Se encuentra usted aquí

Jaime Bonilla

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Morena se prepara a criminalizar la protesta social

Si la prolongación del mandato de Jaime Bonilla en Baja California fue un ensayo de la mal llamada “Cuarta Transformación” para extender la temporalidad del mandato ciudadano por encima de la Constitución y de los principios de NO REELECCIÓN, en Tabasco, el Congreso local está por aprobar este lunes 29 de julio una serie de reformas al Código Penal para sancionar de diez a 20 años de prisión para las personas que cometan “delitos” contra la libertad de tránsito; de oposición a que se ejecuten trabajos y obras públicas e interrupción o dificultad del servicio público de comunicación. Más aún, se sumarán más de la mitad de la condena a quienes hayan sido ex servidores públicos y estén participando en dichas protestas.

La bancada de MORENA en Tabasco, haciendo suya una iniciativa del diputado del PRI, Gerald Washington Herrera Castellanos (sobrino del ex alcalde Walter Herrera, ejecutado en 2016 y relacionado con Martín Flores Torruco, también asesinado ese año), a través de la Comisión de Seguridad Pública, Procuración de Justicia y Protección Civil del Congreso de Tabasco, aprobó por mayoría de votos de la bancada de Morena, esta reforma al Código Penal que busca criminalizar a todo aquel que obstruya obras públicas, léanse: Dos Bocas y Tren Maya, en Tabasco.

Consulta aquí el Dictamen del Código Penal para el Estado de Tabasco

Si esta reforma se traslada al ámbito federal, entonces estamos en un peligroso ensayo que va en contra natura del propio presidente de la República, quien hizo de la protesta social a todo su modo de vida y su ascenso a la primera magistratura de la nación.

De pasar, esta reforma modifica los artículos 299, 306, 307 y 308 y a la adición al artículo 196 Bis, y del artículo 308 Bis, todos del Código Penal para el Estado de Tabasco y será bajado al pleno este lunes 29 de julio, que en resumen:

  1. Se criminaliza al trabajador, cuando realice una protestas.
     
  2. Se criminaliza a la libre asociación de trabajadores y manifestaciones y expresiones de los trabajadores.
     
  3. Se criminaliza la libre expresión y manifestación ciudadana por lo que es contrario a la esencia de los artículos 6 y 7 Constitucional y a los Derechos Humanos.
     
  4. Se criminaliza el derecho a exigir trabajo al Estado y sus representantes temporales.
     
  5. Amenaza con cárcel y multa a quienes expresen y/o manifiesten rechazo a las políticas y decisiones que afecten a la sociedad, comunidad, ecosistemas y a todo aquello que vulnere la calidad de vida en el estado.

Esta reforma considera que el delito contra la libertad de tránsito existirá cuando cualquier persona que, careciendo de facultad legal, impida total o parcialmente libre tránsito de personas, por la comisión de este delito, se impondrán prisión de uno a cinco años y multa de 150 a 200 días.

Contra su origen y derechos políticos, los diputados de MORENA y el propio gobernador de Tabasco, pasan por alto su propia historia y ahora no quieren que nadie les obstaculice sus decisiones sin pena de ser encarcelados.

En Tabasco, se ha acusado esta reforma como “Ley Antimarchas”, “Ley Antiamlos” y “Ley del Garrote”, por las consecuencias que tiene el inhibir la protesta social.

Estas mismas dos últimas semanas, el presidente López Obrador, ante las protestas de ciudadanos en Chiapas, expresó “yo no me chupo el dedo”, al igual que las protestas en San Luis Potosí: “quién los mandó a provocarme”, en rechazo y descalificación a quienes hoy le protestan no cuando él encabezaba dichas manifestaciones.

La pena se incrementará en Tabasco el doble cuando el responsable se haga acompañar de personas menores de edad. En el delito de oposición a que se ejecute trabajos y obras públicas, se le podrá aplicar mayor prisión que puede ir de 6 hasta los 13 años.

Obstruir el Servicio Público de Comunicación se sancionará con prisión de seis meses a cuatro años y multa de 40 a cien días, para la persona que dificulte el servicio público local de comunicación, obstaculizando alguna vía local de comunicación o secuestrando y retener un medio local de transporte público de personas de carga, y con esta reforma se les podrá aplicar mayor presión que puede ir de uno hasta ocho años.

Si nada los detiene, además de Baja California, los legisladores locales de MORENA en Tabasco darán un paso de alto riesgo por las dedicatorias que tienen estas leyes, por cierto, muy propias de las derechas y no de un partido que dice ser de izquierda.

 

alexiabarriossendero@gmail.com

Fecha: 
Lunes, 29 de Julio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 29 de Julio 2019 - 15:15
Fecha C: 
Martes, 30 de Julio 2019 - 04:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Porfirio y Cárdenas, ¿estamos en 1988?

Luego de las elecciones federales de 2018, la oposición a López Obrador, MORENA y la 4T, manifestaciones que no son lo mismo, está desorganizada, fragmentada y sin argumentos políticos. Lo peor, prefieren hacer una de dos cosas: o se pelean por los huesos de los que fueron sus magníficas organizaciones, o bien se adulan entre ellos por sus brillantes artículos, encendidos discursos o atinados señalamientos.  El mejor mundo para los que poseen ahora los controles de la política nacional.

Sólo unos cuantos se han salido de esta dinámica y están haciendo lo que se necesita hacer: señalar las cosas en las que no están de acuerdo con el actual régimen y pelear para ganar en las calles o en las opiniones de los ciudadanos. Sólo unos cuantos no están pensando en el negocio de la política, sino en la política misma. Suena como una pelea romántica que está perdida de antemano, lo cual es posible, pero parecen no arredrarse.

¿Dónde están los comunistas y excomunistas? La mayoría de ellos defendiendo un proyecto de derechas. ¿Dónde están los socialistas y progresistas? Muchos de ellos están haciéndose bolas en la defensa de un gobierno autoritario y demagógico. ¿Dónde están los socialdemócratas y los anarquistas? Defendiendo a un gobierno proiglesias y moralino. La verdad es que las izquierdas en México no han sido muy atinadas a la hora buena. Curiosamente, su despegue fue impulsado por un desgajamiento del PRI y se nutrió principalmente por la llegada de muchos priistas. Estos apoyos sacaron a la izquierda del desierto que durante décadas cruzaron sin hacer mella al viejo aparato del PRI.

Curiosamente, dos de los líderes de aquel 1988 cabalgan de nuevo, pero esta vez contra otro autoritarismo que se parece tanto del que salieron aquel año: Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. Viejos y gastados, sin la fuerza que en la década de los 80 tenían, vuelven a disentir del curo hegemónico de la política. El ingeniero Cárdenas se ha inconformado por lo que sucede en Baja California con Jaime Bonilla y secuaces, contra la evasión cómplice del presidente López Obrador. Muñoz Ledo en contra del acuerdo con Estados Unidos, del que ha dicho que se está cambiando comercio por carne humana, que los centros de detención mexicanos parecen campos de concentración, que lo de Baja California está mal y que la Cuarta Transformación se puede convertir en cuarto trancazo (el 4T). Se ha acusado a ambos políticos de que están avejentados, de que no tienen prestigio ni fuerza. Todo esto es cierto, pero tienen razón.

Ante el derrumbe y desarticulación de la oposición, tal vez la batalla la comiencen integrantes de la 4T, del gobierno de López Obrador y de votantes decepcionados. Después de este repaso, hay que apuntar que este momento político no es parecido al de 1988, sino al de 1970, cuando se luchaba contra un régimen que parecía progresista, pero que era sólo una máscara en la que se encubría el autoritarismo.

Fecha: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 15:30
Fecha C: 
Sábado, 20 de Julio 2019 - 04:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Cuántas manos hay que alzar para expandir la duración de la presidencia de México?

En defensa a la ampliación de la gubernatura de Baja California, la presidenta de MORENA Yeidckol Polevnsky, argumentó que se debió a una petición de la ciudadanía, ya que según ella los ciudadanos nos encontramos cansados de tantas elecciones. Si bien no explicó cómo llegó a esa conclusión, dejó claro su punto, si la ciudadanía lo pide, es aceptable el modificar el periodo de mandato de un gobierno, por lo que, según ese razonamiento, sólo es cuestión de encontrar el número mágico, que nos indique cuánto apoyo popular es necesario, para respaldar una posible ampliación del mandato del presidente de la República.

A poco más de una semana de que se aprobara la ampliación de la gubernatura, ni Jaime Bonilla ni el presidente de la República han expresado una postura clara de este hecho, y se han limitado a desviar la responsabilidad hacia los partidos de oposición, cuyos diputados votaron esta iniciativa. Aunque está más que claro que dicha modificación tuvo como claros beneficiarios a Jaime Bonilla y al partido MORENA, además de que es de lo más sospechoso que los partidos de oposición por iniciativa propia hayan accedido a postergar por tres años las elecciones a gobernador en las cuales podrían haber competido.

La falta de una postura del presidente y la ausencia del gobernador electo, quien no ha dado la cara para explicar a los bajacalifornianos, la marranada legislativa que se realizó a su nombre, o en el menor de los casos en su beneficio, solo nos deja con especulaciones sobre ¿por qué Jaime Bonilla arriesgó, o permitió que se arriesgara su imagen de esa manera?

Pues si bien Jaime Bonilla es el principal beneficiario de la ampliación de la gubernatura, también es quien más pierde. No solo su imagen resulta afectada, su gobierno el cual aún no inicia ya está siendo cuestionado, y la sospecha de corrupción y tráfico de influencias, lo perseguirá desde hoy hasta que termine su mandato. Pues se suponía que su gobierno será la 4T en Baja California, un gobierno que según sus promesas de campaña, será diferente, que no será corrupto y que será honesto. Pero no ha transcurrido ni un mes de la elección y ya hay sospechas sobre la compra del voto de 21 diputados locales, con la intención de modificar el periodo de gobierno, traicionando el fundamento de certeza de una democracia.

Si bien a mi punto de vista, este asunto no va más allá de la ambición de Bonilla por ser gobernador del estado a periodo completo, sin tener que esperar dos años. Baja California resulta ser el lugar perfecto para realizar un experimento con la intención de buscar la reelección del presidente en 2024.

Simplemente Baja California es el estado geográficamente más lejano de la capital del país y de la atención de los medios nacionales, además los ciudadanos bajacalifornianos, generalizando somos apáticos hacia los temas políticos y como consecuencia de ello en el estado hay pocos medios de comunicación locales que cubran la política del estado. Por ejemplo preguntando entre amigos y compañeros de trabajo, muy pocos de ellos siquiera están enterados de que se modificó el periodo de la gubernatura, por lo que no es difícil suponer que quien sea que haya orquestado la ampliación de la gubernatura, calculó una nula reacción por parte de la ciudadanía. 

Por ese motivo, sin la atención de los medios nacionales y con una mínima reacción de los ciudadanos locales, un experimento que intente medir la reacción de los ciudadanos, ante la modificación de los tiempos de un gobierno ya electo, conlleva un riesgo mínimo que a su vez puede ser contenido a nivel local.

Afortunadamente, el miedo de los medios nacionales ante un posible intento de reelección de López Obrador, como lo han hecho otros gobiernos populistas en Latinoamérica, ha puesto la porquería legislativa realizada en el Congreso de Baja California en el centro de la opinión pública nacional. 

Aprovechando esta situación, independientemente de nuestra ideología política, quienes estamos en contra de la aberración realizada por nuestro congreso local, la cual requirió de la complicidad de todos los partidos locales, debemos expresar nuestra indignación utilizando este miedo, no solo de los medios de comunicación sino de una parte de la población. Pues la posibilidad de que el objetivo final es el que los ciudadanos nos familiaricemos con la idea de la reelección del presidente, es lo suficientemente alta para atraer la atención de la opinión pública, al fin y al cabo, las mismas declaraciones de la presidente de MORENA no ayudan mucho para contradecir esta teoría.

Fecha: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 19 de Julio 2019 - 15:20
Fecha C: 
Sábado, 20 de Julio 2019 - 04:20
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Quién reformó (de nuevo) la constitución de Baja California?

La constitución de Baja California fue reformada en octubre de 2014 y estableció que “Para efecto de la concurrencia de la elección de Gobernador del Estado con el proceso electoral federal 2021, el Gobernador electo en el proceso electoral de 2019, iniciará funciones el primero de noviembre de 2019 y concluirá el 31 de octubre de 2021”.

Por lo anterior, el gobernador electo, el morenista Jaime Bonilla, fue elegido para un periodo de solo 24 meses tras ganar la elección del 2 de junio pasado.

Sin embargo, 21 de los 25 diputados que conforman la XXII Legislatura, que concluirá el 31 de julio entrante, decidieron reformar de nuevo la constitución para ampliar el periodo del gobierno que a partir del 1 de noviembre encabezará Bonilla. Ahora la ley suprema de Baja California establece que “Para efecto de la concurrencia de la elección de gubernatura del estado en el proceso electoral federal del 2024, la gubernatura electa en el proceso electoral de 2019 iniciará funciones el 1 de noviembre del 2019 y concluirá el 31 de octubre del 2024”.

En estos tiempos de polarización y sentimientos extremos a favor o en contra de MORENA y su fundador, muchos creen que una mayoría morenista es la que hizo posible la reforma bajacaliforniana.

Por ejemplo, un radioescucha me escribió lo siguiente (que transcribo fielmente): “El voto del 52% de los que salieron a votar en BC votaron X 2 años, son jijos d toda su los pejezombies morenistas del congreso local que se burlen del pueblo aumentando a 5 años!!!!!”.

Sin embargo, se equivocan quienes creen que fue una mayoría morenista la que amplió el periodo de Bonilla, ya que la XXII Legislatura fue electa en 2016, cuando el PAN era el partido dominante en Baja California, y está conformada por 12 panistas, cinco priístas, solo tres morenistas y uno de cada uno de los siguientes cinco partidos: PRD, PT, MC, PBC y Transformemos.

Así las cosas, el 5 de julio pasado votaron para prolongar el periodo de gobierno de Jaime Bonilla nueve de los 12 diputados panistas (José Félix Arango, Raúl Castañeda, Ignacio García Dvorak, Mónica Hernández, Alfa Peñaloza, Sergio Tolento, Carlos Torres Torres, María Trinidad Vaca e Iraís Vázquez Aguiar), los cinco priístas (Alejandro Arregui, Marco Antonio Corona, Edgar Gómez Macías, Bernardo Padilla y Blanca Patricia Ríos), los tres morenistas (Victoria Bentley Duarte, Víctor Manuel Morán y Catalino Zavala), el emeceista (Job Montoya), la perredista (Rocío López Gorosave), la petista (Claudia Agatón) y el transformador (José Antonio Casas).

Eva María Vásquez (PAN) convenientemente abandonó la sala del pleno durante la votación, absteniéndose de votar, mientras que no asistieron a la sesión Andrés de la Rosa (PAN) y Jorge Núñez (PBC).

El único voto en contra lo emitió el panista Miguel Antonio Osuna Millán.

En resumen: por si sola, la minoría morenista en el congreso bajacaliforniano no podría haber aprobado la reforma constitucional que, en opinión de muchos, será declarada ilegal e invalidada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

La reforma fue posible porque votaron a su favor 18 legisladores opositores de MORENA.

Algunos ya piden que los investigue la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 11 de Julio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Jueves, 11 de Julio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Viernes, 12 de Julio 2019 - 09:00
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El abstencionismo gana, MORENA crece, PAN resiste, PRI y PRD casi aniquilados

Los candidatos de MORENA y sus partidos satélites (PT, PVEM y Transformemos) ganaron ayer las gubernaturas de Baja California y Puebla de manera clara y contundente.

En Baja California, Jaime Bonilla obtuvo el 50.3% de los votos, dejando muy atrás al panista Oscar Vega Marín, que recibió el 23.2%, al perredista Jaime Martínez Veloz, que apenas se quedó con el 8.5%, al emeceista Héctor Osuna, que recibió el 6.7%, y al priista Enrique Acosta, que se quedó con apenas el 4.7%.

En Puebla, con el 44.7% de los votos, Miguel Barbosa le ganó por amplio margen al panista Enrique Cárdenas, que obtuvo el 33.2% y al priista Alberto Jiménez, que recibió el 18.5%.

En Baja California también le fue muy bien a los candidatos morenistas al congreso local y ayuntamientos ya que ganaron las 17 diputaciones locales y las cinco presidencias municipales.

En Ensenada, Armando Ayala ganó con el 51.8% de los votos; en Mexicali, Marina de Pilar Ávila con el 47.0%; en Tecate, Olga Adams con el 37.7%; en Tijuana, Luis Arturo González con el 42.6%; y en Playas de Rosarito, Hilda Brown con el 45.0%.

En lo que respecta a las elecciones extraordinarias realizadas en cinco municipios de Puebla, el PRI ganó cuatro y MC una. Triunfos insignificantes.

En Aguascalientes el PAN ganó cinco de las 11 presidencias municipales, entre ellas, las más importantes (Aguascalientes, Jesús María, y Calvillo), mientras que el PVEM se quedó con dos y el PRI, PRD, PT y MORENA con una cada uno.

En Durango, el PAN, solo o en coalición con el PRD, ganó 18 de las 39 presidencias municipales, entre ellas la de Durango, Santiago Papasquiaro y Guadalupe Victoria. El PRI se quedó con 16, incluidos las de Lerdo, Pueblo Nuevo, Mezquital y Cuencamé. MORENA solo ganó dos, entre ellas la de Gómez Palacio, la segunda más importante.

En las elecciones para renovar el congreso local de Quintana Roo, los candidatos de la coalición MORENA-PT-PVEM ganaron 11 de las 15 curules, los de la coalición PAN-PRD-PES se quedaron con tres y el PRI apenas obtuvo una.

Y en las elecciones legislativas de Tamaulipas, el PAN arrolló al ganar en 21 de los 22 distritos electorales. MORENA ganó en uno.

Con base en los resultados de las elecciones realizadas el domingo pasado en seis estados queda claro que:

  1. El partido del abstencionismo resultó ser el gran triunfador. En Aguascalientes la abstención fue del 61%, en Baja California del 70.4%, en Durango del 55.2%, en Puebla del 66.6%, en Quintana Roo del 77.8% y en Tamaulipas del 67.0%. ¿Está muriendo la incipiente y frágil democracia en México?
  2. MORENA aniquiló al PAN en Baja California, finalizando así los 30 años en que los panistas dominaron la política local.
  3. MORENA por fin obtuvo la gubernatura poblana que el 1 de julio no ganó por la alquimia electoral que ese día aparentemente realizó el exgobernador panista Rafael Moreno Valle a favor de su esposa Martha Érika Alonso.
  4. MORENA controlará al congreso de Quintana Roo y limitará el poder del gobernador panista-perredista Carlos Joaquín.
  5. Los gobernadores panistas de Aguascalientes, Durango y Tamaulipas, Martín Orozco, José Rosas Aispuro y Francisco García Cabeza de Vaca, respectivamente, lograron mantener para su partido el control político en sus estados.

 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Martes, 04 de Junio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 04 de Junio 2019 - 21:45
Fecha C: 
Miércoles, 05 de Junio 2019 - 09:00