Se encuentra usted aquí

iva

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Recaudación tributaria en América Latina

La semana pasada se presentó el cuarto informe Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe edición 2015,[1] el cual hace un análisis de la evolución de la recaudación en los países de la región, así como una comparación con las economías más desarrolladas.

El trabajo fue hecho por el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con datos de ingresos fiscales de 1990 a 2013.

Los países latinoamericanos recaudan menos

El informe concluye que los 20 países de América Latina y el Caribe (ALC) analizados recaudan menos impuestos como porcentaje de su PIB que las economías más desarrolladas:

  • En promedio, los países de la región obtienen ingresos fiscales equivalentes a 21% de su PIB, mientras las economías de la OCDE recaudan el 35% (diferencia de 14 puntos porcentuales).[2]
  • Cabe señalar que una de las razones que explica esta diferencia es la informalidad imperante en ALC.
  • También existen diferencias marcadas entre los países latinoamericanos:
    • Brasil y Argentina recaudan lo equivalente a más de 30% de su PIB. Con 36%, Brasil incluso supera al promedio de la OCDE.
    • República Dominicana y Guatemala que apenas recaudan el 14% y 13% respectivamente.
    • México se encuentra por debajo del promedio de ALC con 19.7%[3] y somos el país de la OCDE con el porcentaje más bajo.

captura_de_pantalla_2015-03-17_17.00.48.png
Fuente: Elaboración propia en base a “Estadísticas Tributarias de ALC” Tabla A

  • Entre 1990 y 2013, la brecha entre la recaudación de ALC y los países de la OCDE se redujo de 17.8 puntos a 12.8, lo cual se debe principalmente a:
    • La mejora de las condiciones macroeconómicas.
    • Cambios en el diseño de los sistemas tributarios (regímenes simplificados, menos exenciones, acotamiento de gastos deducibles…)
    • El fortalecimiento de las Administraciones Tributarias.

También recaudamos distinto

En los países desarrollados, los impuestos sobre la renta (personal y empresarial generan una parte importante de la recaudación (34%), mientras que en ALC sólo generan el 27%.

En general, los países latinoamericanos dependen en mayor medida de los impuestos indirectos sobre el consumo (50% del total).

México no es una excepción a la regla y recauda el 51% de sus ingresos mediante impuestos sobre el consumo (IVA y IEPS), y 32% provienen del ISR.

captura_de_pantalla_2015-03-17_17.03.37.png
Fuente: Elaboración propia en base a “Estadísticas tributarias de ALC”.

Además, la recaudación en los países de ALC se concentra en un gobierno central. Únicamente en Brasil los gobiernos sub nacionales recaudan más de 1/3 parte del total. En México, estados y municipios sólo recaudan 4% del total de ingresos, principalmente por el Impuesto Sobre Nóminas (ISN).

¿Qué podríamos hacer para recaudar más?

Los países de ALC podrían adoptar algunas de las mejores prácticas:

  • Mantener los costos de cumplimiento al mínimo. Esto se puede lograr mediante la contabilidad en línea, buzones tributarios o reduciendo el número de pagos al año, por ejemplo. En este último aspecto, los países de ALC realizan 30 pagos anuales, frente a los 12 de los países de la OCDE.
  • Disminuir los tiempos de cumplimiento. Con 365.8 horas anuales, ALC es la región en la que las empresas destinan más tiempo al pago de impuestos en el mundo. En la OCDE, el promedio es de 175.4 horas al año. A pesar de que en México sólo se realizan 6 pagos al año, las empresas destinan en promedio 334 horas para su pago, aunque por debajo de las 2,600 horas necesarias en Brasil.[4]
  • Disminuir la informalidad mediante incentivos a pequeños contribuyentes y regímenes de incorporación.
  • Disminuir la elusión mediante la simplificación del diseño de impuestos y la eliminación de los incentivos fiscales innecesarios y discrecionales.

Conclusiones

La mayoría de los países latinoamericanos recaudan menos impuestos que los países más desarrollados. Sin embargo, no debemos olvidar que los gobiernos tienen otras fuentes de ingresos. En ALC, varios países, incluyendo México, obtienen ingresos importantes por la explotación de recursos naturales no renovables, especialmente petróleo y metales como el cobre, pero que son muy susceptibles a la fluctuación de los precios internacionales.

Para incentivar el gasto eficiente, es importante que los gobiernos locales aumenten su recaudación propia y dependan menos de transferencias de un gobierno central.

___________________________________________________

[1] Documento disponible en http://www.oecd.org/ctp/tax-policy/revenue-statistics-in-latin-america-2...

[2] México y Chile pertenecen a ambas categorías.

[3] Se incluyen ingresos esperados a nivel subnacional.

[4] http://www.doingbusiness.org/data/exploretopics/paying-taxes

Fecha: 
Martes, 17 de Marzo 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Podrán las Zonas Económicas Especiales maquillar décadas de estancamiento?

A raíz de los sucesos de Ayotzinapa y las movilizaciones sociales que han surgido en torno a ellos, hace algunos días[1] el Presidente Enrique Peña Nieto anunció la creación de tres zonas económicas especiales en Guerrero, Chiapas, Oaxaca y Michoacán, que se unirían a 10 disposiciones a nivel federal para fortalecer el Estado de Derecho. Sin embargo, la pregunta que habría que hacerse es: ¿podrán las nuevas medidas compensar décadas de estancamiento y olvido?

¿Qué es una zona económica especial?[2]

Una Zona Económica Especial (ZEE) es una región dentro de un país, con límites geográficos definidos, en la que existe un marco regulatorio distinto al del resto del país, que en teoría debería resultar más atractivo para las empresas. Su propósito generalmente es incrementar la inversión, la actividad económica y el empleo.

Las medidas

Las Zonas Económicas Especiales propuestas por el presidente se ubicarán en:[3]

captura_de_pantalla_2014-12-09_17.40.34.png

Fuente: Elaboración propia en base a Mensaje del 27 de noviembre de 2014 del presidente EPN.

Las ZEEs gozarán de:

1) infraestructura moderna,

2) condiciones de seguridad,

3) financiamiento preferencial de la Banca de Desarrollo,

4) facilidades adicionales para el comercio exterior, y

5) estímulos fiscales. 

En febrero conoceremos cuál será la legislación especial que garantizará estas características en las zonas económicas especiales, pues será cuando EPN presente la iniciativa para ello. Por lo pronto, algunas medidas complementarias se han dado a conocer:

  • Bancomext recibió 1,800 mdp para otorgar financiamiento preferencial en las ZEE.[4]
  • Para fomentar el turismo, se redujo en 50% el ya reducido costo de la Autopista del Sol y 32 mdp serán destinados por SECTUR para promocionar los destinos.
  • Como parte del Plan Nuevo Guerrero, los contribuyentes de Acapulco, Zihuatanejo, Taxco y Chilpancingo pueden posponer el pago de impuestos y obtener condonaciones de hasta 100% de multas de INFONAVIT.[5]
  • Los agricultores de Chiapas, Guerrero y Oaxaca tendrán un trato fiscal diferenciado.
  • Se apoyará a las normales rurales.
  • Un plan de empleo temporal beneficiará hasta 300,000 familias en Chiapas, Guerrero y Oaxaca.

¿Por qué estos estados?

El objetivo primordial de las ZEEs y de las medidas anunciadas es reducir la pobreza que enfrenta el sur del país, generar desarrollo y, con ello, atacar el problema de la violencia y la erupción social que la aqueja. Por ello, las ZEE se establecerán principalmente en Chiapas, Guerrero y Oaxaca, las entidades que tienen la mayor proporción de personas en situación de pobreza.

captura_de_pantalla_2014-12-09_17.42.32.png

Fuente: Elaboración propia en base a CONEVAL.[6]

Lo que es nuevo y lo que no es tan nuevo.

El esquema de la Zona Económica Especial es nuevo en México, pero en otros países ha existido desde hace varias décadas.

En China existen varias ZEE de distintos tipos que han tenido éxito en atraer inversión extranjera. Estas regiones cuentan con incentivos fiscales a la inversión, tienen mayor independencia en actividades de comercio internacional y regulaciones laborales especiales. Además, generalmente se encuentran cercanas a puertos y fronteras, o cuentan con infraestructura adecuada para el traslado de mercancías. El éxito ha sido tal que el país ha realizado convenios para establecer ZEEs en países africanos.

A pesar de la novedad, en México ya han existido esquemas similares a las ZEEs.

  • El más similar, es el régimen de Recinto Fiscalizado Estratégico, en el cual se pueden almacenar mercancías nacionales o extranjeras en un recinto, hasta por dos años, quedando estos bienes exentos del pago impuestos al comercio exterior y del cumplimiento de regulaciones y restricciones no arancelarias. Sin embargo, son muy pocas las empresas que han hecho uso de este régimen.[7]
  • Hasta el 2013, la región fronteriza contó con una tasa diferenciada de 11% de IVA, menores restricciones al comercio internacional (en la importación de automóviles, por ejemplo) y con la operación de empresas maquiladoras con un régimen fiscal especial.

Hay veces que no basta

Los incentivos fiscales del Plan Nuevo Guerrero, la tributación especial para los agricultores y, en general, los estímulos fiscales con los que contarán las ZEEs, pueden jugar un papel importante para atraer inversión a las regiones meta. Sin embargo, se debe tener en cuenta algunos aspectos:

  • Los incentivos pueden tener poco efecto sobre la inversión cuando se sitúan en contextos desfavorables[8] (en lugares poco comunicados, con poca infraestructura, violencia, agitación política, etc.). Habrá que hacer realidad las propuestas del discurso de EPN de mayores inversiones en infraestructura, educación e investigación y oportunidades de financiamiento para las empresas.
  • Las entidades también tienen incentivos fiscales y otros tipos de estímulos propios para la inversión. Será necesario evitar que otras entidades, en su afán de competir por inversiones con las entidades con ZEEs, establezcan incentivos que les generen pérdidas y que podrían no haber sido necesarios para que se concretara la inversión.

Conclusiones

El establecimiento de nuevos esquemas de tributación especial e incentivos fiscales en algunas zonas del país es contrario a la posición que este gobierno había tomado frente a estos temas. Recordemos que la Reforma Social y Hacendaria eliminó una gran cantidad de incentivos fiscales.

Los nuevos incentivos fiscales y zonas económicas especiales deberán acompañarse de otras medidas (inversión en infraestructura, educación e investigación) para lograr su objetivo. Además, es necesario que los recursos orientados a estas medidas y el otorgamiento de estímulos sean transparentes.

______________________________________________________

[1] El jueves 27 de noviembre del 2014.

[2] https://www.princeton.edu/~achaney/tmve/wiki100k/docs/Special_Economic_Z...

[3] Mensaje EPN 27/11/14 http://www.animalpolitico.com/2014/11/el-mensaje-integro-de-pena-nieto-v...

[4] http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/12/04/995812

[5] http://www.eluniversal.com.mx/nacion-mexico/2014/epn-guerrero-normalista...

[6] http://www.coneval.gob.mx/Informes/Coordinacion/Pobreza_2012/RESUMEN_EJE...

[7] Ley Aduanera. Capítulo VII. Artículo 135-B

[8] James, Sebastian. Tax and Non-Tax Incentives and Investments: Evidence and Policy Implications. The World Bank: 2014

 

 

 

Fecha: 
Martes, 09 de Diciembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1