Se encuentra usted aquí

isis

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

ISIS contra México

Varios medios de comunicación nacionales y extranjeros se refirieron ayer a un nuevo video difundido por el Estado Islámico (ISIS) en el cual la organización terrorista reitera que Estados Unidos, Rusia, Irán, Arabia Saudita, Turquía, Francia y sus aliados no podrán derrotarla nunca porque ella solo tiene un aliado, el más grande de todos, que es Alá.

En el el minuto 3:05 del video, que tiene una duración de 4:13 minutos, el locutor lanza un reto a sus enemigos diciendo “so bring it on, all of you!”, que en español significa algo así como “¡éntrenle, todos, que aquí los estoy esperando!”. Al tiempo que se escuchan estas palabras se ve una imagen en donde aparecen 60 banderas de distintos países bajo el título La Coalición Global contra el Estado Islámico. Las banderas aparecen distribuidas en seis filas y 10 columnas y entre ellas, en la sexta fila de la novena columna, se ve la que podría ser la de nuestro país. No pueden apreciarse bien sus detalles pero es claramente una enseña tricolor con una figura en su franja blanca central, similar a la mexicana. Una rápida investigación en el Internet indica que no hay otra igual en el mundo y queda claro que para el Estado Islámico México es uno de lo 60 integrantes de la coalición que se ha creado con el fin de destruirlo.

El que ISIS haya incluido a México en la lista de sus enemigos fue ampliamente comentado apenas se difundió el video. Lo mismo ocurrió en muchos países cuyas banderas aparecieron el mismo.

El lunes pasado escribí aquí que quienes pertenecen al Estado Islámico no quieren a los mexicanos, principalmente porque somos lo que ellos denominan infieles que merecemos morir en medio de los tormentos más dolorosos. Lo que ignoraba es que incluyeran a México entre los países de la coalición anti ISIS, lo cual es un error porque nuestro país no pertenece a la misma, según la lista de sus integrantes dada a conocer por el Departamento de Estado de Estados Unidos el 19 de septiembre de 2014.

De acuerdo a esa lista, forman parte de la coalición: Albania, Alemania, Andorra, Arabia Saudita, Australia, Austria, Bahréin, Bélgica, Bosnia, Bulgaria, Canadá, República Checa, Chipre, Corea, Croacia, Dinamarca, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, France, Grecia, Holanda, Hungría,  Irlanda, Iraq, Italia, Japón, Jordania, Kosovo, Kuwait, Líbano, Lituania, Luxemburgo, Macedonia, Malta, Marruecos, Moldavia, Montenegro, Nueva Zelanda, Noruega, Omán, Polonia, Portugal, Qatar, Reino Unido, Rumania, Serbia, Suecia, Turquía y Ucrania. Y también estas tres organizaciones: Liga Árabe, OTAN y Unión Europea.

México no está en la lista y, de acuerdo a un artículo publicado el 12 de noviembre de 2014 en el sitio de la revista estadounidense Foreign Policy, no ha contribuido en nada en la lucha contra el Estado Islámico (foreignpolicy.com/2014/11/12/who-has-contributed-what-in-the-coalition-against-the-islamic-state).

Nuestro país no forma parte de la coalición creada para enfrentar a ISIS pero el estado terrorista lo incluye entre sus enemigos a vencer y destruir. Ya lo dije: el Estado Islámico no nos quiere y nos reta a combatirlo. Tarde o temprano, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto deberá asumir una posición clara y decidida frente a una banda de fanáticos musulmanes que buscan convertirnos o eliminarnos.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 26 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Terrorismo y economía

Si el Estado Islámico busca afectar las economías de los países de Occidente por medio del terror que generan sus ataques a civiles inocentes - sean estos turistas que viajan a bordo de un avión de una aerolínea rusa, comensales en un restaurante parisino, asistentes a un estadio para presenciar un partido de futbol, mujeres que con sus hijos realizan compras en un mercado o cualquier persona que nunca ha tenido el menor contacto con el islam – aparentemente empieza a lograr ese objetivo.

Francia está en estado de emergencia, lo que en alguna medida afecta el libre tránsito de personas y bienes, lo cual encarece el costo de hacer negocios y el de los bienes y servicios que adquieren los consumidores.

Bruselas se encuentra en un virtual estado de sitio que indudablemente golpeará a la economía de esa ciudad y de todo Bélgica.

En Nueva York y Washington impera cierto nerviosismo ante la posibilidad de un ataque terrorista por parte de los yihadistas de ISIS (o ISIL o Daesh, como prefiere llamar el gobierno de Estados Unidos al Estado Islámico del califa Baghdadi).

Para preocupar aún más a quienes viajan a diferentes destinos europeos y norteamericanos por cuestiones de negocios o de placer, el Departamento de Estado estadounidense emitió ayer una Advertencia Mundial de Viaje que dice lo siguiente:

“El Departamento de Estado advierte a los ciudadanos estadounidenses sobre los posibles riesgos al viajar debido al aumento de las amenazas terroristas. La información actual sugiere que ISIL (también conocido como Da'esh), al-Qaeda, Boko Haram, y otros grupos terroristas continúan planeando ataques terroristas en varias regiones. Estos ataques pueden emplear una amplia variedad de tácticas, utilizando armas convencionales y no convencionales, y dirigidas contra intereses oficiales y privados. Esta Advertencia de Viaje expira el 24 de febrero el 2016.

“Las autoridades creen que la probabilidad de ataques terroristas continuarán conforme los miembros de ISIL/Da'esh regresen de Siria e Irak. Además, existe una amenaza continua de personas no afiliadas [a grupos terroristas] que planean ataques inspirados por organizaciones terroristas importantes, pero llevadas a cabo de manera individual. Los extremistas han atacado grandes eventos deportivos, teatros, mercados abiertos, y servicios de aviación. En el último año, ha habido varios ataques en Francia, Nigeria, Dinamarca, Turquía, y Malí. ISIL/Da'esh ha reivindicado la autoría del atentado contra un avión ruso en Egipto.

“Los ciudadanos estadounidenses deben ejercer una vigilancia cuando estén en lugares públicos o usen medios de transporte. Deben ser conscientes de lo que ocurre en sus alrededores inmediatos y evitar grandes multitudes o lugares donde haya muchas personas. Deben tener especial precaución durante la temporada de vacaciones y en festivales o eventos festivos. Los ciudadanos estadounidenses deben monitorear los medios de comunicación y fuentes de información locales y tomar en cuenta dicha información para actualizar sus planes personales de viaje y actividades. Las personas con problemas de seguridad específicos deben comunicarse con las autoridades locales responsables de la protección y seguridad de todos los visitantes a su país de acogida. Los ciudadanos estadounidenses deben:

“Obedecer las instrucciones de las autoridades locales. Monitorear los medios de comunicación y fuentes de información locales y usar dicha información para actualizar sus planes personales de viaje y actividades.

“Estar preparados para un control de seguridad adicional e interrupciones inesperadas.

“Mantenerse en contacto con sus familiares y asegurarse de que saben cómo comunicarse con el viajero en caso de una emergencia.

“Registrarse en nuestro Smart Traveler Enrollment Program (STEP).

“Los gobiernos extranjeros han tomado medidas para protegerse de los ataques terroristas, y algunos han hecho declaraciones oficiales sobre las condiciones de mayor amenaza. Las autoridades siguen realizando redadas y desbaratando complots terroristas. Continuamos trabajando de cerca con nuestros aliados contra la amenaza del terrorismo internacional. La información se comparte rutinariamente entre Estados Unidos y nuestros socios clave con el fin de frustrar planes terroristas, identificar y tomar medidas contra los terroristas potenciales y fortalecer nuestras defensas contra las amenazas potenciales”.

Y todavía hay quienes no toman en serio este asunto. El Estado Islámico va contra las economías occidentales.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La ciudad desierta

De Bruselas podría decirse lo mismo que Alfred Döblin escribió sobre Berlín: es una ciudad nada poética, de poco color, pero muy verdadera. La, así llamada, capital de Europa, en nada se parece a las ostentosas capitales europeas. Aunque posee grandiosos monumentos, no es en ellos donde radica su atractivo. Hay algo más. El apagavelas de la imaginación, como la llamó Charles Baudelaire, es una ciudad inabarcable, repleta de rincones y de rostros insólitos.

Lo cierto es que, con el tiempo, Bruselas ha llegado a gustarme.

Las calles de Bruselas siempre me han parecido desordenadas y un poco sucias. Bruselas es una ciudad de rostro extraño. Todavía, a pesar de haberla recorrido cientos de veces, no he conseguido definir su atmósfera. Desde hace algunos años hago street photography en sus calles. Sus múltiples paisajes urbanos y la diversidad de los seres humanos que la habitan, la hacen ideal para mi propósito: contar historias en imágenes; convertir instantes reales en realidades distintas.  

El viernes pasado, asoladas por el miedo, esas calles extrañas de la ciudad se quedaron desiertas. Y no es para menos, después de ver lo que el Estado Islámico hizo en París y en Beirut, con sus brutales atentados terroristas. Con sus brutales asesinatos.

Bélgica está en Alerta 3 y Bruselas en Alerta 4, la más alta para estos casos. La policía y el ejército no sólo patrullan las calles de Bruselas, sino que buscan terroristas por todo el país.

Algunas reflexiones acerca del terrorismo.

El terrorismo, lo sabemos, es una forma de utilizar el miedo con fines políticos. Pero, ¿qué es, en concreto, lo que estos terroristas buscan? Hasta donde entiendo, el califato de este, autonombrado, Estado Islámico, busca el apoyo de todos los musulmanes del mundo para que juren lealtad a su líder y, juntos, sean capaces de romper las fronteras entre Líbano y Jordania para, así, liberar a Palestina.

Los orígenes del terrorismo, como ahora lo conocemos, parece estar en la etapa jacobina de la Revolución Francesa, cuando se ejercía un terrorismo de estado que exhibía la violencia como una forma de gobernar sin reestricciones (tan sólo hay que leer el libro Fouché, el genio tenebroso, de Stefan Sweig, para comprender el terror que se vivía en aquella época).

Terroristas más contemporáneos fueron los marxistas del siglo XIX. Aquellos que llevaban la bandera de la revolución proletaria y que terminaron con la Rusia zarista.

Lo que hace muy peligroso al terrorista es que siempre cree tener la razón. Tiene la seguridad de que sus actos están llenos de pureza y de justicia (muchas veces divina) y utilizan la muerte de personas inocentes o de personas que consideran culpables, para poner un ejemplo al gobierno y a la sociedad. Para ellos, como dijo Nicolás Maquiavelo, el fin justifica los medios.

Muy grave es cuando los terrorista creen, además, que sus actos los salvan. Y que esa salvación proviene de su religión, que suelen interpretar de acuerdo a los intereses de su causa. Las religiones infunden miedo (miedos de todo tipo, incluyendo el terrible miedo a la condena eterna). La religión o la religión falseada, cobija a estos terroristas bajo sus alas, y no sólo justifica sus actos, sino que los impulsa a hacerlos. Matan por algo más grande que ellos, por eso también pueden matarse ellos mismos; suicidarse, inmolarse.  

Los terroristas buscan debilitar, resquebrajar la moral de la población para que ésta presione a su gobierno a ceder a sus demandas. O bien quieren, mediante sus prácticas, desprestigiar al Estado frente a la sociedad.

Pero vuelvo a Bruselas.  

Hoy es el tercer día que Bruselas cierra el transporte público y las escuelas. Que se recomienda a las personas que se queden en sus casas. A los que vivimos en Bélgica, aunque no estemos en la capital del país, nos han dado una serie de recomendaciones. Se dice que los servicios de Inteligencia han logrado obtener información sobre atentados inminentes. Quizá lo han conseguido mediante la captura de algunos yihadistas. Se dice también que que no sólo en el barrio de Moleenbek hay yihadistas (los yihadistas constituyen la rama más violenta y radical de los grupos terroristas del islam), sino que están en todo el país. Al parecer, Bélgica es un nido de terroristas.  

Los musulmanes de Francia ya se han pronunciado en contra de estos grupos extremistas. Sería absurdo pensar que el islam promueve el crimen, el asesinato. Conozco algunos musulmanes que tienen negocios o que atienden restaurantes a los que suelo ir. Tengo estudiantes musulmanes. Todos ellos, personas buenas. No sería justo generalizar. No son los musulmanes, sino una minoría de musulmanes, los terroristas. No hay religiones asesinas, lo que hay es asesinos en todas las religiones.

Europa está amenazada. El mundo también. Vivimos una disimulada angustia.

Tenemos miedo a quienes no tienen ningún respeto por la vida humana. El miedo, escribió José Antonio Marina, es una anticipación del peligro. Y el miedo genera angustia (Gobrowicz decía que la angustia es el miedo irracional a algo que no se conoce). El problema con los terroristas es que, igual que Hidra, el monstruo acuático de la mitología griega (al que cada vez que se le cortaba una cabeza, le salían otras dos) los grupos terroristas parecen multiplicarse, a medida que se les detiene.

No se habla de esto todo el tiempo. Afuera de Bruselas, las personas hacemos nuestra vida con relativa normalidad. Salimos a trabajar. Llevamos a nuestros niños a la escuela, a pesar de que hemos escuchado que las escuelas, los hospitales, el transporte público y todos los lugares concurridos, han sido amenazados por el Estado Islámico.

¿Y qué nos queda? Cuidarnos y tener valor.

Porque, como dice Marina: debemos comportarnos valerosamente, a pesar del miedo que sentimos.

Y es que en eso consiste, quizá, la dignidad humana.

___________________________________________________________

Bibliografía

Siete preguntas para entender qué es el Estado Islámico y de dónde surgió, El Mundo, 16 de noviembre de 2015.

Anatomía del miedo, José Antonio Marina, Ed. Anagrama, 2009. 

Autor:

Fecha: 
Lunes, 23 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

ISIS no nos quiere

Resulta increíble que un buen número de personas opinen que lo que haga o no hagan los soldados terroristas del Estados Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) no tiene por qué preocuparnos a quienes vivimos en México. Después de todo, dicen, el problemas es de los países europeos y Estados Unidos que desde hace décadas se han inmiscuido en los asuntos de la mayoría de los países en donde el islam es la religión mayoritaria, sean países árabes o no.

Quienes tratan de minimizar el peligro que ISIS representa para todos los países del mundo, sin importar cuáles sean las religiones que predominen en ellos, están totalmente equivocados. Para el autoproclamado califa del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, el enemigo del islam es cualquier persona que profesa una religión distinta al islam en que él cree, una rama yihadista del sunismo llamada salafismo, palabra derivada del árabe salaf al salih (los ancestros píos). Estos ancestros son Mahoma y sus primeros seguidores, a quienes los salafistas veneran e imitan como los modelos ideales de conducta.

Para los salafistas, quien no cree en lo que ellos creen es un infiel y no merece vivir. Esto incluye a cristianos, judíos, budistas, hindúes, seguidores de cualquier otra religión e incluso a los musulmanes que no crean lo mismo que ellos.

Y en México, olvidan estos despistados o ignorantes que tienden minimizar el riesgo que representa ISIS, el 88.0% de la población es católica, el 5.2% es protestante, el 2.0% pertenece a alguna denominación cristiana que no sea católica o protestante, el 0.05% es judía, el 0.31% pertenece a otras religiones y el 3.5% es atea, agnóstica o creyentes sin filiación religiosa. Es decir que casi el 100% de los mexicanos somos vistos como enemigos del Estado Islámico. Y digo casi, porque ignoro si los 3,760 musulmanes que hay en el país son salafistas o no.

Ahora bien, para quien dude de lo que he escrito hasta ahora, a continuación transcribo parte del discurso que el califa Baghdadi pronunció el:

“Musulmanes: el Islam nunca fue por un día la religión de la paz. El Islam es la religión de la guerra. Su Profeta (la paz sea con él) fue enviado con la espada como misericordia para la creación. Se le ordenó hacer la guerra hasta que Alá sea el único en ser adorado. Él (la paz sea con él) le dijo a los politeístas de su pueblo: ‘He venido a ustedes con la masacre’. Luchó contra los árabes y no árabes en todas sus diferentes colores. Él mismo partió a la lucha y participó en decenas de batallas. Nunca por un día se cansó de la guerra.

“Sus compañeros después de él y sus seguidores continuaron de manera similar. Ellos no se ablandaron ni abandonaron la guerra, hasta que poseyeron la Tierra, conquistaron el Oriente y el Occidente, las naciones se les rindieron, y las tierras se les cedieron, por el filo de la espada. Y del mismo modo, esta situación se mantendrá por aquellos que los siguen hasta el Día de la Recompensa.

“Oh, musulmanes: los judíos, los cristianos, y el resto de los incrédulos no les aprobarán ni dejarán de hacerles la guerra hasta que ustedes sigan su religión y renieguen de la suya. Esta es la palabra de su Señor (el Poderoso y Majestuoso) y la noticia de su Profeta, el veraz y digno de confianza, la paz sea con él. Estados Unidos y sus aliados judíos, cruzados, chiitas, secularistas, ateos y apóstatas afirman que su coalición y la guerra es para ayudar a los débiles y oprimidos, ayudar a los pobres, aliviar a los afligidos, liberar a los esclavos, defender al inocente y pacífico, y evitar el derramamiento de su sangre. También afirman que están del lado de la verdad, el bien y la justicia, librando una guerra contra la mentira, la maldad y la opresión, al lado de los musulmanes. ¡Dicen defender el islam y los musulmanes! De hecho, mienten. Y Dios dijo la verdad y Su Mensajero (la paz sea con él) dijo la verdad.

“Oh, Revelador del Libro, Oh, El que es rápido para tener en cuenta, Oh, Alá, derrota a las partes, derrótalos y hazlos temblar. Oh, Dios, encárgate de Estados Unidos y sus aliados los judíos, los cruzados, la chiitas, los apóstatas, y los ateos. Nuestro Señor, oblitera su riqueza y endurece sus corazones para que ellos no crean hasta que vean el tormento doloroso. Nuestro Señor, perdona nuestros pecados y el exceso cometido en nuestros asuntos y planta con firmeza nuestros pies y danos la victoria sobre los infieles”.

Más claro ni el agua. ISIS no nos quiere y busca nuestra muerte.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 23 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Guerreros de Dios

Los ataques terroristas son acciones abominables. Sin embargo, la condena no sirve para entender las causas profundas que originan este fenómeno. Entender su leitmotiv es crucial para desarticularlo, si esto es posible. Luigi Bonanate, en un espléndido ensayo publicado en Nexos en marzo de 2006, descifra el ADN del terrorismo. Su tesis es que se trata de “un sujeto político a pleno título, dotado de una teoría, de una estrategia y también de una fuerza persuasiva que son todo menos casuales…”, es decir, no son actos de locura. Tiene una cosmogonía, su propia escala de valores: hay una concepción del bien y del mal, que no coinciden con la cosmovisión del mundo occidental. Su extremismo es explicado por la impotencia: cree y siente que por su condición marginal (social, política y económica) no hay otro camino.

La experiencia del terrorista es de sumisión por los extranjeros y por sus propios déspotas, y su esperanza de mejoría es de cero, al menos en este mundo. Es así que se combinan desesperanza, valores y creencias para formar una mezcla explosiva. Es de este modo como construye una “teoría política” propia, reforzada por la concepción religiosa del premio en el más allá. Propone Bonanate observar al terrorista como “un sujeto político que no debe ser subestimado, sino que -como cualquier otro actor político- es portador de un conjunto de valores (que sean no-valores desde otros puntos de vista no cambia nada) que pretende actuar políticamente en la historia (...) los valores adoptados se imponen (porque en ellos se cree) a cualquier costo, sin escatimar la violencia (…).El problema que surge es: ¿se puede justificar una violencia y condenar otra?”. Violencia occidental, vs., violencia terrorista.

¿Cómo conciliar dos formas de entender y ver el mundo, en el que lo bueno para unos no es necesariamente lo bueno para los otros? La respuesta de Bonanate es apostar por el pluralismo, “con la sola condición de que no se tolere su tentativo de imponerse como superiores una sobre la otra”. Así, la violencia de la guerra se justifica en defensa propia. “El punto, añade, puede aclararse con simplicidad: o la política controla la violencia, o la violencia determina la política”. La democracia, de acuerdo con el espíritu de la Ilustración “no es en sí misma un valor sino un conjunto de medios, el instrumento idóneo para consentir a cualquiera perseguir los fines en los que cree con una condición: hacerlo en modo no violento…”. La democracia sustituye “el golpe del fusil por la boleta electoral renunciando conscientemente al «bien» a favor de lo «conveniente» (para la mayoría)”. He aquí el desafío del terrorismo.

Fecha: 
Jueves, 19 de Noviembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Terrorismo en cifras

El ataque terrorista del viernes pasado en París podría ocasionar pánico entre los habitantes de las principales ciudades europeas y eso no sería nada bueno ya que afectaría la vida cotidiana de millones de personas y las economía de sus países.

Que el número de ataques terroristas va en aumento es indiscutible. El Índice Global de Terrorismo 2015 (GTI 2015) elaborado por el Institute for Economics and Peace, el think tank basado en Sídney, Australia, nos proporciona la siguiente información:

“La actividad terrorista se incrementó en un 80% en 2014, a su nivel más alto registrado. El aumento más grande de muertes por terrorismo de un año a otro se registró en 2014, pasando de 18,111 en 2013 a 32,685 en 2014. El número de personas que han muerto a causa de la actividad terrorista ha aumentado nueve veces desde el año 2000.

“Boko Haram supera a ISIL para convertirse en el grupo terrorista más mortífero en el mundo. Las muertes atribuidas a Boko Haram se incrementaron en 317% en 2014, a 6,644. ISIL fue responsable de 6,073 muertes terroristas.

“La actividad terrorista está muy concentrada - cinco países representaron el 78% de las muertes. 57% de todos los ataques y el 78% de todas las muertes se produjeron en sólo cinco países; Irak, Nigeria, Afganistán, Pakistán y Siria.

“Casi el 60% de los países incluidos en el GTI no sufrió una sola muerte por terrorismo en 2014. 95 de los 162 países incluidos en el estudio no registraron una sola muerte por terrorismo, mientras que 67 países experimentaron una o más muertes por la actividad terrorista.

“Sin embargo, la mayoría de los países experimentó un incidente terrorista de algún tipo. 93 países experimentaron un incidente terrorista en 2014, frente a 88 en 2013.

“Más países que nunca tienen altos niveles de terrorismo. Los países que registraron más de 500 muertes aumentaron en un 120%. En 2014, 11 países registraron más de 500 muertes, contra sólo cinco en 2013.  

“13 veces más personas mueren en todo el mundo por homicidios que los mueren en ataques terroristas. Al menos 437,000 personas son víctimas de homicidios cada año, que es 13 veces más que el número de víctimas del terrorismo.

“La mayoría de las muertes por terrorismo no ocurren en Occidente. Excluyendo el ataque del 11 de septiembre [de 2001], desde 2000 sólo el 0.5% de las muertes por el terrorismo han ocurrido en Occidente. Incluyendo el 11 de septiembre, el porcentaje alcanza 2.6.

“Los atacantes tipo “lobo solitario” son los principales responsables de la actividad terrorista en Occidente. El 75% de todas las muertes por terrorismo en Occidente desde 2006 fueron por lobos solitarios y el resto fueron ataques por desconocidos o ataques de grupos integrados por más de tres atacantes.

“El fundamentalismo islámico no fue la principal causa del terrorismo en Occidente durante los últimos nueve años. El 80% de las muertes por terroristas tipo “lobo solitario” en Occidente fueron ocasionados por el extremismo de derechas, el nacionalismo, el sentimiento antigubernamental y el extremismo político y otras formas de supremacía.

“La actividad terrorista es un importante generador de refugiados y desplazados internos. Los países que generan la mayor cantidad de refugiados y desplazados internos también registran la mayoría de las muertes por terrorismo. 10 de los 11 países que tenían más de 500 muertes por terrorismo en 2014 tenían los niveles más altos de refugiados y desplazados internos en el mundo”.

Con base en los datos arriba anotados, ¿deben de preocuparse los europeos por posibles ataques terroristas en sus países? Definitivamente, según el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido (el Foreign Office), especialmente quienes viven en España, Francia, Reino Unido y Rusia, países a quienes los analistas del ministerio ven como los más susceptibles de sufrir un ataque terrorista, seguidos por Alemania, Bélgica, Bosnia-Herzegovina, Dinamarca, Grecia, Holanda, Italia, Kosovo, Suecia y Ucrania. Con menor riesgo están Albania, Austria, Bielorrusia, Bulgaria, Croacia, Irlanda, Eslovaquia, Finlandia, Georgia, Macedonia, Noruega, Portugal, Rumania y Serbia. El riesgo mínimo de sufrir un ataque terrorista es en Armenia, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Moldavia, Polonia y Suiza.

El Índice Global de Terrorismo 2015 puede verse en static.visionofhumanity.org/sites/default/files/2015%20Global%20Terrorism%20Index%20Report_0_0.pdf

El mapa que muestra los riegos de ataques terroristas según el Foreign Office británico puede verse en: www.telegraph.co.uk/travel/travelnews/11707583/Mapped-Terror-threat-around-the-world.html

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 19 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El suicidio y la defensa del islam

132 muertos y 352 heridos dejaron los ataques terroristas del viernes pasado en París. Los hechos se desarrollaron de la siguiente manera (todas las horas son Hora del Centro de Europa):

Noviembre 13: 21:20 – Primer atentado suicida con bomba en el Stade de France, en donde las selecciones de futbol de Francia y Alemania sostenían un partido amistoso en presencia de miles de aficionados, entre ellos el presidente francés François Hollande; 21:25 – Balacera en la calle Bichat; 21:30 - Segundo atentado suicida con bomba en el Stade de France; 21:32 – Balacera en la calle Fontaine-au-Roi; 21:36 – Balacera en la calle Charonne; 21:40 - Atentado suicida con bomba en el boulevard Voltaire; 21:40 – Tres hombres entran al teatro Bataclan y empiezan a disparar; 21:53 - Tercer atentado suicida con bomba en el Stade de France; 22:00 Toma de rehenes en el Bataclan.

Noviembre 14: 00:20 – Fuerzas de seguridad entran al Bataclan; 00:58 – Concluye el sitio del Bataclan.

No solo los cuatro terroristas en el Stade de France y en el boulevard Voltaire se suicidaron al hacer detonar los chalecos bomba que llevan puestos. También dos de los que atacaron el Bataclan decidieron acaban con sus vidas de la misma manera. El otro agresor del teatro fue muerto a tiros por la policía antes de que pudiera detonar su chaleco.

A quienes vivimos en Occidente nos parece terrible y nos preocupa que existan musulmanes fanáticos que sin mayor problema participen en ataques terroristas sabiendo que no sobrevivirán, que acepten ser bombas humanas y se hagan explotar con el único fin de matar a civiles inocentes. Sin embargo, lo que más debe preocuparnos es el número de musulmanes que, sin ser clasificados como extremistas, fanáticos o yihadistas, justifican los atentados suicidas con bombas para defender al islam.

Durante los meses de abril y mayo del año pasado la encuestadora Pew Research Center realizó una encuesta entre 14,244 personas en 14 países con una importante población musulmana. Entre las preguntas que les hizo a los encuestados estaba esta: “Algunas personas creen que los bombardeos suicidas y otras formas de violencia contra objetivos civiles se justifican con el fin de defender al islam de sus enemigos. Otras personas creen que, sin importar la razón, este tipo de violencia nunca se justifica. ¿Cree usted personalmente que este tipo de violencia es muchas veces justificada para defender al islam, a veces justificada, raramente justificada o nunca justificada?”.

Que los bombardeos suicidas se justifican muchas veces/a veces con el fin de defender al islam de sus enemigos fueron apoyados por los siguientes porcentajes de musulmanes encuestados:

Palestina: 46%; Líbano: 29%; Egipto: 24%; Turquía: 18%; Jordania: 15%; Túnez: 5%; Bangladesh: 47%; Malasia: 18%; Indonesia: 9%; Paquistán: 3%; Tanzania: 26%; Nigeria: 19%; Senegal: 15%; Israel: 16%.

Estas cifras de por sí son alarmantes y si les añadimos los porcentajes de quienes creen que raramente está justificado un bombardeo suicida, es decir que opinan que tal vez sí hay alguna razón que justifique este tipo de ataques, aumentan a los siguientes porcentajes:

Palestina: 59%; Líbano: 44%; Egipto: 59%; Turquía: 29%; Jordania: 44%; Túnez: 8%; Bangladesh: 61%; Malasia: 33%; Indonesia: 22%; Paquistán: 7%; Tanzania: 45%; Nigeria: 26%; Senegal: 31%; Israel: 46%.

En los 14 países arriba anotados viven aproximadamente 830 millones de musulmanes. Decenas de millones de ellos opinan que los bombardeos suicidas se justifican muchas veces/a veces con el fin de defender al islam de sus enemigos y millones más aceptan que raramente está justificado un bombardeo suicida. Con estos números no debe sorprendernos que siete de ellos hayan decidido detonarse el viernes pasado y que durante los años recientes centenas más hayan cometido ataques suicidas en Europa, África, Asia, Medio Oriente y Estados Unidos.

Antes esta realidad hay una sola pregunta que exige respuesta: ¿Cómo combatir a fanáticos que creen que al participar en un acto terrorista suicida defienden a su religión?

La Encuesta del Pew Research Center puede verse en http://www.pewglobal.org/2014/07/01/concerns-about-islamic-extremism-on-the-rise-in-middle-east/

Secciones:

Fecha: 
Martes, 17 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Obligación de Proteger

¿Dónde están las voces de los que tanto se agitan sobre la cuestión de Gaza y que no han hecho otra cosa que mantener un silencio de piedra sobre la suerte de los palestinos de Yarmuk, de los cristianos de Siria, Nigeria y de Etiopía, de los Yazidíes de Irak, victimas del reino del terror del Daech (“Estado Islámico”)?

Morelia, Mich, 22 de Abril 2015.- La situación de las poblaciones civiles bajo poder del Daech (Estado Islámico) y de los refugiados es insoportable, el exterminio sistemático de las minorías, el genocidio, ya empezó, y el silencio de la opinión pública occidental es criminal.

De nuevo hay que hablar de la invisibilidad “relativa”, de los costes en sangre y vidas de las poblaciones no-occidentales, en los diversos teatros de guerra, en otros continentes. O sea, en la discrepancia entre una lectura “occidental” de los costes de la guerra y la lectura “periférica” de los mismos.

Una muerte de un soldado de las tropas de la coalición siempre es un titular de primera plana y del noticiero primetime, bajo el paradigma de la lectura ”occidental” de las pérdidas en hombres y en sangre . Y un punto de enfrentamiento seguro en los debates electorales de las campañas políticas en EE.UU. y en los países de la Unión Europea. La muerte de millares de civiles iraquíes, palestinos, kenianos, afganos, nunca sale de la pequeña nota enterrada en las entrañas de la noticia.

Además del elemento periférico, este silencio aumenta cuando el victimador es también musulmán. O sea, estas muertes de las víctimas del terror yadhista son prácticamente invisibles porque son parte de la “visión” periférica de los conflictos y porque son leídas bajo la miopía ideológica de lo que, un día, el gran pensador palestino Edward Said llamó de "orientalismo".

En su momento, lo que pasó con las pérdidas y las muertes iraquíes durante la invasión norteamericana, fue básicamente ignorado no sólo por los medios de comunicación “main stream”, pero también por las clases políticas de los diversos países que enviaron contingentes para la invasión y posterior ocupación.

Hoy, el silencio cómplice cae como una piedra sepulcral sobre los palestinos de Yarmuk, sobre los universitarios de Kenia, sobre las victimas de Boko Haram en Nigeria, sobre los cristianos degollados en Siria, Sudán y Etiopía.

Silencio de piedra (o silencio de los lobos) que contrasta con la(s) urgencia(s) humanitaria(s) de las poblaciones civiles en los diversos teatros de esta guerra atípica. La urgencia de hoy es llevar ayuda humanitaria y militarmente romper el control del Daech sobre el campo de refugiados palestinos de Yarmuk. La urgencia de hoy, es encontrar una política comunitaria que impida otras tragedias humanas de inmigrantes, otros naufragios en el Mediterráneo. 

Mañana, es bien verdad, tendremos otras emergencias y otros conflictos. La comunidad internacional tiene la obligación de proteger, bajo los paradigmas del derecho internacional humanitario. Nosotros, tenemos la obligación de exigir esa intervención en base al derecho internacional humanitario.

Hoy, es el día de responder colectivamente "Presente" a la hora de presionar para que los gobiernos democráticos y la ONU, en nuestro nombre, pongan un "ya basta" al terror al cual están sometidas las poblaciones civiles, en particular las minorías étnicas y/o religiosas, en los conflictos periféricos.

Es el momento para la comunidad Internacional, a través del Consejo de Seguridad, de cerrar filas contra el régimen medieval y contra la ideología del terror del Estado Islámico y de implementar el principio de la “Obligación de Proteger” inscrita en la nueva doctrina del Derecho Internacional.

La “Obligación de Proteger” es un Principio esencial de las normas aceptadas por los Estados a través del Derecho internacional y de su evolución en el marco de las Resoluciones de la ONU.

Estas normas no son solamente jurídicas: son parte importante del universo moral. La Nueva Doctrina de la intervención internacional y el concepto jurídico de la “Obligación de Proteger” colocan un caso interesante del diálogo continuo y fructuoso entre la Filosofía moral, la Filosofía Política y la Justicia global, a partir del cual argumentamos en este artículo que las normas aceptadas por los Estados a través del Derecho Internacional son parte importante del universo moral y de la civilización en el siglo XXI y, deben ser la base de la argumentación a favor del combate internacional contra el “Estado Islámico”.

Coloquemos entonces, en el centro del debate público, la cuestión de la actualidad de la nueva doctrina de la intervención internacional introducida por el concepto jurídico de la “Obligación de proteger” definido en los artículos 138 y 139 del documento final de la 60.a Cumbre de las Naciones Unidas, reforzada por la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad sobre Libia y por la Resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de 18 de agosto de 2014 sobre el Daech (EI),  en un momento y contexto situacional  en que : 1.-en Siria, Bashar al-Assad continua por una represión militar brutal de la oposición civil a su régimen; 2.-en Nigeria, el grupo Boko Haram ataca sistemáticamente a las comunidades cristianas y, 3.- en que la emergencia del Estado Islámico (ISIS o Daesh) ha llevado la barbarie (véanse las decapitaciones, la venta de niñas como esclavas sexuales , la ejecución por la hoguera del piloto jordano, las decapitaciones de cristianos etiopes) al estatuto de “ideología”, al convertirla en estrategia propagandística de un movimiento islamista radical, cuya amenaza va más allá del esporádico atentado terrorista ya que cuenta con la agravante de, efectivamente, controlar un vasto territorio geoestratégico y disponer de recursos financieros substanciales para mantener un ejército y crear estructuras burocráticas administrativas.

Es evidente, en los  casos arriba citados (y con mayor acuidad en el caso del EI o Daech) que una intervención internacional o regional fundamentada en el Derecho Internacional es urgente y que debe ir más allá de la actual campaña de ataques aéreos quirúrgicos, operaciones especiales y ayuda financiera a los kurdos, liderada por Estados Unidos.

Como muestra, el examen crítico de las posiciones opuestas a la existencia de la “obligación de proteger” y a la urgente necesidad de aplicar este principio en la protección de las poblaciones bajo la bota del “Estado Islámico”, incluso cuando se acepten las diferentes orientaciones del Derecho internacional y la Ética, en la medida en que ambos se ocupan de cuestiones de justicia global, sus enfoques son pobres en el sentido en que ignoran o descartan las ideas de la otra esfera o ámbito de análisis.

Los abogados y juristas internacionales tienen que cuidar el riesgo de la deriva teórica, a partir de un conjunto de argumentos, principios y normas para evaluar el estado actual de la norma internacional, la promoción de cambios a la misma y la creación de instituciones para su ejecución.

Más allá de los académicos y especialistas en Derecho Internacional, debemos recorrer a la investigación ética, considerando que esta, también beneficia a los profesionales del Derecho y observar que la acción del EI, determinada por un discurso ideológico basado en el desmantelamiento, no sólo de los principios internacionales del bloque de los derechos humanos, sino también en una deformación, inclusive en un desconocimiento, del derecho consuetudinario de la guerra en el Islam, conlleva una lógica de terror totalitario que instala un proceso de genocidio contra las minorías y de represión barbárica contra los opositores que coloca un presente y claro peligro contra nuestro conjunto civilizacional.

Así que el Principio de la “obligación de proteger” no puede ser, ni debe ser, solamente un principio teórico. Tiene que ser un principio activo, tiene que ser un principio de defensa de la civilización. Recordemos que uno de los avances más significativos en nuestra comprensión de las obligaciones de los Estados de protección de los Derechos Humanos tuvo lugar cuando el Comité de la ONU sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales aprobó la doctrina desarrollada por Henry Shue de “respetar, proteger y promover”.

Pero no podemos quedar solamente por una intervención militar. Debemos reclamar la tolerancia cero para los gobiernos, individuos, asociaciones y entidades bancarias que participan en las estructuras de financiación del terror. Tolerancia cero para los mercaderes de armas que alimentan la demanda de los grupos terroristas. Tolerancia cero para aquellos que compran las materias-primas de las zonas controladas por el Daech.

Tolerancia cero para con nuestros compatriotas que parten para luchar en las filas del Daech. Debemos exigir la organización de un tribunal especial, en el ámbito de las competencias de la CPI para juzgar los crímenes de guerra y de lesa humanidad de los líderes y combatientes del Daech.

Debemos abrir las fronteras y dar apoyo a los países limítrofes para que los refugiados sean recibidos, acompañados y tratados en los territorios de acogida e impedir que el “Mare nostrum” se transforme en un inmenso cementerio de personas que huyen las zonas de conflicto y buscan la salvación en Europa. El Mediterráneo nos debe unir en el esfuerzo de proteger a aquellos que ya han perdido todo.

Salgamos a la calle, en cada una de las capitales, en cada una de las ciudades, en cada uno de los medios de comunicación. 

Hoy ‪#‎TodosSomosRefugiados

 

Foto: Samuel Aranda “The Muslim Pietà”

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ley Anticorrupción. Corrupción en Petrobras. Divorcio entre políticos y población

Esta tarde me deja plantado la informal candidata panista a la gubernatura de San Luis Potosí. En el estudio me acompañan Tere Vale y Luis Miguel González y comentamos sobre la Ley Anticorrupción, la corrupción en Petrobras, la informalidad de los candidatos a cargos de elección popular y el divorcio existente entre políticos y el resto de la población, el peligro mundial que representa el Estado Islámico. Yemy Zonana aplica un test.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 25 de Febrero 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un futuro complicado

Concluí mi columna del viernes pasado afirmando que “2015 se ve como un año complicado”.

Y no solo yo sino muchos así lo vemos.

Como lo escribí el viernes, los científicos que colaboran con la revista Bulletin of Atomic Scientists de la Universidad de Chicago opinan que el mundo hoy está más cerca a una catástrofe nuclear o ambiental de proporciones globales de lo que había estado desde 1984, cuando, de acuerdo a la revista, “las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética alcanzaron su punto más álgido en décadas y el diálogo entre las superpotencias prácticamente se detuvo”.

También anoté el viernes que 10 días antes el Foro Económico Mundial publicó su Global Risks Report 2015, en el cual enumeró los 10 riesgos globales en términos de la probabilidad de que ocurran: Conflictos entre Estados con consecuencias regionales; Fenómenos climáticos extremos; Ingobernabilidad de los países; Colapso o crisis de Estado; Desempleo y subempleo estructural; Catástrofes naturales; Falta de adaptación al cambio climático; Crisis del agua; Fraude o robo de datos, y; Ataques cibernéticos.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, ayer encontré unas declaraciones de Habeeb Al Sadr, el embajador de Irak ante la Santa Sede, que me causaron una gran preocupación.

Lo que dijo el diplomático pasó desapercibido para casi todo el mundo. Después de todo, ¿desde cuándo es importante lo que dice un embajador iraquí ante El Vaticano?

Durante una entrevista al diario florentino La Nazione, el musulmán chiíta Al Sadr aseguro que “la amenazas contra el Papa son creíbles. Las declaraciones públicas y los crímenes contra el cristianismo perpetrados por el Estado Islámico (ISIS) son un hecho… Quiero ser claro, no tengo conocimiento de hechos específicos o de proyectos operacionales. Pero lo que han dicho los terroristas del autoproclamado Estado islámico es claro. Quieren matar al Papa. Esta banda de delincuentes no sólo amenaza: En Irak ya ha violado e incluso destruido algunos de los sitios más sagrados del Islam chiíta. Lo mismo ha hecho con lugares de culto de la religión yazidí y el cristianismo. Ha obligado a 150,000 cristianos a huir de Mosul y también lo hizo con los yazidíes. Si creemos que no son más que palabras, no entendemos la naturaleza de la amenaza. Ellos dicen: ‘quien no está con nosotros está en contra; O te conviertes o tengo el derecho de matarte’. Y lo hacen en realidad: es un genocidio… Tenemos que garantizar la seguridad del Papa en todas partes porque creo que ellos tratarán de atacarlo durante sus viajes o incluso en Roma. Porque los miembros del ISIS no solo son árabes, sino canadienses, estadounidenses, franceses, británicos e italianos. Tienen pasaportes occidentales. Por ello ISIS puede ordenar a estos combatientes a cometer actos de terrorismo en los países europeos… Estas personas no tienen conciencia y su locura no tiene límites…”.

Para algunos analistas, el Papa podría ser víctima de un ataque terrorista durante uno de sus viajes, lo cual desencadenaría una guerra religiosa entre católicos y musulmanes, similar a las cruzadas medievales y la yihad original del profeta Mahoma. 

Una gran guerra se desencadenaría en el Medio Oriente. Los campos petroleros dejarían de producir y el precio de un barril de petróleo se dispararía a los 300 dólares. Los precios más altos de los energéticos matarían a la economía, provocarían una recesión y harían que el mercado de valores se desplomara por un 50% o más.

Un ataque fatal del Estados Islámico o cualquier otra organización terrorista musulmana contra Francisco es una posibilidad que no es remota para los analistas de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.

El futuro se ve más complicado de lo que muchos quisieran que fuera.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 26 de Enero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1