes, 13 de Mayo 2016 - 10:00

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo: Los cambios en la Iglesia

Tras la tormenta generada por la “mexicanización de Argentina” y que las cosas en México “están de terror”, las disculpas y el encuentro del canciller Meade con el nuncio Christophe Pierre y el secretario general del Episcopado, Eugenio Lira  - todo lo cual ocurrió mientras el Papa Francisco y buena parte de la Curia Romana se hallaban fuera de El Vaticano en los ejercicios espirituales de Cuaresma -, hay otros temas importantes que atañen a la Iglesia en México, como la designación de obispos a las sedes vacantes.

Hoy lunes se dio a conocer el nombramiento del nuevo obispo de San Andrés Tuxtla el hasta ahora presbítero Fidencio López Plaza, procedente de la diócesis de Querétaro, donde ha sido párroco y se desempeña como vicario de pastoral de la mencionada diócesis.

López Plaza, nacido en 1950 y ordenado en 1982, fue coordinador del equipo de base para la misión continental permanente en México y miembro del consejo permanente de la Conferencia Episcopal Mexicana entre 2010 y 2012.

Este nombramiento nos lleva a las estadísticas actuales de la Iglesia en México: hay 18 arquidiócesis, 65 diócesis y dos eparquías, por lo tanto hay 92 sedes con obispos territoriales, 90 del rito latino y dos de ritos orientales. La cuestión es que la media de edad del Episcopado traspone el umbral de los 65 y obliga, según el derecho canónico a pensar quiénes son los presbíteros más aptos para desempeñar las tareas episcopales

En 2014 tuvieron que renunciar, por razones de edad, los siguientes prelados:

Emilio Berlié, arzobispo de Yucatán; Héctor González, arzobispo de Durango; Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia, Ramón Calderón, obispo de Linares, José Luis Castro, obispo de Tacámbaro; Miguel Patiño, obispo de Apatzingán y Renato Ascencio, obispo de Ciudad Juárez.

Salvo, Suárez Inda y Berlié, el resto ha sido sustituido. El arzobispo de Morelia recién fue creado cardenal, así que se espera que renuncie en 2019; no se tiene noticia de que la renuncia de Berlié haya sido aceptada, a pesar de que su línea pastoral nada tiene que ver con el estilo de Francisco.

En este año, deberán renunciar los siguientes obispos: Ulises Macías Salcedo, arzobispo de Hermosillo; Rafael Romo Muñoz, arzobispo de Tijuana; Felipe Salazar, obispo de San Juan de los Lagos; Felipe Arizmendi, obispo de San Cristóbal de las Casas. Por el momento se hallan vacantes las siguientes diócesis: Tuxtepec y Gómez Palacio; esto significa que tres arzobispados  - Yucatán, Hermosillo y Tijuana -  tendrán un nuevo arzobispo y que se necesitara designar cuatro obispos para sedes vacantes durante los siguientes diez meses. Lo normal es que los tres nuevos arzobispos ya sean obispos residenciales y que los nuevos obispos sean auxiliares, aunque no extrañaría nada que el Papa prefiriera nombrar obispo a un presbítero para ocupar las sedes. En el caso de San Cristóbal de las Casas, hay un obispo coadjutor, así que la sucesión está solucionada, salvo que ocurra lo mismo que en 1998, cuando a Mons. Raúl Vera, siendo coadjutor con derecho a sucesión, lo nombraron Obispo de Saltillo para evitar que siguiera los pasos de Samuel Ruiz. Nunca se imaginaron que en Saltillo habría de desatar aún más polémica.

En 2016, renunciarán: José Luis Chávez Botello, arzobispo de Oaxaca; Alejo Zavala, obispo de Chilpancingo-Chilapa; Héctor Guerrero, obispo-prelado de Mixes; Luis Felipe Gallardo, obispo de Veracruz; José de Jesús Martínez, obispo de Irapuato; José Guadalupe Galván, obispo de Torreón y, nada menos que el cardenal Norberto Rivera.

Con todo, para 2017, los obispos nombrados por Juan Pablo II serán aún la mayoría, pero pocos, apenas trece, serán los promovidos por el primer Nuncio, Girolamo Prigione y que aún estén en funciones. Esto significa que habrá un profundo cambio generacional en el que los obispos más viejos habrán nacido a fines de la década de los cuarenta y principios de los cincuenta, mientras que los más jóvenes rondarán los cincuenta años. En estos momentos, el obispo mexicano más joven nació en 1970, y es Mons. Juan Armando Pérez Talamantes, auxiliar de Monterrey. El obispo de más edad, obviamente emérito, es Mons. Carlos Quintero Arce, ex arzobispo de Hermosillo y uno de los prelados políticamente más activos en la década de los ochenta del siglo pasado.

Si consideramos a la totalidad de los obispos  - residenciales, auxiliares, eméritos y eparcas -  la media de edad está en 70 años, pero la mediana ronda los 60 años, lo que significa que el alto clero mexicano está envejecido en un país con una población joven. Ese es un factor, entre muchos otros, que explica la distancia entre la jerarquía y los feligreses.

Habrá que ver que los nuevos obispos sean los mejores y que estén en consonancia con la línea pastoral del Papa Francisco. Por lo pronto, el año pasado, dos de los obispos más jóvenes, Emigdio Duarte, obispo auxiliar de Culiacán, y Miguel Romano, obispo auxiliar de Guadalajara, fueron suspendidos por habérseles comprobado encubrimiento de pederastas y malos manejos económicos, aunque se dice que Duarte, en realidad es víctima del obispo de Culiacán, Benjamín Castillo. Ambos casos fueron manejados con suma discreción y no trascendieron a nivel nacional; sin embargo, son precedente para que el nuncio y los obispos, así como los encargados de palomear las ternas en la Santa Sede, sean sumamente escrupulosos a la hora de promover sacerdotes, designar obispos o preconizar arzobispos, a fin de evitar escándalos de cualquier índole y, sobre todo, elevar la calidad de los miembros de la jerarquía en términos pastorales, intelectuales y humanos. Se requieren pastores eficientes, cercanos al pueblo, “con olor a oveja” diría el Papa y muy decentes, si en realidad se pretende consistencia entre el decir y el hacer.

Queda por saberse si en las ternas de promoción al episcopado se incluirá a algún jesuita, pues desde hace más de veinte años no hay un solo miembro de la Compañía de Jesús que sea miembro de la Conferencia del Episcopado Mexicano, lo que resulta bastante poco natural en un país cuya idea de nación fue originalmente pensada por jesuitas como los padres José Clavijero y Rafael Landívar en la segunda mitad del siglo XVIII.

Autor:

Fecha: 
Martes, 03 de Marzo 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

Para Samuel González y Mario Zavala, queridos amigos y compañeros de las andanzas universitarias, con quienes he dialogado sobre estos temas.

Que el Papa Francisco haya recibido a un transexual y que le dijera que es hijo de la Iglesia ha causado conmoción, y mucha, en los círculos católicos conservadores. Tampoco ha gustado que llamara por teléfono a un joven granadino sexualmente abusado por sacerdotes de la diócesis de Granada, para pedirle perdón. También ha caído fatal que el Papa dijese que para ser buenos católicos no hay que reproducirse como conejos, y que reprendiera a una mujer embarazada por no tomar en consideración que será sometida a ¡una octava cesárea!, y que tiene otros hijos que cuidar.

La susceptibilidad de los conservadores ha sido herida por la llaneza del Papa, quien gusta llamar a las cosas por su nombre y no andarse con eufemismo. Incluso, en una editorial del sitio web Traditional Roman Catholic Thoughts le han llamado “un padre mental y verbalmente abusivo” que mientras juega con los chicos vecinos, se la pasa criticando a su propios hijos. Los vecinos son los protestantes, judíos, musulmanes, budistas y los hijos maltratados son los fieles católicos, o mejor dicho los fieles que prefieren seguir la tradición a ejercer la caridad, el sentido común y el respeto por las diferencias. Acusan al Papa -al vicario de Cristo mismo- de dar a los no católicos los argumentos para atacar al catolicismo. ¿En qué estarán pensando los conservadores? ¿Por qué les molesta tanto que el Papa se acerque a la gente y que busque a las “ovejas descarriadas”? Como hijos, tampoco son un dechado de virtud.

Lo cierto es que el Pontífice ha roto con una parte de la tradición y ha incursionado en una pastoral, que a falta de mejor nombre, se ha dado en llamar la pastoral de “los irregulares”. ¿Quiénes son? Los homosexuales, las madres solteras, divorciados, parejas de facto y demás porción del pueblo de Dios, excluidos de la vida litúrgica y sacramental, a pesar de que algunos son sinceros creyentes...

¿Por qué les molesta que el Papa se cuestione quién es él para juzgar? ¿Por qué tanta animosidad contra el sentido común?

La respuesta tendría que verse desde dos perspectivas distintas. Una, la de los laicos inconformes, escandalizados por un Papa que los pone ante las disyuntivas de la vida moderna que no quieren aceptar con el pretexto de mantener la fe. La segunda, sería desde el clero, especialmente el alto clero de la Curia Romana, que no concibe que el Papa esté señalando con tanta atingencia no sólo los errores, sino los pecados internos. Y peor, los está ventilando ante el mundo.

De la primera perspectiva, se puede decir que está focalizada en los sectores de laicos conservadores norteamericanos que ven con espanto que todo el discurso que los ha sostenido por siglos como minoría religiosa está siendo cuestionado. La identidad católica en los países de habla inglesa está fundada en la distinción frente al protestantismo opresor y se ha expresado en el mantenimiento de la tradición en las formas litúrgicas, y en una visión de la vida cuyos valores contrastan con la posición más secular de otras denominaciones cristianas. Al respecto, hay mucho que analizar, sobre todo porque el conservadurismo laical si bien tiene puntos en común, especialmente en lo que atañe a moral sexual y liturgia, en todo el orbe católico, también presenta enormes diferencias culturales. Por ejemplo, no es lo mismo el conservadurismo que se vive en América Latina, que está más vinculado a la emergencia de movimientos como el Opus Dei o Legionarios de Cristo, que el que se vive en Estados Unidos y que se relaciona con la identidad étnica y religiosa de comunidades migrantes.

Lo que hoy resulta sorprendente es que el discurso laical conservador que cuestiona al Papa Francisco sea tan parecido en cuanto a la nostalgia por Juan Pablo II y el renovado aprecio por Benedicto XVI. En ello, seguramente, las redes sociales han jugado un papel determinante. Hay sitios web en varios idiomas, como Rorate Caeli o el señalado al inicio de este texto, que continuamente están difundiendo las noticias procedentes de la Santa Sede y cuestionando su impacto sobre lo que ellos consideran la auténtica doctrina católica.

En la segunda vertiente, es el alto clero, molesto por los cuestionamientos a una pastoral anquilosada y distante de los fieles, el que se expresa críticamente contra el Pontífice. Por un lado están los obispos diocesanos, cuya voz no se hace sentir tanto como la de los curialistas, que muchos de ellos están verdaderamente apanicados porque los cambios propuestos por el Papa van en contra de sus intereses, tanto del grupo de Sodano, como del llamado lobby gay, como de los conservadores  - Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe,; Walter Brandmuller, presidente emérito del Pontificio Comité de Ciencias Históricas; Raymond Burke, ex prefecto de la Signatura Apostólica y hoy dirigente de la Orden de Malta, y los italianos Carlo Cafarra, arzobispo emérito de Bolonia y teólogo cercano a san Juan Pablo II, y Velasio De Paolis, presidente emérito de la Prefectura de Asuntos Económicos -. Estos últimos publicaron un libro Permanecer en la verdad de Cristo-Matrimonio y comunión en la Iglesia Católica, que salió a la venta en Italia y Estados Unidos en octubre pasado y dónde cuestionan todas las propuestas en torno a la aceptación de los divorciados y vueltos a casar en la vida sacramental.

No conformes con ello, tienen un vocero en la prensa: Vittorio Messori, un periodista italiano cercano a Juan Pablo II y a Benedicto XVI, más papista que los dos antedichos y que no ha tenido empacho, incluso en cuestionar la legitimidad de la elección de Francisco.

Cada mes en su colaboración para el diario Il Corriere della Sera, Messori diserta sobre las acciones y los dichos del Papa Bergoglio, arrojando sombras acerca de cada uno de sus movimientos. Que si está condicionado por su experiencia exclusivamente latinoamericana, que sí dice una cosa un día y al otro lo niega, que si el discurso papal es para la prensa, que sí las periferias hoy son privilegiadas, que si la barca de la Iglesia carece de timón, que porqué va a Filipinas y no a España, etcétera, etcétera.

Da la impresión de que Messori es el vocero de quienes desean que siga oculto el desastre interno de la Iglesia. Que se queme la casa pero que no salga el humo. Lo que no entienden es que no se puede tapar el sol con un dedo, y justo, lo que el Papa quiere es que se purifique la casa a la luz de todos, porque la Iglesia es santa y pecadora, y sólo aceptando que ha pecado, será capaz de redimirse.

De ahí la importancia de que hoy, 9 de febrero, la comisión sobre la pederastia -integrada por 17 miembros entre los que hay laicos y laicas, sacerdotes, religiosos, especialistas, etc.- haya entregado los informes de los equipos de trabajo y las recomendaciones para convertir a la Iglesia en un lugar seguro para los fieles vulnerables por edad -  niños y adolescentes -, discapacidad o situación personal.

Entre los aspectos incluidos están: una pastoral para los supervivientes y sus familiares, la construcción de líneas para la formación de agentes pastorales en el tema; la difusión de las normas eclesiales y civiles que regulan las denuncias de abuso y la definición de los alcances de responsabilidad de los agentes pastorales al Iglesia al afrontar casos de abuso, por comisión, omisión o por hallarse en un cargo de autoridad.

Aún no es la propuesta final pero se trata de un avance considerable. Habrá que ver cómo reaccionan los conservadores a esto, pues en su respuesta a este tema se verá si su compromiso con la auténtica doctrina de la Iglesia es genuino o simplemente pretenden preservar el rito y la tradición sin una visión autocrítica y sin caridad para el prójimo.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 09 de Febrero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

Tras la visita a Corea el año pasado, el Papa Francisco volvió al lejano oriente. En esta ocasión visitó Sri Lanka, país donde existe una minoría cristiana, básicamente católica, del 7 por ciento de la población; posteriormente se trasladó a Filipinas, bastión del catolicismo en Asia Pacífico desde el siglo XVI.

En el antiguo Ceilán, hoy Sri Lanka, la visita tuvo tintes interreligiosos. Lo más destacado de esa etapa del viaje fue la declaración papal acerca de lo injustificado que resulta utilizar la religión para legitimar los actos de violencia y la guerra, en clara alusión a los acontecimientos de París, pero también refiriéndose a la guerra civil que vivió Sri Lanka de 1983 a 2002, por la insurgencia de la etnia tamil, básicamente hinduista, en contra de la mayoría cingalesa budista. El llamado tuvo una respuesta muy favorable del líder de los musulmanes cingaleses, Ash-Sheikh Fazil, quien en su discurso de saludo al Papa condenó los atentados de París y los últimos ataques en Paquistán.

La etapa filipina del viaje es la que más ha dado de qué hablar. Independientemente de que el pueblo, 80 por ciento de católicos, se volcó para recibir al Papa -pese al mal tiempo-, los ojos del mundo han estado atentos a los discursos papales, y en este caso, lo dicho ante periodistas en el vuelo de Colombo a Manila, causó revuelo. Al ser cuestionado por los periodistas sobre la libertad religiosa y de expresión, el Papa no titubeó:

''Las dos son derechos fundamentales […] veamos París, hablemos claro. Cada uno tiene el derecho de practicar la propia religión, sin ofender, libremente... no se puede ofender, hacer una guerra, matar en nombre de la propia religión, en nombre de Dios. A nosotros lo que sucede ahora nos asombra. Pero siempre, pensemos a nuestra historia, cuantas guerras de religiones hemos tenido... También nosotros somos pecadores en esto. Pero no se puede matar en nombre de Dios. Es una aberración... Cada uno no solo tiene la libertad, el derecho sino también la obligación de decir lo que piensa para ayudar al bien común... pero sin ofender. Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si mi amigo insulta a mi madre ¡Se lleva un puñetazo! Es normal, no se puede provocar, no se puede insultar la fe de los demás... Hay un límite, y en la libertad de expresión también hay límites''.

Más claro, ni el agua y eso molestó a muchos. Una articulista del periódico inglés The Guardian, señaló que el Papa había utilizado el mismo argumento que usan los golpeadores de mujeres, culpándolas de la violencia ejercida en su contra.

En general, las críticas provinieron del mundo anglosajón y algunas de franceses, las que naturalmente ensalzarían el papel de la sátira, pero hay que recordar que también la Iglesia tiene libertad de expresión, exactamente igual que ellos. Por lo demás, en Níger, seis iglesias fueron quemadas y cinco personas asesinadas por musulmanes en protesta por las nuevas caricaturas de Mahoma publicadas en la última edición de Charlie Hebdo …. Así que el llamado a la prudencia del Papa tiene fundamentos concretos en la realidad ….

Las actividades en Filipinas fueron múltiples el viernes 16: el encuentro con las autoridades, la misa en la catedral de Manila -la octava en el mismo emplazamiento-, el encuentro con niños de la calle y con familias; sorpresivamente, se reunió con cuarenta jesuitas. En el encuentro con las familias, el Papa retornó al discurso eclesial sobre la familia e hizo alusión a la encíclica Humanae Vitae de Paulo VI, la cual generó -y sigue generando- tanta controversia por su posición frente a la anticoncepción artificial.

En la misa que ofició el sábado 17 en Taclobán, la zona más afectada por el tifón Yolanda en 2013, el Papa dio palabras de aliento a quienes perdieron todo, diciéndoles que Jesús no los defrauda. Lo particular es que además de utilizar un impermeable amarillo de plástico durante la celebración, dejó a un lado el discurso que llevaba preparado y se dirigió a los fieles, la gran mayoría damnificados, en español. Al regresar a Manila, el Papa se reunió con los familiares de la joven voluntaria que falleció por la caída de un andamio con altavoces sobre ella debido a los fuertes vientos de la tormenta Amang saliendo de la misa en Taclobán.

El domingo, el Papa ofició una misa multitudinaria en el ''Quirino Grandstand-Rizal Park'', un estadio situado dentro de un parque de sesenta hectáreas, a la cual se calcula acudieron entre 6 y 7 millones de personas, en medio de la lluvia. Ya se considera que es el acto más grande presidido por un Pontífice, pues en Manila, Juan Pablo II sólo congregó a cinco millones en 1995. Con eso, es poco probable que las críticas periodísticas afecten al Papa Francisco, más si la realidad muestra que tiene razón… en todo caso, está más preocupado por no poder responder por qué los niños sufren…

Autor:

Fecha: 
Lunes, 19 de Enero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

Tras meses de expectativa después de la salida de cardenal Cañizares al arzobispado de Valencia, el Papa nombró al nuevo Prefecto de la Congregación para el Culto Divino al cardenal Robert Sarah, actual Presidente del Pontificio Consejo Cor Unum, uno de los entes curiales que cambiarán en la futura reforma de la Curia. Nacido en Guinea en 1945, fue ordenado sacerdote en 1969, diez años después, con sólo 34 años, Sarah fue nombrado obispo de Conakry por Juan Pablo II; en 1985 fue electo presidente del a Conferencia Episcopal de Guinea En 2001, Juan Pablo II lo nombró secretario de Propaganda Fide. En 2010, Benedicto XVI le encomendó la presidencia del Pontificio Consejo Cor Unum y lo creó cardenal. Otro africano, el cardenal Francis Arinze ocupó el mismo cargo de 2002 a 2008.

El cardenal Sarah tiene un perfil muy espiritual y es proclive a la misa antigua, por lo que no se esperan experimentos en materia de liturgia. En otros aspectos Sarah ha denunciado en múltiples ocasiones la explotación en África y las presiones de algunos grupos internacionales que condicionan la ayuda económica en África a la asimilación de las teorías de género.

Siguiendo con la reforma de la Curia, hoy se reunieron por tres horas los cardenales miembros del C9 para presentar las propuestas de reestructuración de los dicasterios. Trascendió que se pretende crear un dicasterio destinado a la atención de los laicos, que agruparía las funciones de los actuales Pontificios Consejos para los Laicos y para la Familia, y la Academia para la Vida; además de otro dicasterio que integraría las actividades de caridad, correspondientes a los Pontificios Consejos Justicia y Paz, Cor Unum, Pastoral para la Salud, Pastoral para los Migrantes y Cáritas

El Papa Francisco canonizó el domingo, fiesta de Cristo Rey, a seis nuevos santos. En la homilía, el Papa hizo hincapié en que  “los que en la Iglesia estamos llamados a ser pastores no podemos desviarnos de este modelo si no queremos convertirnos en mercenarios”, porque “el pueblo de Dios tiene un olfato infalible con el que reconoce a los buenos pastores y los distingue de los mercenarios”. Esto vino a cuento porque el sábado 21, en la misa en la casa Santa Martha, el Papa aludió al tema de las tarifas por los servicios religiosos, señalando que la redención no tiene precio y que hay dos cosas que el pueblo no perdona: un sacerdote que sea apegado al dinero o que maltrate a la gente.

El Pontificio Consejo para los Operarios Sanitarios organizó un congreso internacional sobre autismo. La mañana del mismo sábado, el Papa recibió en el Aula Pablo VI a cerca de 800 personas, entre pacientes, familiares y terapeutas de ese trastorno que participaron en el congreso. Este evento ha sido calificado como el más emotivo encuentro del Papa con personas con discapacidad.

Después de visitar Filadelfia, donde participará en el Encuentro Mundial de las Familias, el Papa Francisco irá a Nueva York, en septiembre de 2015. Ahí celebrará una misa de reinaguración en la Catedral de San Patricio, se reunirá con Barack Obama y pronunciará un discurso ante el pleno de la ONU. Esta información extraoficial fue dada a conocer por el orfebre argentino Adrián Pallarols, quien está preparando un cáliz especial para esa ocasión. Todavía se mantiene la incógnita sobre la posibilidad de una visita a México. El obispo de El Paso, Mark Joseph Seitz, aseguró públicamente que junto con sus colegas de Ciudad Juárez y Las Cruces enviaron una carta de invitación al Papa pidiéndole que considere visitar la zona.

El Gobierno israelí aprobó un proyecto de ley para declarar a Israel un "Estado judío" pese a la opinión de juristas -entre ellos el fiscal general del Estado, Yehuda Weinstein y la ministra de Justicia, Tzipi Livnin-, que advierten que socava los principios democráticos y amenaza los derechos de las minorías.

Esta propuesta del primer ministro Benjamín Netanyahu, elimina del texto constitucional “la igualdad total social y política sin importar su raza, religión y género" y la sustituye por derechos individuales para todos los ciudadanos. Con ello, se eliminan los derechos colectivos a la lengua y a la cultura. Al parecer, esta medida pretende presionar a los gobiernos de la Unión Europea para que no reconozcan al gobierno palestino, pero en términos prácticos afecta a todas las comunidades no judías de Israel.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 24 de Noviembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

La semana que pasó, el Papa Francisco hizo dos movimientos que dejan ver su compromiso con una purificación de las estructuras eclesiales. Por una parte, se ordenó la encarcelación del ex nuncio en República Dominicana, Joszef Wesolowski, acusado de abuso sexual en contra de menores, y de poseer paidopornografía. El segundo movimiento fue la remoción del obispo de Ciudad del Este, Rogelio Livieres, acusado de encubrir a sacerdotes acusados de abuso sexual, entre otros delitos, así como de condenar a sus compañeros en el Episcopado paraguayo por falta de ortodoxia, sin pruebas contundentes.

Lo que tienen en común ambos caso es que el Papa está procediendo jurídicamente, de manera abierta, en contra de quienes se ha comprobado que cometieron delitos penados por la Iglesia y Estado. Eso ya es un avance, pues con anterioridad, la Iglesia siempre buscaba proteger a sus miembros de la justicia civil, en la lucha por conservar los antiguos fueros eclesiásticos.

Hoy, por lo visto, el Papa jesuita - que por cierto celebró el pasado sábado 27 de septiembre el segundo centenario de la restauración de la Compañía de Jesús con sus hermanos de orden religiosa - no está dispuesto a someterse a los intereses de ninguna camarilla eclesial, a las que tanto critica por su “carrerismo” y por su auténtica falta de compromiso con la grey.

La destitución del nuncio polaco, evidentemente es un golpe al grupo promovido por Juan Pablo II, que ya cada vez es menos vigente y mucho por razones de edad. La destitución del obispo paraguayo es un golpe a los ultratradicionalistas, que no se aclimatan a las directrices del Pontífice argentino, las cuales, hay que decir, se ajustan más a los tiempos y son, con mucho, más humanas y de servicio a la feligresía.

El caso de Wesolowski es patético, pues se presentaba como un turista italiano que pagaba por servicios sexuales a chicos en las playas de Santo Domingo. Llevaba una doble vida entre la Nunciatura y las playas, por lo cual el Papa directamente decidió su arresto, no sin antes reducirlo al estado laical, es decir, ya no es sacerdote, aunque al parecer sigue manteniendo la ciudadanía vaticana.

En el caso del obispo Paraguayo, su remoción se debe a serios problemas pastorales, según el comunicado de la Santa Sede. Livieres, miembro del Opus Dei, se había comportado más papista que el Papa. Fue sujeto a una investigación ordenada directamente por Francisco y llevada a cabo por el cardenal español Santos Abril y Castelló, así como por Milton Luis Tróccoli, obispo auxiliar de Montevideo (Uruguay). Ambos encontraron serias deficiencias en la gestión de Livieres: denuncias por malversación de fondos, ruptura de la unidad episcopal por haber acusado de homosexualidad al arzobispo de Asunción, ordenaciones sacerdotales express, encubrimiento de un presbítero argentino señalado por supuestos abusos sexuales contra menores en los Estados Unidos y otras lindezas. La primera medida fue la prohibición de efectuar ordenaciones sacerdotales.

Livieres se defendió, acusando al clero paraguayo de estar enemistado con él, pero no le sirvió de mucho. Seguramente porque todo de lo que se le acusaba fue probado. El caso es que el Papa decidió “renunciarlo” y nombrar un administrador apostólico. Livieres no tuvo más remedio que plegarse a la decisión papal, mientras que, del otro lado del mundo, en Madrid, era beatificado solemnemente Álvaro del Portillo, sucesor de José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. No es contradicción. Simplemente, el Papa no está negado a reconocer las virtudes de unos, aunque sean conservadores, y acabar con quienes dejan en mal el nombre de la Iglesia, sean quienes sean.

Y para rematar, el Papa nombró arzobispo de Chicago a Mons. Blase Cupich, antes obispo de Spokane. Liberal e identificado con el evangelio social, apoyó la candidatura de Barack Obama; no está peleado con las minorías: se mostró tolerante a las uniones del mismo sexo, ha detenido la estridencia de los grupos anti aborto, y es un asiduo promotor del diálogo interreligioso, por lo que es muy criticado por los tradicionalistas. Cupich sustituye al cardenal Francis George, quien presentó su renuncia desde 2012 y ahora le fue aceptada por padecer un cáncer sumamente agresivo. El cardenal George es muy cercano a Benedicto XVI.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 29 de Septiembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1