Se encuentra usted aquí

josé antonio meade

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La 4ta Transformación y Rosario Robles

Ex sindicalista, líder universitaria con tendencias maoístas, primera mujer en ser jefa de gobierno de la Ciudad de México, ex presidenta del PRD nacional, exsecretaria de estado en un gobierno priísta, pareja sentimental de Carlos Ahumada, autor de los videoescandalos y ahora probable indiciada en delitos como ejercicio indebido del servicio público y corrupción, ella es Rosario Robles Berlanga, quien nunca en su carrera política dejó de estar en el ojo del huracán. Desde la mañana del martes 13 de agosto espera la conclusión de su proceso jurídico en la cárcel de Santa Martha Acatitla.

En el año 1999 siendo jefa de gobierno, se enfrentaba a grito pelado a una manifestación de policías en un evento en el zócalo, explicaba que sus salarios y prestaciones se habían incrementado. Luego como líder del principal partido de izquierda a nivel nacional se estancaba en el tercer lugar electoral en el año de 2003. Artífice de una campaña en medios de comunicación que ayudó a Andrés Manuel López Obrador a ganar la jefatura de gobierno en el año 2000 (desde donde el tabasqueño catapultó su carrera política a nivel nacional) se distanciaron por diferencias en el gasto en comunicación social. Robles Berlanga pagó por años la jugada sucia de su amante Ahumada en los videoescándalos, se exilió en España y solamente escribía una columna en un medio impreso.

En rompimiento total con la cúpula perredista y sumándose a la cargada priísta que logró recuperar la presidencia a manos de Enrique Peña Nieto, regresó a los primeros círculos de la política nacional en 2012. Primero desde la extinta Secretaría de Desarrollo Social, luego en la SEDATU, operó impunemente en el desvío de recursos para combatir la pobreza y los redirigió a las campañas del PRI en varios procesos electorales, siendo la más significativa y cuantiosa la operación millonaria conocida como “la estafa maestra”.

En dicho modus operandi 5 mil millones de pesos eran triangulados a empresas fantasmas mediante la otorgación de contratos a universidades, en operaciones que eran totalmente inexplicables y cuyos cuantiosos recursos económicos son difíciles de localizar y justificar. Ni la voz de alerta del entonces Auditor Mayor de la Federación, Juan Manuel Portal, hizo ruborizarse a la ex secretaria, ni al mismo presidente Peña o a la Comisión de Vigilancia Legislativa quienes fueron informados del saqueo perpetrado desde los más altos círculos del poder.

Amparada legalmente y en la estricta formalidad de que ningún contrato estaba firmado por ella, pretendió que su exoficial mayor Emilio Zebadúa fuera quien pague los platos rotos y quien también se ha amparado ante una posible orden de aprehensión. No fue hasta que la Fiscalía General de la Nación a cargo de Alejandro Gertz Manero, destrabó las investigaciones congeladas en los tiempos de la tapadera PGR, que la polémica política acostumbrada a los bandazos, fue llamada a enfrentar a la justicia.

El pasado jueves 8 de agosto, Robles Berlanga pasó del “no te preocupes Rosario” sentenciado por Peña Nieto, al ocúpate y ampárate para acudir a su audiencia al Reclusorio Sur. Impecablemente vestida de blanco trató de verse altiva, sin embargo, su rostro preocupado al retirarse a bordo de su camioneta, fue augurio de la noticia que vendría en las portadas de revistas, periódicos y medio digitales.

El lunes 12 de agosto regresó la otrora súper secretaria del clientelismo priísta, para saber sobre su estatus jurídico pero sus “faldas bien puestas” ya no pudieron evadir a la justicia. El juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna decidió en la mañana del martes 13 de agosto que Robles Berlanga fuera vinculada a proceso y que debería estar en prisión preventiva ante el riesgo de fuga de la imputada. Este mismo juez tiene otro caso emblemático en sus manos, el expediente de Emilio Lozoya Austín y el caso Odebrecht.

Independientemente del resultado del proceso jurídico, la destrucción de la imagen pública de Rosario Robles salpica directamente al ex presidente Peña Nieto y a toda la cleptocracia que fue ese mito genial de “la nueva generación de políticos”. La impunidad lacerante que se dio desde las instancias de justicia y que hundió en las preferencias electorales al otrora partidazo, tienen una pieza clave en los millonarios desfalcos al erario nacional.

La estafa maestra no deja títere sin cabeza de importantes personalidades priístas del primer círculo político del ex presidente Peña Nieto, el prófugo Emilio Lozoya de PEMEX, el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza que fue extitular de Banobras, Emilio Chuayffet exsecretario de Educación Pública, el execrable exsecretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, así como Ildefonso Guajardo de la Secretaría de Economía.

Además del villano favorito en el pasado sexenio, el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, los exsecretarios de la Función Pública, Virgilio Andrade y Arely Gómez, incluso el fallido candidato presidencial, José Antonio Meade, en su paso por la Sedesol y a quien la defensa de Rosario Robles señala de haber informado sobre las irregularidades señaladas por la Auditoria Superior de la Federación.

Las irregularidades detectadas e informadas a la PGR por el auditor Portal se trasladan hasta los tiempos del ex presidente Felipe Calderón, quien incurrió en severas irregularidades en la construcción de la estela de luz, que provocó sobre precio y retrasos en su construcción, sin que ningún procurador moviera un dedo en tan escandalosos casos de corrupción. Con la vinculación a proceso de Rosario Robles el régimen del presidente López Obrador logró una histórica victoria en materia de combate a la corrupción, bandera de su exitosa campaña presidencial que fue acogida por millones de votos en las urnas.

Autor:

Fecha: 
Martes, 13 de Agosto 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 13 de Agosto 2019 - 15:15
Fecha C: 
Miércoles, 14 de Agosto 2019 - 04:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“Rolones” dedicados al PRI

-¿Si por cuál votas?
-Pues por “Alito”,
-¡No! me refería a la canción favorita para el partidazo…
-ah perdón, la costumbre… le dedico esa que dice: “ese compa ya está muerto, nomás no le han avisado”, de los cuates de Sinaloa.
Fragmento de Política Ficción

 

La nostalgia de las estaciones de radio musicales donde los radioescuchas solicitaban los éxitos del momento y a veces competían contra otras canciones para ser reproducidas al aire, eran la delicia de los “buenos tiempos” del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Destacados artistas y cantantes eran asiduos protagonistas en las fiestas privadas de las figuras políticas tricolores, los eventos de confederaciones o sindicatos, además de que en la etapa de la nueva generación de políticos (esa cleptocracia que se robó hasta los ceniceros) la farándula les sedujo en forma literal.

El entonces gobernador del Edomex y ex primer mandatario emanado del PRI, Enrique Peña Nieto, contrató a la actriz Angélica Rivera Hurtado para que fungiera como su esposa y primera dama en la farsa política montada para ganar la presidencia. El expresidente protagonista del éxito de rock urbano todo me sale mal del TRI, fue objeto de toda clase de burlas durante todo su sexenio por sus constantes lapsus brutus incluido su divorcio con su esposa, mejor conocida como “la Gaviota”. Incluso Rivera Hurtado realizó una adaptación musical del popular tema de telenovela “Café con aroma de mujer”, donde curiosamente la letra habla de un amor desventurado y lleno de dolor.

El villano favorito del PRI y de México, Carlos Salinas de Gortari, musicalizó con cantantes y producción de Televisa, su proyecto político asistencialista denominado “Solidaridad” que sería heredado en cada sexenio para afianzar las clientelas electorales. Incluso los populares Tigres del Norte dedicaron de forma disfrazada, un corrido que intentó ser censurado, para la “dinastía Salinas” titulado: El Circo. En su narrativa se les mencionó como una familia ambiciosa que se impuso en las plazas dedicadas al narcotráfico, en la canción se hace mención a las cuentas millonarias de Raúl Salinas “el hermano incómodo” en bancos de Suiza y su estancia en la cárcel.

Luego del error de diciembre de 1994, tocó al expresidente Ernesto Zedillo dedicar al “duende exiliado” esa rola que reza: “y tú que te creías el rey de todo el mundo… Fallaste corazón, no vuelvas a apostar”, de don Cuco Sánchez, mientras recomponía la economía que el “genio” de las finanzas, Jaime Serra Puche, había desplomado al quitar los alfileres de donde era sostenida.

Gracias a esta crisis y los inevitables exabruptos del PRI gobierno, en el año 2000 con fervor y rencor acumulado de décadas, el electorado le propinó el primer descalabro electoral al otrora partidazo enquistado en el gobierno por más de 70 años. Al ritmo de Ojala que te mueras de Grupo Pesado, llevó al príato a probar las hieles de la oposición por dos sexenios.

Con la docena trágica panista el expartidazo sobrevivió a ritmo de bolero, con éxitos del “flaco de oro”, Agustín Lara, al protagonizar Aventurera y “vender caso su amor” para las votaciones legislativas que afianzarían eso que se denominaría como el PRI-AN. En la larga noche en la oposición el PRI dedicaba a sus ex votantes aquella nostálgica canción de Noche de rondas suspirando por recuperar el amor en las urnas que finalmente sería devuelto gracias la figura mediática del expresidente Peña, que pudo ser su último mandatario salido de las filas del priísmo, al son de No volveré de Manuel Esperón.

El legado trágico del PRI en la historia del México moderno es monopolio de historias de amor y traición desde su época postrevolucionaria, pasando por el desarrollo estabilizador y su etapa neoliberal. Éxitos populares como Rata de dos patas de Paquita la del Barrio, Mentiras de Alejandro Jaén, en la interpretación de Lupita D´Alessio, o La Farsante del genio Juan Gabriel, podrían musicalizar la relación tóxica del partido-gobierno con sus ciudadanos. Aún se recuerda como el estribillo: “Ni Temo, ni Chente” compuesto por el divo de Juárez para la fallida campaña priísta en el año 2000, le costó auditorias ante la Secretaría de Hacienda.

Por otra parte canciones populares como las de Chava Flores y trovadores como Oscar Chávez, entre otros autores y grupos, hicieron referencia directa a la cultura entreguista y corrupta del eterno partido en el poder. Su prolongado régimen auspiciado por la dictadura perfecta, según definió el premio nobel Mario Vargas Llosa, lo convirtió en fuente inagotable del realismo mágico latinoamericano incluida la música.  

En los últimos tiempos el fallido candidato presidencial José Antonio Meade, dedicó al PRI y a los votantes mexicanos esa que dice “Échame a mí la culpa de lo que pase” tras ser vapuleado en las elecciones del primero de julio pasado. El éxito del compositor José Ángel Espinoza Aragón, alias “Ferrusquilla”, cerró el ciclo político de don “Pepe Mid” y encaminó a la futura jubilación del PRI.

En días pasados el exrector de la UNAM, José Narro renunció al PRI al acusar “dados cargados” a favor del exgobernador Alejandro Moreno, rumbo a la renovación de la dirigencia nacional en la que era aspirante. La directora de la revista Siempre y fallida candidata al senado, Beatriz Pagés, también renunció a su militancia priísta al coincidir con el exsecretario de salud que existía intervención desde el gobierno federal para controlar al partido, además de acusar que Morena manejaba una agenda tendiente a instalar un gobierno socialista-chavista, mientras se escuchaba a ritmo de banda Adiós Amor de Christian Nodal.

Rumbo a la lejana elección del mes de agosto, el escenario político para el príato es de despedida, sumido en el descredito y presa de sus vicios, en el auditorio Plutarco Elías Calles, ya puede irse ensayando la adaptación de Paul Anka, My way, que podría ser interpretada en su versión en español por don Vicente Fernández que a la letra dice: “El final se acerca ya”.

Autor:

Fecha: 
Martes, 25 de Junio 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 25 de Junio 2019 - 15:30
Fecha C: 
Miércoles, 26 de Junio 2019 - 04:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

José Antonio Meade, Titular SEDESOL

El secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, explica en qué se usarán los 250 millones de pesos para enfrentar la situación que generó Patricia.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 26 de Octubre 2015 - 21:00
Media: 

José Antonio Meade, Titular SEDESOL

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Del dicho al hecho…

Los economistas que trabajan en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no son los únicos que durante las últimas décadas han fallado al estimar el crecimiento anual del producto interno bruto del país.

La falta de tino para pronosticar el desarrollo de la economía de quienes han sido presidentes de México y los titulares de la SHCP y sus subordinados se aprecia en los llamados criterios de política económica que forman parte del paquete económico que cada año el Poder Ejecutivo envía al Legislativo para su análisis, discusión, modificación y aprobación.

Analicemos lo ocurrido desde 1994 en lo que al estimado del crecimiento del producto interno bruto (PIB) se refiere. A continuación anoto los nombres de los secretarios de Hacienda que aprobaron los criterios de política económica para el año bajo consideración, el PIB estimado para el año y el PIB real finalmente alcanzado ese año.

1995-2000 Sexenio de Ernesto Zedillo. Crecimiento anual promedio: 3.67%.

  • 1995: Jaime Serra Puche: Estimado: 3.10%. Real: -5.76%.
  • 1996: Guillermo Ortiz Martínez: Estimado: 3.0%. Real: 5.87%.
  • 1997: Guillermo Ortiz Martínez: Estimado: 4.0%. Real: 6.96%.
  • 1998: Guillermo Ortiz Martínez: Estimado: 5.20%. Real: 4.70%.
  • 1999: José Ángel Gurría: Estimado: 3.0%. Real: 2.67%.
  • 2000: José Ángel Gurría: Estimado: 4.50%. Real: 5.30%.

2001-2006 Sexenio de Vicente Fox. Crecimiento anual promedio: 2.13%.

  • 2001: Francisco Gil Díaz: Estimado: 4.50%. Real: -0.61%.
  • 2002: Francisco Gil Díaz: Estimado: 1.70%. Real: 0.13%.
  • 2003: Francisco Gil Díaz: Estimado: 3.00%. Real: 1.42%.
  • 2004: Francisco Gil Díaz: Estimado: 3.10%. Real: 4.30%.
  • 2005: Francisco Gil Díaz: Estimado: 3.80%. Real: 3.03%.
  • 2006: Francisco Gil Díaz: Estimado: 3.60%. Real: 5.00%.

2007-2012 Sexenio de Felipe Calderón. Crecimiento anual promedio: 1.86%

  • 2007: Agustín Carstens: Estimado: 3.60%. Real: 3.15%.
  • 2008: Agustín Carstens: Estimado: 3.50%. Real: 1.40%.
  • 2009: Agustín Carstens: Estimado: 3.00%. Real: -4.70%.
  • 2010: Ernesto Cordero: Estimado: 3.00%. Real: 5.11%.
  • 2011: Ernesto Cordero: Estimado: 3.80%. Real: 4.04%.
  • 2012: José Antonio Meade: Estimado: 3.50%. Real: 4.01%

2013-2018 Sexenio de Enrique Peña Nieto. Crecimiento anual promedio: 1.77%.

  • 2013: Luis Videgaray: Estimado: 3.50%. Real: 1.39%.
  • 2014: Luis Videgaray: Estimado: 3.90%. Real: 2.15%.
  • 2015: Luis Videgaray: Estimado: 3.70%. Real: ?
  • 2016: Luis Videgaray: Estimado: 2.60 a 3.60%. Real: ?

La economía dista de ser una ciencia exacta. Por eso, del dicho al hecho hay gran trecho.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 17 de Septiembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Con los cambios en el gabinete inicia la sucesión presidencial

Por fin se despejó la incógnita: después de tantas especulaciones el presidente Peña Nieto realizó el día de ayer los cambios en su gabinete y en la ortodoxia priísta, los enroques de mitad de sexenio significan un reacomodo con miras a la sucesión presidencial, de tal suerte que en adelante, aunque esa posibilidad no se puede descartar, la expectativa de otros movimiento será menor.

Será de esta reconformación de su equipo de donde saldrán los precandidatos a sucederlo, aunque ya podemos señalar por descontado que como resultado de este anuncio y del arribo de Manlio Fabio Beltrones al PRI, él y José Antonio Meade se colocan como los más fuerte aspirantes.

Porque aunque se supone que Beltrones no era la primera opción de Peña Nieto, de entrada enviarlo al partido tiene esa intención, no hay en el escenario otro priísta con su dimensión.

No se puede asumir que en estos movimientos, no hay de por medio un mensaje político intrínseco, eso sería ingenuo y, en todo caso, es parte de un ejercicio para medir las reacciones posteriores.

Por ello llama poderosamente la atención el nombramiento de Meade en la Sedesol, la plataforma privilegiada para construir proyecto político, con lo que es evidente se ubica como el plan A de los Pinos.

Aunque el Presidente contemple otras opciones, en esta dinámica las cosas parecen haber quedado alineadas a favor de Beltrones, si bien esto seguramente no obedeció a una estrategia definida específicamente para ese propósito, la consecuencia lo infiere naturalmente.

Esto porque en el paquete de modificaciones el único elemento que se integra para sumarse a la lista de potenciales aspirantes es Meade y los que ya se conocían, permanecen en sus posiciones originales.

Meade no compite con Beltrones en términos de popularidad y aceptación, aunque no se puede dejar de lado su brillante currículum y la efectividad en el desempeño de sus anteriores encargos, su perfil es técnico.

Meade puede presumir de ser Secretario por cuarta vez ininterrumpida y de haberlo sido con dos presidentes de partidos distintos, lo cual no es cosa menor, esa es una extraordinaria tarjeta de presentación.

Con la llegada de Meade a la Sedesol, todos los reflectores van a apuntar hacia él, para evaluar su desempeño que, independientemente del carácter de la responsabilidad, se fijaran más en sus actitudes políticas.

Meade no sólo tendrá que cumplir cabalmente con la encomienda, tendrá que ser capaz de despegar públicamente a partir de ella, establecer una oferta que lo haga trascender, para ser equilibrio con Beltrones y la carta fuerte del Presidente, porque es evidente que para eso lo nombró.

Videgaray está prácticamente descartado, además de que él mismo nunca se ha planteado esa opción; sus intereses y objetivos claramente apuntan en otra dirección.

A Osorio Chong, la fuga del “Chapo Guzmán” le significó un golpe sepulcral, su imagen pública se deterioró de forma que no parece haber margen para recuperarla.

Si a Aurelio Nuño el Presidente lo hubiera querido proyectar, realmente lo hubiera enviado a la Sedesol y en cambio prefirió a Meade. Nuño no tendrá en la SEP una plataforma adecuada para establecer una estrategia publicitaria eficiente de posicionamiento público y desarrollarse políticamente, además de ser el responsable y artífice de gran parte de los errores de operación y comunicación de esta administración, lo cual pone en entredicho sus auto publicitadas supuestas habilidades. No tiene una relación real con el partido y sus militantes.

Visto así, no hay quien compita en popularidad genuina con Beltrones; basta ver el gran entusiasmo con el que los priístas lo recibieron como su nuevo dirigente.

De cualquier forma Beltrones tendrá en lo subsecuente tres grandes retos: ganar la mayor cantidad de gubernaturas que se disputan el año próximo, lo cual es su principal responsabilidad, el parámetro donde se medirá su eficiencia.

Asimismo, mantener la expectativa favorable de la que hoy goza, con los militantes y grupos de poder del priísmo para que, independientemente de los resultados electorales, siga posicionado como el hombre fuerte del partido.

Y quizá lo más importante: salvaguardar su relación personal con el presidente Peña Nieto, que se hace cada vez más cercana, porque sus rivales lo van a desafiar y atacar por esa vía, la más sensible y la que define.

Aun cuando los nombres y los posicionamientos de los integrantes del gabinete y del líder del PRI son una referencia indiscutible de la ruta política trazada por el Presidente para la segunda parte de su sexenio y para el proceso por la candidatura presidencial, el gobierno requiere de una reingeniería profunda de sus políticas públicas, porque en las condiciones actuales su presencia electoral está en grave riesgo.

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas: